TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 081/2018-RA

Sucre, 26 de febrero de 2018


Expediente                : Chuquisaca 32/2017

Parte Acusadora        : Ministerio Público y otro

Parte Imputada        : Marco Antonio Barrios Monje

Delito        : Violación de Niño, Niña o Adolescente


RESULTANDO


Por memorial presentado el 10 de octubre de 2017, cursante de fs. 323 a 328, Marco Antonio Barrios Monje, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 265/2017 de 19 de septiembre, de fs. 306 a 315 vta., y el Auto Complementario 276/2017 de 2 de octubre, a fs. 319 y vta., pronunciados por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, dentro del proceso penal seguido por el representante del Ministerio Público y Marina Padilla Romero de Andrade contra el recurrente, por la presunta comisión del delito de Violación de Niño, Niña o Adolescente, previsto y sancionado por el art. 308 Bis del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. Por Sentencia 8/2016 de 16 de marzo (fs. 161 a 177), el Tribunal Segundo de Sentencia en lo Penal del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, declaró a Marco Antonio Barrios Monje, autor de la comisión del delito de Violación de Niño, Niña o Adolescente, previsto y sancionado por el art. 308 Bis del CP, imponiendo la pena de quince años de presidio sin derecho a indulto, más el pago de costas del proceso, así como los daños y perjuicios a favor de la víctima a calificarse en ejecución de Sentencia, notificado con tal determinación, siendo rechazada la solicitud de Complementación del imputado, mediante Resolución 52/2016 de 28 de marzo (fs. 181). 


  1. Contra la referida Sentencia, el imputado Marco Antonio Barrios Monje (fs. 186 a 204 vta.) interpuso recurso de apelación restringida, que previo memorial de subsanación (fs. 220 a 221 vta.), fue resuelto por Auto de Vista Nº 287/2016 de 28 de octubre (fs. 230 a 239) y el Auto Complementario 340/2016 de 7 de noviembre (fs. 244 a 245), que fueron dejados sin efecto por Auto Supremo 315/2017-RRC de 3 de mayo (fs. 290 a 296 vta.); a cuyo efecto, la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, emitió el Auto de Vista 265/2017 de 19 de septiembre, que declaró parcialmente procedente el recurso planteado, sin necesidad de reenvío, revocó en parte la Sentencia confutada y declaró a Marco Antonio Barrio Monje autor y culpable de la comisión de del delito de Estupro, previsto y sancionado por el art. 309 del CP, imponiendo la pena de cuatro años y seis meses de reclusión, manteniendo firme en lo demás la Sentencia apelada, más costas y el resarcimiento de daño causado a la víctima, siendo rechazada la solicitud de complementación y enmienda del imputado mediante Resolución 276/2017 de 2 de octubre (fs. 319 vta.).


  1. Por diligencia de 3 de octubre de 2017 (fs. 320), el recurrente fue notificado con el Auto Complementario 276/2017 de 2 de octubre; y, el 10 del mismo mes y año, interpuso el recurso de casación en el domicilio del secretario, que es objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


De la revisión del memorial de recurso de casación, se extraen los siguientes motivos:


El recurrente, denuncia que a través del Auto de Vista, acogiendo la doctrina legal sentada en el Auto Supremo 315/2017, lo declararon culpable de la comisión del delito de Estupro, previsto en el art. 309 del CP, condenándolo a una pena inmisericorde de 4 años y 6 meses de reclusión, de manera inmotivada, sin haber señalado cuáles las atenuantes generales o especiales, la personalidad del autor o las circunstancias en que se cometió el hecho para imponer dicha pena; refiriendo que: i) Acusa violación del derecho al debido proceso por falta de fundamentación y motivación en la fijación judicial de la pena, con total inobservancia de la Ley sustantiva penal de los arts. 37, 38, 39 y 40 del CP, generando un defecto absoluto insubsanable previsto en el art. 169 inc. 3) del Código de Procedimiento Penal (CPP), plasmado en el Auto de Vista y su complementario, ya que es atentatorio al art. 124 del CPP, por que se tomó en cuenta únicamente para imponer la pena que: “…el reproche será mayor cuando el autor ha tenido el acceso a la educación y por lo tanto ha disminuido su vulnerabilidad al sistema penal…”; sin considerar para nada la existencia o no de atenuantes generales o especiales, las circunstancias del hecho, la personalidad del autor; extremos que sirven como parámetros para fijar la pena y que deben observarse por todo Tribunal conforme a los arts. 37, 38, 39 y 40 del CP; siendo que el recurrente aduce que su destacada hoja de vida, dedicada al orden y respeto de la Ley hasta antes de la comisión del hecho debió considerarse, no cuando la menor era su alumna o dependiente, por lo que no se sabe cuál es el parámetro de Ley usado por el Tribunal de Sentencia para fijar dicha pena, al extremo que ninguna de las normas contenidas en el Código Penal, referidas a las atenuantes y agravantes, generales o especiales, es citada o motivada en la resolución, objeto de casación, por lo que el Tribunal de apelación soslayó dichas normas incurriendo en falta de motivación y fundamentación respecto a los cánones o supuestos para fijar una pena tan elevada, invocando como precedentes contradictorios los Autos Supremos 507/2007 de 11 de octubre y 119/2012 de 11 de junio. ii) Acusa errónea fijación judicial de la pena, con total inobservancia de los requisitos de los arts. 37, 38, 39 y 40 del CP, dado que el Auto de Vista no prevé ninguna de las circunstancias como atenuantes o agravantes, así como lo relativo a los supuestos para valorar la personalidad del autor para el caso presente, al extremo que ni siquiera dichas normas son citadas en el fallo impugnado, contradiciendo la doctrina legal aplicable del Auto Supremo 507/2007 de 11 de octubre. Asimismo señala que el Auto de Vista impugnado debe realizar esas consideraciones para imponer una pena adecuada a dichos parámetros, de allí que no se halla explicación en la fijación de la pena, pues al haber tenido una vida ordenada, libre de comisión de hechos con anterioridad al ilícito, y que el hecho se haya dado no en ejercicio de su labor como profesor, la resolución impugnada no responde a las razones lógicas por las que se impone semejante pena para comprender por qué razón o circunstancia se impuso una pena tan elevada considerando únicamente la formación profesional, sin tomar en cuenta la edad, situación social, etc., para agravar una sanción, que en su mínimo es de 3 años; extremo del que ha de partirse en una nueva valoración, invocando el Auto Supremo 510/2014-RRC de 1 de octubre.


III.        REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de la Sala Penal, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)          Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)         Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)         Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En el caso de autos se advierte que el 3 de octubre de 2017, el recurrente fue notificado con el Auto Complementario 276/2017 de 2 de octubre, interponiendo su recurso de casación el 10 del mismo mes y año; es decir, dentro del plazo de los cinco días hábiles que le otorga la ley, en cumplimiento del requisito temporal exigido por el art. 417 del CPP, por lo que corresponde verificar el cumplimiento de los demás requisitos de admisibilidad.


Con relación al primer motivo, haciendo una abstracción de los fundamentos descritos en el apartado segundo de la presente resolución, el recurrente manifiesta que el Tribunal de apelación, habría incurrido en violación del derecho al debido proceso por falta de fundamentación y motivación en la fijación judicial de la pena con total inobservancia de la Ley sustantiva penal prevista en los arts. 37, 38, 39 y 40 del CP, generando un defecto absoluto insubsanable previsto en el art. 169 inc. 3) del CPP, plasmado en el Auto de Vista y su complementario, ya que es atentatorio al art. 124 del CPP; sin considerar para nada la existencia o no de atenuantes generales o especiales, las circunstancias del hecho, la personalidad del autor, extremos que sirven como parámetros para fijar la pena, por lo que no se sabe cuál es el parámetro de Ley usado por el Tribunal de apelación para fijar la pena de 4 años y 6 meses de reclusión, respecto a los cánones o supuestos para fijar una pena tan elevada. Que, de la revisión del motivo expuesto, evidentemente demuestra nuevos agravios que fueron resultado de la emisión del Auto de Vista 265/2017 de 19 de septiembre, en relación a que habiéndose modificado la pena y el tipo penal, no se habría fundamentado adecuadamente la imposición de la pena -a criterio del recurrente-, donde no solo denuncia la falta de fundamento, sino también defectos insubsanables; alegando que todos estos agravios serían contrarios a los precedentes que invoca en su recurso de casación respecto a los Autos Supremos 507/2007 de 11 de octubre y 119/2012 de 11 de junio, considerando además que no se habría observado precisamente la norma sustantiva referida a la imposición de las penas en materia penal, arguyendo que debió fundamentarse adecuadamente la pena; y siendo así corresponde indicar que el art. 417 del CPP, estableció los requisitos de admisión del recurso de casación, indicando que todo recurrente debe cumplir con la carga procesal de señalar la contradicción con los precedentes invocados conforme lo previsto por el art. 416 ultima parte del CPP, y sólo así el recurso podrá ser admitido de acuerdo a lo normado en el art. 418 de CPP.


De la revisión de los fundamentos motivados en casación, en lo particular, se puede establecer que evidentemente el recurrente invocó dos precedentes que considera contradictorios con el Auto de Vista impugnado con relación a la obligación de fundamentación e imposición de la pena que deben cumplir los Tribunales al momento de fijar una sanción penal, así como expresa cual debió ser la tarea a realizar por parte del Tribunal de apelación para poder imponer adecuadamente la pena determinada por Auto de Vista; cumpliendo de esta manera el recurrente con los requisitos de forma para poder abrir la competencia del Tribunal Supremo en el análisis de fondo con relación al presente motivo, deviniendo en consecuencia en admisible el recurso de casación en aplicación del art. 418 del CPP.


Con relación al segundo motivo, donde el recurrente alega errónea fijación judicial de la pena, con total inobservancia de los requisitos de los arts. 37, 38, 39 y 40 del CP, dado que el Auto de Vista no prevé ninguna de las circunstancias como atenuantes o agravantes así como lo relativo a los supuestos para valorar la personalidad del autor para el caso presente, al extremo que ni siquiera dichas normas son citadas en el fallo impugnado, contradiciendo la doctrina legal aplicable del Auto Supremo 507/2007 de 11 de octubre. Asimismo señala que el Auto de Vista recurrido debe realizar ciertas consideraciones para imponer una pena adecuada a dichos parámetros, lo que no responde a las razones lógicas por las que se impone una pena tan elevada; extremo del que ha de partirse en una nueva valoración, invocando a su vez el Auto Supremo 510/2014-RRC de 1 de octubre. De la revisión del fundamento motivado por el recurrente se puede observar que este motivo contiene el mismo argumento expresado en el primer motivo, cuyo análisis de admisión fue resuelto precedentemente. A su vez, se debe considerar que en este motivo el recurrente ha invocado adicionalmente el mencionado Auto Supremo, el cual será considerado para su contraste con el primer motivo de casación. Entonces para no ingresar en una errónea fundamentación al momento de considerar el fondo del asunto venido en casación, considerando evitar la concurrencia de una tautología o redundancia contraria a la previsión del art. 124 del CPP, únicamente se tendrá por admitido el primer motivo con la adhesión del Auto Supremo 510/2014-RRC de 1 de octubre, al haber sido el recurrente innecesariamente reiterativo en su técnica recursiva al momento de plantear el recurso de casación.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Marco Antonio Barrios Monje, de fs. 323 a 328, únicamente para el análisis del primer motivo. Asimismo, en cumplimiento del segundo párrafo del referido artículo, se dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas, el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrado Presidente Dr. Olvis Eguez Oliva

Magistrado Dr. Edwin Aguayo Arando 

Secretario de Sala Dr. Cristhian G. Miranda Dávalos