TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 514/2016-RA

Sucre, 05 de julio de 2016


Expediente                : Oruro 13/2016

Parte Acusadora        : Ministerio Público y otra

Parte Imputada        : Félix Fernando Poma Calani

Delito        : Lesiones Graves y Leves


RESULTANDO


Por memorial presentado el 25 de abril de 2016, cursante de fs. 117 y 124, Máxima Choque Poma, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 14/2016 de 11 de marzo, de fs. 101 a 105, pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y la recurrente contra Félix Fernando Poma Calani, por la presunta comisión del delito de Lesiones Graves y Leves, previsto y sancionado por el art. 271 segunda parte del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


a) Por Sentencia 001/2015 de 20 de marzo (fs. 63 a 68 vta.), el Juez de Partido Ordinario de Sentencia en lo Penal, de Trabajo, Seguridad Social, Niñez y Adolescencia de las Provincias E. Avaroa, L. Cabrera y S. Pagador con asiento en la ciudad de Challapata del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, declaró al imputado Félix Fernando Poma Calani, absuelto de pena y culpa de la comisión del delito de Lesiones Graves y Leves, previsto y sancionado por el art. 271 segunda parte del CP.

b) Contra la referida Sentencia, la acusadora particular Máxima Choque Poma,  interpuso recurso de apelación restringida (fs. 71 a 73) subsanada (fs. 88 a 91 vta.), que fue resuelto por Auto de Vista 14/2016 de 11 de marzo, dictado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, que declaró improcedente el recurso planteado y confirmó la Sentencia apelada, con costas en contra de la apelante conforme prevé el art. 269 del Código de Procedimiento Penal (CPP).


Notificada la recurrente con el referido Auto de Vista el 18 de abril de 2016 (fs. 108), interpuso recurso de casación el 25 del mismo mes y año, que es objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


Del memorial de recurso de casación, se extraen los siguientes motivos:


1) La recurrente, previa relación de antecedentes fácticos y procesales, como primer agravio denuncia, que el Auto de Vista recurrido incurrió en revalorización de la prueba; e, incorporó apreciaciones incorrectas, generando actividad procesal defectuosa, que afectó el debido proceso en su vertiente de la debida fundamentación; por cuanto, le llama la atención que el Tribunal de apelación se haya dado a la tarea de examinar las actas del juicio oral de 24 de febrero, 10 de marzo y 17 de marzo todas de 2015, hecho que aparentaría corresponder al primer reclamo de su recurso de apelación donde apeló, que en una audiencia se tomaron declaraciones de testigos de descargo sin su concurrencia, concluyendo el Tribunal de alzada que el juzgador obró bien al valorar íntegramente las pruebas de cargo y descargo, aspecto que -asevera- no le está permitido conforme la doctrina legal aplicable de los Autos Supremos 104/04 de 20 de febrero de 2004, 47/03 de 28 de enero de 2003 y 45/03 de 28 de enero de 2003, agrega, que “Este punto tiene que ver con que si la revisión de actas de juicio constituye una REVALORIZACION DE PRUEBA, o sólo una especie de control de legalidad por parte del tribunal superior de caso”, a cuyo efecto cita los Autos Supremos 272 de 4 de mayo y 434 de 4 de agosto, ambos de 2009; afirmando, que son contrarios al Auto de Vista recurrido, puesto que, las conclusiones a las que arribó afectaron el debido proceso en su vertiente de la debida fundamentación, por cuanto, llegó al razonamiento de que de haberse recibido las declaraciones de los testigos de descargo en audiencia de 24 de febrero de 2015 en su ausencia, su persona debió haber efectuado reclamo en audiencia de 10 de marzo ó 17 de marzo, no considerando que la audiencia de 10 de marzo de 2015 fue suspendida por inconcurrencia del Ministerio Público y la audiencia de 17 de marzo de 2015 fue exclusivamente de conclusiones; entonces, cómo podía efectuar reclamación en un actuado invalido, incidiendo la Resolución recurrida en revalorización de pruebas e incorporando apreciaciones incorrectas, que afectan el debido proceso en su vertiente de la debida fundamentación que signifique una coherente y lógica explicación de sus aciertos, lo contrario implicaría un quebrantamiento de los arts. 115.II de la Constitución Política del Estado (CPE) en relación al art. 169 inc. 3) del CPP.


2) Por otra parte denuncia, que el Tribunal de alzada distorsionó totalmente el sentido del fallo de instancia; por cuanto, concluyó respecto a la valoración que el inferior otorgó al testimonio de Hilda Lobo de Calani que “el Juez de Sentencia de Challapata realizó una valoración integral de todos los medios de prueba judicializados, documentales y testificales de cargo y descargo, para en definitiva concluir que el hecho fue un caso fortuito, así como en el caso se daría la figura de la Legítima Defensa…,…, pero que resultó insuficiente, habida cuenta que la prueba desplegada por el agente no encaja en la figura penal, por estar exenta de responsabilidad y ante la duda por demás razonable corresponde dar aplicación al principio jurídico del in dubio pro reo”, argumento, que asevera, es contradictorio a los Autos Supremos “272 y 434 ya citados supra”; por lo que, el Tribunal de apelación efectuó una cita incorrecta de la sentencia, que en su punto 5 estableció “…pero que resulta insuficiente, habida cuenta que la conducta desplegada por el agente no encaja en la figura penal, por estar excenta de responsabilidad”; entonces, el cambio de término de “CONDUCTA DESPLEGADA” por “PRUEBA DESPLEGADA”, hace que el Auto de Vista recurrido distorsione el sentido del fallo de instancia, generando un acto vicioso que afecta el debido proceso en sus vertientes de tutela judicial efectiva, debido proceso en su vertiente de la debida fundamentación no distorsionada ni incongruente, incumpliendo con el control de legalidad, ya que contradijo la propia conclusión de la Sentencia.


3) Bajo el título “CONTRADICCION CON EL Auto Supremo 438/2005, QUE OBLIGA A UNA RESOLUCION CON CLARIDAD, CONCRECION, LEGALIDAD Y LÓGICA, RESPECTO A LA VALORACION DE PRUEBAS Y LA CAUSAL DE ABSOLUCION”, manifiesta, que ante su reclamo de que la Sentencia por el hecho de que considera que la lesión que le fue causada en la nariz, se debió a un ademán de defenderse por parte del acusado, quien a tiempo de recibir los chicotazos que presuntamente su persona le infirió, levantó la mano y chocó con su nariz, lo que provocó un sangrado nasal, que incluso advirtieron los testigos de descargo, argumento que fue reiterado en varias partes de la Sentencia que incluso llegó al convencimiento de que se presentó la figura de la legítima defensa, concluyendo que el medio empleado para repeler el supuesto ataque fue racional y no desproporcionado ya que al haber sido agredido se hallaba en estado de perturbación, aspecto por el que concluyó que la conducta del agente no encajaba en la figura penal por estar exento de responsabilidad, argumentos contradictorios en los que incurrió la Sentencia que hizo notar en su recurso de apelación, puesto que absolvió por una causa distinta que nada tiene que ver con la exclusión de responsabilidad conforme a la supuesta legítima defensa; no obstante, el Auto de Vista recurrido, no logrando discernir las diferencias, concluyó que el juez realizó una labor correcta de valoración integral en su individualidad y en su conjunto, en base a la sana crítica conforme lo preceptuado por el art. 173 del CPP, aspecto que sería contradictorio al Auto Supremo 438 de 15 de octubre de 2005; por cuanto, no ejerció un control de legalidad en la valoración de la prueba; por lo que, no puede asumir la tesis del Juez de instancia quien absolvió por legítima defensa pero concluyó por inexistencia de pruebas.


4) Finalmente bajo el acápite “CONTRADICCIÓN CON LOS AUTOS SUPREMOS 504/2007 DE 11 DE OCTUBRE Y 200/2012-RRC DE 24 DE AGOSTO, VINCULADA A LA VALORACION CORRECTA DE PRUEBAS” refiere, que la Sentencia acudió a estimaciones subjetivas respecto de su revisión por profesional especializado en otorrinolaringología que fue realizado luego de seis meses del hecho, situación porque no se consideró, suponiendo el Juez, que en ese tiempo sucedieron muchas cosas, dando por hecho sin explicación ni fundamentación alguna que en aquel espacio su persona pudo haber sufrido otras contingencias y por ello la lesión en su nariz no podía vincularse al incidente de 26 de octubre de 2011, aspecto que resulta contradictorio; por lo que, la propia Sentencia afirmó que los testigos de descargo la vieron con la nariz ensangrentada; empero, la sentencia se fundó en la sola declaración de Hilda Lobo de Calani; no obstante, el Tribunal de alzada revalorizando la prueba concluyó que la sentencia consideró determinante dicha declaración, por cuanto fue testigo presencial directa, pertinente y conducente; argumento que afirma- no refiere la Sentencia, efectuando el Tribunal de apelación sus propias apreciaciones, no contrastando con su testimonio como víctima y testigo, además que su versión estuvo corroborada por la declaración de Primitiva Poma Vda. de Choque y los testigos de descargo que afirmaron verla con la nariz ensangrentada, no efectuando el Tribunal de alzada un debido control de legalidad en el proceso intelectivo de valoración del juez, puesto que concluyó, que el Juez de Sentencia dio cumplimiento a los previsto por el art. 173 del CPP, cuando no fue posible asumir la tesis de haber ocurrido el hecho y de haber un responsable.  


III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la CPE, garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación, dada su función nomofiláctica, tiene como finalidad que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de la Sala Penal, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i) Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii) Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una  carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii) Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


Ahora bien, un supuesto de flexibilización de los requisitos del recurso de casación que permite abrir excepcionalmente la competencia de este Tribunal, es aquel en el que se denuncie la existencia de graves y evidentes infracciones a los derechos de las partes y que constituyan defectos absolutos no susceptibles de convalidación; posibilidad que se justifica teniendo presente: 1) Que el fin último del derecho es la justicia; 2) La tarea encomendada por ley al Tribunal Supremo  referida precedentemente; 3) La necesidad de precautelar se observen las normas procesales que son de orden público y de cumplimiento obligatorio que prevén no se cometan actos procesales defectuosos, teniendo en cuenta que conforme la disposición contenida en el art. 115.II de la CPE, el Estado garantiza entre otros, los derechos al debido proceso y a la defensa; y, 4) Las disposiciones relativas a la nulidad de actos procesales previstas por el art. 17 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ).


Este entendimiento, no implica que el recurrente se limite en el recurso de casación a formular una simple denuncia de actividad procesal defectuosa sin la debida fundamentación; por el contrario, en este tipo de situaciones, la parte recurrente deberá formular las denuncias vinculadas a la existencia de defectos absolutos, teniendo como obligación el proveer los antecedentes de hecho generadores del recurso, detallar con precisión la restricción o disminución del derecho o garantía, precisando el mismo y finalmente explicar el resultado dañoso emergente del defecto.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


De la revisión de antecedentes se tiene, que la recurrente cumplió con el primer requisito relativo al plazo para la interposición del recurso de casación; habida cuenta, que fue notificada con el Auto de Vista recurrido el 18 de abril de 2016 (fs. 108), presentando su recurso de casación el 25 del mismo mes y año, cumpliendo de esta manera con el art. 417 del CPP.


Ahora bien en cuanto al primer motivo, en el que la recurrente denuncia que ante el primer reclamo de su recurso de apelación, el  Auto de Vista impugnado por una parte incurrió en revalorización de la prueba; toda vez, que examinó las actas del juicio oral de 24 de febrero, 10 de marzo y 17 de marzo todas de 2015; y, por otra parte, incorporó apreciaciones incorrectas, generando actividad procesal defectuosa, que afectaría el debido proceso en su vertiente de la debida fundamentación; sobre este reclamo, invocó los Autos Supremos 104/04 de 20 de febrero de 2004, 47/03 de 28 de enero de 2003, 45/03 de 28 de enero de 2003, 272 de 4 de mayo y 434 de 4 de agosto, ambos de 2009; al respecto,  corresponde señalar, que la recurrente incurre en contradicción; por cuanto, por una parte denuncia que el razonamiento asumido por el Tribunal de alzada resultaría de una revalorización de la prueba; y, por otro lado afirma, que el fundamento del Tribunal de apelación resultaría incorrecto; argumentos, que en definitiva se contradicen; por cuanto, una cosa es cuestionar que el Auto de Vista haya incurrido en revalorización de la prueba; y otra, sostener que incurra en errónea fundamentación; en consecuencia, la referida incoherencia en la fundamentación del motivo de casación impide que este Tribunal pueda ejercer su labor encomendada por ley, a través de la comparación del Auto de Vista recurrido con los precedentes invocados al no tenerse claro el motivo denunciado en la fundamentación sujeta a confrontación, situación por el que este motivo deviene en inadmisible.


En cuanto, al segundo motivo, en el que denuncia que el Tribunal de alzada distorsionó totalmente el fallo de instancia; por cuanto, efectuó una cita incorrecta de la sentencia, toda vez, que cambio el término de “CONDUCTA DESPLEGADA” establecida en el punto 5 de la sentencia, por “PRUEBA DESPLEGADA”, aspecto que genera un acto vicioso que afectaría el debido proceso en sus vertientes de tutela judicial efectiva y debido proceso en su vertiente de la debida fundamentación no distorsionada ni incongruente; sobre este reclamo, invocó los “AUTOS SUPREMOS 272 y 434 ya citados supra”; sin embargo, se limitó únicamente a citarlos, no señalando las fechas ni los años de su emisión; aspecto que imposibilita a éste Tribunal efectuar su labor encomendada por ley, omisión que no puede ser suplida de oficio.


No obstante lo anterior, en la fundamentación de este motivo, la recurrente denuncia la vulneración del debido proceso en su vertiente de la debida y adecuada fundamentación no distorsionada ni incongruente, teniendo como antecedentes generadores del hecho (que el Tribunal de alzada distorsionó el sentido de la Sentencia; por cuanto, cambio el término de “CONDUCTA DESPLEGADA” establecida en el punto 5 de la Sentencia, por “PRUEBA DESPLEGADA”), identificando los derechos vulnerados (debido proceso en su vertiente de la tutela judicial efectiva), precisando como resultado dañoso (que el Auto de Vista le dio un sentido diferente al fallo de instancia y de esa manera contradijo la propia conclusión de la Sentencia). De la fundamentación expuesta, se observa que la recurrente cumplió con los presupuestos de flexibilización establecidos por este Tribunal y explicados en el acápite III., del presente Auto; en consecuencia, este motivo deviene en admisible.


Respecto al tercer motivo, en el que reclama que el Auto de Vista recurrido, no logró discernir las diferencias ante su denuncia referida de que el fallo de primera instancia incidió en argumentos contradictorios; por cuanto, absolvió por una causa distinta que nada tiene que ver con la exclusión de responsabilidad conforme a la supuesta legítima defensa; no obstante, el Auto de Vista recurrido, concluyó que el juez realizó una labor correcta de valoración integral en su individualidad y en su conjunto, en base a la sana crítica conforme lo preceptuado por el art. 173 del CPP, al respecto invocó el Auto Supremo 438 de 15 de octubre de 2005; que estaría referido al control de legalidad, explicando el recurrente, que el Tribunal de alzada no puede asumir la tesis del juez de instancia quien absolvió por legítima defensa, pero concluyó por inexistencia de pruebas. En la argumentación de este motivo, se observa que la recurrente explicó la posible contradicción de la Resolución recurrida con relación al precedente invocado; en tal sentido, ante el cumplimiento de los requisitos previstos por los arts. 416 y 417 del CPP, este motivo deviene en admisible.

Finalmente respecto al cuarto motivo, en el que denuncia que ante su reclamo referido a que la Sentencia se basó en la sola declaración de Hilda Lobo de Calani; el Tribunal de alzada revalorizando prueba concluyó que la Sentencia consideró determinante dicha declaración; por cuanto, fue testigo presencial directa, pertinente y conducente; argumento que afirma- no refiere la Sentencia, efectuando el Tribunal de apelación sus propias apreciaciones, no contrastando con su testimonio como víctima y testigo, menos consideró que su versión estuvo corroborada por la declaración de Primitiva Poma Vda. de Choque y los propios testigos de descargo que afirmaron verla con la nariz ensangrentada, sobre este reclamó invocó el Auto Supremo 200/2012-RRC de 24 de agosto, que estaría referido a que el recurso de apelación no es un medio para revalorizar la prueba o revisar cuestiones de hecho, aseverando la recurrente, que el Tribunal de alzada se convirtió en una segunda instancia valorizando los hechos consignados por los testigos; en consecuencia, ante el cumplimiento de los art. 416 y 417 del CPP, el motivo en examen deviene en admisible.


En cuanto, a la invocación del Auto Supremo 504/2007 de 11 de octubre, no será considerado en el análisis de fondo de este motivo; por cuanto, corresponde a un recurso de casación que fue declarado infundado; en consecuencia, no contiene doctrina legal aplicable.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto Máxima Choque Poma, cursante de fs. 117 a 124, únicamente con relación a los motivos segundo, tercero y cuarto identificados en el acápite II de la presente Resolución; asimismo, en cumplimiento del segundo párrafo del art. 418 del CPP, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas, el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Magistrada Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA