TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 574/2016-RA

Sucre, 02 de agosto de 2016


Expediente                : Pando 12/2016

Parte Acusadora        : Ministerio Público

Parte Imputada        : Isamar Benítez Cachaca y otro

Delito        : Asesinato


RESULTANDO


Por memorial presentado el 30 de mayo de 2016, cursante de fs. 233 a 236, Isamar Benítez Cachaca, interpone recurso de casación impugnando el Auto de Vista de 19 de febrero de 2016, de fs. 227 a 230 vta., pronunciado por la Sala Penal y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Pando, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público contra el recurrente y Clemente Mamani Aruhiza, por la presunta comisión del delito de Asesinato, previsto y sancionado por el art. 252 incs. 2) y 3) del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


a) Desarrollada la audiencia de juicio, por Sentencia 35/2015 de 19 de agosto (fs. 83 a 93), el Tribunal Segundo de Sentencia de Cobija del Tribunal Departamental de Justicia de Pando, declaró a Isamar Benítez Cachaca autora de la comisión del delito de Asesinato, previsto y sancionado por el art. 252 incs. 2) y 3) del CP, imponiéndole la pena de treinta años de reclusión. Por otro lado, declaró a Clemente Mamani Aruhiza culpable del delito de Asesinato en grado de complicidad, previsto y sancionado por los arts. 23 con relación al 39 inc. 1) del CP, imponiéndole la pena de quince años de presidio; más el pago de multas  y costas, a calificarse en ejecución de Sentencia.


b) Contra la mencionada Sentencia, el imputado Clemente Mamani Aruiza (fs. 97 a 99) y la recurrente (fs. 110 a 117 vta.), interpusieron recursos de apelación restringida, resueltos por Auto de Vista de 19 de febrero de 2016, dictado por la Sala Penal y Administrativa del Tribunal Departamental de Justicia de Pando, que declaró improcedentes los recursos planteados y confirmó la Sentencia apelada.


c) Por diligencia de 20 de mayo de 2016 (fs. 231 vta.), la recurrente fue notificada con el referido Auto de Vista  y el 30 del mismo mes y año interpuso el recurso de casación que es objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. DEL MOTIVO DEL RECURSO DE CASACIÓN


Del memorial de recurso de casación, se extrae el siguiente motivo:

Luego de efectuar una relación de antecedentes, la recurrente alega que el Tribunal de alzada incurrió en incongruencia omisiva, por dos razones: i) No se pronunció sobre los precedentes invocados en cada uno los puntos apelados; es así, que indica que en el primero punto de su alzada invocó el Auto Supremo 89/2013 de 28 de marzo, en el segundo punto citó los Autos Supremos 414 de 20 de octubre de 2006 y 229/2014 de 9 de junio y en el tercer punto de apelación,  invocó el Auto Supremo 319/2012 de 4 de diciembre. Afirma que en su apelación restringida alegó la existencia de errónea aplicación de la ley sustantiva; y consecuentemente, una falta de debida fundamentación sobre el dolo, citando inclusive a un autor y que dicha situación vulnera su derecho a ser considerada inocente al haber sido condenada sin que exista una debida fundamentación como tiene dicho; empero, el Auto de Vista recurrido se limitó a señalar que la Sentencia condenatoria fue emitida en base a la prueba de cargo y descargo, sin ingresar al fondo del planteamiento del problema al no haber considerado los precedentes invocados, también presentados en audiencia de fundamentación indicando los hechos similares que inclusive son modificados por otro tipo penal como es el homicidio por emoción violenta, advirtiendo que en su caso no se le puede catalogar con el tipo penal de Asesinato al no habérsele demostrado que hubiese planificado el hecho e invoca como precedente contradictorio al efecto el Auto Supremo 411 de 20 de octubre de 2006; y, ii) Asimismo, denuncia que existe incongruencia omisiva sobre la omisión de pronunciamiento iter lógico en el segundo y tercer punto de apelación; por cuanto, le resulta inaceptable el razonamiento del Tribunal de Alzada al resolver el segundo punto de apelación al indicar que el dolo estaría respaldado por informes policiales de 18 de agosto de 2014 y porque fue aprehendida en el lugar de los hechos, extrañando al respecto, una fundamentación sobre el dolo o la teoría del iter criminis, ya que está siendo juzgada por dos motivos que agravan el hecho penal de asesinato como es: a) Por motivos fútiles o bajos; y, b) Con alevosía o ensañamiento, adicionalmente refiere que al señalar el Tribunal ad quem que: “al parecer” (sic), fue aprehendida en el lugar de los hechos, está poniendo en duda su participación; por consiguiente, considera que el Auto de Vista recurrido no contempla los parámetros de especificidad, claridad, completitud, legitimidad y logicidad, porque es incongruente y omiso, ya que debió fundamentar absolviendo todos los puntos apelados con la debida fundamentación refiriéndose también a los precedentes invocados en cada punto apelado y cita al efecto los Autos Supremos 229/2014 de 9 de junio (dentro del que se hace mención al Auto Supremo 027/2013 de 8 de febrero), 374/2013 de 20 de agosto de 2013 y 277 de 13 de agosto.


Concluye señalando que estos aspectos no pueden ser subsanados al constituir defectos absolutos de acuerdo al art. 169 inc. 3) del Código de Procedimiento Penal (CPP) al vulnerar el debido proceso en su vertiente de la debida fundamentación.     


III.REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; empero, “El derecho a recurrir es un derecho condicionado, su ejercicio va a depender de la concurrencia de los presupuestos y requisitos legalmente establecidos” (Rosa Pascual Los recursos en el Código de Procedimiento Penal Boliviano); por lo cual los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, deben observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


Dentro de ese mismo contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia a fin de asegurar la vigencia del principio de igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia.

Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i) Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la Resolución impugnada.


ii) Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


iii) Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


De la revisión de antecedentes se tiene, que la recurrente cumplió con el primer requisito relativo al plazo para la interposición del recurso de casación; habida cuenta, que fue notificada con el Auto de Vista recurrido el 20 de mayo de 2016  y presentó su recurso de casación el 30 del mismo mes y año, dentro del plazo de cinco días establecido por el art. 417 del CPP, considerando que el 26 de mayo de 2016 fue feriado nacional por Corpus Christi.


Con relación a los demás requisitos, se advierte que la recurrente denuncia que el Auto de Vista impugnado incurre en incongruencia omisiva, por dos razones: i) Al no haberse pronunciado sobre los precedentes invocados en cada uno los puntos apelados, añadido el hecho de que en su apelación restringida denunció la concurrencia de errónea aplicación de la ley sustantiva; y consecuentemente, una falta de debida fundamentación sobre el dolo, en vulneración a su derecho a ser considerada inocente; empero, advierte que el Auto de Vista recurrido se limitó a señalar que la Sentencia condenatoria fue emitida en base a la prueba de cargo y descargo, sin ingresar al fondo del planteamiento del problema; y, ii) La omisión de  pronunciamiento iter lógico en el segundo y tercer punto de apelación; por cuanto, le resulta inaceptable el razonamiento del Ad quem al resolver el segundo punto apelado al indicar que el dolo está respaldado por informes policiales y porque fue aprehendida en el lugar de los hechos, extrañando la fundamentación sobre el dolo o la teoría del iter criminis, pese a ser juzgada por dos agravantes: Motivos fútiles o bajos; y, Alevosía o ensañamiento, cuestionando que el Auto de Vista recurrido no contempla los parámetros de especificidad, claridad, completitud, legitimidad y logicidad, por resultar incongruente y omiso, ya que debió fundamentar absolviendo todos los puntos apelados.


Ahora bien, para sostener la denuncia, la parte recurrente cumplió con la carga procesal de invocar como precedentes presuntamente contradictorios en relación al Auto de Vista impugnado, a los Autos Supremos 411 de 20 de octubre de 2006, 229/2014 de 9 de junio (dentro del que se hace mención al Auto Supremo 027/2013 de 8 de febrero), 374/2013 de 20 de agosto de 2013 y 277 de 13 de agosto, referidos a la incongruencia omisiva y el deber de fundamentación del Tribunal de Alzada sobre los puntos apelados, explicando en base a lo argumentado en qué consiste la contradicción con el Auto de Vista ahora impugnado; además, de advertir que se incurrió en defecto absoluto por vulnerar el debido proceso en su vertiente de la debida fundamentación; consecuentemente, al haber dado cumplimiento con los requisitos previstos por los arts. 416 y 417 del CPP, el presente recurso deviene en admisible.     


Se deja constancia en cuanto a la invocación del Auto Supremo “277 de 13 de agosto” (sic), que no será considerado en el análisis de fondo; por cuanto, la recurrente omitió señalar el año de su emisión, dificultando su debida identificación en la base de datos de este Tribunal.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Isamar Benítez Cachaca, cursante de fs. 233 a 236; asimismo, en cumplimiento del segundo párrafo del citado artículo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas, el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Magistrada Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA