TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 739/2016-RA

Sucre, 26 de septiembre de 2016


Expediente                : Potosí 20/2016

Parte Acusadora        : Ministerio Público y otra 

Parte Imputada        : José María Arancibia Albino 

Delitos        : Lesiones Graves, Gravísimas y Homicidio en Accidente de    Tránsito y otro


RESULTANDO


Por memorial presentado el 4 de julio de 2016, cursante de fs. 705 a 710, José María Arancibia Albino, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 10/2016 de 21 de marzo, de fs. 697 a 701, pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y Flora Mamani Vargas contra el  recurrente, por la presunta comisión de los delitos de Lesiones Graves, Gravísimas y Homicidio en Accidente de Tránsito; y, Omisión de Socorro, previstos y sancionados por los arts. 261 y 262 del Código Penal (CP), respectivamente.


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


a) Por Sentencia 5/2015 de 7 de julio (fs. 642 a 646), el Juez de Partido y de Sentencia de Villazón del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, declaró a José María Arancibia Albino, autor de los delitos de Lesiones Graves, Gravísimas y Homicidio en Accidente de Tránsito y Omisión de Socorro, previstos y sancionados por los arts. 261 y 262 del CP, imponiéndole la pena de nueve años de privación de libertad, con costas.


b) Contra la mencionada Sentencia, el imputado José María Arancibia Albino,  interpuso recurso de apelación restringida (fs. 655 a 661 vta.), resuelto por Auto de Vista 10/2016 de 21 de marzo, dictado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, que declaró improcedente las cuestiones planteadas en el recurso y confirmó la Sentencia apelada.


c) Por diligencia de 27 de junio de 2016 (fs. 703), fue notificado el recurrente con el referido Auto de Vista  y el 4 de julio del mismo año, interpuso  recurso de casación que es objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. SOBRE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


De la revisión del recurso de casación, se extraen los siguientes motivos:


1) El segundo considerando del Auto de Vista contiene expresiones generales que no constituyen una verdadera motivación, sino que equivale a meras afirmaciones sin sustento que podrían insertarse en cualquier resolución judicial, pues no hace referencia absoluta al caso concreto, ya que realiza afirmaciones pero no las explica, además no dice nada si existe dolo o culpa, tampoco hace referencia al delito omisivo, contrarios a los Autos Supremos 199/2013 del 11 de julio y 282/2014-RRC del 27 de junio; y, las Sentencias Constitucionales 2798/2010-R, 871/2010-R, 1365/2005-R y 227/2010-R.

  

2) Según el Auto de Vista, la Sentencia contendría una adecuada fundamentación respecto a la flagrancia, pero no controla correctamente los hechos, aplicando indebidamente lo establecido por el art. 230 del CPP y los requisitos establecidos en la Sentencia Constitucional 1855/2004-R del 30 de noviembre, ya que se evidenció que ni la esposa e hija de la víctima como los testigos y funcionarios policiales hubieran visto el momento de la comisión del hecho, menos hubieran perseguido a nadie, más al contrario el acusado fue encontrado muchos minutos después, en el otro extremo de la ciudad sin conducir vehículo alguno; por lo que, no existió aprehensión en flagrancia, restringiendo así los derechos del acusado al someterle a un proceso brevísimo limitando utilice los mecanismos de defensa.


3) Contrariamente al Auto Supremo 353/2013-RRC del 27 de diciembre, los hechos muestran que su participación no ha sido acreditada de forma alguna sino meramente por referencias circunstanciales; por lo que, era deber del Tribunal de apelación no valorar la prueba pero sí reconocer que ella fue mal valorada por el A quo, porque no se advirtió que exista prueba que el acusado el día de los hechos se encontraba manejando ese vehículo, que se lo identifique plenamente y que él estaba en el volante, pero todas las aseveraciones no se encuentran debidamente fundamentadas conforme a criterios razonables, suficientes y lógicos, concluyéndose que la Sentencia no tiene fundamentación claras de su razón de su determinación violando los arts. 124 y 359, 360 inc. 3) y 370 del Código de Procedimiento Penal (CPP) y el debido proceso, causando indefensión tal cual se encuentra modulado por los Autos Supremos 199/2013 del 11 de julio y 282/2014-RRC del 27 de junio; y, Sentencias Constitucionales 2798/2010-R, 871/2010-R, 1365/2005-R y 227/2010-R, en las que se ratifica el deber de fundamentación y motivación.


4) Los Autos Supremos 231 del 4 de julio del 2006, 64 del 27 de enero del 2007, 432 del 15 de octubre del 2005, 287/2013-RRC del 4 de noviembre, 431 del 11 de octubre de 2006 entre otros, hubiesen establecido que para realizar un adecuado ejercicio de subsunción de los hechos al tipo penal, deben considerarse cada uno de los elementos del tipo penal, incluyendo tipicidad, antijuricidad, culpabilidad y otros; por ello, el Auto de Vista debió haber identificado que la Sentencia no tiene ni un solo fundamento si la conducta se ha realizado con dolo o culpa; por lo que, la Sentencia fue emitida sin fundamentación del porque su persona seria el autor violando los arts. 124 y 359, 360 inc. 3) y 370 del CPP y el debido proceso, causando indefensión tal cual se encuentra modulado por los Autos Supremos 199/2013 del 11 de julio y 282/2014-RRC del 27 de junio; y, las Sentencias Constitucionales 2798/2010-R, 871/2010-R, 1365/2005-R y 227/2010-R, en las que se ratifica el deber de fundamentación y motivación, es más el Tribunal de apelación afirmó que los delitos no admiten forma culposa pero contrariamente su persona hubiere incurrido en una omisión de normas de cuidado; por lo que, su actuar hubiese sido culposo, sin cumplirse lo previsto por el art. 13 Bis. del CP.


5) El Auto de Vista no se pronuncia si existió concurso real, ideal o aparente, ni cuáles serían las circunstancias consideradas por el Juez de instancia para fijar la pena, ni porque no se valoraron atenuantes, vulnerando los Autos Supremos de motivación y fundamentación.


En el otrosí 1, en veinte numerales describe un sin fin de Autos Supremos.


III.REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de esta Sala Penal, que ante la interposición del recurso de casación, le corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i) Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii) Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una  carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii) Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en  apelación cuando  se dictó  el  Auto de  Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


Ahora bien, un supuesto de flexibilización de los requisitos del recurso de casación que permite abrir excepcionalmente la competencia de este Tribunal, es aquel en el que se denuncie la existencia de graves y evidentes infracciones a los derechos de las partes y que constituyan defectos absolutos no susceptibles de convalidación; posibilidad que se justifica teniendo presente: 1) Que el fin último del derecho es la justicia; 2) La tarea encomendada por ley al Tribunal Supremo  referida precedentemente; 3) La necesidad de precautelar se observen las normas procesales que son de orden público y de cumplimiento obligatorio que prevén no se cometan actos procesales defectuosos, teniendo en cuenta que conforme la disposición contenida en el art. 115.II de la CPE, el estado garantiza entre otros, los derechos al debido proceso y a la defensa; y, 4) Las disposiciones relativas a la nulidad de actos procesales previstas por el art. 17 de la LOJ.


Este entendimiento, no implica que el recurrente se limite en el recurso de casación a formular una simple denuncia de actividad procesal defectuosa sin la debida fundamentación; por el contrario, en este tipo de situaciones, la parte recurrente deberá formular las denuncias vinculadas a la existencia de defectos absolutos, teniendo la obligación de cumplir con las siguientes exigencias: a) Proveer los antecedentes de hecho generadores del recurso; b) Precisar el derecho o garantía constitucional vulnerado o restringido; c) Detallar con precisión en qué consiste la restricción o disminución del derecho o garantía; y, d) Explicar el resultado dañoso emergente del defecto.


Cabe destacar que esta doctrina de flexibilización de los requisitos de admisibilidad y permisibilidad de activar el recurso de casación ante la denuncia de defectos absolutos adoptada por este Tribunal, ha sido ratificada por el Tribunal Constitucional en la Sentencia Constitucional 1112/2013 de 17 de julio, al señalar que guarda conformidad con los valores de justicia e igualdad y el principio de eficacia de los derechos fundamentales, entre ellos el acceso a la justicia y la justicia material, última que exige adoptar criterios que permitan enmendar y reparar la afectación grave de derechos y garantías constitucionales ocurridas en la tramitación de los procesos.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En el caso de autos, se establece que el 27 de junio de 2016, fue notificado el  recurrente con el Auto impugnado conforme se evidencia en la diligencia de fs. 703; y, el 4 de julio del mismo año, interpuso recurso de casación; es decir, dentro del plazo de los cinco días hábiles que le otorga la ley, cumpliendo con el requisito previsto por el art. 417 del CPP.


Respecto al primer motivo se alega que, el segundo considerando del Auto de Vista contiene expresiones generales que no constituyen una verdadera motivación, sino que equivale a meras afirmaciones sin sustento que podrían insertarse en cualquier resolución judicial pues no hace mención absoluta al caso concreto, es así que realiza afirmaciones pero no las explica, además no dice nada si existe dolo o culpa, tampoco hace referencia al delito omisivo, contrarios a los Autos Supremos 199/2013 del 11 de julio y 282/2014-RRC del 27 de junio y Sentencias Constitucionales 2798/2010-R, 871/2010-R, 1365/2005-R y 227/2010-R, este Tribunal evidencia que si bien invoca precedentes; sin embargo de ello, no explica de manera clara y precisa, cual la contradicción de cada uno de ellos con el Auto de Vista conforme exige los arts. 416 y 417 del CPP, no siendo suficiente la simple cita de los Autos Supremos conforme señala el apartado III. ii) de la presente resolución, omisión que no puede ser suplida de oficio, además, conforme a la preceptos legales citados y a la amplia línea jurisprudencial de este Tribunal, las Sentencias Constitucionales no se constituyen en precedentes; por tanto, no pueden ser utilizadas como tal para realizar la labor encomendada por el legislador,  deviniendo en inadmisible el motivo.

   

En el segundo motivo, se denuncia que el Auto de Vista señala que la Sentencia contendría una adecuada fundamentación respecto a la flagrancia, pero no controla correctamente los hechos, aplicando indebidamente lo establecido por el art. 230 del CPP y los requisitos establecidos en la Sentencia Constitucional 1855/2004-R del 30 de noviembre, ya que se evidenció que ni la esposa e hija de la víctima como los testigos y funcionarios policiales hubieran visto el momento de la comisión del hecho, menos hubieran perseguido a nadie, más al contrario el acusado fue encontrado muchos minutos después, en el otro extremo de la ciudad sin conducir vehículo alguno; por lo que, no existió aprehensión en flagrancia, restringiendo así los derechos del acusado, al someterle a un proceso brevísimo limitando utilice los mecanismos de defensa, no se constata que el recurrente hubiere invocado algún precedente y por ende no explica de manera clara; y, precisa cual la contradicción con el Auto de Vista conforme lo previsto por los arts. 416 y 417 del CPP; además, conforme a la amplia línea jurisprudencial de este Tribunal, las Sentencias Constitucionales no se constituyen en precedentes y por tanto no pueden ser utilizadas como tal para realizar la labor encomendada por el legislador,  deviniendo en inadmisible el motivo.  


Sobre el tercer motivo, el recurrente señala que, contrariamente al Auto Supremo 353/2013-RRC del 27 de diciembre, los hechos muestran que su participación no ha sido acreditada de forma alguna sino meramente por referencias circunstanciales; por lo que, era deber del Tribunal de apelación no valorar la prueba pero sí reconocer que ella fue mal valorada por el A quo, porque no se advirtió que exista prueba que el acusado el día de los hechos se encontraba manejando ese vehículo, que se lo identifique plenamente y que él estaba en el volante; pero, todas las aseveraciones no se encuentran debidamente fundamentadas conforme a criterios razonables, suficientes y lógicos, concluyéndose que la Sentencia no tiene fundamentación clara de su razón de su determinación, violando lo establecido por los arts. 124 y 359, 360 inc. 3) y 370 del CPP y el debido proceso; además, causando indefensión tal cual se encuentra modulado por los Autos Supremos 199/2013 del 11 de julio y 282/2014-RRC del 27 de junio; y, Sentencias Constitucionales 2798/2010-R, 871/2010-R, 1365/2005-R y 227/2010-R, en las que se ratifica el deber de fundamentación y motivación; al respecto, si bien invoca precedentes; sin embargo, no explica de manera clara y precisa cual la contradicción entre ellos y el Auto de Vista conforme exige el apartado III inc. ii) de la presente Resolución y los arts. 416 y 417 del CPP; también, por una parte cita un precedente refiriendo sobre su no participación en los hechos, también denuncia sobre la valoración de la prueba, su inocencia para finalmente referirse sobre la indebida fundamentación de la Sentencia; denuncia genérica e imprecisa que no permite realizar la labor encomendada de unificar jurisprudencia, pues no es suficiente la simple cita de los precedentes, si bien denuncia la vulneración del debido proceso; pero, no fundamenta como considera la disminución de dicho derecho, especialmente el resultado dañoso y relevante en la presunta omisión; en todo caso, pretende que éste Tribunal realice el control de legalidad respecto a defectos de la Sentencia, facultad exclusiva del Tribunal que conoció la apelación restringida, incumpliendo así los requisitos de flexibilización diseñados por este Tribunal y ratificados por la jurisdicción constitucional; por lo que, el motivo deviene en inadmisible.      


Respecto al cuarto motivo, señala el recurrente que los Autos Supremos 231 del 4 de julio del 2006, 64 del 27 de enero del 2007, 432 del 15 de octubre del 2005, 287/2013-RRC del 4 de noviembre, 431 del 11 de octubre de 2006 entre otros, hubiesen establecido que para realizar un adecuado ejercicio de subsunción de los hechos al tipo penal, deben estar presentes cada uno de los elementos del tipo penal, incluyendo tipicidad, antijuricidad, culpabilidad y otros; pero, que el Auto de Vista debió haber identificado que la Sentencia no tiene ni un solo fundamento si la conducta se ha realizado con dolo o culpa; por lo que, la Sentencia fue emitida sin fundamentación del porque su persona seria el autor violando lo establecido por los arts. 124 y 359, 360 inc. 3) y 370 del CPP y el debido proceso tal cual se encuentra modulado por los Autos Supremos 199/2013 del 11 de julio y 282/2014-RRC del 27 de junio; y, Sentencias Constitucionales 2798/2010-R, 871/2010-R, 1365/2005-R y 227/2010-R, en las que se ratifica el deber de fundamentación y motivación, es más el Tribunal de apelación afirmó que los delitos no admiten forma culposa pero contrariamente su persona hubiera incurrido en una omisión de normas de cuidado por lo que su actuar hubiese sido culposo, sin cumplirse lo previsto por el art. 13 Bis del CP; al respecto, no se explica de manera clara y precisa cual la contradicción entre cada uno de los precedentes invocados y el Auto de Vista, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos, especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida, conforme exige los arts. 416 y 417 del CPP y el apartado III. ii) de la presente Resolución; pues en todo caso, por una parte se refiere a la debida subsunción y por otra parte argumenta sobre defectos de la Sentencia; si bien denuncia la vulneración del debido proceso, pero no explica la disminución de su derecho, especialmente el resultado dañoso y relevante por una presunta omisión, incumpliendo así los requisitos de flexibilización diseñados por este Tribunal y ratificados por la jurisdicción constitucional; por lo que, el motivo deviene en inadmisible.      


Finalmente, en el quinto motivo alega que el Auto de Vista no se pronuncia si existió concurso real, ideal o aparente, ni cuáles serían las circunstancias consideradas por el Juez de instancia para fijar la pena, ni porque no se valoraron atenuantes, vulnerando los Autos Supremos de motivación y Fundamentación; al respecto el recurrente no invoca ningún precedente y por tanto no explica cual la contradicción entre estos y el Auto de vista conforme exigen los arts. 416 y 417 del CPP, pues no es suficiente remitirse a otros precedentes sin citarlos, explicar su contenido y la contradicción de los mismos con algún fundamento del Auto de Vista; sin embargo de ello, denuncia incongruencia omisiva y falta de motivación  (vertiente del debido proceso), identifica el hecho generador (la falta de pronunciamiento motivado sobre la existencia de concurso real, ideal o aparente; ni porque no se valoraron atenuantes) por lo que este Tribunal abrirá su competencia excepcionalmente al cumplirse con los requisitos de flexibilización.   


Por otra parte, en el otrosí 1 de su recurso de casación, en veinte numerales describe un sin fin de Autos Supremos; pero en lo principal, sin fundamentar y explicar cuál al contradicción con el Auto de Vista, identificando de manera clara las omisiones del Auto de Vista y la contradicción de cada uno de los precedentes, aspecto que materialmente impide a éste Tribunal ingresar al fondo en el marco de la objetividad y certidumbre; por lo que, el motivo deviene en inadmisible.   

POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CCP, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por José María Arancibia Albino (únicamente respecto al quinto motivo), cursante de fs. 705 a 710; y en cumplimiento del segundo párrafo del mencionado artículo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, fotocopias legalizadas del Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo.

Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Magistrada Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA