TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 057/2018-RA

Sucre, 14 de febrero de 2018

Expediente                : Pando 40/2017

Parte Acusadora        : Ministerio Público y otro

Parte Imputada        : Erland Rea Céspedes    

Delito                : Abuso Sexual

RESULTANDO

Por memorial presentado el 13 de septiembre de 2017, cursante de fs. 112 a 115 vta., Erland Rea Céspedes interpone recurso de casación impugnando el Auto de Vista de 10 de agosto de 2017, de fs. 84 a 86, pronunciado por la Sala Penal y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Pando, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y la Defensoría de la Niñez y Adolescencia contra el recurrente por la presunta comisión del delito de Abuso Sexual, previsto y sancionado por el art. 312 del Código Penal (CP).

I. ANTECEDENTES DEL PROCESO

De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:

  1. Por Sentencia 08/2017 de 28 de marzo (fs. 10 a 14), el Tribunal Primero de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Pando, declaró a Erland Rea Céspedes, autor de la comisión del delito de Abuso Sexual previsto y sancionado por el art. 312 del CP, imponiendo la pena de diez años de presidio, más el pago de costas, daños y perjuicios averiguables en ejecución de sentencia, determinando conforme el art. 149 del Código Niño Niña o Adolescente (CNNA), la aplicación de tratamiento psicológico durante el tiempo que los especialistas consideren pertinente, la prohibición de vivir, trabajar o mantenerse cerca de parques, centros de esparcimiento y recreación para niñas, niños y adolescentes, unidades educativas o lugares donde exista concurrencia de esa población.


  1. Contra la mencionada Sentencia, el imputado Erland Rea Céspedes interpuso recurso de apelación restringida (fs. 65 a 71), que fue resuelto por Auto de Vista de 10 de agosto de 2017, dictado por la Sala Penal y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Pando, que declaró admisible e improcedente el recurso planteado y confirmó la Sentencia apelada.


  1. Por diligencia de 6 de septiembre de 2017 (fs. 87), el recurrente fue notificado con el referido Auto de Vista; y, el 13 del mismo mes y año, interpuso el recurso de casación, que es objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. SOBRE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


Del memorial del recurso de casación, se extraen los siguientes agravios:

Del escrito que motiva la presente Resolución, se advierte que el recurrente invocando los arts. 167 y 169 inc. 3) del Código de Procedimiento Penal (CPP) denuncia la violación de los arts. 6, 13, 216, 217, 307, 333, 342, 355 del mismo cuerpo procesal y los arts. 9 y 16 de la Constitución Política del Estado (CPE), con los siguientes argumentos:  

La afirmación en torno al Informe Pericial sobre la credibilidad y validez del testimonio de la víctima en sentido que no aporta ni positiva, ni negativamente, no condice la coherencia exigida entre el acto de Abuso Sexual propiamente dicho y la adecuación de la conducta del recurrente al delito condenado, pese que tal informe en su parte conclusiva indica que el relato de la menor es indeterminado y carece de veracidad y validez. En esas condiciones precisa que el art. 193 inc. a) del CNNA, fue violado.


En torno al art. 193 inc. c) del CNNA, denuncia que el Tribunal de alzada realizó una sesgada y malintencionada interpretación, pues el informe del médico forense, en el cual indica que la menor en ningún momento fue violada, expresando a continuación que adjetivos sobre las razones de la versión de la menor.


Añade que la valoración negativa de las palabras utilizadas por la menor para referirse al hecho “me violaba, etc.” en sentido que se tomó en cuenta que al momento de la entrevista la misma tenía 9 años y por la edad desconocía el significado de esas palabras, es contradictoria a la carga positiva que se brindó también a las palabras de la menor en su descripción de “los besos y tocamientos que realizaba el acusado en su cuerpo y vagina” (sic). Más adelante en este punto el recurrente transcribiendo una porción del Auto Supremo “104/2012”, señala que al Tribunal de alzada inobservó la labor de control sobre la logicidad de la Sentencia.


Enunciando el “Considerando III” (sic), indica el recurrente que en la calificación de insuficiencia y subjetividad de las pruebas MP-1, MP-2 y MP-6, realizada en su recurso de apelación restringida, el Tribunal de alzada no ofreció las razones por las que calificó que tal reclamo “carece de objetividad y veracidad, porque cada descripción es diferente y requiere que el recurrente funde el agravio” (sic). Más adelante aquellas pruebas son descritas y sobre ellas se brinda una interpretación que las desvirtuaría.


Con el rótulo de “indebida y errónea apreciación de la prueba testifical” (sic) y describiendo la prueba MP-6, el recurrente expresa la cuestionante que si una breve manifestación constituye fundamentación, para después aducir que lo expresado por la declaración informativa de la profesora Renilda Ávila es tomado como cierto sin que de por medio se haya corroborado esa versión con otro elemento de prueba, más cuando, los informes médico-forenses, dan cuenta que no existió desgarro, ni abuso.


Sobre las pruebas MP-4 y MP-5 (entrevista de la menor e informe social) transcribiendo las conclusiones del Auto de Vista y dando a continuación datos de relevancia sobre jurisprudencia constitucional (cita la “10361/2001”) sobre exigencias del debido proceso en relación a falta de fundamentación; señala el recurrente que no se valoró el hecho del lenguaje utilizado por la menor, citando la expresión “me empezó a hacer el amor” (sic), como tampoco se tuvieron en cuenta las preguntas 21, 22, 23 y 24, existiendo entre ellas, falta de claridad y contundencia sobre la existencia de una violación y menos que haya sido frecuente, más cuando se tiene que el certificado médico forense reporta que la membrana himeneal se hallase íntegra. Por otro lado sobre el informe social el Tribunal “no tomó en cuenta la situación de vulnerabilidad de la niña, indicando…sufre violación desde sus 6 años por parte de su ex padrastro, ya que la familia nunca notó comportamiento extraño…y que dentro de su sugerencia manda a la niña al SEDEGES a fin de que no exista contacto con el agresor y que un equipo disciplinario haga un seguimiento del caso y recomienda terapia psicológica para ella y su familia…ni siquiera le importa al tribunal o ni siquiera el tribunal vela por el interés superior de la niña” (sic)


Invoca como precedentes contradictorios los Autos Supremos 373 de 6 de septiembre de 2016, 410 de 20 de octubre de 2006 y 086 de 18 de marzo de 2008.


Reclama que en la conclusión del Tribunal de apelación sobre la vulneración de la sana crítica y el reclamo sobre la consideración dada en sentencia sobre las pruebas MP4, MP5 y MP6,  no se haya tomado en cuenta la indicación de vulneración del art. 173 del CPP, al haberse indicado que el Tribunal de sentencia no observó los principios de la lógica “aspectos que también tienen la carga de realizarlo los tribunales de alzada tal cual lo indica el Auto Supremo Nº 104/2012” (sic), a continuación el recurrente transcribe una parte del Auto Supremo “31472006 de 25 de agosto”.


Denuncia la inobservancia de las normas de deliberación y redacción de la Sentencia, pues la parte resolutiva fue dictada el 23 de marzo de 2017 y conforme el acta de lectura ésta fue desarrollada el martes 28 de marzo de 2017, tres días hábiles después.


Por último el recurrente transcribe la integridad del apartado vii del Auto de Vista que impugna, para luego ofrecer prueba documental (acta del juicio, pruebas de cargo y descargo y sentencia) así como señalar su domicilio procesal.    


III.        REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN

El art. 180.II de la CPE, garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de la Sala Penal, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)          Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)         Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)         Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.

El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


Sin embargo, existen situaciones de flexibilización de los requisitos de admisibilidad del recurso de casación que permite abrir excepcionalmente la competencia en aquellos casos en los que se denuncie la existencia de graves y evidentes infracciones a los derechos de las partes y que constituyan defectos absolutos no susceptibles de convalidación; posibilidad que se justifica teniendo presente: a) Que el fin último del derecho es la justicia; b) La tarea encomendada por ley al Tribunal Supremo referida precedentemente; c) La necesidad de precautelar se observen las normas procesales que son de orden público y de cumplimiento obligatorio que prevén no se cometan actos procesales defectuosos, teniendo en cuenta que conforme la disposición contenida en el art. 115.II de la CPE, el Estado garantiza entre otros, los derechos al debido proceso y a la defensa; y, d) Las disposiciones relativas a la nulidad de actos procesales previstas por el art. 17 de la LOJ.


Este entendimiento, no implica que el recurrente se limite en el recurso de casación a formular una simple denuncia de actividad procesal defectuosa sin la debida fundamentación; por el contrario, en este tipo de situaciones, la parte recurrente deberá formular las denuncias vinculadas a la existencia de defectos absolutos, teniendo la obligación de cumplir con las siguientes exigencias: a)  proveer los antecedentes de hecho generadores del recurso; b) precisar el derecho o garantía constitucional vulnerado o restringido; c) detallar con precisión en qué consistente la restricción o disminución del derecho o garantía; y, d) explicar el resultado dañoso emergente del defecto.


Cabe destacar que esta doctrina de flexibilización de los requisitos de admisibilidad y permisibilidad de activar el recurso de casación ante la denuncia de defectos absolutos adoptada por este Tribunal, ha sido ratificada por el Tribunal Constitucional en las Sentencias Constitucionales 1112/2013 de 17 de Julio, 0128/2015-S1 de 26 de febrero y 0326/2015-S3 de 27 de marzo, entre otras, al señalar que guarda conformidad con los valores de justicia e igualdad y el principio de eficacia de los derechos fundamentales, entre ellos el acceso a la justicia y la justicia material, última que exige adoptar criterios que permitan enmendar y reparar la afectación grave de derechos y garantías constitucionales ocurridas en la tramitación de los procesos.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS

En el caso de autos se advierte que el recurrente fue notificado con el Auto de Vista impugnado el 6 de septiembre de 2017, interponiendo su recurso de casación el 13 del mismo mes y año; es decir, dentro del plazo de los cinco días hábiles que le otorga la ley, en cumplimiento del requisito temporal exigido por el art. 417 del CPP, por lo que corresponde verificar el cumplimiento de los demás requisitos de admisibilidad.


En casación, el recurrente denuncia que el Tribunal de apelación incurrió en falta de fundamentación a tiempo de resolver los motivos de apelación fundados en; apreciaciones sobre el valor probatorio que fundaron su culpabilidad en el juicio oral y fue plasmado en la Sentencia. Tal es así, que la veta del recurso se centra en las inconformidades que posee sobre las conclusiones sobre la valoración de las pruebas hizo el Tribunal de mérito y la revisión que de esa labor efectuó el Auto de Vista. En cada una de sus intervenciones el recurrente opta por transcribir en su integridad el contenido del Auto de Vista impugnado, para luego aportar con su opinión, en algunos casos con su cuestionamiento y en otros con enunciaciones de norma -en su perspectiva- violada.


De ahí en más, la Sala identifica dos falencias que la pretensión casacional posee, que son: el incumplimiento de los requisitos procesales exigidos para la apertura de la competencia de este Tribunal, ya que más allá de citar los Autos Supremos 373 de 6 de septiembre de 2016, 410 de 20 de octubre de 2006 y 086 de 18 de marzo de 2008, no se realiza ningún esfuerzo que superando la simple cita- oriente cual la contradicción o situación de hecho similar que el recurrente proponga en casación; esta situación se agrava en el entendido de que la cita de esos fallos se encuentra totalmente fuera del contexto del memorial, incluso de la propia línea de argumentos que el recurrente optó, ya que se encuentra entre los párrafos que integran una queja sobre el interés superior del niño y la censura a las pruebas MP-4, MP-5 y MP-6, sin que su inserción en ese orden de los párrafos puedan dar indicios de cuál la orientación recursiva.


Por otro lado, la Sala Penal identifica insostenibilidad estructural del contenido y el planteamiento del recurso, pues sobre las problemáticas aducidas, que en posición del que recurre deben ser analizadas por esta Sala, es necesario dejar establecido que son realizadas por una argumentación imprecisa, en la que se concentran argumentos de tipo jurídico y fáctico de manera yuxtapuesta, carente de orden, de manera fragmentaria e inconclusa, que abarcan cuestiones dispares y con una generalidad que cae en la mera insinuación. Tal el caso de la referencia sobre violación del art. 193 inc. c) del CNNA, en el que denuncia una mala interpretación de esa norma basado en consideraciones subjetivas expresadas en adjetivos, sin que se exponga al menos un argumento que predisponga relevancia jurídica e interés casacional.


El trato descrito es reiterado a momento de reclamar una supuesta errónea apreciación de la prueba testifical, ya que sobreponiendo el adjetivo y la opinión coloquial sobre el argumento jurídico o la expresión simple de vulneración de derechos, el recurrente reitera su descontento con la valoración de las pruebas, sin indicar si tal reclamo se dirige contra la sentencia o bien el Auto de Vista que habilita recurrir en casación.


Referir que si bien se aduce que la acción impugnaticia se opone al Auto de Vista de 10 de agosto de 2017, los planteamientos, como se tiene aludido, se hallan indeterminadas entre cual el acto o momento que se impugna;  pues cuestiones de hecho, errónea valoración de la prueba y errónea aplicación de la norma sustantiva (aspectos directamente relacionados con el recurso de apelación restringida) son desarrolladas incidiendo de manera indistinta entre el Auto de Vista impugnado y la Sentencia. Imprecisión que no condice de modo alguno a la configuración procesal otorgada al recurso de casación como medio extraordinario de impugnación reservado solamente contra Autos de Vista, como lo señala la primera parte del art. 416 del CPP.


Finalmente la Sala Penal, deja sentado que el recurso de casación no es más que un componente del sistema procesal penal boliviano, cuya misión a tono con el diseño piramidal de la jurisdicción ordinaria es el de sentar y unificar jurisprudencia; es decir, si se tiene presente que la contradicción es el alma del sistema acusatorio y que el proceso no se agota con la emisión de una sentencia, sino que la eventual actividad dentro del sistema de recursos forma parte de él, quiere decir que incluso en sede casacional rigen los principios del sistema acusatorio, entre los que se destaca el derecho a contar con un tribunal imparcial.


Orientar la apertura de competencia casacional, a partir de la inducción, deducción o suposición de agravios y argumentos que habiendo sido omitidos por quien recurre o bien exista escasa claridad del texto del recurso, obligaría a este Tribunal como juez de casación a concretar agravios con el grave riesgo de que su condición de un tercero imparcial se vea compelida en la vulneración del principio de igualdad de las partes ante el juez consignado en el art. 30.13 de la LOJ; pues es lógico que quien denuncie un agravio no decida la solución al mismo, y en contrario y quien sea llamado a decidir, no plantee el problema que ha de solucionar.


Por lo expuesto, siendo el recurso manifiestamente defectuoso, no cumple los requisitos mínimos necesarios exigidos por la norma procesal ni los supuestos de flexibilización de admisión, por tanto, resta declarar su inadmisibilidad.


POR TANTO

 

La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 418 del CPP, declara INADMISIBLE el recurso de casación, formulado por Erland Rea Cespedes, de fs. 112 a 115 vta.

 

Regístrese, hágase saber y devuélvase.


Firmado


Magistrado Presidente Dr. Olvis Eguez Oliva

Magistrado Dr. Edwin Aguayo Arando 

Secretario de Sala Dr. Cristhian G. Miranda Dávalos