TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO N° 737/2016-RA

Sucre, 26 de septiembre de 2016


Expediente                : Pando 19/2016

Parte Acusadora        : Ministerio Público y otro

Parte Imputada        : Beymar Cuellar García y otros

Delito                        : Robo Agravado


RESULTANDO


Por memorial presentado el 28 de julio de 2016, cursante de fs. 159 a 163, Gunar David Zeballos Buezo, en representación del Gobierno Autónomo Departamental de Pando, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista de 13 de julio de 2016, de fs. 147 a 149, pronunciado por la Sala Penal y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Pando, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y el recurrente contra Beymar Cuellar García y Joselito Sabene Justiniano, por la presunta comisión del delito de Robo Agravado, previsto y sancionado por los arts. 332 del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


a) Por Sentencia 12/2015 de 10 de marzo (fs. 26 a 31 vta.), el Tribunal Primero de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Pando, resolvió declarar absueltos a Beymar Cuellar García y Joselito Sabene Justiniano, por el delito de Robo Agravado, previsto y sancionado por el art. 332 inc. 2) del CP, disponiendo el cese de todas las medidas cautelares dictadas.


b) Contra la mencionada Sentencia, el Gobierno Autónomo Departamental de Pando (fs. 63 a 66) y el representante del Ministerio Público (fs. 73 a 74 vta.), presentaron recursos de apelación restringida, resuelto por Auto de Vista de 19 de junio 2016 (fs. 98 a 99 vta.), dejado sin efecto por Auto Supremo 280/2016-RRC de 21 de abril, pronunciado por la Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia (fs. 137 a 141); a cuyo efecto, la Sala Penal y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Pando, dictó el Auto de Vista de 13 de julio de 2016 (fs. 147 a 149) que declaró improcedente el recurso de apelación restringida y confirmó la Sentencia.

c) Por diligencia de 21 de julio de 2016 (fs. 150 vta.), el representante del Gobierno Autónomo Departamental de Pando fue notificado con el Auto de Vista de 13 de julio de 2016; y, el 28 del mismo mes y año, interpuso recurso de casación que es objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. SOBRE LOS MOTIVOS DE LOS RECURSOS DE CASACION


De la revisión del memorial de recurso de casación, se extraen los siguientes motivos:


1) El recurrente afirma que en cuanto al primer motivo de apelación restringida, sobre la valoración defectuosa de la prueba y que la prueba incorporada al juicio debe ser valorada individualmente, los Vocales, a través del Auto de Vista de 13 de julio de 2016, contrariaron el sentido jurídico que efectuó esa misma Sala en el Auto de Vista de 31 de marzo del mismo año, dentro del proceso seguido por el Ministerio Público contra Carlos Cárdenas Azad, en relación al mismo tema de impugnación, defecto sancionado por el art. 370 inc. “5.6” del Código de Procedimiento Penal (CPP) con relación al art. 173 del mismo cuerpo jurídico, por cuanto en éste Auto de apelación, realizando una cabal y correcta interpretación y aplicación de la norma procesal supra citada, delineó que los Juzgadores en Sentencia deben asignar el valor individual de cada uno de los elementos de prueba incorporados al juicio; y, que esa valoración debe responder a las reglas de la sana crítica expresando los razonamientos de tiempo, forma y contenido por los cuales les otorga o no determinado valor para luego procederse a la valoración integral y armónica de toda la prueba; a cuyo efecto, describe un apartado del Auto de Vista recurrido, aseverando que en su caso los Vocales no apreciaron que si bien en la Sentencia recurrida se hace una consideración de las declaraciones testificales y documentales en el acápite “FUNDAMENTACIÓN ANALÍTICA O INTELECTIVA” “…describiéndola tal solamente, no se les asignan el valor correspondiente a cada una de ellas, de manera fundamentada, explicando las razones del por qué les otorgan o no determinado valor A CADA UNA DE ELLAS” (sic), efectuando a continuación una transcripción del fundamento cuestionado, ubicado en la pág. 6 conforme afirma el recurrente.


Asimismo, cuestiona que similar situación ocurre con la prueba documental de cargo, numerales 8 al 12, las que no fueron analizadas individualmente y peor aún valoradas, exponiendo la debida motivación sobre las razones por las cuales les otorgan o no determinado valor.


Cita los Autos Supremos 220/06 de 11 de octubre y 099/2014-RRC de 7 de abril de 2014.


2) Con relación al segundo motivo de impugnación, en el que acusó falta de motivación en el “Auto de Vista de 13 de julio de 2016”, afirma que el Tribunal de apelación no reparó las vulneraciones en que incurrió el Tribunal de Sentencia que dictó sentencia absolutoria en base a una defectuosa valoración de la prueba e incurriendo en contradicción; puesto que, en su criterio ni la prueba documental ni la testifical demostraron la comisión del hecho delictivo que se le acusó por lo que “correspondía el pronunciamiento de sentencia absolutoria a su favor Beimar Cuellar y Joselito Sabene Justiniano, por existir duda razonable en el marco del principio in dubio pro reo, destacando que la Sentencia se basó en meras conjeturas y presunciones” (sic), reclamos que fueron desestimados por considerar que no eran ciertos señalando que la Sentencia cumplió con todas las exigencias previstas por ley y que no podía ingresar a verificar una posible mala valoración de la prueba; por cuanto, conllevaría a una revalorización de la misma, lo que está prohibido por ley.


Más adelante afirma que “…de la revisión de la sentencia dictada por el Tribunal Primero de Sentencia de Cobija se tiene que evidentemente carece de una adecuada fundamentación conforme las exigencias antes descritas, al resultar insuficiente la fundamentación fáctica, por cuanto no se efectuó una descripción clara, precisa y circunstanciada de los hechos establecidos como verdaderos, limitándose en el III Fundamentación fáctica considerando de la Sentencia (Fundamentación Jurídica), después de realizar un nuevo resumen de las declaraciones de los testigos de cargo y descargo (fundamentación descriptiva); a establecer, de manera poco clara y precisa que el Robo ocurrió con fuerza y violencia con la participación de María Sihuayro, quien sin embargo no pudo cometer sola el hecho, sino que tuvo la ayuda de la persona más cercana a ella con la fuerza suficiente para deschapar el candado y violentar las armellas de la puerta y voltear el muro de adobes” (sic), descripción fáctica que tilda de vaga; por cuanto, correspondía la descripción de los hechos estimados como probados, explicando cómo se produjo el hecho acusado, cuál la participación del imputado y cuáles las otras circunstancias también probadas que interesaban al hecho objeto de juicio, conforme la asignación del valor correspondiente a cada uno de los elementos de prueba. Al respecto, transcribe el “Acta de Registro de juicio oral Pag. 09…Pag. 31” (sic) con relación a la atestación de los imputados Dionel Novoa Manuyama y Joselito Sabene Justiniano.


III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley, conforme a la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de este Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de la Sala Penal, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i) Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii) Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii) Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte, y por lo tanto, aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO O NO DE DICHOS REQUISITOS


De la revisión de antecedentes, se tiene que el Gobierno Autónomo Departamental de Pando, fue notificado con el Auto de Vista recurrido el 21 de julio de 2016, habiendo formulado su recurso de casación 28 del mismo mes y año, teniéndose con ello por cumplido el requisito temporal exigido en el art. 417 del CPP, correspondiendo a continuación verificar el cumplimiento de los demás requisitos exigidos en el citado Código adjetivo penal.


Previamente a ingresar al análisis de los motivos de casación, es preciso traer a colación los fundamentos jurídicos insertos en el apartado III de la presente Resolución, sobre la finalidad del recurso de casación en materia penal, cual es la de unificar la jurisprudencia en dicha especialidad, a través de un análisis de derecho de los Autos de Vista que resuelven los recursos de apelación restringida en confrontación con los precedente contradictorios que el recurrente tiene el deber de invocar, explicando de manera clara y precisa la denunciada contradicción; es decir, constituye una carga argumentativa asignada al impugnante el otorgar la explicación mínima sobre la contradicción del Auto de Vista recurrido con algún precedente aplicable a la temática. La inobservancia de esta obligación, provoca la declaratoria de inadmisibilidad del recurso de casación.


En ese contexto, con relación al primer motivo de casación, el recurrente expresa que en cuanto a su denuncia de defectuosa valoración de la prueba efectuada en alzada, el Auto de Vista de 13 de julio de 2016 contrarió el sentido jurídico que la misma Sala estableció sobre que los Juzgadores en Sentencia deben asignar el valor individual de cada uno de los elementos de prueba incorporados al juicio; y, que esa valoración debe responder a las reglas de la sana crítica expresando los razonamientos de tiempo, forma y contenido por los cuales les otorga o no determinado valor para luego procederse a la valoración integral y armónica de toda la prueba, en el Auto de Vista de 31 de marzo de 2016, dentro del proceso seguido por el Ministerio Público contra Carlos Cárdenas Azad, obviando adjuntar la referida Resolución de alzada supuestamente contradicha con el Auto de Vista hoy recurrido, demostrando que la misma no habría sido modificada por una eventual interposición de un recurso de casación o de un recurso extraordinario; es decir, que hubiere adquirido ejecutoria y por ende sea susceptible de contrastación, exigencia que quedó establecida en el Auto Supremo  211 de 6 de abril de 2004.


Con relación al Auto Supremo 099/2014-RRC de 7 de abril, se advierte que el recurrente explicó de manera clara y precisa que la contradicción radica en que el Auto de Vista recurrido, desconoce el lineamiento y el deber que tiene el juzgador a tiempo de valorar las pruebas, el mismo que se refiere a que cada uno de los elementos de prueba incorporados al juicio deben ser valorados de manera individual y que esa valoración debe responder a las reglas de la sana crítica, expresando los razonamientos de tiempo, forma y contenido por los cuales les otorga o no determinado valor para luego procederse a la valoración integral y armónica de toda la prueba; en consecuencia, al denotar el cumplimiento de la carga procesal atribuida al recurrente inserta en los arts. 416 y 417 del CPP, es posible ingresar al análisis de fondo del motivo descrito.


Con relación al Auto Supremo 220/06 de 11 de octubre, con los datos proporcionados no fue posible identificarlo en la base de datos informática de este Tribunal, a cuyo efecto no será considerado en el fondo.


En cuanto al segundo motivo de casación, se advierte que el recurrente con total falta de técnica recursiva y sin observar mínimamente los requisitos exigidos por ley para la formulación del planteamiento del recurso de casación, aduce que en el segundo motivo de apelación sobre la falta de motivación del Auto de Vista recurrido, afirmó que el Tribunal de alzada no reparó la defectuosa valoración de la prueba que contiene la Sentencia absolutoria, efectuando a continuación una mera transcripción de algunos párrafos del Auto de vista recurrido, sin acompañarlos de una mínima explicación respecto la forma en la que habría contradicho algún precedente contradictorio; por cuanto, el recurrente omite citar alguno, omitiendo orientar su impugnación dentro de la finalidad del recurso de casación en materia penal.


Por otro lado, se advierte una confusión en la redacción del motivo en análisis por cuanto el recurrente efectúa consideraciones que no corresponden a los datos del proceso, al hacer alusión a la existencia de una imputada, María Sihuayro, y a circunstancias de los hechos endilgados que no constan en el expediente, como el deschape de un candado, la violencia ejercida en las armellas de la puerta y el volteo de adobes. Asimismo, de la revisión del memorial en la redacción del presente motivo, se advierte párrafos con la misma argumentación y sin una secuencia racional, dando lugar a que este Tribunal no pueda efectuar la labor de contraste asignada en el Código de Procedimiento Penal, por falta de cumplimiento de parte del recurrente de los presupuestos legales para su consideración de fondo; en consecuencia, corresponde declarar su inadmisibilidad.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE, el recurso de casación formulado por Gunar David Zeballos Buezo en representación del Gobierno Autónomo Departamental de Pando, cursante de fs. 159 a 163, únicamente con relación al motivo del inc. 1) del acápite II de este Auto Supremo; asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas: el Auto de Vista de 13 de julio de 2016, de fs. 147 a 149, así como el presente Auto Supremo. 



Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Magistrada Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA