TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 1070/2018-RA

                               Sucre, 21 de diciembre de 2018        


Expediente                : La Paz 138/2018

Parte acusadora        : Victoria Alejandra Quisbert Gonzáles

Parte imputada        : Liesel Dora Berkowitz Jahnsen

Delitos        : Difamación y otro


RESULTANDO


Por memorial presentado el 30 de mayo de 2018, cursante de fs. 237 a 243, Liesel Dora Berkowitz Jahnsen, interpone recurso de casación impugnando el Auto de Vista 09/2018 de 9 de febrero, de fs. 211 a 216 vta., pronunciado por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso penal seguido por Victoria Alejandra Quisbert Gonzáles contra la recurrente, por la presunta comisión de los delitos de Difamación y Calumnia, previstos y sancionados por los arts. 282 y 283 del Código Penal (CP), respectivamente.


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. Por Sentencia 12/2016 de 2 de agosto (fs. 123 a 129), la Juez Quinto de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, declaró a Liesel Dora Berkowitz Jahnsen autora de la comisión del delito de Difamación, imponiendo la pena de un año de prestación de trabajo en dependencias de la Alcaldía Municipal, más el pago de doscientos días multa a razón de Bs. 50.- por día, a favor del Consejo de la Magistratura, así como la reparación de daños y perjuicios, siendo absuelta del delito de Calumnia.


  1. Contra la mencionada Sentencia, la imputada Liesel Dora Berkowitz Jahnsen (fs. 145 a 148 vta. y 198 a 206) y la querellante Victoria Alejandra Quisbert Gonzáles (fs. 177 a 179 vta.), formularon recursos de apelación restringida, resueltos por Auto de Vista 09/2018 de 9 de febrero, emitido por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, que rechazó el recurso formulado por la querellante y declaró improcedentes las cuestiones planteadas en el interpuesto por la parte imputada, confirmando la sentencia apelada.


c)        Por diligencia de 24 de mayo de 2018 (fs. 217), la recurrente fue notificada con el Auto de Vista referido; y, el 30 del mismo mes y año, formuló el recurso de casación sujeto a análisis.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


Del memorial del recurso de casación, se extraen los siguientes motivos:


  1. La recurrente previa referencia a la admisibilidad del recurso de casación cuando se denuncia la vulneración de garantías constitucionales, conforme los Autos Supremos 328 de 14 de octubre de 2008 y 638 de 3 de diciembre de 2007, refiere que en su apelación restringida denunció que los hechos no fueron comprobados plenamente, incurriéndose en valoración defectuosa de la prueba conforme los arts. 370 inc. 6) y 169 inc. 3) del Código de Procedimiento Penal (CPP), alegando que las declaraciones de testigos de cargo y descargo, no fueron adecuadamente valoradas; no obstante, el Tribunal de alzada no dio respuesta ni mucho menos valoró en su verdadera dimensión su reclamo, incurriendo en contradicciones respecto a las declaraciones de los testigos Cesar Rojas Triche y Faustino Yampara Guaracho, pues procedió a cambiar lo declarado en juicio por los testigos, haciendo ver extremos que no son evidentes cuando en realidad jamás difamó a persona alguna, existiendo por lo tanto un vicio de incongruencia.


Con referencia al mismo motivo de apelación, expresa que el Tribunal de alzada se hizo de la doctrina del Auto Supremo 326/2013-RRC de 6 de diciembre, para declarar la improcedencia de su recurso, porque no habría hecho referencia a la solución pretendida, extremo que no es evidente, pues con base a las normas procesales precisadas en el punto anterior, solicitó se anule la sentencia y se disponga el reenvío ante otro Juez de sentencia conforme el art. 413 del CPP; además, de asumir que su planteamiento fue genérico pretendiendo una revalorización de los elementos de prueba, lo que tampoco resulta evidente, pues en forma clara y específica denunció que el Juez de Sentencia no realizó una adecuada valoración de las pruebas testificales y que invocó los Autos Supremos 214 de 28 de marzo de 2007 y 111 de 31 de enero de 007, que no fueron considerados menos valorados y que nunca solicitó una revalorización probatoria, sino la anulación de la Sentencia y consecuente reenvío de la causa, de modo que reitera que el Tribunal de alzada incurrió en un vicio de incongruencia.


Añade siempre respecto al motivo de apelación referido a la valoración defectuosa de la prueba, que el Tribunal de alzada asumió que carecía de fundamentación de agravios, lo que tampoco resulta evidente pues de manera clara y específica, con base a las declaraciones testificales enfatizó que los testigos no vieron ni escucharon agresiones verbales; lo que significa, que los testimonios son contradictorios y no son firmes y menos contundentes, existiendo en consecuencia duda razonable que debió derivar en una sentencia absolutoria, sin que el Tribunal de alzada haya hecho referencia al precedente consistente en el Auto Supremo 67/2013-RRC de 11 de marzo, incurriendo en un vicio de incongruencia omisiva al no haberse pronunciado en cuanto a los fundamentos esgrimidos en el recurso mucho menos en los precedentes, a cuyo efecto invoca en calidad de precedentes contradictorios los Autos Supremos 194/2014-RA de 15 de mayo y 120/2014 de 14 de abril.


  1. Por último, refiere que denunció la errónea subsunción del hecho al delito de Difamación, la errónea aplicación de la sanción establecida y la errónea aplicación de reparación de daños y perjuicios y costas, cada una con la respectiva fundamentación; no obstante, el Tribunal de alzada asumió que no citó en forma expresa los preceptos legales vulnerados y en su defecto erróneamente aplicados, como tampoco la aplicación que pretendía, omitiendo además señalar en forma separada las vulneraciones con sus fundamentos; lo que no es evidente, ya que no se consideró el contenido de su memorial de 19 de agosto de 2016 que fue subsanado por escrito de 9 de enero de 2017, de cuya lectura se puede establecer que cumplió con los requisitos extrañados, incurriéndose nuevamente en incongruencia omisiva en contradicción con los Autos Supremos 194/2014-RA y 120/2014 de 14 de abril.


III.        REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.

       

En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de esta Sala Penal, que ante la interposición del recurso de casación, le corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.

Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)        Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)        Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una  carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.

Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)        Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En el caso de autos, se establece que el 24 de mayo de 2018, la recurrente fue notificada con la Resolución impugnada de casación y el 30 del mismo mes y año formuló el recurso sujeto a análisis; es decir, dentro de los cinco días hábiles que le otorga la ley, en cumplimiento del requisito temporal exigido por el art. 417 del CPP, por lo que corresponde verificar el cumplimiento de los demás requisitos de admisibilidad.


De la revisión del memorial de casación, se verifica que en el primer motivo, la recurrente denuncia que el Tribunal de alzada incurrió en incongruencia omisiva al no otorgar respuesta a su reclamo planteado en apelación restringida referido a que los hechos no fueron comprobados plenamente y que se incurrió en valoración defectuosa de la prueba; por cuanto la Sala de apelación hubiese cambiado la declaración de los testigos, asumió que no precisó la solución pretendida, que su planteamiento fue genérico, que pretendió una revalorización probatoria y que su reclamo carecía de fundamentación de agravios, lo que en criterio de la recurrente no serían evidentes; es así, que invoca en calidad de precedentes contradictorios los Autos Supremos 194/2014 de 15 de mayo y 120/2014 de 14 de abril, para en lo sustancial señalar a título de contradicción que el Tribunal de alzada omitió resolver su denuncia planteada en apelación, sin tomar en cuenta los fundamentos esgrimidos ni los precedentes que invocó en alzada, por lo que estando precisada la posible contradicción entre la resolución impugnada de casación y los precedentes invocados, corresponde a esta Sala Penal conocer en el fondo el presente motivo.


Con relación al segundo motivo, se advierte que la recurrente invocando los mismos precedentes del anterior motivo, denuncia que el Tribunal de alzada incurrió nuevamente en incongruencia omisiva respecto a sus reclamos referidos a la errónea aplicación de la norma en las tres vertientes identificadas en el inc. 2) del acápite II del presente fallo, enfatizando que la contradicción se produjo al haber la Sala de apelación obviado una cabal respuesta a todos los puntos apelados en forma fundamentada, por lo que estando precisada la contradicción en observancia del art. 417 del CPP, también resulta viable la consideración de fondo del presente motivo.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE el recurso de casación, interpuesto por Liesel Dora Berkowitz Jahnsen, de fs. 237 a 243. Asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas, el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo. 


Regístrese, hágase saber y cúmplase.        


Firmado


Magistrado Presidente Dr. Olvis Eguez Oliva

Magistrado Dr. Edwin Aguayo Arando 

Secretario de Sala Dr. Cristhian G. Miranda Dávalos