TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 217/2016-RA

Sucre, 21 de marzo de 2016


Expediente                : Santa Cruz 7/2016        

Parte Acusadora        : Ministerio Público y otro

Parte Imputada        : Linette Pamela Gutiérrez Ponce y otra

Delito                : Homicidio

RESULTANDO


Por memoriales presentados el 4 de diciembre de 2015, María Cristina Méndez Hervas de fs. 2176 a 2178 y Linette Pamela Gutiérrez Ponce de fs. 2187 a 2190 vta., interponen recursos de casación impugnando el Auto de Vista 151 de 13 de noviembre de 2015 de fs. 2160 a 2162, pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y Modesto Ortíz Carrasco, contra las recurrentes por la presunta comisión del delito de Homicidio Culposo previsto y sancionado por el art. 260 del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO.


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


a) Por Sentencia 61 de 14 de mayo de 2015 (fs. 1881 a 1893), el Tribunal Quinto de Sentencia del Tribunal Departamental de Santa Cruz, declaró a las imputadas Linette Pamela Gutiérrez Ponce y María Cristina Méndez Herbas, absueltas de la comisión del delito de Homicidio Culposo, previsto y sancionado por el art. 260 del CP, en consecuencias suspendió todas las medidas cautelares de carácter personal impuestas en contra de las dos acusadas absueltas, sin costas al considerar que es excusable.    


b) Contra la mencionada Sentencia, interpusieron recursos de apelación restringida, los representantes del Ministerio Público (fs. 1905 a 1912), además del acusador particular Modesto Ortíz Carrasco (fs. 2072 a 2079 vta.); resueltos por Auto de Vista 151 de 13 de noviembre de 2015 (fs. 2160 a 2162), emitida por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, que declaró admisibles y procedentes las dos apelaciones restringidas interpuesta  por el Ministerio Público y la parte querellante, en consecuencia anuló totalmente la sentencia, y dispuso la reposición del juicio por otro Tribunal de Sentencia llamado por ley.

c) Notificadas las acusadas con el referido Auto de Vista, el 30 de noviembre de 2015 como se evidencia en las diligencias de fs. 2164 y 2166, interpusieron recursos de casación el 4 de diciembre de 2015, recursos que son objetos del análisis de admisibilidad en el presente caso.

II. MOTIVOS DE LOS RECURSOS DE CASACIÓN.


De la revisión de los recursos de casación, se extraen los siguientes motivos:


II.1. Recurso de Casación de María Cristina Méndez Hervas.

1) Como primer motivo de su recurso denuncia, que el Auto de Vista recurrido habría revalorizado prueba, por revisar cuestiones de hecho que realizaron el Tribunal de Sentencia, situación que a criterio de la recurrente destruye el principio de la sana crítica, siendo que a criterio de la recurrente, el Tribunal de Sentencia habría emitido su Resolución enmarcada en la racionalidad y parámetros legales, señala que no son correctas las siguientes conclusiones del Auto de Vista: que el Tribunal de Sentencia no habría valorado debidamente las pruebas de cargo; que no se habría valorado las declaraciones de los médicos Ángel Barba y Rafael Peña; que el Tribunal de Sentencia no habría indicado cual es la prueba insuficiente que no generó la convicción por el tribunal de la culpabilidad de las personas absueltas.


Acusa además que el Auto de Vista recurrido, no indica de donde deduce que el tribunal de Sentencia habría violado todas las garantías constitucionales, cuál es el agravio sufrido, siendo que a criterio de la recurrente, el Tribunal de Sentencia habría aplicado el principio constitucional y procesal de la duda razonable o insuficiente de la prueba, aspecto que no podía ser observado ni cuestionado, conforme a la libertad probatoria establecida en el art. 171 del Código de Procedimiento Penal (CPP); al respecto cita como precedente contradictorio el Auto Supremo 317 de 13 junio de 2003.


2) Como segundo motivo, la recurrente denuncia que el Tribunal carece de fundamentación jurídica, porque a criterio de la recurrente no explica el origen fáctico o jurídico de la violación de garantías constitucionales, concluye señalando que su persona fue la gerente del seguro y que no tuvo participación alguna en el tratamiento médico del niño, sino que ella realizaba funciones administrativas que no le conectan con el resultado y que en todo el juicio no habría sido mencionada.


Cita como precedentes contradictorios los Autos Supremos: 153 de 25 de marzo de 2008, 214 de 28 de marzo de 2007, 0406/2007-R de 16 de mayo, 47 de 28 de enero 2003.


II.2. Recurso de Casación de Linette Pamela Gutiérrez Ponce


a) La recurrente como primer motivo de su recurso de casación, acusa que el Auto de Vista recurrido carece de una debida fundamentación y motivación, i) Al determinar de manera errónea que el Tribunal de sentencia no habría valorado la prueba de cargo ofrecida por el acusador fiscal, interpretando de manera errónea la prueba signada como Nº 4, realizada por el Dr. Miguel Ángel Barba, la cual establece que el menor falleció de una fuerte infección, de manera contradictoria concluye que el Tribunal de sentencia habría incurrido en el defecto previsto en el art. 370. 6) del CPP, sin embargo el Tribunal de alzada no fundamenta o ligado la forma en que la mencionada prueba vincularía a la recurrente con el hecho acusado; ii) Tampoco estaría fundamentada la determinación respecto a que no se habría valorado las testificales de los Dres. Miguel Ángel Barba Escalante y Rafael Peña; iii) De otro lado indica que menos se encuentra fundamentado la determinación de la supuesta vulneración de derecho a la defensa, al debido proceso y a la igualdad de las partes, o porque se negó a la víctima el derecho a la justicia pronta y libertad probatoria prevista en el art. 171 del CPP, defectos previsto en el incs. 4) y 6) del art. 370 del CPP, señalando que los miembros del Tribunal de alzada no se habrían percatado que su persona no era el médico tratante del menor y que su persona solo atendió al menor por una vez por emergencia, y antes el indicado menor habría sido atendido por otros médicos, y que el Tribunal de alzada no habría analizado la historia clínica del niño fallecido, puesto que en la misma se establece que la acusada atendió al niño de emergencia el 1 de febrero de 2011 a Hs: 20:50 y falleció al día siguiente a horas 14:00; es decir, antes de las 24 horas, es decir que no hubiera habido tiempo para hacer el cultivo de laboratorio, para lo cual se necesitaría 72 horas, elementos que no habría sido analizados y valorados por el Tribunal de alzada; concluye señalando que la Sentencia cuenta con la debida motivación y fundamentación conforme lo establecido por el art. 124 del CPP, finalmente indica que el Auto de Vista recurrido, tampoco habría considerado lo establecido en el párrafo VI. 7) de la Sentencia.


b) Como otro motivo denuncia, que el Tribunal de alzada habría incurrido en incongruencia ultra petita, e incongruencia omisiva, por un lado al determinar que el Tribunal de Sentencia habría incurrido en el defecto absoluto establecido en el inc. 4 del art. 370 del CPP, cuando ese aspecto no habría sido reclamado en las apelaciones restringidas; de otro lado señala que no se habría pronunciado con relación al art. 370 incs. 1) y 11) del CPP. 


Cita como precedentes contradictorios los Autos Supremos 087/2013 de 26 de marzo y 086/2013 de 26 de marzo.   


III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana de Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia, desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de las Salas Penales, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del CPP, cuales son:


i) Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii) Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una  carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 del CPP, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En el caso de autos, se establece que ambos recursos de casación fueron interpuestos, dentro del plazo establecido por la normativa penal, habida cuenta que las recurrentes fueron notificadas el 30 de noviembre del 2015, conforme se evidencia en las diligencias de fs. 2164 y 21665, y el 4 de diciembre del mismo año, formularon los recursos de casación que son caso de autos; es decir, dentro del plazo de cinco días hábiles que le otorga la ley, cumpliendo con el requisito temporal previsto por el art. 417 del CPP.


IV. 1 Del recurso de casación de María Cristina Méndez Hervas.


Primer motivo, respecto a la denuncia de revalorización de la prueba, por revisar cuestiones de hecho, siendo que a su criterio no es correcta la determinación del Tribunal de alzada, en sentido a que el Tribunal de sentencia no habría valorado la prueba de cargo, las declaraciones de los médicos Ángel Barba y Rafael Peña, también sería incorrecta la determinación en sentido que el Tribunal de sentencia no indicaría cual es la prueba insuficiente que no habría generado la convicción de la culpabilidad de las acusadas, al respecto cita como precedente contradictorio el Auto Supremo 317 de 13 junio de 2003; al efecto como contradicción señala que el mismo establece que el recurso de apelación es para impugnar errores de procedimiento, no siendo el medio para revalorizar prueba, como contradictoriamente habría ocurrido en el caso de autos; en consecuencia este tribunal debe ingresar al análisis de fondo para verificar la posible contradicción, deviniendo en consecuencia este motivo en admisible.


Respecto al segundo motivo, la recurrente denuncia que, el Auto de Vista carece de fundamentación jurídica, porque a criterio de la recurrente no explica el origen fáctico o jurídico de la violación de garantías constitucionales, concluye señalando que su persona fue la gerente del seguro y que no tuvo participación alguna en el tratamiento médico del niño, sino que ella realizaba funciones administrativas que no le conectan con el resultado y que en todo el juicio no habría sido mencionada; sobre el particular cita a manera de precedentes los Autos Supremos 153 de 25 de marzo de 2008, 214 de 28 de marzo de 2007 además de la Sentencia Constitucional 15/10/2004, sin embargo omite señalar la posible contradicción entre los referidos precedentes y la Resolución recurrida de casación, situación que imposibilita que este Tribunal pueda ingresar a considerar el fondo del recurso, respecto a la Sentencia Constitucional citada como precedente, es preciso recordar a las recurrentes, que las mismas no constituyen precedentes contradictorios, una vez que el art. 416 del CPP, dispone como precedentes contradictorios solo a los Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales  de Justicia y los Autos Supremos dictados por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia, en consecuencia cualquier pretensión de hacer valer una Sentencia Constitucional como precedente en la jurisdicción ordinaria, no es viable, en consecuencia este motivo deviene en inadmisible.


IV.2 Respecto del recurso de casación de Linette Pamela Gutiérrez Ponce


Se observa que la recurrente, como primer motivo denuncia, falta de fundamentación y motivación, siendo que los datos del proceso determinarían su absolución, y que la sentencia se encuentra debidamente fundamentada, y que el Tribunal de alzada no habría hecho un análisis pormenorizados de los datos que informan al proceso; al respecto se advierte que, si bien la recurrente en la parte final de su recurso transcribe un párrafo de los precedentes; sin embargo, no establece con precisión cuál sería la posible contradicción entre los referidos precedentes con la resolución recurrida de casación, conforme lo establece el art. 416 del CPP, en consecuencia esta omisión determina que este motivo devenga en inadmisible.


Finalmente como segundo motivo, denuncia incongruencia omisiva por un lado, y por otro incongruencia ultra petita, al respecto tampoco cumple con señalar precedente contradictorio, además se debe establecer que la recurrente no tiene legitimación activa para denunciar incongruencia omisiva, puesto que las apelaciones fueron interpuestas por la parte contraria, en consecuencia este motivo también deviene en inadmisible.  


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE solo el primer motivo del recurso de casación interpuestos por María Cristina Méndez Hervas de fs. 2176 a 2178 e INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Linette Pamela Gutiérrez Ponce, de fs. 2187 a 2190 vta.; asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas: el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Magistrada Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA