TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 182/2016-RRC

Sucre, 08 de marzo de 2016


Expediente                        : Santa Cruz 81/2015

Parte Acusadora                : Ministerio Público

Parte Imputada                : Albino Choque Vallejos y otros

Delito                        : Tráfico de Sustancias Controladas

Magistrada Relatora        : Dra. Norka Natalia Mercado Guzmán


RESULTANDO


Por memorial presentado el 7 de septiembre de 2015, cursante de fs. 751 a 758, Albino Choque Vallejos, Fernanda Quinteros Coro y Claudia Choque Quinteros, interponen recurso de casación impugnando el Auto de Vista 53 de 31 de julio de 2015 de fs. 738 a 740, pronunciado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público contra los recurrentes, por la presunta comisión del delito de Tráfico de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 48 de la Ley del Régimen de Coca y Sustancias Controladas (Ley 1008).


I. DEL RECURSO DE CASACIÓN


I.1. Antecedentes.


Que el recurso de casación de referencia tuvo origen en los siguientes antecedentes:


a) Por Sentencia 7 de 22 de abril de 2010 (fs. 429 a 436 vta.), el Tribunal Sexto de Sentencia y Sustancias Controladas de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, declaró a Albino Choque Vallejos y Fernanda Quinteros Coro, autores y culpables de la comisión del delito de Tráfico de Sustancias Controladas previsto y sancionado por el art. 48 con relación al art. 33 inc. m) de la Ley 1008, imponiéndoles la pena de diez años de presidio, más el pago de trescientos días multa a razón de Bs. 1.- por día, además de costas a favor del Estado a calificarse en ejecución de Sentencia. Asimismo, declaró a Claudia Choque Quinteros, culpable del delito de encubrimiento, siendo favorecida la misma con la excepción de sanción penal conforme al art. 75 de la Ley 1008, al demostrarse el grado de parentesco por consanguinidad.


b) Contra la mencionada Sentencia, los imputados Albino Choque Vallejos, Fernanda Quinteros Coro y Claudia Choque Quinteros, formularon recurso de apelación restringida (fs. 692 a 696 vta.), resuelto por Auto de Vista 53 de 31 de julio de 2015 (fs. 738 a 740), emitido por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, que declaró admisible e improcedente el citado recurso, en consecuencia confirmó la Sentencia apelada.


I.1.1. Del motivo del recurso de casación.


Del recurso de casación interpuestos y del Auto Supremo 695/2015-RA de 30 de noviembre, se extrae el motivo a ser analizado en esta resolución, el cual transcribimos a continuación:


Los recurrentes denuncian que el Auto de Vista impugnado, es totalmente atentatorio a sus derechos tales como la defensa, al debido proceso, legalidad e igualdad de partes; por cuanto, en su tercer Considerando, expresó que no habían fundamentado ni explicado de qué manera se violentaron sus derechos y garantías; es decir, que incumplieron las condiciones exigidas en el art. 408 del Código de Procedimiento Penal (CPP), afirmación totalmente falsa, por cuanto bajo la permisión del Auto Supremo 581/2004 de 4 de octubre y en observancia del art. 399 del CPP, mejoraron la fundamentación del citado recurso. 


En ese contexto, refieren que el Tribunal de alzada contiene una fundamentación basada en datos falsos, toda vez que omitió analizar deliberadamente la fundamentación de su recurso de apelación en el que denunciaron los siguientes defectos: a) inobservancia y errónea aplicación de la ley sustantiva [art. 370 inc. 1) del CPP]; b) los imputados no se encuentran plenamente individualizados respecto a sus conductas o hechos ilícitos [art. 370 inc. 2) del CPP]; c) Sentencia basada en medios o elementos probatorios no incorporados legalmente a juicio o incorporados por su lectura en violación a las normas de este título [art. 370 inc. 49) del CPP]; d) fundamentación contradictoria de la Sentencia e inobservancia en la congruencia entre Sentencia y acusación [art. 370 incs. 5) y 11) del CPP]; e) Sentencia basada en hechos inexistentes no acreditados  [art. 370 inc. 6) del CPP]; y, f) Sentencia basada en valoración defectuosa y falta de valoración exhaustiva de la prueba de descargo [art. 370 inc. 6) del CPP]; que por lo referido, no merecieron pronunciamiento por el Tribunal de alzada, conculcando de esta manera su derecho a la presunción de inocencia, principio de seguridad jurídica, legalidad y verdad material, porque la norma aplicable en caso de haberse generado duda sería el principio in dubio pro reo o principio de favorabilidad, ante la falta de certeza y no condenar a personas inocentes.


I.1.2. Petitorio.

Pide se pronuncie Auto Supremo conforme al art. 419 del CPP, declarando procedente el recurso y en el fondo se anule el Auto de Vista impugnado, disponiendo que el Tribunal de apelación emita nuevo Auto de Vista, de conformidad a la doctrina legal aplicable y pronunciándose sobre todos los puntos reclamados en la apelación restringida, además indica que si correspondiera pide se anule el juicio y se sortee nuevo Tribunal de juicio y en definitiva se aplique la absolución a favor de los recurrentes.


I.2. Admisión del recurso


Mediante Auto Supremo 695/2015-RA de 30 de noviembre (fs. 767 a 769), se determinó la admisión del recurso de casación en su único motivo.


II. ACTUACIONES PROCESALES VINCULADAS AL RECURSO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se tiene lo siguiente:


II.1.De la Sentencia


El Tribunal Sexto de Sentencia y Sustancias Controladas de Santa Cruz, emitió la Sentencia 7 de 22 de abril de 2010, por la cual declaró a los imputados Albino Choque Vallejos y su esposa Fernanda Quinteros Coro, autores y culpables de la comisión del delito de Tráfico de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 48 de la ley 1008 en relación al inc. m) del mismo cuerpo legal, condenándoles con la pena diez años de presidio, más 300 días multa a razón de Bs. 1.- por día, además de costas a favor del Estado; por otro lado a la acusada Claudia Choque Quinteros la declaró culpable del delito de Encubrimiento; sin embargo, a favor de esta última dispuso el beneficio de la excepción de sanción penal por ser hija de los dos primeros, en aplicación de la última parte del art. 75 de la referida Ley 1008. Extrayéndose en lo fundamental de este fallo lo siguiente:


La sentencia estableció como hechos probados: i. Que el 19 de mayo de 2007, un grupo operativo de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), intercepto al camión marca NISSAN, con placa de control 1496LSX, cargado de lechuga, conducido por el Sr. Mario Tapia Cossio, requisado el mismo se habrían encontrado dos bolsas de yute, que contenían 16 y 17 paquetes forrados con cinta masquín, contenido que sometidos a análisis de narcotest, habrían dado como resultado, positivo para cocaína, en una cantidad de 33.166 gramos en total, constituidos los uniformados en la casa de la señora que habría contratado al conductor, identificaron a la misma como Fernanda Quinteros Coro; ii. Que el testimonio de la perito de cargo, Marcia Barbery guarda relación coherente con las pruebas literales e instrumentales de cargo; iii. Que la defensa de los acusado ofrecieron prueba testifical y documental, señalando que las mismas habrían sido valoradas por el Tribunal; con esos antecedentes concluyeron que no existe duda alguna que los acusados actuaron con pleno conocimiento de su accionar antijurídico, por lo que subsumieron su conducta al tipo penal de Tráfico de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 48 de la Ley 1008, así como lo establecido por el art. 75 de la misma norma legal.


II. 2. De las apelaciones restringidas y su fundamentación


Las Acusadas Fernanda Quinteros Coro y Claudia Choque Quinteros (fs.443) por una parte y el acusado Albino Choque Vallejos (fs. 455), por otra parte, interpusieron respectivamente recursos de apelación restringida, advirtiéndose que ambos recurso son similares, puesto que las mismas de manera textual señalan: “que la sentencia… son lesiva a sus derechos e intereses legales por evidente infracción a los inc. 1), 5), 6) y 10) del art. 370, que habilita la apelación restringida, al amparo de lo establecido por los arts. 394, 396, 397, 407 y 408, todos del Código de Procedimiento Penal, nos alzamos mediante RECURSO DE APELACIÓN RESTRINGIDA, en contra de la antes mencionada Sentencia” (sic).


Luego se observa que ambas partes realizaron sus fundamentaciones por cuenta separada conforme se tiene de fs. 468 a 469 y 518 a 521 vta.; posteriormente se emitió el Auto Interlocutorio de 02 de febrero de 2015, en lo pertinente se dispuso que se notifique a los acusados de manera individual para que fundamenten sus apelaciones restringidas, cumpliendo con el referido auto, el 24 de abril de 2015 se notificó de manera personal a los acusados con el referido Auto Interlocutorio de 02 de febrero de 2015 conforme consta a fs. 678 y 679; interponiendo los acusados su fundamentación el 6 de mayo de 2015, es decir de manera extemporánea, -incumpliendo lo establecido por el primer párrafo del art. 399 del CPP-.


II. 3 Del Auto de Vista.


Se pronunció el Auto de Vista 53 de 31 de julio de 2015, emitido por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, bajo los argumentos que se sintetizan a continuación:


a) Señalando que el recurrente pretende que el Tribunal de alzada revalorice prueba, indicando que esa situación no está permitida por nuestro actual ordenamiento penal, porque no se reconoce la doble instancia; por lo que concluye señalando que, el Tribunal de Sentencia al pronunciar la Sentencia condenatoria habría procedido de manera correcta, ya que habría tomado en cuenta e interpretado correctamente lo determinado por el art. 365 del CPP, porque la prueba aportada por el Ministerio Público habría sido suficiente para generar en el tribunal la convicción sobre la responsabilidad de los acusados, determinando en consecuencia que se habría aplicado correctamente los arts. 48 y 33 inc. m) de la ley 1008, y que no se habría incurrido en los defectos previstos en el art. 370 del CPP, además señala que los recurrentes a tiempo de interponer sus recursos no habrían fundamentado ni explicado de qué manera se habría violentado sus derechos fundamentales a la defensa, al debido proceso y a la legalidad, advirtiendo que los mismos no cumplieron con lo establecido por el art. 408 del CPP, al no expresan agravios, menos citaron las leyes que consideran que fueron violadas o erróneamente aplicadas tampoco habrían indicado cual es la aplicación que pretenden; asimismo señala que el abogado de la defensa, en la audiencia de fundamentación no se habría referido en los absoluto a los defectos de sentencia establecidos en los incs, 1), 5), 6), y 10) del art. 370 del CPP, limitándose solamente a realizar una relación de los antecedentes del proceso, señalando que no existe un acta de reconocimiento de personas, que no se habría identificado plenamente la conducta de sus defendidos, invocando los defectos establecidos en los inc. 2) y 11) del art. 370 del Adjetivo penal, cuando los mismos no habrían sido invocados en las apelaciones restringidas; finalmente señala que el abogado de la defensa, en su fundamentación de manera general abría acusado falta de fundamentación, sin especificar si se refiere a la fundamentación descriptiva, intelectiva o jurídica.


Con esos argumentos, declaró admisible e improcedente la apelación restringida interpuesta a fs. 443 por los acusados Albino Choque Vallejos y Fernanda Quinteros Coro.


III. FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA Y VERIFICACIÓN DE POSIBLE EXISTENCIA DE DEFECTOS ABSOLUTOS


Admitido el recurso de casación, corresponde emitir pronunciamiento de fondo, dentro de los límites establecido en el Auto Supremo 695/2015-RA de 19 de diciembre (fs. 938 a 939 vta.), Auto que admitió el recurso que es caso de autos; por lo que con carácter previo, a los efectos señalados, se establece las bases legales y doctrinales que servirán de sustento a la presente Resolución.


III.1. Fundamentación.


III.1.1. Sobre el planteamiento de los recursos.


Si bien es cierto que la exigencia de fundamentación y motivación de las Resoluciones, constituye una obligación inexcusable para la autoridad que emite un fallo, es también cierto que esta exigencia es atinente en igual medida al recurrente, quien en procura de una resolución favorable, debe redactar el recurso de forma clara, precisa, pertinente, verificando que el memorial se encuentre estructurado y compuesto de un esquema lógico-jurídico coherente, que permita entender con claridad la pretensión, permitiendo con ello delimitar en la dimensión exacta los motivos o causales del recurso, a efectos de que el Tribunal de impugnación pueda resolver sobre denuncias concretas y no sobre supuestos respecto a la pretensión del recurrente, lo contrario, podría significar que la reclamación no sea atendida por incoherente, vaga o imprecisa; o, conducir a error al Tribunal de impugnación en cuanto a la reclamación, por lo que los recurrentes, deben argumentar el recurso identificando claramente los hechos que causaron su planteamiento, los que deben estar apoyados en la norma legal vigente y motivados de forma objetiva; de lo contrario, se configura en un recurso subjetivo, caprichoso y dilatorio, toda vez que se debe tomar en cuenta que son los argumentos del recurso los que delimitan el ámbito de pronunciamiento, conforme lo establece el art. 398 del CPP, situación que a la vez, implica autolimitación de la pretensión recursiva. Además, es lógico también que el o la recurrente independientemente de fundamentar correctamente su recurso, previamente de cumplir con la presentación de su impugnación dentro del plazo establecido por la Ley.


III.2. Análisis del caso en concreto.


Los recurrentes acusan que el Auto de Vista recurrido no se habría pronunciado respecto a los defectos de Sentencia, denunciados en la apelación restringida, con el argumento de que no se hubiera fundamentado ni explicado de qué manera se habría violado sus derechos y garantías.


En este sentido corresponde a este Tribunal, verificar si efectivamente el Auto de Vista vulnero los derechos y garantías constitucionales denunciadas vía recurso de casación, y si en efecto, respondió o no a los agravios plasmados en el recurso de apelación restringida. 


Del análisis pormenorizado de los antecedentes del proceso, se tiene que los recurrentes, a tiempo de formular sus recursos de apelación restringida, de manera similar denunciaron, sin ninguna fundamentación defectos de la Sentencia descritos en el inc. 1), 5), 6) y 10) del art. 370 del CPP; “protestando FUNDAMENTAR ORALMENTE el presente recurso” (sic); Posteriormente en mérito al incidente de actividad procesal defectuosa suscitada por los imputados, se emitió el Auto de Interlocutorio de 02 de febrero de 2015 (fs. 675 y 676), por el cual la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Santa Cruz, anuló obrados hasta fs. 526, inclusive, disponiendo que, se notifique a los acusados de manera personal para que presenten la fundamentación de sus recursos de apelación restringidas, bajo el argumento de que el acusado Albino Choque Vallejos debió otorgarse el plazo de los tres días para que pueda fundamentar su recurso de apelación restringida y que además, debe ser notifico de manera personal.


Con el referido Auto Interlocutorio, los acusados fueron notificados de manera personal el 24 de abril de 2015, conforme se observa en las diligencias de fs. 678 y 679; consiguientemente, considerando que la Sala Penal dispuso la notificación personal para que presenten sus fundamentos de sus recursos de apelación restringida, dicha determinación lógicamente se encuentra en el ámbito y alcance jurídico de lo establecido por el art. 399 del CPP, lo que significa que los recurrentes tenían tres días para presentar la referida fundamentación; sin embargo de ello, de manera displicente y negligente, interpusieron su memorial de fundamentación de sus recursos, 12 días hábiles después de su notificación personal, o sea, presentaron recién el 6 de mayo de 2015, es decir, de manera extemporánea, pretendiendo los acusadores que la determinación del Tribunal de alzada de otorgarles oportunidad para que presenten la fundamentación de sus recursos de apelación restringida esté sujeta a su discrecionalidad y fuera de cualquier plazo establecido por el legislador, lo cual no es correcto al existir una norma específica para el efecto, más aun considerando que el Auto Interlocutorio del 2 de febrero del 2015 -como se dijo- tiene como argumento que, se debió dar plazo al acusado para que presente dentro de los tres días la fundamentación de su recurso; en coherencia con ello, el memorial de fundamentación presentado por los acusados de manera tardía el 6 de mayo de 2015, correctamente no fue considerado por el Tribunal de apelación a tiempo de emitir el Auto de Vista ahora recurrido, memorial en el cual se encuentran los puntos que ahora reclaman los acusados que no fueron atendidos por la resolución ahora impugnada vía casación.


En este sentido, el Auto de Vista sujeto a control de legalidad por este Tribunal, únicamente tuvo como base para su pronunciamiento, las apelaciones de fs. 443 y 455; observándose en definitiva que el Tribunal de apelación se pronunció sobre todo el contenido de dichas apelaciones restringidas, y no así como pretendían los ahora recurrentes que se pronuncien por una fundamentación presentada extemporáneamente, consiguientemente no es evidente la denuncia de incongruencia omisiva, más al contrario el resultado de esa Resolución es responsabilidad de la parte acusada hoy recurrente.


En consecuencia, no se constata vulneración de los derechos a la defensa, al debido proceso, menos a la legalidad o igualdad de partes, correspondiendo declarar en definitiva infundado el recurso examinado.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial y lo previsto por el art. 419 del CPP, declara INFUNDADO el recurso de casación, cursantes de fs. 751 a 758, interpuesto por Albino Choque Vallejos, Fernanda Quinteros Coro y Claudia Choque Quinteros.


Regístrese, hágase saber y devuélvase.


Firmado


Magistrada Relatora Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Magistrada Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA