TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 832/2017-RRC

Sucre, 30 de octubre de 2017


Expediente                        Tarija 15/2017

Parte Acusadora                Ministerio Público y otro

Parte Imputada                Giannino Favian Miranda Cavero

Delito                      Abuso Deshonesto 

Magistrada Relatora        : Dra. Norka Natalia Mercado Guzmán

       

RESULTANDO


Por memorial presentado el 24 de marzo de 2017, cursante de fs. 462 a 473 vta., Giannino Favian Miranda Cavero, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 10/2017 de 1 de marzo, de fs. 447 a 452, pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, integrada por los vocales Ernesto Félix Mur y Blanca Carolina Chamón Calvimontes, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y la Defensoría de la Niñez y Adolescencia contra el recurrente, por la presunta comisión del delito de Abuso Deshonesto, previsto y sancionado por el art. 312 del Código Penal (CP).

I. DEL RECURSO DE CASACIÓN


I.1.  Antecedentes.


  1. Por Sentencia 59/2016 de 4 de octubre (fs. 158 a 161), el Tribunal Tercero de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, declaró a Giannino Favian Miranda Cavero, autor de la comisión del delito de Abuso Deshonesto, previsto y sancionado por el art. 312 del CP, imponiendo la pena de diez años de presidio, con costas y pago de la responsabilidad civil a favor del Estado y la víctima.


  1. Contra la mencionada Sentencia, el imputado Giannino Favian Miranda Cavero (fs. 260 a 267 vta.), interpuso recurso de apelación restringida, resuelto por Auto de Vista 10/2017 de 1 de marzo, dictado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, que declaró sin lugar al recurso planteado y confirmó la Sentencia apelada, motivando la formulación del presente recurso de casación.


I.1.1. Motivo del recurso


Del memorial del recurso de casación y del Auto Supremo 440/2017-RA de 9 de junio, se extrae el motivo a ser analizado en la presente Resolución, conforme al mandato establecido en los arts. 398 del Código de Procedimiento Penal (CPP) y 17 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ).


Arguye que el Auto de Vista impugnado, incurrió en infracción directa a tiempo de realizar una indebida interpretación de la prueba de cargo y descargo introducida ilegalmente a juicio; y consiguiente, una errónea aplicación de la Ley, lo que generó una falta de fundamentación y vulneración de los arts. 124, 173, 398 del CPP, 13 y 312 del CP, 115 y 180 de la Constitución Política del Estado (CPE); debido a que el Auto de Vista no contiene motivación, ni fundamentación que la Ley exige, teniendo en cuenta que el Tribunal de alzada se limitó a transcribir, repetir y reiterar el contenido de la Sentencia, concluyendo que no existían agravios, por lo que declaró sin lugar al recurso planteado bajo el siguiente argumento: a) En el primer agravio que planteó con relación a la defectuosa valoración de la prueba MP-1 y MP-2, se le declaró sin lugar señalando que no puede revalorizar la prueba; b) También hubiera hecho notar la existencia del defecto contenido en el art. 370 inc. 4) del CPP, por la ilegal incorporación de las pruebas MP-1 y MP-2; y, que las pruebas no demostraron la comisión del delito de Abuso Deshonesto; c) El Auto de Vista, no hace mención alguna sobre su participación y responsabilidad atribuible, solo hace mención al principio de verdad material, omitiendo dar una respuesta clara, siendo que nunca resolvió los agravios que se denunciaron, solo se limitó a hacer una mención de ciertas atribuciones, olvidándose de que la labor probatoria debe cumplir ciertos requisitos en su obtención y su incorporación tal como se señaló- este aspecto fue motivo de denuncia, pero en respuesta se señaló que el recurrente no reclamó oportunamente; y, d) La investigación no contó con algún elemento probatorio que refuerce la declaración de la víctima, mediante una pericia para determinar el grado de su credibilidad, sin tener en cuenta que la declaración de la víctima no tendrá valor probatorio, por sí misma para fundar la condena del acusado, limitándose el Tribunal de Sentencia a manifestar el art. 171 del CPP, en virtud al principio de libertad probatoria, todo se puede probar por cualquier medio, teniendo como único limite la licitud, por lo que no puede pretender argüir otro sentido a dichas pruebas que no lo tienen.


I.1.2. Petitorio.


El recurrente solicita que se “case” el Auto de Vista impugnado y sea dejado sin efecto, ordenando su reenvío, o en su caso, se determine la absolución de culpa y pena por el delito que se le acusa, conforme dispone el art. 419 del CPP.


I.2. Admisión del recurso.


Mediante Auto Supremo 440/2017-RA de 9 de junio, cursante de fs. 481 a 484 vta., este Tribunal admitió el recurso de casación formulado por el recurrente Giannino Favian Miranda Cavero ante la concurrencia de presupuestos de flexibilización, para el análisis de fondo del motivo identificado precedentemente.


II. ACTUACIONES PROCESALES VINCULADAS AL RECURSO


De la atenta revisión de los antecedentes venidos en casación, se establece lo siguiente:


II.1.  De la Sentencia.


Por Sentencia 59/2016 de 4 de octubre, el Tribunal Tercero de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, declaró a Giannino Favian Miranda Cavero, autor de la comisión del delito de Abuso Deshonesto, previsto y sancionado por el art. 312 del CP, imponiendo la pena de diez años de presidio, con costas y pago de la responsabilidad civil a favor del Estado y la víctima, bajo los siguientes argumentos de hecho y de derecho, relativos al motivo admitido:



  1. Conforme a la relación circunstanciada de los hechos, se tiene que la menor SBMV, de cinco años de edad, en julio de 2012 se encontraba sola durmiendo en su habitación, aprovechando de tal situación el imputado de veintiocho años de edad, tío de la menor, ingresó por la ventana, despertó a la niña que intentó escapar, pero el precitado le impidió, colocándola en la cama y bajándole su pantalón y calzoncito, la acomodó con la “cola en punta” donde le colocó crema y procedió a amenazar, advirtiéndole que si contaba algo, le pegaría y mataría a sus padres, hermano y abuela; finalmente, al acusado ordenó a la víctima que se suba el pantalón y le dio papel para que se limpie la “cola”, luego escucharon pasos de su abuelita, por lo que el precitado sacó a la niña por la ventana con el argumento que la llave se había roto.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        

  1. En el caso concreto, se probó que la víctima es una niña que en el momento del hecho contaba con cinco años de edad, y que el imputado luego de bajarle el pantalón y calzón le tocó la “cola” y le puso crema; y, que dicho contacto físico fue un acto sexual indebido para desertar el apetito sexual del victimario, adecuando así su conducta al delito de Abuso Sexual, previsto y sancionado en el art. 312 del CP, modificado por la Ley 054.


II.2.          De la apelación restringida.


Contra la precitada Sentencia, el imputado Giannino Fabián Miranda Cavero, presentó recurso de apelación restringida, del cual se pasarán a detallar los aspectos atinentes a los agravios circunscritos al motivo sujeto análisis:


  1. Denuncia defecto de la Sentencia por fundamentación basada en valoración defectuosa de las pruebas documentales MP-1 y MP-2, provocando el defecto contenido en el art. 370 inc. 6) del CPP; puesto que, cuando se refiere a la prueba documental de cargo incorporada al proceso, tan solo hace la mención a la misma, sin describir ni expresar su contenido, a lo que se suma el hecho de que en el acta de juicio tampoco se cubrió dicha falencia, al extremo de que en el caso de las declaraciones testificales, no existe la constancias de su contenido, únicamente se consigna el nombre del testigo, su juramento, las advertencias de rigor y que fue interrogado por las partes. En el caso, la única testigo del hecho, como sería la víctima menor de edad, no prestó su declaración ante el Tribunal de Sentencia, como correspondía hacerlo, habiéndose introducido al juicio únicamente el acta de su entrevista con la Psicóloga de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia; sin embargo, el Tribunal de Sentencia la valoró como si se la hubiera depuesto ante su presencia, con el propósito de condenarlo por un delito, aun sabiendo sobre la inexistencia del hecho procesado y la fragilidad de las pruebas.                                                                                                       


  1. Agrega que se incorporó la entrevista informativa MP-3, de la menor, señalando que el hecho habría ocurrido en julio de 2012, no precisa el lugar en que éste ocurrió, limitándose a establecer que sucedió cuando la víctima se encontraba durmiendo en su habitación, ocasión en la que, al acusado le cambió su apellido paterno; además que, de la fundamentación probatoria se cercena o excluye de manera no explicada y menos justificada con razonamiento o elemento probatorio alguno el hecho de que el imputado “…le hubiera metido su pililita en su potita” a la víctima, como que se hubiera bajado su pantalón y se hubiera puesto de rodillas, introduciendo la Sentencia, sin fundamento alguno, la expresión que: “si contaba lo sucedido mataría a su padres, hermano y abuelita”. Extremos que seguramente, el Ministerio Público consideró como imposibles de probar; sin embargo, se trata de una incongruencia que deviene en vulneración al debido proceso y defectos que se denunciaron.


  1. La incorporación de la prueba MP-3 recibida al inicio de la etapa investigativa por la Psicóloga de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, vulneró flagrantemente el art. 353 del CPP, así como sus derechos y garantías fundamentales, al no haber existido la posibilidad de ejercer de su parte, el derecho a contrainterrogar a la víctima en audiencia reservada y por intermedio del Tribunal, dada su minoridad, por lo que su persona estuvo fuera de toda posibilidad de contradecir a dichas expresiones; provocando defecto absoluto al vulnerar los principios de inmediación, contradicción e igualdad y del derecho a la defensa. Extremos que demuestran que el Tribunal de Sentencia, incurrió en defectuosa valoración de las pruebas MP1, MP2 y MP3 y las declaraciones testificales de Rosario Patricia Díaz Llanos, Yarhela Turupayo y Cármen Vilacahua, cuyo contenido no consta en el Acta de Registro del Juicio.


  1. El Tribunal se Sentencia, no realizó la actividad de tipicidad, no explicó qué es un acto sexual o como se produjo para despertar apetito sexual, pues resulta inconcebible legalmente y hasta denigrante, que en base a la coartada de un presunto e imaginario colocado de crema en la colita de la supuesta víctima (hecho no demostrado), sea considerado por el Tribunal de Sentencia como un acto sexual indebido e inclusive capaz de despertar apetito sexual en una persona y como corolario, sea tenido como prueba suficiente o plena que demuestre los elementos constitutivos del delito, previsto y sancionado por el art. 312 del CP. No se señala cual el encaje legal o la subsunción de su presunta conducta con el delito atribuido, no existe juicio alguno respecto de la antijuricidad de la acción.


II.3.  Del Auto de Vista impugnado.


La Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, resolvió el recurso de apelación restringida, por Auto de Vista impugnado, que declaró sin lugar al recurso interpuesto y confirmó en su integridad la Sentencia apelada, con los siguientes argumentos, relativos a lo motivo que será analizado en la presente Resolución:


  1. Sobre el primer agravio, refirió que la actividad probatoria es de las partes, ya que de cinco pasos, tres corresponden a las mismas, esencialmente a la acusadora, la obtención o recolección, proposición y ofrecimiento y reproducción o incorporación a juicio, quedando para el


    órgano jurisdiccional la admisión y valoración, siendo esta última la decisiva, dado que en base a una apreciación y ponderación integral, el juez o tribunal a sume la decisión final, de ahí que su valoración desde la óptica cualitativa o esencial constituye la actividad procesal determinante del objeto del proceso, que incumbe únicamente al sujeto destinatario de la prueba, en este caso, a los miembros del Tribunal de Sentencia.


ii)        En cuanto a las literales MP1 y MP2, consistentes en la denuncia del hecho suscrita por la Asesora Legal de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia y la solicitud del Ministerio Público de revisión médico legal de la niña, requerimiento fiscal y certificado médico forense, alegando defectuosa valoración de la prueba, no se precisan las reglas de la sana crítica inobservadas por los juzgadores, o al menos, los índices de razonabilidad que no se hubiesen tomado en cuenta al momento de la ponderación valorativa.


iii)        Revisada el acta de juicio, al momento de la solicitud del Ministerio Público de puesta a la vista de las literales para su incorporación a juicio, no hubo objeción alguna de las partes, de lo que se colige que cualquier alegación posterior que cuestione su legitimidad activa es extemporánea; pero además, no tiene asidero, porque una de las atribuciones de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, es presentar denuncia ante las autoridades competentes por infracciones o delitos cometidos en contra de niños, niñas y adolescentes.


iv)        Sobre que no constase en el acta de juicio, el contenido de las declaraciones testificales, señala que todos los elementos de prueba incluidos en las atestaciones, tienen por destinatario, el Juez o Tribunal de instancia y que por el principio de oralidad son internalizados por los juzgadores al momento de su recepción, haciendo hincapié en que para tal efecto no solamente se toma en cuenta la palabra hablada, sino el lenguaje corporal que abarca los gestos, los asentimientos o negaciones expresadas sin palabras, vacilación o dubitación al momento de responder, los silencios, el cambio de miradas, la serenidad o el nerviosismo; aspectos que, no pueden registrarse en actas, pero que son tomados en cuenta por los destinatarios de la prueba al momento de valorarlos, otorgándoles o restándoles credibilidad para que en una apreciación integral asuman convicción positiva o negativa sobre el hecho y la responsabilidad penal del imputado; no teniendo ninguna trascendencia su registro pormenorizado en el acta, pues su valoración por la operación intelectiva de internalización se da desde el momento mismo de su producción o incorporación a juicio.


v)        En relación a que la única testigo del hecho S.B.M.V., no hubiera prestado su  declaración ante el Tribunal de instancia, introduciéndose a juicio sólo el acta de su entrevista con la Psicológica de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia (MP3), es del caso enfatizar que el art. 60 de la CPE, prioriza el interés superior de la niña, niño y adolescente, como sector vulnerable de la sociedad; asimismo, el art. 15.II de la CPE, resguarda los derechos de las mujeres a no sufrir violencia y el numeral III, instituye que el Estado debe adoptar las medidas necesarias para prevenir, eliminar y sancionar la violencia de género. En ese contexto y acatando lo preceptuado por los arts. 33 y 58 incs. 5) de la Ley 348, en los procedimientos judiciales o administrativos de protección a las mujeres en situación de violencia, se debe evitar toda acción que implique re victimización, bajo responsabilidad, aspecto corroborado por el art. 15.4 de la Ley 2033, en cuyo texto  dispone “A no comparecer como testigo, si considera que los elementos de prueba son suficientes para probar los elementos del delito y la responsabilidad del imputado”. De donde se colige que no es imprescindible la comparecencia a juicio de las víctimas de este tipo de hechos; consecuentemente, no se incumplió el art. 333 del CPP, al no ser atinente a situaciones como la presente.


vi)        La prueba es el único medio del que se vale el juzgador o Tribunal para asumir conocimiento, cuya protección puede darle la firme convicción de haber descubierto la verdad o que ese conocimiento coincida con la verdad, no teniendo relevancia la pretensión del apelante que en dicha entrevista no se consignase la temporalidad del hecho, acotando sin embargo, que refirió el lugar al indicar que fue en el cuarto donde dormía la niña. Por lo expuesto, se descarta la supuesta vulneración a los principios procesales de contradicción, inmediación, oralidad, seguridad jurídica, legalidad, verdad material, debido proceso, derecho a la defensa e igualdad de las partes, ratificando además que no solo basta enunciarlos con superfluas, vanas y desordenadas argucias, sino que para su consideración es necesario exponer con claridad y precisión de qué forma, modo o circunstancias se incurrió en el supuesto quebrantamiento alegado.


vii)        En la presente causa, verificados los hechos a la luz de la prueba, el Tribunal de Sentencia asumió convicción positiva, aseverando que la misma fue suficiente para generar convicción en el Tribunal sobre la responsabilidad penal del imputado, en la comisión del hecho juzgado en calidad de autor al haberse configurado el elemento subjetivo del delito, que es el dolo directo, pues el agente realizó la conducta típica cono conocimiento y voluntad, buscando su realización. Por eso la acción es típica antijurídica y al no encontrarse amparada en causal de justificación, culpable por ser el autor imputable, conocer la antijuricidad de su actuar y por la exigibilidad de un comportamiento distinto, consiguientemente merece sanción; por ello, el Tribunal creó convicción plena con certeza absoluta y sin lugar a dudas que el hecho descrito existió y que Giannino Favian Miranda Cavero es responsable del mismo.


III. VERIFICACIÓN DE LA EXISTENCIA DE VULNERACIÓN DE DERECHOS FUNDAMENTALES Y/O GARANTÍAS CONSTITUCIONALES


Con la finalidad de cumplir la tarea de unificar la jurisprudencia contenida en el Auto de Vista impugnado y de verificar posibles vulneraciones de derechos


fundamentales y/o garantías constitucionales; a continuación se analizará la denuncia de la parte recurrente, referida a que el Auto de Vista no contiene motivación, sino que se limitó a transcribir, repetir y reiterar el contenido de la Sentencia, bajo los siguientes argumentos: 1) Su primer agravio relativo a la supuesta defectuosa valoración de las pruebas MP-1 y MP-2, lo declaró sin lugar, bajo el argumento que no puede revalorizar la prueba; 2) Hizo notar que las pruebas MP-1 y MP-2 ilegalmente incorporadas, no demostraron la comisión del delito de Abuso Deshonesto; 3) El Auto de Vista no hace mención sobre su participación y responsabilidad, omitiendo dar una respuesta clara, solamente sosteniendo que no se hubiera reclamado oportunamente; y, 4) La investigación no contó con elementos probatorios que refuercen la declaración de la víctima. En consecuencia, en revisión de la Resolución dictada por el Tribunal de alzada, corresponde dilucidar si los extremos denunciados son evidentes y si constituyen vulneraciones a derechos fundamentales y/o garantías constitucionales, a fin de dejar sin efecto el fallo impugnado o declarar infundado el recurso intentado.


III.1. Fundamentación y motivación de los fallos.


Por mandato de lo preceptuado por el art. 124 del CPP, los Jueces y Tribunales de justicia están obligados a expresar en sus resoluciones, los motivos de hecho y de derecho en que basan sus decisiones, así como citar las normas que sustentan la parte resolutiva o dispositiva del fallo; fundamentación, que no podrá ser reemplazada por la simple relación de los documentos o la mención de los requerimientos de las partes. Es una premisa consolidada por este Órgano de justicia ordinaria, que todas las resoluciones, entre ellas las emitidas por el Tribunal de alzada, deben cumplir con esta exigencia constitucional, emitiendo criterios jurídicos sobre cada punto impugnado que se encuentra en el recurso de casación, en virtud a lo establecido por el art. 398 del CPP.


En ese orden, el Auto Supremo 248/2012-RRC de 10 de octubre, determinó la siguiente doctrina legal: “Concluido el juicio oral, corresponde al Juez o Tribunal de Sentencia, emitir la Sentencia que corresponda a través de una resolución debidamente fundamentada que comprenda una fundamentación descriptiva, fáctica, analítica o intelectiva y jurídica, lo que supone la precisión del conjunto de hechos que se tienen por ciertos o debidamente probados con los requisitos de claridad y precisión; la trascripción sintética pero completa del contenido de la prueba; la valoración propiamente dicha de la prueba o el análisis de los elementos de juicio con que se cuenta; la calificación jurídica de la conducta desplegada por el imputado, lo que importa analizar los elementos del delito como la tipicidad, la antijuricidad y la culpabilidad, esto es la labor de adecuación o no del hecho al presupuesto normativo; y, la aplicación de la pena; sólo así, se permitirá que los sujetos procesales y cualquier persona que lea la Sentencia, comprenda de dónde obtiene el Juez o Tribunal, la información que le permite llegar a una conclusión, sólo de esta manera, la Sentencia se explica por sí sola; incurriéndose en fundamentación insuficiente por la ausencia de cualquiera de los elementos o requisitos señalados; por ende, en el defecto previsto por el art. 370 inc. 5) del CPP, cuidando además, de no caer en contradicción entre su parte dispositiva o entre ésta y la parte considerativa, puesto que de ser así, se incurriría en la previsión del art. 370 inc. 8) del CPP”.


Asimismo, los Autos Supremos 342 de 28 de agosto de 2006, 207 de 28 de marzo de 2007 y 319/2012 de 4 de diciembre entre otros, han establecido que toda resolución debe ser expresa, clara, completa, legítima y lógica; i) Expresa, porque se debe señalar los fundamentos que sirvieron de soporte para sustentar su tesis, sin remisión a otros actos procesales; ii) Clara, en sentido que el pensamiento del juzgador debe ser aprehensible, comprensible y claro, no dejando lugar a dudas sobre las ideas que expresa el juzgador; iii) Completa, debiendo abarcar los hechos y el derecho; iv) Legítima, ya que debe basarse en pruebas legales y válidas. Para que exista legitimidad en la denuncia de valoración defectuosa de la prueba en la Sentencia, el Tribunal de alzada debe realizar el análisis de iter lógico por el que se evidencie la correcta o incorrecta valoración de la prueba efectuada por el Juez a quo; y, v) Lógica, que es el requisito transversal que afecta a los otros requisitos; debiendo la motivación, en términos generales, ser coherente y debidamente derivada o deducida, pero utilizando las máximas de la experiencia, la psicología y las reglas de la sana crítica.


La obligación de fundamentar las resoluciones es extensible a los tribunales de alzada, los que también deben observar el cumplimiento de los requisitos esenciales de claridad, completitud, legitimidad, logicidad y de ser expresa, respecto de los puntos de agravio denunciados a fin de emitir una resolución formal y materialmente válida. Así lo estableció el Auto Supremo 49/2012 de 16 de marzo, al determinar lo siguiente: ”De acuerdo al entendimiento ratificado por el AS 12 de 30 de enero de 2012, es una premisa consolidada que todo Auto de Vista se encuentre debidamente fundamentado y motivado, cumpliendo con los parámetros de especificidad, claridad, completitud, legitimidad y logicidad; respondiendo y emitiendo los criterios jurídicos sobre cada punto impugnado que se encuentre en el recurso de apelación restringida, además de revisar de oficio si existen defectos absolutos, en cuyo caso, es necesario que en la fundamentación se vierta los criterios jurídicos del porqué dicho acto se considera defecto absoluto y qué principios, derechos o garantías constitucionales fueron afectados.


De la doctrina legal aplicable contenida en los Autos Supremos glosados precedentemente, es posible determinar que el derecho a una debida fundamentación es un elemento esencial del debido proceso, se encuentra consagrado en los arts. 115.II, 117.I y 180 de la Constitución Política del Estado (CPE); se trata del derecho de todo ciudadano a contar con resoluciones debidamente motivadas, de tal manera que brinden certeza de su contenido y alcances de la decisión asumida.


Tiene la finalidad de precautelar el juzgamiento adecuado, justo, equitativo, oportuno, efectivo y eficaz de los ciudadanos, asegurando que toda persona involucrada en un proceso, reciba del órgano competente o administradores de justicia, la protección oportuna de sus derechos fundamentales y/o garantías constitucionales, materializada en una decisión justa y ecuánime. Dichos presupuestos constituyen un límite para el poder del Estado frente al individuo; y por tanto, constriñe a las autoridades públicas a desarrollar sus


actividades ajustadas al cumplimiento del núcleo esencial o duro del debido proceso en su triple dimensión, sometidas siempre; entre otros, al principio de legalidad, como elemento componente del anterior, ajustando su actividad al acatamiento irrebatible de lo que la ley manda.


III.2. Protección legal de los Niños, Niñas y Adolescentes.


Sobre el particular, es preciso traer a  colación lo señalado por el Tribunal Constitucional en la Sentencia Constitucional 1015/2004 de 2 de julio, en cuya doctrina establece lo siguiente: “…en los delitos de agresión sexual a menores de edad, es ineludible considerar que en la ponderación de valores se prioricen los derechos en conflicto, el derecho a la defensa del imputado y el derecho a la dignidad de la víctima, ambos protegidos por la Constitución Política del Estado y Tratados Internacionales”. Por otra parte, los Instrumentos Internacionales sobre Derechos Humanos ratificados por Bolivia, en el marco de la norma prevista por el artículo 31 de la Convención Americana de Derechos Humanos establece explícitamente: “…que los derechos de cada persona están limitados por los derechos de los demás, por la seguridad de todos y por las exigencias del bien común en una sociedad democrática”, instituyen reglas para el balance de derechos que se encuentran en tensión. En esa línea, los órganos internacionales de protección de derechos humanos han emitido reglas y normas que han encontrado un equilibrio entre los derechos de los procesados y de las víctimas que demuestran que los derechos fundamentales de los acusados o la defensa no se prefiere automáticamente por sobre el derecho igualmente fundamental de las víctimas, a la honra, la dignidad y la intimidad, siendo este particularmente válido y que cobra mayor fuerza cuando la víctima de agresión sexual es una menor de edad.


En la normativa interna el art. 60 de la Constitución Política del Estado establece que es deber del Estado garantizar la prioridad del interés superior de la niña, niño y adolescente, el art. 214 del Código Niña, Niño y Adolescente (CNNA) enseña que: “…en todos los procesos donde los niños se vean involucrados, deberán ser tratados con el respeto y consideración  que se merecen como personas, sujetos a derechos, debiendo prevalecer en todas las actuaciones, investigaciones técnicas y periciales, el interés superior de los mismos”.


A estas alturas del análisis, resulta de utilidad revisar el art. 42 de la Ley 348 Ley Integral Para Garantizar a la Mujeres una Vida Libre de Violencia, que dispone en el primer parágrafo, que todo hecho de violencia contra las mujeres podrá ser denunciado por la víctima o cualquier otra persona que conozca de un delito, ante la Policía Boliviana; o bien, ante el Ministerio Público.


Complementando lo dispuesto, el parágrafo II del mismo artículo agrega que: “A fin de promover la denuncia, se podrá acudir a las siguientes instituciones: 1. Servicios Legales Integrales Municipales; 2. Defensorías de la Niñez y Adolescencia, cuando la persona agredida sea menor de 18 años; 3. Servicios Integrados de Justicia Plurinacional; 4. Servicio Plurinacional de Defensa de la Víctima; y,  5. Autoridades indígena originario campesinas, cuando corresponda”.


El tercer parágrafo dispone que una vez: “Conocida la denuncia, ésta deberá ser remitida de inmediato al Ministerio Público cuando constituya delito”.


En cuanto a las obligaciones normadas por el art. 43 de la precitada Ley 348 para las instancias de recepción, investigación y tramitación de denuncias, se establece que éstas deberán brindar a las mujeres el apoyo y un trato digno y respetuoso, acorde a su situación, facilitando al máximo las gestiones que deban realizar. En consecuencia, además de las obligaciones conferidas por Ley, deberán: 1. Asesorarlas sobre la importancia y la forma de preservar las pruebas; 2. Proveerles información sobre los derechos que tienen y aquellos especiales que la Ley les reconoce y sobre los servicios gubernamentales y no gubernamentales disponibles para su atención y tratamiento; 3. Solicitar la atención que la mujer requiera, a los Servicios de Atención Integral; 4. Elaborar un informe que contenga todos los elementos que hubiera conocido, detectado o determinado, que sirvan para el esclarecimiento de los hechos, para anexarlo a la denuncia; y, 5. Absolver toda consulta, duda o requerimiento de información que la mujer o sus familiares necesiten o demanden, así como proporcionar la que adicionalmente considere necesaria para garantizar su protección”.


III.3.        Análisis del caso concreto.


De los incs. a) y b).- Ingresando al análisis de la denuncia efectuada por el recurrente, conviene identificar los agravios disgregados en cuatro incisos, los cuáles fueron reclamados como respondidos por el Auto de Vista con una fundamentación insuficiente. En ese orden, resulta necesario revisar la denuncia efectuada por el recurrente en su recurso de apelación restringida y la respuesta otorgada por el Auto de Vista.


  1. Denuncia defecto de la Sentencia por fundamentación basada en valoración defectuosa de las pruebas documentales MP-1 y MP-2, provocando el defecto contenido en el art. 370 inc. 6) del CPP; puesto que, cuando se refiere a la prueba documental de cargo incorporada al proceso, tan solo hace la mención a la misma, sin describir ni expresar su contenido, a lo que se suma el hecho de que en el acta de juicio tampoco se cubrió dicha falencia, al extremo de que en el caso de las declaraciones testificales, no existe la constancia de su contenido, únicamente se consigna el nombre del testigo, su juramento, las advertencias de rigor y que fue interrogado por las partes. En el caso, la única testigo del hecho, como sería la víctima menor de edad, no prestó su declaración ante el Tribunal de Sentencia como correspondía hacerlo, habiéndose introducido al juicio únicamente el acta de su entrevista con la Psicóloga de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia; sin embargo, el Tribunal de Sentencia la valoró como si se la hubiera depuesto ante su presencia, con el propósito de condenarlo por un delito, aun sabiendo sobre la inexistencia del hecho procesado y la fragilidad de las pruebas.                                                                                                       


  1. Agrega que se incorporó la entrevista informativa MP-3, de la menor, señalando que el hecho habría ocurrido en julio de 2012, no precisa el


    lugar en que éste ocurrió, limitándose a establecer que sucedió cuando la víctima se encontraba durmiendo en su habitación, ocasión en la que, al acusado le cambió su apellido paterno; además que, de la fundamentación probatoria se cercena o excluye de manera no explicada y menos justificada con razonamiento o elemento probatorio alguno el hecho de que el imputado: “…le hubiera metido su pililita en su potita” a la víctima, como que se hubiera bajado su pantalón y se hubiera puesto de rodillas, introduciendo la Sentencia, sin fundamento alguno, la expresión que “si contaba lo sucedido mataría a su padres, hermano y abuelita”. Extremos que seguramente, el Ministerio Público consideró como imposibles de probar; sin embargo, se trata de una incongruencia que deviene en vulneración al debido proceso y defectos que se denunciaron.


  1. La incorporación de la prueba MP-3 recibida al inicio de la etapa investigativa por la Psicóloga de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, vulneró flagrantemente el art. 353 del CPP, así como sus derechos y garantías fundamentales, al no haber existido la posibilidad de ejercer de su parte, el derecho a contrainterrogar a la víctima en audiencia reservada y por intermedio del Tribunal, dada su minoridad, por lo que, su persona estuvo fuera de toda posibilidad de contradecir a dichas expresiones, provocando defecto absoluto al vulnerar los principios de inmediación, contradicción e igualdad y del derecho a la defensa. Extremos que demuestran que el Tribunal de Sentencia incurrió en defectuosa valoración de las pruebas MP1, MP2 y MP3 y las declaraciones testificales de Rosario Patricia Díaz Llanos, Yarhela Turupayo y Cármen Vilacahua, cuyo contenido no consta en el Acta de Registro del Juicio.


  1. El Tribunal se Sentencia, no realizó la actividad de tipicidad, no explicó qué es un acto sexual o como se produjo para despertar apetito sexual, pues resulta inconcebible legalmente y hasta denigrante, que en base a la coartada de un presunto e imaginario colocado de crema en la colita de la supuesta víctima (hecho no demostrado), sea considerado por el Tribunal de Sentencia, como un acto sexual indebido e inclusive capaz de despertar apetito sexual en una persona y como corolario, sea tenido como prueba suficiente o plena que demuestre los elementos constitutivos del delito, previsto y sancionado por el art. 312 del CP. No se señala cuál el encaje legal o la subsunción de su presunta conducta con el delito atribuido, no existe juicio alguno respecto de la antijuricidad de la acción.


Denuncias a las cuáles, el Auto de Vista respondió de la siguiente manera:


  1.   Sobre el primer agravio, refirió que la actividad probatoria es de las partes, ya que de cinco pasos, tres corresponden a las mismas, esencialmente a la acusadora, la obtención o recolección, proposición y ofrecimiento y reproducción o incorporación a juicio, quedando para el órgano jurisdiccional la admisión y valoración, siendo esta última la decisiva, dado que en base a una apreciación y ponderación integral, el Juez o Tribunal sume la decisión final, de ahí que su valoración desde la óptica cualitativa o esencial constituye la actividad procesal determinante del objeto del proceso, que incumple únicamente al sujeto destinatario de la prueba, en este caso, a los miembros del Tribunal de Sentencia.


ii)        En cuanto a las literales MP1 y MP2, que son la denuncia del hecho suscrita por la Asesora Legal de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia y la solicitud del Ministerio Público de revisión médico legal de la niña, requerimiento fiscal y certificado médico forense, alegando defectuosa valoración de la prueba, sin precisar las reglas de la sana crítica inobservadas por los juzgadores, o al menos, señalar los índices de razonabilidad que no se hubiesen tomado en cuenta al momento de la ponderación valorativa.


iii)        Revisada el acta de juicio, al momento de la solicitud del Ministerio Público de puesta a la vista de las literales para su incorporación a juicio, no hubo objeción alguna de las partes, de lo que se colige que cualquier alegación posterior que cuestione su legitimidad activa es extemporánea, pero además no tiene asidero, porque una de las atribuciones de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia es presentar denuncia ante las autoridades competentes por infracciones o delitos cometidos en contra de niños, niñas y adolescentes.


iv)        Sobre que no constase en el acta de juicio, el contenido de las declaraciones testificales, señala que todos los elementos de prueba incluidos en las atestaciones, tienen por destinatario, el Juez o Tribunal de instancia y que por el principio de oralidad son internalizados por los juzgadores al momento de su recepción, haciendo hincapié en que para tal efecto no solamente se toma en cuenta la palabra hablada, sino el lenguaje corporal que abarca los gestos, los asentimientos o negaciones expresadas sin palabras, vacilación o dubitación al momento de responder, los silencios, el cambio de miradas, la serenidad o el nerviosismo, aspectos que no pueden registrarse en actas, pero que son tomados en cuenta por los destinatarios de la prueba al momento de valorarlos, otorgándoles o restándoles credibilidad para que en una apreciación integral asuman convicción positiva o negativo sobre el hecho y la responsabilidad penal del imputado; no teniendo ninguna trascendencia su registro pormenorizado en el acta, pues su valoración por la operación intelectiva de internalización se da desde el momento mismo de su producción o incorporación a juicio.


v)        En relación a que la única testigo del hecho S.B.M.V., no hubiera prestado su declaración ante el Tribunal de instancia, introduciéndose a juicio sólo el acta de su entrevista con la Psicológica de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia (MP3), es del caso enfatizar que el art. 60 de la CPE, prioriza el interés superior de la niña, niño y adolescente, como sector vulnerable de la sociedad, asimismo el art. 15.II de la CPE, resguarda los derechos


de las mujeres a no sufrir violencia, y el numeral III, instituye que el Estado debe adoptar las medidas necesarias para prevenir, eliminar y sancionar la violencia de género. En ese contexto y acatando lo preceptuado por los arts. 33 y 58 inc. 5) de la Ley 348, en los procedimientos judiciales o administrativos de protección a las mujeres en situación de violencia, se debe evitar toda acción que implique re victimización, bajo responsabilidad, aspecto corroborado por el art. 15.4 de la Ley 2033, en cuyo texto dispone “A no comparecer como testigo, si considera que los elementos de prueba son suficientes para probar los elementos del delito y la responsabilidad del imputado”. De donde se colige que no es imprescindible la comparecencia a juicio de las víctimas de este tipo de hechos; consecuentemente, no se incumplió el art. 353 del CPP, al no ser atinente a situaciones como la presente.


vi)        La prueba es el único medio del que se vale el juzgador o Tribunal para asumir conocimiento, cuya protección puede darle la firme convicción de haber descubierto la verdad o que ese conocimiento coincida con la verdad, no teniendo relevancia la pretensión del apelante que en dicha entrevista no se consignase la temporalidad del hecho; acotando sin embargo, que refirió el lugar al indicar que fue en el cuarto donde dormía la niña. Por lo expuesto, se descarta la supuesta vulneración a los principios procesales de contradicción, inmediación, oralidad, seguridad jurídica, legalidad, verdad material, debido proceso, derecho a la defensa e igualdad de las partes, ratificando además que no solo basta enunciarlos con superfluas, vanas y desordenadas argucias; sino que para su consideración es necesario exponer con claridad y precisión de qué forma, modo o circunstancias se incurrió en el supuesto quebrantamiento alegado.


vii)        En la presente causa, verificados los hechos a la luz de la prueba, el Tribunal de Sentencia asumió convicción positiva aseverando que la misma fue suficiente para generar convicción en el Tribunal, sobre la responsabilidad penal del imputado en la comisión del hecho juzgado en calidad de autor, al haberse configurado el elemento subjetivo del delito que es el dolo directo, pues el agente realizó la conducta típica cono conocimiento y voluntad, buscando su realización. Por eso la acción es típica antijurídica y al no encontrarse amparada en causal de justificación, culpable por ser el autor imputable, conocer la antijuricidad de su actuar y por la exigibilidad de un comportamiento distinto; consiguientemente, merece sanción; por ello, el Tribunal creó convicción plena con certeza absoluta y sin lugar a dudas que el hecho descrito existió y que el Giannino Favian Miranda Cavero es responsable del mismo.


De lo referido, es posible verificar que en el ilícito penal que dio lugar a la tramitación del proceso penal que originó el presente recurso de casación, se encuentran en tela de juicio, derechos inherentes a una menor de edad (de cinco años de edad); por lo tanto, se encuentran protegidos de manera preferente, tanto por la Constitución Política del Estado, como por los Instrumentos Internacionales y las normativa interna legal de nuestro país, tal como se demostró en el Fundamento precedente.

En ese orden, se verifica que los reclamos contenidos en los dos incs. 1) y 2) descritos en el motivo, referidos; el primero, a que el Tribunal de alzada hubiera declarado su primer agravio relativo a la supuesta defectuosa valoración de las pruebas MP-1 y MP-2; sin lugar, bajo el argumento de que no puede revalorizar prueba; y el segundo, a que dichas pruebas fueron ilegalmente incorporadas y que no demostraron la comisión del delito de Abuso Deshonesto. Tal como se demostró, son afirmaciones que no resultan evidentes, pues ante la denuncia de defectuosa valoración probatoria de las pruebas signadas como MP-1 y MP-2, de las cuáles ni siquiera, se realizó una precisión exacta en el recurso de alzada, confundiéndolas en todo momento como la prueba MP-3, así como de su supuesta introducción ilegal, que además le impidió ejercer su derecho de contrainterrogar, al tratase de la declaración de la menor ante la Psicóloga de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia y no en la audiencia de juicio oral; fueron aspectos, respondidos por el Tribunal de alzada, de manera suficiente y motivada, habiéndose referido expresamente a ambas pruebas, identificando las mismas, con relación a lo cual, pese a afirmar que el recurrente no precisó cuáles fueron las reglas de la sana crítica inobservadas por los juzgadores ni señaló los índices de razonabilidad que no se hubiesen tomado en cuenta al momento de la ponderación valorativa; sin embargo, a continuación se le hace notar que al momento de la introducción de las mismas, éstas no fueron objeto de impugnación alguna por parte del apelante, extremos que son evidentes y que se pueden corroborar de antecedentes; pues además, de no haberse cuestionado la supuesta introducción ilegal de las mismas, como resulta lógico, tampoco mereció respuesta alguna de parte de los juzgadores del juicio y menos se hizo reserva de recurrir.


Pese a ello, más adelante en el fallo de alzada, se le enfatizó al apelante que en relación a la declaración prestada por la víctima ante la Psicóloga de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia y la introducción a juicio de su declaración mediante el acta que registraba la misma, no vulneró derecho alguno, al contrario fue en aras de proteger el interés superior de la niña, como sector vulnerable de la sociedad, derecho protegido por las normas debidamente mencionadas, tanto de la Constitución Política del Estado, como de las Leyes 348 y 2033, a las cuáles, los Vocales subsumieron el caso concreto mediante el silogismo jurídico correspondiente, de manera adecuada.


De acuerdo a los argumentos expresados y glosados precedentemente, es posible verificar que el Tribunal de alzado obró correctamente, arribando a la conclusión de que, por las razones anotadas en su fallo, no se incumplió lo preceptuado por el art. 353 del CPP, al no ser atinente su aplicación a situaciones como la demandada, cumpliendo con los cánones necesarios referidos a la exigencia de motivación de los fallos jurisdiccionales.


En cuanto a la legalidad de los argumentos esgrimidos, cabe recalcar que las pruebas observadas de ilegales como son la MP-1 y MP-2, consistentes en la denuncia del hecho suscrita por la Asesora Legal de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia y la solicitud del Ministerio Público de revisión médico


legal de la niña y la reclamada atinente al acta de la entrevista psicológica realizada a la víctima menor de edad, por parte de la profesional psicóloga de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, cabe resaltar que conforme a lo señalado anteriormente, reviste todo el valor legal otorgado por el art. 42 de la Ley 348, dado que la víctima viabilizó su denuncia mediante la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, instancia que a más de contar con la competencia legal para recepcionarla, cuando la persona agredida sea menor de dieciocho años, debe remitirla ante el Ministerio Público para la prosecución de la causa penal, facilitando al máximo las gestiones que deban realizar, asesorando, informando y protegiendo a las víctimas; además, de elaborar el informe que contenga todos los elementos que hubiera conocido, todo ello para coadyuvar en el esclarecimiento de los hechos. Informe que por disposición de la misma normativa, debe anexarse a la denuncia.


Por lo tanto, su incorporación a juicio, no solamente resulta ser legal, sino también necesaria; además de lo cual, tiene también la finalidad de evitar la revictimización de la menor de edad, ponderando su derecho a la dignidad humana, protección de su honra, integridad física, psicológica y moral; además de precautelar la niñez, tal como consideró la Ley de Protección a las Víctimas de Delitos contra la Libertad Sexual, sustentándose en preceptos de orden sustantivo y adjetivo, extremos que fueron considerados por el Auto de Vista que ahora se revisa, concluyendo que no incumplió el texto contenido en el art. 333 del CPP, dando por válido el informe elaborado por la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, por no estar contemplado expresamente en el precepto, preponderando las normas que protegen a las mujeres de cualquier tipo de violencia, entre ellas la Ley 348 y considerando que el caso reviste especial importancia al tratarse de una presunta víctima que es menor de edad y que por dicha condición, goza de la protección no sólo de las normas legales nacionales sino también de las internacionales, por lo que nunca se debe pasar por alto, la protección del interés superior de la menor y la ponderación que dicha consideración requiere, priorizando los derechos en conflicto; es decir, el de los procesados frente a los de la víctima. En el caso en particular, ante la agresión sexual de una menor, la dignidad humana ingresa como núcleo de la problemática; puesto que, se trata de proteger el derecho de una persona víctima de delitos sexuales; asimismo, se debe respetar el principio de igualdad consagrado en la Constitución Política del Estado, que se traduce en darle un trato diferenciado a quien se coloca en una situación desigual o desventaja social, siendo que la víctima del delito de violencia sexual es una niña, que se encuentra en una situación de desventaja psicológica y emocional frente al imputado, más aún si éste es una persona mayor, lo cual justifica el deber de darle un trato que la proteja por su situación vulnerable, frágil y sensible, extremo éste que se contrapone al derecho del imputado, al consagrarse también en el art. 60 del texto Constitucional, la prioridad del interés superior de la Niña, Niño y Adolescente, que comprende la preeminencia de sus derechos, frente a los de los procesados.


Por consiguiente, en atención a la normativa referida, las autoridades jurisdiccionales están en la obligación ineludible de adoptar medidas adecuadas y aplicar la legislación especial, para proteger la seguridad, el bienestar físico y psicológico, el desarrollo integral, la dignidad y la vida privada de las víctimas y testigos menores, teniendo en cuenta los factores pertinentes como la edad, género, salud e índole del crimen y en particular cuando contenga violencia sexual contra menores, casos en los cuales los juzgadores deben adoptar medidas que no redunden en perjuicio de los derechos del menor víctima de una agresión sexual; por tanto, se aprecia una problemática en la que se contraponen derechos fundamentales; por un lado, los del imputado y por otro lado los de la víctima menor de edad que ha sido agredida sexualmente por una persona mayor de edad que además tiene la calidad de ser su tío; en cuya atención, las autoridades jurisdiccionales recurridas, tienen el deber de aplicar la legislación especial, tomando en cuenta que los derechos fundamentales de las personas en algunas ocasiones entran en conflicto y la protección de uno de ellos no implica el desconocimiento del derecho de la otra persona, sino una valoración preferente, en atención a que los derechos fundamentales no son absolutos, al estar limitados por los derechos de los demás. 


En ese criterio, resulta imprescindible realizar una ponderación de los bienes que en este caso se presentan como contrapuestos: el derecho a la defensa del imputado y el derecho de la víctima de delitos sexuales a no ser sometida a nueva victimización al tener que prestar su declaración en presencia de su agresor. Conviene recordar; al respecto, que el art. 28 de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre señala que: "Los derechos de cada hombre están limitados por los derechos de los demás, por la seguridad de todos y por las justas exigencias del bienestar general y el desenvolvimiento democrático".


En el particular tema hoy examinado, la dignidad humana ingresa como el núcleo de la problemática, ya que se trata de proteger el derecho de una persona víctima de delitos sexuales a no ser sometida nuevamente se reitera- a una doble victimización al tener que enfrentar al sindicado en la audiencia en la que aquella debe prestar su declaración respecto al hecho ilícito.


Aplicado al caso dicho principio se debe entender que la víctima de un delito de violencia sexual está colocada, por la comisión del ilícito -es decir por la fuerza de los hechos- en una situación de desventaja psicológica y emocional frente al imputado, lo cual justifica el deber de darle un trato que la proteja de volver a sentir la degradación a la que fue sometida, extremo que no es contradictorio con el derecho del sindicado a defenderse y de donde se extrae que no resulta pertinente admitir la contra interrogación a la víctima, al tratarse de una menor de escasos cinco años de edad.


Por las razones expuestas, corresponde declarar sin mérito los dos primeros incisos analizados.


Y de los incs. c) y d).- En el inciso c), el recurrente denuncia que el Auto de Vista no hizo mención alguna sobre su participación y responsabilidad atribuible, sólo se hubiera referido al principio de verdad material, omitiendo otorgar una respuesta clara, siendo que nunca resolvió sus agravios, sino se


limitó a hacer una mención de ciertas atribuciones, olvidándose de la labor probatoria que debe cumplir ciertos requisitos en su obtención e incorporación; en el inc. d) agrega que la investigación no contó con ningún elemento probatorio que refuerce la declaración que la víctima, mediante una pericia para determinar el grado de credibilidad y que la declaración de la víctima no tendría valor probatorio por sí misma, para fundar una condena.


Con relación a ello, corresponde aclarar al recurrente que el Tribunal de alzada, no es la instancia competente para revalorizar las pruebas introducidas al juicio oral y a partir de ello, determinar la responsabilidad de los imputados; puesto que, dicha labor le corresponde de manera privativa a los Jueces y Tribunales de Sentencia, al gozar dicha instancia de la materialización de los principios de oralidad, contradicción e inmediación, al tener un contacto directo con las pruebas; por lo tanto, no resulta lógico fundar el reclamo en que los Vocales no hubieran hecho mención alguna sobre su participación y responsabilidad atribuible.


La obligación que sí atinge a las autoridades jurisdiccionales es la de control de la labor de subsunción legal realizada por el Tribunal de Sentencia, extremo que también fue cumplido por el Tribunal de alzada en la presente causa, al haber explicado de manera fundada, las razones por las cuáles, las pruebas introducidas al juicio resultan ser legales y legítimas y que por lo tanto, su valoración dio lugar a la convicción del Tribunal de juicio, sobre la culpabilidad del encausado, al señalar lo siguiente:


  1. La prueba es el único medio del que se vale el juzgador o Tribunal para asumir conocimiento, cuya protección puede darle la firme convicción de haber descubierto la verdad o que ese conocimiento coincida con la verdad, no teniendo relevancia la pretensión del apelante que en dicha entrevista no se consignase la temporalidad del hecho, acotando sin embargo, que refirió el lugar al indicar que fue en el cuarto donde dormía la niña. Por lo expuesto, se descarta la supuesta vulneración a los principios procesales de contradicción, inmediación, oralidad, seguridad jurídica, legalidad, verdad material, debido proceso, derecho a la defensa e igualdad de las partes, ratificando además que no solo basta enunciarlos con superfluas, vanas y desordenadas argucias, sino que para su consideración es necesario exponer con claridad y precisión de qué forma, modo o circunstancias se incurrió en el supuesto quebrantamiento alegado.


  1. En la presente causa, verificados los hechos a la luz de la prueba, el Tribunal a quo asumió convicción positiva aseverando que la misma has sido suficiente para generar convicción en el Tribunal sobre la responsabilidad penal del imputado en la comisión del hecho juzgado en calidad de autor, al haberse configurado el elemento subjetivo del delito, que es el dolo directo, pues el agente realizó la conducta típica con conocimiento y voluntad, buscando su realización. Por eso la acción es típica antijurídica y al no encontrarse amparada en causal de justificación, culpable por ser el autor imputable, conocer la antijuricidad de su actuar y por la exigibilidad de un comportamiento distinto, consiguientemente merece sanción; por ello, el Tribunal creó convicción plena con certeza absoluta y sin lugar a dudas que el hecho descrito existió y que Giannino Favian Miranda Cavero es responsable del mismo.


Motivación que demuestra que en efecto, las denuncias del recurrente carecen de sustento, dado que de ningún modo, los miembros que componen el Tribunal de alzada, omitieron controlar la labor probatoria realizada por el Tribunal de Sentencia, ni pasaron por alto los requisitos indispensables para la obtención e incorporación de la prueba, extremos que fueron explicados razonablemente al impugnante, a lo largo de los argumentos expuestos en el Auto de Vista, recurrido de casación. 


A más de ello, en el último inciso se procede a demandar directamente sobre aspectos que tienen que ver con la etapa investigativa, la que, a su decir, no contó con elementos probatorios, y que sin embargo, el “Tribunal de Sentencia” se hubiera limitado a manifestar que en virtud al principio de libertad probatoria, todo se puede probar por cualquier medio, teniendo como único límite, la licitud; afirmación de la cual, no se puede establecer el agravio en sí, que habría sido provocado por el Auto de Vista, Resolución esta última que es la única que puede ser sometida a control vía casación; no siendo competencia de este Tribunal Supremo de Justicia descender a analizar los argumentos de la Sentencia de manera directa, obviando las etapas recursivas necesarias.


En consecuencia, los aspectos analizados demuestran que los reclamos realizados por el recurrente, carecen de mérito y merecen la declaratoria de infundados.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 42.I.1 de la LOJ y lo previsto por el art. 419 del CPP, declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Giannino Favian Miranda Cavero.


Regístrese, hágase saber y devuélvase.


Firmado


Magistrada Relatora Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Magistrada Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Secretario de Sala Dr. Cristhian G. Miranda Dávalos