TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 325/2016-RRC

Sucre, 21 de abril de 2016


Expediente                        : Chuquisaca 37/2015

Parte Acusadora                : Ministerio Público

Parte Imputada                : Jamil Pillco Calvimontes y otro

Delito                : Allanamiento del Domicilio y sus Dependencias

Magistrada Relatora        : Dra. Maritza Suntura Juaniquina


RESULTANDO


Por memorial presentado el 18 de noviembre de 2015, cursante de fs. 740 a 745, Jamil Pillco Calvimontes, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 407/15 de 22 de octubre de 2015, de fs. 721 a 729, pronunciado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público contra Jamill Pillco Calvimontes y Cristhian Jaime Flores Vedia, por la presunta comisión del delito de Allanamiento de Domicilio y sus Dependencias en grado de Instigación, previsto y sancionado por los arts. 298 con relación al 22, ambos del Código Penal (CP).


I.DEL RECURSO DE CASACIÓN


I.1. Antecedentes.


a) Por Sentencia 09/2010 de 24 de junio (fs. 555 a 571), el Juez Segundo de Partido Mixto, Liquidador de Sentencia de la Capital de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, declaró a Jamill Pillco Calvimontes, autor de la comisión del delito de Allanamiento de Domicilio y sus Dependencias en grado de Instigación, previsto y sancionado por los arts. 298 con relación al  22 del CP, con costas y reparación de daño civil, imponiendo la pena de dos años y ocho meses de privación de libertad y multa de ciento treinta y tres días equivalentes a Bs. 2.- (dos bolivianos) por día, siendo concedido el beneficio de la Suspensión Condicional de la Pena. Por otro lado, declaró a Cristhian Jaime Flores Vedia, absuelto de pena y culpa de la comisión del citado delito.


b) Contra la mencionada Sentencia, el imputado Jamil Pillco Calvimontes, interpuso recurso de apelación restringida (fs. 591 a 597), resuelto por Auto de Vista 291/2010 de 16 de octubre (fs. 633 a 639), que fue dejado sin efecto por Auto Supremo 297/2015-RRC-L de 17 de junio (fs. 700 a 710); en cuyo mérito, se emitió el Auto de Vista 407/15 de 22 de octubre de 2015 (fs. 721 a 729), que declaró inadmisibles los motivos primero y tercero e improcedente el segundo motivo de la referida apelación y mantuvo incólume la Sentencia 09/2010 de 24 de junio, motivando a formulación de recurso de casación.


I.1.1. Motivo del recurso de casación.


Del memorial del recurso de casación y del Auto Supremo 006/2016-RA de 18 de enero, se extrae el siguiente motivo a ser analizado en la presente Resolución, sobre el cual este Tribunal circunscribirá su análisis conforme al mandato establecido en los  arts. 398 del Código de Procedimiento Penal (CPP) y 17 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ).


El recurrente argumenta, que ante la emisión de una Sentencia insuficiente y contradictoria, respecto a los hechos y participación, carente del iter lógico que rompe el principio de sana crítica y con una fundamentación jurídica insuficiente, al amparo de los arts. 370 inc. 5) y 124 del CPP, fundó el primer motivo de su apelación restringida, que no fue considerado por el Tribunal de alzada, al ser inadmitido por defectos de forma, a pesar de ser claro y preciso en sus fundamentos sobre la violación de cada una de las normas. Por ello denuncia que la decisión del Tribunal de alzada fue emitida a través de una resolución carente de fundamentación, vulnerando los derechos al debido proceso, defensa y a obtener una tutela judicial efectiva, previstos en los arts. 115, 116 y 117 de la Constitución Política del Estado (CPE).


Agrega que la Resolución impugnada tomó como fundamento varios Autos de Vista y no así Autos Supremos que contengan una doctrina legal aplicable; además, que el Tribunal de apelación asumió un entendimiento para justificar su decisión de inadmisibilidad del primer motivo apelado, pero contradictoriamente con el mismo entendimiento, declaró admisible el segundo motivo para luego declararlo improcedente, tratamiento incongruente del Tribunal de alzada, que se traduce en una inseguridad jurídica, al aplicarse entendimientos distintos en situaciones análogas.


I.1.2. Petitorio.


El recurrente solicita se tenga por debida y oportunamente interpuesto el Recurso de Casación, y se ordene la anulación del Auto de Vista; y consiguientemente, el Tribunal ad quo ingrese a considerar el fondo de todos los motivos llevados en apelación.


I.2. Admisión del recurso.


Mediante el Auto Supremo 006/2016-RA de 18 de enero, cursante de fs. 753 a 755, se admitió el recurso de casación para su análisis de fondo.

II. ACTUACIONES PROCESALES VINCULADAS AL RECURSO


De la atenta revisión de los antecedentes venidos en casación, se tiene lo siguiente:


II.1. De la Sentencia.


Desarrollado el juicio oral, el Juez Segundo de Partido Mixto Liquidador y de Sentencia de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, dictó Sentencia absolutoria a favor de Cristhian Jaime Flores Vedia y condenatoria contra Jamill Pillco Calvimontes por la comisión del delito de Allanamiento de Domicilio o sus dependencias en grado de Instigación, arribando a las siguientes conclusiones: i) Al promediar el mediodía  del 24 de mayo de 2008, un grupo de cuarenta  a cincuenta campesinos huyendo del enfrentamiento en la zona de Azari, ingresaron al domicilio de Víctor Cutipa; ii) Estando en el inmueble, se refugiaron en una habitación donde también se encontraban la esposa e hijo de Víctor Cutipa, siendo rodeado el inmueble por los perseguidores de los campesinos para sacarlos; iii) Para lograr sacarlos, la gente arrojaba piedras y palos al techo de calamina, que  fue dañado, así como rompieron los vidrios de la ventana de la habitación  donde estaban refugiados los campesinos; iv) Para sacar a los campesinos, Jamill Pillco Calvimontes y otras personas, sin permiso ni autorización del propietario del inmueble, ingresaron de manera abusiva y arbitraria, dirigiendo y presionando a la gente, cambiando de actitud cuando llegó la prensa convirtiéndose en apaciguador. A objeto de garantizar la reparación de los daños al inmueble, en un papel anotó su nombre, cédula de identidad y número de celular, demostrando responsabilidad de los hechos en razón a que nadie voluntariamente se hace responsable de algo que no ha ocasionado. Por otra parte, para que salgan los campesinos de la habitación, el apaciguamiento y aceptación de la gente, se estableció que manejó a las personas que habían allanado el inmueble; v) Respecto a Cristhian Jaime Flores Calvimontes, si bien se encontraba en el inmueble, no se advirtió que hubiere incentivado o presionado a la gente para que allanen el inmueble, sólo se encontraba observando los sucesos e incluso colaboró a un campesino hacia la carretera; vi) Jamill Pillco Calvimontes con su participación en diferentes medios de comunicación, de manera indirecta incentivaba a los universitarios y a la población para enfrentar a los campesinos, al señalar que los hechos ocurridos el 24 de mayo de 2008, eran responsabilidad de los movimientos sociales y del Gobierno; vii) Al 1 de febrero de 2010, Jamill Pillco Calvimontes no tiene antecedentes penales y el 9 de julio de 2007, fue designado auxiliar de docencia en la asignatura de informática de la Universidad de San Francisco Xavier de Chuquisaca; y, viii) De la valoración de la prueba, se concluye que al promediar el mediodía del 24 de mayo de 2008, Jamill Pillco Calvimontes no sólo allanó el inmueble de la familia Cutipa; sino, que también lideró y dirigió un grupo de universitarios, incentivando para que ingresen al inmueble. De otro lado, Cristhian Jaime Flores Vedia, se encontraba en el inmueble de Víctor Cutipa sin advertirse que este incitara a la gente para que ingresen al mismo.


II.2. De la Apelación Restringida.


Notificado con tal determinación, Jamil Pillco Calvimontes, planteó apelación restringida, alegando los siguientes motivos:


a) Insuficiencia y contradicción en la sentencia, en razón a que no se manifestó cómo su persona pudo manejar, dirigir o coaccionar una turba de personas desconocidas que ya había decidido ingresar al inmueble; tampoco, se explicó quiénes serían esas personas para determinar la relación de trato directo y la influencia psicológica de magnitud sin la cual jamás se hubiere cometido el hecho antijurídico, qué elemento probatorio dilucidó ese comportamiento respecto a terceros, la Sentencia no refiere los medios de los que se valió para incitar a las personas a cometer el ilícito. Alega también que, por la declaración de Joaquín Hurtado Mansilla, éste admite haber ingresado al inmueble sin percatarse de la presencia de su persona ni haber sido inducido para ingresar, reconociendo su accionar; sin embargo, es tenido por testigo y no como acusado. Por otra parte, las grabaciones de video muestran que su persona trató de apaciguar a la gente, hecho corroborado por la declaración de Cristhian Jaime Flores Vedia, Rabed Flores, Jaime Ríos y Carlos Zambrana, tampoco el juez de la causa justifica tener convicción de que los autores indeterminados no tenían decidido cometer el delito, careciendo la Sentencia del iter lógico; por otro lado resulta contradictoria debido a que en la acusación se le acusa del delito de Allanamiento en grado de instigador; empero, el juez señala que hubiere ingresado al inmueble azuzando a los universitarios para que ingresen, otorgándole una doble figura de autor e instigador.


b) Que la Sentencia se basa en hechos inexistentes o no acreditados o en valoración defectuosa de la prueba, debido a que el A quo valoró las declaraciones de cargo sin considerar las contradicciones en las que ingresaron especialmente Víctor Cutipa, que manifestó que los dos co-imputados abrieron las puertas e ingresaron al inmueble y que Cristhian Jaime Flores Vedia decía que quería quemar la casa y ahorcar al propietario, concluyendo el Juez que el testigo ingresó en contradicciones respecto a Cristhian Jaime Flores Vedia, cuestionando entonces que lo referido contra Jamill Pillco Calvimontes resultaría del mismo modo; Josefina Talavera se encontraba en el cuarto junto con su hijo, estando la ventana tapada con una mesa, por cuanto no podía ver lo que sucedía afuera y determinara que era su persona quien incitaba al allanamiento, reconociendo su voz siendo que no lo conocía además de que manifestó que no podía escuchar mucho porque había bulla y que vio a Cristhian Jaime Flores Vedia parado mientras su esposo trató de involucrar a ambos; la declaración de David Cutipa Talavera que es no vidente y refirió no saber quien dirigía a los universitarios; Joaquín Hurtado quien reconoció su participación activa en el allanamiento, encontrándose filmado en el video tratando de ingresar al cuarto mientras que su persona intentaba alejar a la gente; por otra parte, en el primer juicio manifestó que nunca ingresó al inmueble y en el segundo juicio reconoce haber ingresado, resultando poco creíble y generando duda razonable. Respecto a las declaraciones testificales de descargo, debido a las contradicciones en que ingresaron y fueron explicadas en juicio, el juez no las tomó en cuenta, como la declaración de Jaime Ríos que se contradijo respecto a Cristhian Jaime Flores Vedia, pero no respecto a su persona, Juan Carlos Zambrana que declaró que nunca instigó a la gente, declaración coincidente con las demás declaraciones de descargo y el DVD, infringiéndose el art. 173 del CPP.


c) Respecto al incidente de contradicción y oscuridad de la acusación, se reservó para la audiencia de fundamentación.  


II.3. De la orden de subsanación al recurso de apelación restringida.


Radicada la causa ante la Sala Penal de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, por decreto de 6 de septiembre de 2010 de fs. 616, observó el recurso interpuesto bajo el siguiente argumento:


a) Primer motivo.- Citar las normas sustantivas y adjetivas presuntamente violadas o erróneamente aplicadas, conforme a la previsión del párrafo segundo del art. 408 del CPP, deberá indicarse separadamente cada violación con sus fundamentos, así como expresar cuál la aplicación que pretende de cada una de ellas.


b) Segundo motivo.- Expresar cual fuere la aplicación que pretende de ella.


Al no cumplir el recurso interpuesto con los requisitos extrañados del art. 408 primer párrafo in fine y segundo párrafo del CPP, el Tribunal de alzada aplicó lo previsto por el art. 399 primer párrafo, otorgándole tres días para subsanar las observaciones bajo apercibimiento de rechazo.


II.4. Del memorial de subsanación.


El recurrente presentó memorial, con los siguientes argumentos:


En cuanto al primer motivo.- a) Citó como normas violadas el art. 124 y 173 del CPP; y, b) Expresando como aplicación que pretende, que la Sentencia sea anulada “…en vista de que la valoración es una atribución privativa de los tribunales de instancia, en virtud al principio de inmediación (…) disponiendo de conformidad con el art. 414 del CPP el reenvío a nuevo juicio por otro Tribunal y cumpla con reglas inmersas en los arts. 124 y 173 del CPP” (sic).

En cuanto al segundo motivo.- Expresó como aplicación que pretende “…al tratarse de un defecto absoluto, respectivamente, la sentencia sea anulada en vista de que la valoración es un atribución privativa de los tribunales de instancia, en virtud al principio de inmediación. Por ello corresponde la anulación de la defectuosa sentencia, disponiendo de conformidad al art. 414 del CPP el reenvío a nuevo juicio oral por otro Tribunal, para que sea este el que de correcta aplicación a la norma adjetiva violada realizando una correcta valoración de la prueba aplicando los principios de la sana crítica.” (sic).


II.5. Del primer Auto de Vista y Auto Supremo emitido.


Radicado el recurso ante el Tribunal de Apelación, este emitió el Auto de Vista 291/2010 de 16 de octubre (fs. 633 a 639), por el que rechazó por inadmisible los motivos primero y tercero, declarando procedente el segundo motivo del recurso interpuesto por el imputado Jamil Pillco Calvimontes; en consecuencia, en aplicación del primer párrafo del art. 413 del CPP, anuló totalmente la Sentencia impugnada y el juicio, disponiendo el reenvío ante el Juez de Sentencia llamado por Ley; cuyo fallo provocó la interposición del recurso de casación por ambas partes, tanto por el Ministerio Público como por el imputado, mereciendo la emisión del Auto Supremo 297/2015 de 17 de junio, que dejó sin efecto aquella resolución al haber declarado fundado en parte el recurso de casación formulado por el Ministerio Público.

II.6. Del Nuevo Auto de Vista impugnado.


En cumplimiento de la doctrina legal aplicable establecida, el Tribunal de alzada pasó a resolver la apelación mediante Auto de Vista 407/15 de 22 de octubre de 2015 (fs. 721 a 729), de la siguiente manera:


Sobre el primer motivo.- Refirió que mediante decreto de 6 de septiembre de 2010, observó que el apelante al no cumplir con el requisito expresado en el art. 408 del CPP, debía indicar separadamente cada violación con sus fundamentos, sin haberse cumplido con la observación, habiendo únicamente reiterado de manera escueta como normas violadas los arts. 124 y 173 del CPP, sin  fundamentación, que explique de qué manera habrían sido violadas cada una de esas normas, consiguientemente, ante el incumplimiento, rechazó el motivo por inadmisible.


Sobre el segundo motivo.- Alega que si bien citó como norma habilitante el art. 370 inc. 6) del CPP, al haberse observado: “…cual fuere la aplicación que pretende de ella”, es que mediante memorial subsanó; por lo que, declaró admisible el motivo segundo, ingresando a examinar el fondo del motivo en que se acusó valoración defectuosa de la prueba testifical, sosteniendo que en ese entendido  sería necesario recordar que cuando se denuncia valoración defectuosa de la prueba atañe infringir el art. 173, concordante con los arts. 167, 171 y 172 de la Ley Adjetiva Penal, constituyendo parte de la fundamentación de la valoración objetiva, lógica y razonable de los medios de pruebas esenciales producidas y judicializadas en juicio lo que deriva en un vicio in procedendo en contradicción del debido proceso y las reglas de la sana crítica, en el que la labor del Tribunal de apelación es examinar cómo se agraviaron y que influencia habrían ejercido los medios de prueba, a la hora de dictar la Sentencia y si ése resultado carece o no de razonabilidad en la aplicación de las reglas de la sana crítica; apoyando este razonamiento con la jurisprudencia contenido en los Autos Supremos 135/2013-RRC y 467/2014-SP.


Continúa argumentando, refiriendo que cuando se hace referencia a la valoración integral de la prueba, tendrían vinculación con la fundamentación probatoria, la cual estaría plasmada en dos aspectos: a) Fundamentación descriptiva.- La que  identificaría el elemento probatorio y su contenido, b) Fundamentación Intelectiva.- La que haría referencia al valor que el juzgador debe otorgar en mérito a la apreciación conjunta y armónica con todo el elenco probatorio. 


Aludiendo que, en el caso de autos, el apelante se limitó a manifestar que el Tribunal de juicio, habría quebrado las reglas de la sana crítica referido al elemento de la lógica, señalando que nadie podría saber lo que está sucediendo estando imposibilitado de hacerlo, creando así duda razonable en cuanto a la veracidad del testigo; empero, esa diatriba no la vincula con el razonamiento intelectual y descriptivo como base de la resolución final, ni alega infracción alguna basada en la inadecuada aplicación de las reglas de la sana crítica, además que la explicación del apelante debió ser clara y objetiva del agravio, bajo el principio de trascendencia de las pruebas testificales cuestionadas, como de la atestación de Joaquin Hurtado Mancilla, debió referir cuál de los elementos de la sana crítica fueron inobservadas por el juzgador al dictar la Sentencia apelada.


Expone que, del análisis de la Sentencia apelada observó que el juez basó su determinación en una valoración conjunta de diferentes medios probatorios tanto documentales, testificales, como inspección judicial, alegando que el testigo no podía declarar en su contra o beneficiar al contrario, que por la experiencia la que enseña que no sería no razonable ni lógica y que la valoración de la prueba es de exclusiva facultad de los Jueces y Tribunales de Sentencia, por ser ellos los que de manera directa reciben la producción de la prueba y determinan los hechos poniendo en práctica los principios rectores; sustentando con la doctrina del Auto Supremo 212/2013 de 11 de junio, concluyendo que el apelante no demostró ni acreditó el defecto acusado en el art. 370 inc. 6) así como tampoco la vulneración del art. 173 ambos del CPP, declarando la improcedencia del segundo motivo.


Finalmente, sobre el tercer motivo.- Advirtió que el recurrente reservó fundamentar el motivo en Audiencia de Fundamentación, que de la revisión del Acta referida, el apelante no hizo uso de ella, por lo que lo también declaró el rechazo por inadmisible, la apelación restringida, confirmando la sentencia apelada.


III. VERIFICACIÓN DE LA EXISTENCIA DE VULNERACIÓN A GARANTIAS O DERECHOS CONSTITUCIONALES


Previamente corresponde destacar que este Tribunal, flexibilizando los requisitos exigidos por la norma procesal penal, admitió el presente recurso abriendo su competencia de manera extraordinaria a los fines de verificar la posible vulneración del debido proceso en sus vertientes del derecho a la defensa, tutela judicial efectiva y derecho a la impugnación; ante la denuncia de que el Tribunal de alzada con una carente fundamentación, declaró inadmisible el primer motivo de la apelación restringida formulada por el recurrente, por lo que corresponde resolver la problemática planteada.


En ese sentido, se constata de los antecedentes que informan el cuaderno procesal, que una vez emitido el Auto de Vista 291/2010 de 16 de octubre, tanto el Ministerio Público como el imputado Jamil Pillco Calvimontes, formularon recursos de casación, siendo declarado fundado el interpuesto por el acusador público; en cuyo mérito, la resolución que fue recurrida fue dejada sin efecto por esta Sala, que a su vez declaró infundado el recurso de casación presentado por el citado imputado, quien planteó dos motivos: a) El rechazo de parte del Tribunal de alzada de prueba ofrecida en apelación. b) El rechazo del primer motivo de apelación por inadmisible ante la carencia de requisitos formales, pese a que subsanó las observaciones efectuadas por el Tribunal de apelación


Ahora bien, respecto a la última problemática, esta Sala mediante el Auto Supremo  297/2015-RRC-L de 17 de junio, efectuó el siguiente análisis: “El segundo motivo traído en casación, refiere la vulneración de las normas del debido proceso en su componente del derecho a la defensa y a la tutela judicial efectiva en el marco de los arts. 115, 116 y 117 de la CPE, debido a que los de alzada omitieron ingresar en el fondo de todos los puntos apelados (art. 169 inc. 3 del CPP) pese a que, subsanaron las observaciones del Tribunal de apelación, cumpliendo con los requisitos previstos en los arts. 407 y 408 del CPP, citando las normas violadas o erróneamente aplicadas de manera individual y la aplicación pretendida; sobre tales argumentaciones, se tiene que el Tribunal de alzada, a fs. 616 y vta. observó el memorial de apelación restringida en lo referente a los motivos primero y segundo señalando: `En cuanto al primer motivo del recurso; si bien el recurrente expresa la norma habilitante, no cita las normas sustantivas y adjetivas presuntamente violadas o erróneamente aplicadas, conforme a la previsión del párrafo segundo del art. 408 del CPP; es decir, ´deberá indicarse separadamente cada violación con sus fundamentos´; así como tampoco expresa cual fuere la aplicación que pretende de cada una de ellas. En cuanto al segundo motivo; si bien expresa la norma habilitante y cita la norma violada con sus fundamentos, pero no expresa cual fuere la aplicación que pretende de ella. () Al no cumplir los recursos interpuestos con los requisitos extrañados art. 408 primer párrafo in fine y segundo párrafo del CPP-; expresamente exigidos por dicha norma; corresponde al Tribunal de alzada dar aplicabilidad al art. 399 primer párrafo del Código de Procedimiento Penal, concediendo al recurrente el plazo de tres días …” (sic). Ante estas observaciones, el imputado Jamill Pillco Calvimontes presentó memorial de subsanación (fs. 622 y vta.) señalando: “1.- En cuanto al primer motivo del Recurso.- a) Cito expresamente que las normas violadas son el art. 124 del Código Adjetivo de la materia, así como el Art.173 respectivamente. b) Aplicación que se pretende: Con relación a este defecto de la Sentencia, pido que al tratarse de un defecto absoluto de la sentencia, la misma sea anulada en vista de que la valoración es una atribución privativa de los tribunales de instancia, en virtud al principio de inmediación. Por ello corresponde la anulación de la defectuosa sentencia, disponiendo de conformidad con el art. 414 del C.P.P. el reenvío a nuevo juicio oral por otro Tribunal, para que sea este Tribunal el que de correcta aplicación y cumpla con las reglas inmersas en los arts. 124 y 173 del CPP.2.- En cuanto al segundo motivo del Recurso- a) Aplicación que se pretende; Con relación a este defecto de sentencia y al tratarse de un defecto absoluto, respectivamente, la sentencia sea anulada en vista de que la valoración es una atribución privativa de los tribunales de instancia, en virtud al principio de inmediación. Por ello corresponde la anulación de la defectuosa sentencia, disponiendo de conformidad con el art. 414 del C.P.P. el reenvío a nuevo juicio oral por otro Tribunal, para que sea este Tribunal el que de correcta aplicación a la norma adjetiva violada realizando una correcta valoración de la prueba aplicando los principios de la sana crítica” (sic). Dentro de ese parámetro, el Ad quem sobre el primer motivo que alegaba insuficiencia y contradicción en la sentencia, que fue observado respecto al señalamiento separado de cada norma vulnerada con su fundamento, concluyó que el memorial de subsanación no cumplió la observación extrañada, donde se reiteró como vulnerados los arts. 124 y 173 del CPP `sin explicar en hecho y derecho cómo fueron violadas cada una de ellas, lo que importa el incumplimiento del requisito observado oportunamente contenido en el art. 408 del CPP´ (sic) (el resaltado es propio); rechazando este motivo por inadmisible; en ese entendido, se evidencia que el entonces apelante, incumplió la observación concreta de expresar de manera separada cuáles las infracciones cometidas por el juez de sentencia con relación a los arts. 124 y 173 como instruyó realizarse el Tribunal de apelación, limitándose el imputado a señalar como aplicación pretendida, la anulación de la sentencia y el reenvío del caso a otro `tribunal´; en ese ámbito, no se advierte vulneración alguna a los derechos o garantías del imputado por parte del Tribunal de alzada, que por negligencia u olvido de la parte acusada no cumplió en subsanar a completitud las observaciones realizadas en el proveído de 06 de septiembre de 2010  (…); en ese contexto, siendo que el  Ad quem no ingresó en análisis de los motivos primero y tercero en razón a que se incumplieron los requisitos previstos en los arts. 396 inc. 3), 407 y 408 del CPP, el motivo deviene en infundado.”  (el resaltado y subrayado es nuestro).


De la glosa anterior, se advierte que el motivo alegado por el imputado en este nuevo recurso de casación, referido a la determinación asumida por el Tribunal de alzada de rechazar por inadmisible el primer motivo de su apelación por defectos de forma, ya fue analizado, dilucidado y resuelto a través del Auto Supremo 297/2015-RRC-L de 17 de junio, que declaró infundado un anterior recurso de casación formulado con base al mismo motivo por el imputado, quien no puede pretender que esta Sala revise nuevamente dicha problemática, por cuanto ello significaría un desconocimiento de este Tribunal a sus propios fallos.


  POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial y lo previsto por el art. 419 del CPP, declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Jamil Pillco Calvimontes.


Regístrese, hágase saber y devuélvase.


Firmado


Magistrada Relatora Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA