TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 394/2016-RA

Sucre, 24 de mayo de 2016


Expediente                : Potosí 8/2016

Parte Acusadora        : Ministerio Público y otra

Parte Imputada        : Edson Limberth Isnado Isnado

Delito        : Violación de Infante Niña, Niño o Adolescente


RESULTANDO


Por memorial presentado el 8 de marzo de 2016, que cursa de fs. 332 y 335, Edson Limberth Isnado Isnado, interpone recurso de casación impugnando el Auto de Vista 06/2016 de 23 de febrero, cursante de fs. 311 a 312 vta., pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público, Natividad Maribel Isnado Cari y la Defensoría de la Niñez y Adolescencia contra el recurrente, por la presunta comisión del delito de Violación de Infante Niña, Niño o Adolescente, previsto y sancionado por el art. 308 Bis del Código Penal (CP), con la modificación establecida en la Ley 348 de 9 de marzo de 2013.


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


a) Por Sentencia 05/2014 de 20 de septiembre, el Tribunal de Sentencia de Tupiza del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, declaró al imputado Edson Limberth Isnado Isnado, autor de la comisión del delito de Violación de Infante Niña, Niño o Adolescente, previsto y sancionado por el art. 308 bis del CP, con la modificación establecida en la Ley 348 y en aplicación retroactiva en lo que beneficia al imputado, conforme lo dispuesto por el art. 123 de la Constitución Política del Estado (CPE), como disponen los arts. 267 y 268.I de la Ley 548 de 17 de julio de 2014 (Nuevo Código Niña, Niño y Adolescente), determinan atenuar la pena en cuatro quintas partes del máximo a imponerse por el delito cometido; a cuyo efecto, le sancionan a cinco años de medidas socioeducativas de privación de libertad a cumplirse en el Centro Especializado “Centro Nuevos Horizontes”, del Hogar Arrieta, con costas a favor del Estado y la acusación particular averiguables en ejecución de sentencia.

b) Contra la referida Sentencia, Martha Isnado Cari en su condición de madre y representante legal del imputado formuló recurso de apelación restringida (fs. 180 a 188, subsanado de fs. 228230 vta.), siendo resuelto por Auto de Vista 08/2015 de 28 de enero (fs. 233 a 236), emitido por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí que fue dejado sin efecto por Auto Supremo 545/2015-RRC de 24 de agosto (fs. 297 a 303 vta.); a cuyo efecto, la referida Sala emitió el Auto de Vista 06/2016 de 23 de febrero, que declaró improcedente el recurso planteado; en consecuencia, confirmó la Sentencia apelada.


c) Notificado el recurrente con el referido Auto de Vista el 1 de marzo de 2016 (fs. 316), interpuso recurso de casación el 8 del mismo mes y año, que es objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


Del memorial que cursa de fs. 332 a 335, se extraen los siguientes motivos:


1) El recurrente, previa mención de la necesidad de admitir su recurso de casación por vulneración de su derecho fundamental de acceso a la justicia, afirma, que en desarrollo del juicio oral se acreditó al inexistencia del tipo penal y la participación de su persona; no obstante, se emitió sentencia condenatoria pese a no existir prueba, ya que, el Ministerio Público ni el acusador particular lograron probar su acusación, restringiéndole a que se someta a una pericia psicológica y revisión médico forense, donde probaría que su persona seguía siendo virgen, extremo reclamando en apelación alegando la denuncia de error in judicando e in procedendo, por cuanto, se le restringió el derecho de acceso a la justicia para conocer la verdad material lesionando su derecho a la defensa y al debido proceso; empero, el Auto de Vista recurrido se limitó a confirmar la sentencia, no considerando, que la vulneración a sus derechos fundamentales merecían ser conocidos en el fondo, puesto que, no solo se debe perseguir al delincuente sino debe realizarse una ponderación de la prueba en virtud al hecho denunciado y de ahí emerger una resolución justa, aspecto que no ocurrió, vulnerando los arts. 124, 173, 169 inc. 3), 370 inc. 4) del Código de Procedimiento Penal (CPP), negándosele la impugnación de la sentencia respecto a la denuncia de defectos propios de la sentencia, mencionando simplemente la inexistencia de defectos, generando un acto de ilegalidad marcada, pretendiendo el Tribunal de alzada, consolidar la errónea aplicación de la ley sustantiva respecto a la infracción del art. 370 inc. 1) del CPP; por cuanto, no existió prueba que acredite responsabilidad penal ya que el hecho se produjo en la gestión 2013 y desde entonces solicitó la acumulación de pruebas de descargo que le fueron negadas por consiguiente no se determinó la introducción de su miembro viril, menos se habló de que se hubiere realizado con fines libidinosos, elemento primordial del tipo penal acusado, que al ser obviado se vulneró el derecho al debido proceso.


2) Como otro agravio, bajo el acápite “DEFECTOS DE LA SENTENCIA REFIEREN ERROR IN PROCEDENDO Y SE SOLICITA ANULACION DE LA SENTENCIA POR NO SER SUBSANABLE LAS QUE AL NO SER CONSIDERADAS SE AFECTA AL DERECHO DE IMPUGNACIÓN”, asevera, que en su recurso de apelación claramente especificó cuál era su pretensión, sin buscar la revalorización de la prueba, toda vez, que indicó claramente que no existen los elementos del tipo penal, puesto que, la pericia psicológica de la menor indicó que sus declaraciones no eran creíbles, perito que no era de su parte, sino del Ministerio Público y parte del IDIF el psicólogo, aspecto que acreditó la inexistencia del elemento subjetivo del tipo penal acusado, por cuanto, en la pericia no existió la participación de su persona, al respecto invoca la Sentencia Constitucional 1855/2003-R.


Continua su reclamo alegando, que su recurso no fue genérico sino específico, cumpliendo la carga de la fundamentación; empero, el Auto de Vista recurrido resultó carente de fundamento jurídico y legal, por lo que se ve coartado de su derecho a la defensa, toda vez, que no responde a todos los puntos impugnados, extremo que vulnera el debido proceso en sus componentes defensa amplia e irrestricta derecho a la impugnación, por cuanto, no llegó al conocimiento claro de la verdad material la que al ser avalada por el principio pro homine posee un valor singular en la apreciación de sus derechos, existiendo un hecho a forciori donde el Juez de mérito subsumió su conducta  al delito, hecho justificado por el Tribunal de alzada, vulnerando la presunción de inocencia, el debido proceso en sus componentes de juez natural, impugnación y amplia defensa, toda vez, que su persona se encuentra restringido de su libertad  y restricción al derecho de impugnación porque al no absolverse todos los puntos impugnados se coartó su derecho, teniendo el Tribunal de alzada la obligación de fundamentar conforme el art. 124 del CPP realizando la valoración integral de la prueba conforme refiere el art. 173 de la citada Ley, aspecto que no ocurrió, vulnerando el derecho al debido proceso en su componente al derecho a la impugnación a cuyo efecto invoca los Autos Supremos 205 de 27 de abril de 2005, 221 de 3 de julio de 2006 y 221 de 7 de junio de 2006.


Concluye alegando, que el Auto de Vista no realizó su trabajo de verificación de los defectos de la sentencia indicados, la inexistencia del delito porque se llegó a demostrar que su persona no participó del hecho, causándole indefensión y directa lesión a sus legítimos derechos que se encuentran protegidos por los arts. 109, 110 y 116 de la CPE ello en cuanto se refiere a la presunción de inocencia, debido proceso y seguridad jurídica.


III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la CPE, garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación, dada su función nomofiláctica, tiene como finalidad que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de la Sala Penal, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i) Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii) Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una  carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii) Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


De la revisión de antecedentes se tiene, que el recurrente cumplió con el primer requisito relativo al plazo para la interposición del recurso de casación; habida cuenta, que fue notificado con el Auto de Vista recurrido el 1 de marzo de 2016 (fs. 316), presentando su recurso de casación el 8 del mismo mes y año, conforme consta del cargo electrónico de recepción de fs. 332, cumpliendo de esta manera con el art. 417 del CPP.


Ahora bien, en cuanto al primer motivo, en el que denuncia que el Auto de Vista recurrido se limitó a confirmar la sentencia condenatoria, no considerando su denuncia de error in judicando e in procedendo; por cuanto, se le restringió su derecho de acceso a la justicia para conocer la verdad material, así como, su derecho a la defensa y al debido proceso; puesto que, en juicio oral no se acreditó la existencia del tipo penal, ni su participación; ya que, el Ministerio Público ni el acusador particular lograron probar sus acusaciones, habida cuenta, que le restringieron a que se someta a una pericia psicológica y revisión médico forense, donde probaría que su persona seguía siendo virgen, aspecto que merecía ser conocido en el fondo; empero, le negaron la impugnación de la sentencia respecto a la denuncia de defectos propios de la sentencia, pretendiendo el Tribunal de alzada consolidar la errónea aplicación de la ley sustantiva. Al respecto, corresponde señalar, que este reclamo, ya mereció pronunciamiento por parte de este Tribunal en el Auto Supremo 545/2015-RRC de 24 de agosto dictado en el caso de autos, donde se estableció, que lo alegado no resultaba evidente; en consecuencia, el recurrente no pude pretender que nuevamente se aperture la competencia de este Tribunal a efectos de conocer un aspecto que ya mereció pronunciamiento, razón por el que, el motivo en cuestión deviene en inadmisible.


En cuanto al segundo motivo, en el que denuncia que el Auto de Vista recurrido, vulnerando sus derechos al debido proceso e impugnación, incurrió en falta de fundamentación; puesto que, no respondió a todos los puntos impugnados, impidiéndole llegar al conocimiento claro de la verdad material, no obstante, haber especificado en su recurso cuál era su pretensión, no buscando la revalorización de la prueba, toda vez, que indicó claramente que no concurrieron los elementos del tipo penal, ya que, la pericia psicológica de la menor indicó que sus declaraciones no eran creíbles, acreditando la inexistencia del elemento subjetivo del tipo penal, aspecto que evidenció la no participación de su persona; sin embargo, la Resolución recurrida no realizó su trabajo de verificación de los defectos indicados de la sentencia, causándole indefensión y directa lesión a sus legítimos derechos que se encuentran protegidos por los arts. 109, 110 y 116 de la CPE, ello en cuanto se refiere a la presunción de inocencia, debido proceso y seguridad jurídica, en sus componentes de juez natural, impugnación y amplia defensa, toda vez, que su persona se encuentra restringido de su libertad


Sobre este reclamo invocó el Auto Supremo 221 de 7 de junio de 2006 que establecería el deber de subsunción, alegando el recurrente, que no existe en el Auto de Vista ahora recurrido, demostrándose la falta de seriedad en el análisis contextual, jurídico, constituyendo defecto de acuerdo a lo previsto por el art. 169 inc. 3) del CPP; toda vez, que no realizó su trabajo de verificación de los defectos denunciados, donde estableció la inexistencia del delito; en consecuencia, se observa que el recurrente explicó la posible contradicción de la Resolución recurrida con relación al precedente invocado; en tal sentido, ante el cumplimiento de los requisitos previstos por los arts. 416 y 417 del CPP, este motivo deviene en admisible.


En cuanto, a la invocación de los Autos Supremos 205 de 27 de abril de 2005 y 221 de 3 de julio de 2006, no serán considerados en la Resolución de fondo; puesto que, el recurrente se limitó a citarlos, no explicando la posible contradicción respecto a la Resolución recurrida conforme los términos exigidos por el segundo párrafo del art. 417 del CPP.

Finalmente, respecto a la invocación de la Sentencia Constitucional 1855/2003-R, corresponde señalar que conforme prevé el art. 416 del CPP, la misma no constituye precedente contradictorio.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto Edson Limbert Isnado Isnado, de fs. 332 a 335; únicamente con relación al segundo motivo identificado en el acápite II de la presente Resolución; asimismo, en cumplimiento del segundo párrafo del art. 418 del CPP, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas, el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Magistrada Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA