TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 490/2016-RA

Sucre, 27 de junio de 2016


Expediente                : Santa Cruz 44/2016

Parte Acusadora        : Ministerio Público y otro

Parte Imputada        : Leodan Castellón Díaz

Delitos        : Homicidio y otro


RESULTANDO


Por memoriales presentados, el 7 y 10 de diciembre de 2016, cursantes de fs. 880 a 883 vta. y 886 a 894 vta., Alfredo Romero Ávila y Leodan Castellón Díaz, a su turno, interponen recursos de casación, impugnando el Auto de Vista 150 de 10 de noviembre de 2015 de fs. 873 a 878 vta., pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y Alfredo Romero Ávila contra Leodan Castellón Díaz, por la presunta comisión de los delitos de Homicidio y Lesiones Graves y Gravísimas en Accidente de Tránsito y Omisión de Socorro, previstos y sancionados por los arts. 261 y 262 del Código Penal (CP), respectivamente.


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


a) Por Sentencia 01/14 de 13 de enero de 2014 (fs. 624 a 637 vta.), el Juez Octavo de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, declaró al imputado Leodan Castellón Díaz, autor y culpable de la comisión de los delitos de Homicidio y Lesiones Graves y Gravísimas en Accidente de Tránsito y Omisión de Socorro, tipificados y sancionados por los arts. 261 y 262 del CP, imponiéndole la pena privativa de cuatro años, con costas contra la parte imputada así como el pago de daños civiles a ser calificados en ejecución de sentencia.

b) Contra la mencionada Sentencia, el acusador particular Alfredo Romero Ávila (fs. 656 a 659) y el imputado Leodan Castellón Díaz (fs. 661 a 667 vta.), a su turno, formularon recursos de apelación restringida, resueltos por Auto de Vista 75 de 19 de septiembre de 2014 (fs. 722 a 726), que fue dejado sin efecto por Auto Supremo 343/2015-RRC de 3 de junio (fs. 782 a 791 vta.), que dispuso la emisión de nuevo Auto de Vista aplicando la doctrina legal aplicable; en cuyo mérito, la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, pronunció el Auto de Vista 150 de 10 de noviembre de 2015 (fs. 873 a 878 vta.), que declaró admisible y procedente el recurso planteado por el imputado; y en consecuencia, anuló en su integridad la Sentencia apelada, ordenando el reenvió del expediente ante otro Juez de Sentencia; y admisible e improcedente el presentado por la acusación particular.


c) Por diligencias practicadas a Alfredo Romero Ávila, el 30 de noviembre de 2015 (fs. 879) y a Leodan Castellón Díaz, el 3 de diciembre del mismo año (fs. 879); interpusieron recursos de casación el 7 y 10 de diciembre de 2015, respectivamente; los cuales son objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. DE LOS MOTIVOS DE LOS RECURSOS DE CASACIÓN


De los recursos de casación, se extraen los siguientes agravios:


Recurso de Alfredo Romero Ávila.


Denuncia que el Auto de Vista recurrido anuló la Sentencia de mérito, supuestamente en cumplimiento de la doctrina legal establecida en el Auto Supremo 343/2015-RRC dictado anteriormente en la misma causa; pese a que éste, en ningún momento dispuso que el Tribunal de alzada asuma dicha determinación; y lo hizo bajo el argumento de carente fundamentación del fallo de mérito con relación al delito de Omisión de Socorro y falta de consideración del concurso real de delitos; y, a la imposición de la pena.


Agrega que al margen de lo señalado, sobre el primer punto referido a la carencia de fundamentación del fallo de mérito, con relación al delito de Omisión de Socorro y falta de consideración del concurso real de delitos, los Vocales incurrieron en error; puesto que, el Juez de primera instancia sí considero dicho delito, explicando aunque no ampulosamente las razones por las cuáles, el acusado adecuó su conducta a dicho ilícito, mencionando las circunstancias del caso, no habiendo más que desarrollar al respecto. En todo caso, no correspondía que el Tribunal de apelación anule por anular, sino más bien, si consideraba que en la Sentencia faltó fundamentación en cuanto al delito de Omisión de Socorro podía subsanarlo directamente, más no anular el juicio.


Con relación al segundo punto relativo a la imposición de la pena, el Auto de Vista afirmó de manera equivocada que, la falta de fundamentación constituye errónea aplicación de la ley, conforme al art. 370 inc. 1) del Código de Procedimiento Penal (CPP), conforme al entendimiento desarrollado en la SC 0727/2002-R; y el Auto Supremo 343/2015-R, este último en cuya doctrina establece que el Juez inferior, al momento de determinar el quantum de la pena a imponer, lo hizo correctamente; sin embargo, los Vocales de la Sala Penal Segunda, asumieron como segundo elemento para anular totalmente la Sentencia, la supuesta falta de consideración del concurso real de delitos y la imposición de la pena; extremo que también podía ser corregido directamente en alzada.


En calidad de precedentes contradictorios invoca los Autos Supremos 074/2013 de 20 de marzo, 256/2011 de 6 de mayo, 438/2007 de 24 de agosto, 94/2013 de 2 de abril, 377/2012 de 19 de diciembre y 487/2005 de 15 de noviembre, glosando las doctrinas legales aplicables, correspondientes a cada fallo.


Recurso de Leodan Castellón Díaz.


1) Señala que opuso excepción de extinción de la acción penal por duración máxima del proceso, rechazada al inicio del juicio oral, siendo objeto de reserva de apelación para que el Tribunal de alzada la considere con carácter previo a ingresar a resolver el recurso de apelación restringida, en estricto cumplimiento de los Autos Supremos 60 de 27 de enero de 2007 y 341 de 5 de abril de 2007. Por lo cual solicita, que la presente causa sea devuelta a dichas autoridades para que emitan una respuesta en el fondo.


2) Reclama que la Sentencia incurrió en errónea aplicación de la ley sustantiva, infringiendo lo preceptuado en el art. 370 inc. 1) del CPP; así como vulneró el debido proceso en sus vertientes a la legalidad, igualdad de partes, presunción de inocencia, motivación, congruencia y seguridad jurídica; puesto que, se lo condenó por el delito de Homicidio y Lesiones Graves y Gravísimas en Accidente de Tránsito y de Omisión de Socorro; sin embargo, que de las pruebas documentales 8, 10 y 11 de la Fiscalía, se evidencia que a ninguna de las personas que declararon en la investigación, le consta que el camión Mercedes Benz, con placa de control 398-NZF hubiese atropellado a la occisa, como tampoco, en la audiencia de inspección ocular, se llegó a establecer dicho extremo, habiéndoselo penalizado de manera forzada, pese a las contradicciones existentes por infracciones al Código de Tránsito, que no están tipificadas en el Código Penal. En calidad de precedentes contradictorios, invoca los Autos Supremos 236 de 7 de marzo de 2007, 678 de 27 de octubre de 2004, 59 de 27 de enero de 2007, 431 de 11 de octubre de 2006, 329 de 29 de agosto de 2006, 329 de 29 de agosto de 2006, 267/2013-RRC de 17 de octubre.


3) Alega defectuosa valoración de la prueba documental, emergente de la interpretación errónea e incongruente de los diferentes informes policiales, acta de inspección y reconstrucción, prueba pericial y certificado médico legal; así como violación de los derechos y garantías constitucionales a la legalidad, la defensa en juicio, el debido proceso, la presunción de inocencia y la seguridad jurídica; puesto que, del análisis de los documentos precitados, no se pudo determinar si el camión Mercedez Benz con placa de control 398-NZF es el que protagonizó el accidente de tránsito y que la occisa se encontraba en el lugar donde descendió el motorizado; y menos que su persona sea el responsable del ilícito. Extremos que deben ser reparados por el Tribunal de alzada.


4) Afirma que no se valoraron las pruebas documentales ofrecidas por su parte, signadas de la 1 a la 30, como tampoco se estimó correctamente la prueba testifical de cargo y descargo, dado que al momento de dictar Sentencia, se introdujeron aspectos que jamás se dijeron durante el desarrollo del juicio oral y se omitieron insertar hechos reales que fueron objeto de declaración por los testigos; como ser las atestaciones contradictorias de Anselma Paco de López, Teófila Medina Flores, Pedro Céspedes, Rafael Vargas, Daniel Gonzalo Zambrana Claros, Adolfo Pantoja Calzadilla, Milton Rojas Claure y Yinmy Álvarez Contreras; dando lugar a que el Juez de manera soslayada, sostenga, que su persona habría ocasionado el accidente y consiguiente deceso de Maura Ávila de Romero. Cita los Autos Supremos 59 de 27 de enero de 2007, 658 de 25 de octubre de 2004, 241 de 1 de agosto de 2005.


5) Arguye vulneración de las reglas de la sana crítica, art. 370 inc. 6) del CPP, bajo el argumento que el Juez de la causa, a tiempo de valorar los elementos probatorios insertó en la Sentencia, hechos confusos que no se hicieron mención en el juicio, incurriendo en vulneración de la regla de la sana crítica. Al efecto, cita los Autos Supremos 623 de 26 de noviembre de 2007, 504 de 11 de octubre de 2007; por cuanto pretende, que evidenciados dichos extremos, se dice “Auto de Vista”, declarándolo absuelto de los delitos imputados.


6) Reclama defectos absolutos contenidos en el art. 169 inc. 3) del CPP, emergentes de la inexistencia de acusación particular formal, porque se ingresó a juicio oral y pronunció Sentencia condenatoria, sin la existencia de previa acusación formal en su contra, por parte de la acusadora particular, lo que constituiría vulneración de las formas esenciales del proceso penal; omisión que viola el debido proceso.


7) Señala que se incurrió en errónea aplicación de la norma adjetiva y sustantiva al momento de la imposición de la pena; habida cuenta que, el Juez impuso una pena de cuatro años, sin tomar en cuenta que la misma se estima desde el mínimo y de forma ascendente; sin embargo, en la Sentencia se sostiene que es una persona joven, con estudios, con hermanos y padres y que amerita aplicarle la pena en su límite máximo, sin fundamento legal alguno. Como doctrina legal aplicable invoca los Autos Supremos 114 de 20 de abril de 2006, 50 de 27 de enero de 2007.


8) Denuncia que el Auto Complementario de 16 de octubre de 2014 (fs. 736 a 737), no fue resuelto conforme se solicitó, simplemente se limitó a indicar NO HA LUGAR PORQUE EL AUTO DE VISTA ES CLARO, cuando en realidad, dicho fallo no cuenta con ninguna fundamentación, vulnerando el debido proceso. Además de ello, el Vocal Victoriano Morón Cuéllar, que redactó el Auto de Vista ahora impugnado, lo cual implica, que no puede ser parte “…del presente Auto de Vista, menos dictar el Auto Complementario del Auto de Vista, lo que constituye defecto absoluto. Cita el Auto Supremo 324/2012 de 12 de diciembre.


Finalmente, en cuanto a la valoración probatoria, cita el Auto de Vista 473 de 15 de noviembre de 2003, dictado por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, así como el Auto Supremo 22 de 28 de marzo de 2007.


Como otros precedentes se tienen los Autos Supremos 220/12 de 15 de agosto de 2012, 279/2009 de 4 de mayo, 144/2006 de 22 de abril, 356/2011 de 4 de julio, 354/2008 de 7 de noviembre, 336/2010 de 1 de julio, 533/2006 de 27 de diciembre, 472/2005 de 8 de diciembre, 214/2007 de 28 de marzo, 537/2006 de 17 de noviembre, 45/2012 de 14 de marzo, 060/2012 de 30 de marzo, 141/2013 de 28 de mayo, 027/2013 de 8 de febrero, 152/2007 de 2 de febrero, 250/2012 de 17 de septiembre, 051/2013 de 1 de marzo, 014/2007 de 26 de enero, 335/2011 de 10 de junio, 276/2007 de 5 de octubre, 479/2005 de 8 de octubre.


III.REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley, conforme a la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de este Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de la Sala Penal, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.

Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i) Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii) Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii) Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte, y por lo tanto, aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


De la revisión de antecedentes, se tiene que los presentes recursos de casación fueron presentados dentro del plazo de cinco días y ante la Sala que lo dictó, teniendo en cuenta que: Alfredo Romero fue notificado con el Auto de Vista recurrido, el 30 de noviembre de 2015 (fs. 879) e interpuso su recurso el 7 de diciembre del mismo año; y Leodan Castellón Díaz, el 3 de diciembre de 2015 (fs. 879) presentando su recurso el 10 del mismo mes y año; cumpliendo de esta manera, con lo preceptuado por el art. 417 del CPP relativo al plazo, correspondiendo por lo tanto, verificar el acatamiento de los demás requisitos.


Del recurso de Alfredo Romero Ávila.


En el recurso planteado por la acusación particular, se denuncia que el Tribunal de alzada anuló el juicio y dispuso el reenvío de la causa, supuestamente en cumplimiento a lo determinado en el Auto Supremo 343/2015-RRC dictado anteriormente dentro de la misma causa; sin embargo dicha doctrina, nunca dispuso que se anule esa fase; pero que además de ello, señala que en la decisión asumida en apelación, se incurrió en una equivocada interpretación de los fundamentos de la Sentencia de mérito; primero porque no sería evidente que el A quo hubiera incurrido carencia de fundamentación con relación al delito de Omisión de Socorro y a falta de consideración del concurso real; puesto que, sobre dicho extremo, sí realizó una motivación no ampulosa pero suficiente; y segundo, porque hubiera sostenido erróneamente que la falta de fundamentación constituiría en una errónea aplicación de la ley. Ambos extremos, que en todo caso, si fueran ciertos, es decir, no se hubieran satisfecho en la Sentencia, bien pudieron ser corregidos directamente en el Auto de Vista sin necesidad de decretar su nulidad.


De lo expuesto por el acusador particular, ahora recurrente, se denota que cumplió con la carga argumentativa suficiente que demuestra una probable contradicción entre las actuaciones del Tribunal de alzada con relación a la jurisprudencia legal establecida en el Auto Supremo 343/2015-RRC de 3 de junio, que fue emitido dentro de la misma causa, a tiempo de resolver un anterior recurso de casación planteado por el recurrente, en el cual se dispuso dejar sin efecto el Auto de Vista 75/2014 de 19 de septiembre y que se emita un nuevo fallo, este último que ahora es objeto de casación, para verificar si en efecto se dio cumplimiento a lo establecido en el mismo.


Consecuentemente, este Tribunal considera que el presente motivo se encuentra suficientemente expuesto y cumple con lo previsto por los arts. 416 y 417 del CPP, resultando viable su análisis de fondo, deviniendo por tanto en admisible.


Sin perjuicio de lo señalado precedentemente, resulta necesario señalar que en cuanto a los demás Autos Supremos 074/2013 de 20 de marzo, 256/2011 de 6 de mayo, 438/2007 de 24 de agosto 94/2013 de 2 de abril, 377/2012 de 19 de diciembre y 487/2005 de 15 de noviembre, invocados de manera aislada por la parte recurrente, no resultan válidos para el análisis de fondo de lo demandado, dado que, con relación a ellos, no se cumplió con la labor de demostración de contradicción entre sus doctrinas legales y los argumentos del Auto de Vista recurrido, negligencia que impide a este máximo Órgano de Justicia Ordinaria, cumplir con su labor nomofiláctica.


Finalmente, con referencia a la SC 0727/2002-R, también invocada en calidad de precedente contradictorio; debe recordarse que, conforme dispone el art. 416 del CPP, sólo los Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia y los Autos Supremos dictados en recursos de casación por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia, que sienten o ratifiquen doctrina legal, son considerados precedentes contradictorios; consiguientemente, cualquier pretensión de hacer valer una Sentencia Constitucional como precedente contradictorio en la jurisdicción ordinaria, no es atendible.


Del recurso de Leodan Castellón Díaz


1) En el primer motivo, alega el co-recurrente, que al inicio del juicio oral, opuso excepción de extinción de la acción penal por duración máxima del proceso, la cual fue rechazada, dando lugar a que hiciera reserva de recurrir; y que posteriormente, no se hubiera resuelto en el fondo. Con relación a lo cual, las excepciones e incidentes planteados por su parte, en particular la de extinción de la acción penal, rechazada en la etapa de juicio y realizada su reserva de recurrir; corresponde señalar que, conforme establece la normativa la cual regula los medios impugnatorios para la revisión de incidentes y excepciones resueltos en la tramitación del proceso penal, se tiene previsto el recurso de apelación incidental, del que surge la decisión definitiva, cuando menos en la vía ordinaria, sin que el recurso de casación sea un medio idóneo para examinar lo resuelto por el Tribunal de alzada, estando la competencia del Tribunal Supremo de Justicia delimitada a los casos previstos expresamente por ley; excepto en aquellos casos en los que se detecte incongruencia omisiva, lo cual no ocurrió en la especie, dado que de los argumentos del Auto de Vista, se denota que dicho extremo mereció pronunciamiento por parte del Tribunal de alzada. En tal sentido, este motivo resulta inadmisible.


2) De la revisión de los siguientes motivos expuestos por el imputado, se evidencia que en el segundo reclama, que la Sentencia incurrió en errónea aplicación de la ley sustantiva al habérselo condenado de manera forzada supuestamente sin haberse probado su participación en el hecho; en el tercero alega defectuosa valoración por parte del Juez de Sentencia, de la prueba documental aparejada al cuaderno procesal, identificando la misma como informes policiales, acta de inspección y reconstrucción, prueba pericial y certificado médico legal, solicitando que el Tribunal de alzada proceda a la reparación; en el cuarto de igual forma denuncia falta de valoración de pruebas documentales ofrecidas por su parte, de la 1 a la 30, como de la testifical de cargo y descargo, dando lugar a que el Juez de la causa declare su culpabilidad; en el quinto arguye vulneración a las reglas de la sana crítica con el argumento que el Juez de la causa, a tiempo de valorar los elementos probatorios insertó en la Sentencia, hechos confusos que no se hicieron mención en el juicio; en el sexto motivo sostiene presencia de defectos absolutos porque se habría dictado Sentencia condenatoria sin la previa existencia de acusación particular interpuesta en su contra; en el séptimo se refiere a que el fallo de mérito incurrió en errónea aplicación de las normas adjetivas y sustantivas al momento de la imposición de la pena; puesto que, la misma debió computarse desde el mínimo y en forma ascendente.


Previo a ingresar al análisis de los motivos denunciados por el co-recurrido, glosados en los incisos dos al siete y resumidos en el párrafo anterior, resulta necesario aclarar, que quien recurre de casación, está obligado a motivar en términos claros y precisos la supuesta contradicción entre los argumentos del Auto de Vista y los contenidos en el precedente contradictorio invocado; extremos que no se evidencia, que hubieran sido cumplidos por el ahora recurrente en la especie, pues si bien se realiza un extenso relato sobre los agravios supuestamente provocados por el Juez de mérito en la Sentencia; sin embargo, con relación al Auto de Vista impugnado, no se denuncia absolutamente ningún reclamo que implique contradicción con los precedentes que, de manera discontinua se invocaron en algunos de los motivos y en otro ni siquiera se citan doctrinas legales y menos se realiza una labor de demostración de contrastación y tampoco de vulneración de derechos fundamentales y/o garantías constitucionales.


En conclusión, se puede establecer que el recurrente expuso los agravios reclamados únicamente vinculados a los argumentos contenidos en el fallo de mérito emitido en la etapa de juicio oral, así como denuncia las actuaciones del Juez de Sentencia; pretendiendo que este Tribunal realice su función nomofiláctica con relación a la Sentencia y a las actuaciones de la autoridad que la emitió, buscando inducir a un nuevo control de legalidad de dicha Resolución, dentro de una etapa procesal que no se encuentra reservada para ello; puesto que, la misma ya fue objeto de análisis por parte del Tribunal de alzada, en todo caso, corresponde al recurrente cumplir con la carga de realizar una fundamentación de forma objetiva, identificando expresamente cuáles son los actos procesales que provocaron la presunta vulneración legal, pero siempre con relación al Auto de Vista emitido a tiempo de resolver la apelación restringida y no así de la Sentencia de mérito; por lo que, no es posible legalmente, retozar etapas y menos utilizar un instituto jurídico desnaturalizando su verdadero alcance y objetivo; pues no resulta coherente, el planteamiento del recurso de casación mediante la reiteración de los mismos puntos reclamados a tiempo de la formulación de la apelación restringida, en atención a su diferente finalidad.


3) Con relación al octavo motivo expuesto, relativo a que el Auto Complementario de 16 de octubre de 2014, sobre el cual, se denuncia que no se resolvió conforme a la solicitud, sino que se limitó a declarar NO HA LUGAR PORQUE EL AUTO DE VISTA ES CLARO, cuando en realidad, no contendría ninguna fundamentación y que uno de los Vocales suscribientes no se encontraría habilitado para su participación en el mismo; corresponde señalar, que el Auto Complementario al que alude el precitado, se trata de un fallo emitido como consecuencia de la solicitud de enmienda y complementación al Auto de Vista 75 de 19 de septiembre de 2014, planteada por su parte. Auto de Vista que fue dejado sin efecto por Auto Supremo 343/2015-RRC de 3 de junio, pronunciado por este Tribunal Supremo de Justicia, en un anterior recurso de casación; por lo tanto, no resulta coherente pretender demandar los argumentos y la validez de un Auto complementario que fue dejado sin efecto, como resultado de la nulidad del Auto de Vista al que lo complementó; ni aun invocando precedente contradictorio alguno; el cual, lógicamente no fue demostrado en su contradicción.


Finalmente, se tiene que al final del memorial, de manera aislada, el recurrente invocó un sinfín de Autos Supremos, de los cuáles, en algunos glosó su doctrina legal; pero sin embargo, no demostró la contradicción existente entre éstos y los fundamentos del Auto de Vista que a su criterio, le causan agravio; por lo tanto, no resultan ser validos ni coherente a efectos de ingresar al análisis de fondo de lo demandado, ante la insuficiente técnica recursiva empleada por el actor.


Extremos que en definitiva provocan la inviabilidad de los motivos planteados por Leodan Castellón Díaz en su recurso de casación, ante el evidente incumplimiento de los requisitos preceptuados por los arts. 416 y 417 del CPP.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE, el recurso de casación interpuesto por Alfredo Romero Ávila, de fs. 880 a 883 vta. e INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Leodan Castellón Díaz, de fs. 886 a 894 vta.; asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas; el Auto de Vista 150 de 10 de noviembre de 2015, así como la presente Resolución.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Magistrada Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA