TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 744/2015-RA

Sucre, 02 de diciembre de 2015


Expediente        : Santa Cruz 90/2015

Parte Acusadora        : Rosario Gumercinda Yucra Alanoca

Parte Imputada        : Valerio Edgar Yampasi Espejo y otros

Delito        : Despojo


RESULTANDO


Por memorial presentado el 18 de diciembre de 2014, cursante de fs. 540 a 547 vta., Valerio Edgar Yampasi Espejo, Emilio Choque Ajhuacho y Víctor Villca Choque, interponen recurso de casación impugnando el Auto de Vista 71 de 27 de agosto de 2014, de fs. 460 a 465 vta., y su Auto Complementario de fs. 468, pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso penal seguido por Rosario Gumercinda Yucra Alanoca contra los recurrentes, por la presunta comisión del delito de Despojo, previsto y sancionado por el art. 351 del CP.

I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


a)   Desarrollada la audiencia de juicio oral y público, por Sentencia 17/2011 de 23 de diciembre (fs. 206 a 216), el Juez Segundo de Sentencia del Distrito Judicial de Santa Cruz, declaró a Valerio Edgar Yampasi Espejo, Víctor Villca Choque y Emilio Choque Ajhuacho, autores del delito de Despojo, previsto y sancionado por el art. 351 del CP, condenándoles a la pena de tres años y tres meses de reclusión, a los dos primeros y a tres años de reclusión con relación a Emilio Choque Ajhuacho, con costas  y reparación del daño civil averiguables en ejecución de Sentencia.


b)  Contra la mencionada Sentencia, los imputados interponen recurso de apelación restringida (fs. 258 a 262 vta.), resuelto por el Auto de Vista 150 de 6 de septiembre de 2013 (fs. 322 a 328), que fue dejado sin efecto por Auto Supremo 259/2014 de 24 de junio (fs. 440 a 445 vta.), en cuyo mérito, la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dictó el Auto de Vista 71 de 27 de agosto de 2014 (fs. 460 a 465 vta.), que declaró admisible e improcedente el citado recurso.


c)  El 17 de diciembre de 2014 (fs. 479), fue notificado el recurrente Emilio Choque Ajhuacho con el Auto Complementario al Auto de Vista y el 18 del mismo mes y año, los imputados interpusieron recurso de casación.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


De la revisión del recurso de casación, se extraen los siguientes motivos:


1)  Acusan incumplimiento a la doctrina legal aplicable establecida en el Auto Supremo emitido en el caso 259/2014 de 24 de julio, alegando que dicha Resolución dejó sin efecto el Auto de Vista 150 de 6 de septiembre de 2013, estableciendo tres puntos que debieron ser corregidos por el Tribunal de alzada, que sin embargo, ninguno de los puntos han sido cumplidos en el Auto de Vista impugnado, encontrándose solo argumentos evasivos, no siendo más que una copia fiel del Auto de Vista anulado; así en cuanto al primer punto, consideró irrelevante la fecha de realización de los acontecimientos para efectos de la imposición de la pena y comprobación del delito, siendo que el error de fecha no desvirtúa el delito ni genera duda razonable; argumentación, que no puede ser tomada como una respuesta razonablemente fundamentada constituyendo una violación al principio de legalidad, al debido proceso y a la defensa, porque no se puede condenar a la persona sin hacerle conocer con exactitud el hecho. Respecto al segundo punto, se omitió nuevamente pronunciamiento con relación a la falta de presentación del plano de ubicación de los puestos de venta despojados, siendo que es una observación determinante para la anulación de una Sentencia condenatoria, al no haberse establecido el lugar exacto del despojo. En cuanto al tercer punto cuestionado por el Auto Supremo que no fue corregido, el Auto de Vista impugnado contiene nuevamente expresiones imprecisas y generales que no absuelven el cuestionamiento realizado en la apelación restringida, omitiendo establecer el hecho histórico de cómo y bajo qué circunstancias se hubiere despojado los puestos de venta.


Asimismo, señala que el Auto de Vista impugnado, contraviene otros precedentes, citando los Autos Supremos 279 de 2 de octubre de 2013 y 321 de 6 de diciembre de 2013.


2)  Denuncia falta de fundamentación del Auto de Vista impugnado, invocando los Autos Supremos 30 de 26 de enero de 2007 y 335 de 10 de julio de 2011, que otorgan las premisas en sentido de que toda Resolución debe ser debidamente fundamentada y que garantice el derecho de los sujetos procesales a efectos de conocer los razonamientos que llevan a pronunciar un fallo, siendo que la contradictoria fundamentación conlleva a la violación de derechos y garantías constitucionales porque desconoce las reglas del debido proceso y constituye defecto absoluto que amerita sea dejada sin efecto, en observación de lo dispuesto por el art. 419 del CPP. En el caso, el Auto de Vista impugnado, no ha realizado una adecuada fundamentación que explique todos los puntos apelados en forma positiva o negativa: i) Respecto al primer motivo del recurso de apelación restringida, el Auto de Vista recurrido se limitó a repetir de forma genérica que el Juez de grado procedió en forma correcta, valorando las pruebas, sin explicar las razones de esta afirmación omitiendo los parámetros de especificidad, claridad, completitud, legitimidad y logicidad como exigen la doctrina legal de los precedentes invocados. ii) Con relación al segundo motivo, el Auto de Vista de forma genérica mencionó que la querellante detalló los puestos que han sido despojados, sin explicar en qué parte de la Sentencia consta esos detalles, por lo tanto, es carente de fundamentos y contradictorio a la doctrina legal de los precedentes invocados, además de los Autos Supremos 52 de 19 de marzo de 2012, 88 de 25 de abril de 2012 y 172 de 24 de julio de 2012. iii) En cuanto al tercer motivo, alegó que la reiteración de haberse valorado las pruebas con sano criterio de acuerdo a los arts. 171 y 173 del CPP, constituye un fundamento evasivo e impreciso, que deja en situación de incertidumbre e inseguridad e igualmente contradice los precedentes.


Agrega indicando otros precedentes respaldatorios reiterando los Autos Supremos 52 de 19 de marzo de 2012, 88 de 25 de abril de 2012 y 172 de 24 de julio de 2012.


III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia, desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de las Salas Penales, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)   Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)  Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una  carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)  Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En el caso de Autos, se establece que 17 de diciembre de 2014, el recurrente Emilio Choque Ajhuacho, fue notificado con el Auto Complementario al Auto de Vista y en cuanto a los demás imputados recurrentes, no existe constancia de su notificación legal; sin embargo, el recurso de casación fue presentado en forma conjunta que incluye, además, a Valerio Edgar Yampasi Espejo y Víctor Villca Choque y en tiempo hábil respecto al imputado legamente notificado, que supone haber asumido conocimiento previo del Auto Complementario al Auto de Vista; por lo que, en aras de la celeridad y principio de economía procesal y sin establecer óbice alguno, se determina la presentación del recurso de casación dentro del plazo legal establecido y en cumplimiento de lo previsto por el art. 417 del CPP.


En cuanto al cumplimiento de los demás requisitos, los recurrentes en el primer motivo, acusan inobservancia del Auto Supremo 259/2014 de 24 de julio, en los puntos que determinó sean corregidos por el Tribunal de alzada que, sin embargo, no fueron cumplidos en la forma dispuesta; así en cuanto al primer punto y al considerar como irrelevante la fecha de realización de los hechos, misma que no desvirtúa el delito ni genera duda razonable; no constituye una respuesta razonada y fundamentada porque no se puede condenar a la persona sin hacerle conocer con exactitud el hecho. Al segundo punto, omitió pronunciarse con relación a la falta de presentación del plano de ubicación de los puestos de venta despojados, pues no se establece el lugar exacto del acto de despojo. Al tercer punto cuestionado por el Auto Supremo, el Auto de Vista impugnado, nuevamente con expresiones imprecisas y generales, omite determinar el hecho histórico de cómo y bajo qué circunstancias se hubiere despojado los puestos de venta. En ese sentido, los recurrentes han proporcionado los argumentos necesarios de los supuestos agravios que parten de la Resolución del Tribunal de alzada, al mismo tiempo, invocan como precedente contradictorio el Auto Supremo 259/2014 de 24 de junio, emitido en el caso de autos, que hubiere sido incumplido por el Tribunal de alzada respecto de los puntos observados; en cuyo mérito, corresponde la admisión del motivo para su análisis de fondo y realización de labor contrastiva.


No se tomará en cuenta los precedentes 279 de 2 de octubre de 2013 y 321 de 6 de diciembre de 2013, al no haberse realizado la explicación necesaria de situación contradictoria, solo la transcripción de la parte de la doctrina legal aplicable.


Con relación al segundo motivo que denuncia falta de fundamentación del Auto de Vista impugnado, que no explicó de manera positiva o negativa con relación a todos los puntos expresados en la apelación restringida: en cuanto al primer motivo de apelación restringida, se limitó a repetir de forma genérica que el a quo procedió en forma correcta, valorando las pruebas pero sin explicar las razones de esta afirmación, omitiendo los parámetros de especificidad, claridad, completitud, legitimidad y logicidad como exige la doctrina legal de los precedentes invocados. Respecto al segundo motivo, señalan que el Auto de Vista impugnado, no explicó en qué parte de la Sentencia consta que se hubiere detallado los puestos que hubieren sido despojados. En cuanto al tercer motivo, señala haberse reiterado que la valoración de las pruebas, fueron realizadas con sano criterio y observando los arts. 171 y 173 del CPP, fundamento evasivo que deja en la incertidumbre e inseguridad. Los recurrentes invocaron como precedentes contradictorios los Autos Supremos 30 de 26 de enero de 2007 y 335 de 10 de julio de 2011, indicando que, que otorgan las premisas que marcan que toda resolución debe estar debidamente fundamentada y permita conocer los razonamientos que llevan a pronunciar un fallo; por lo que, habiéndose fundamentado la situación de agravio y presunta contradicción entre los precedentes y Resolución que impugna, permite ingresar al análisis del fondo de la problemática planteada.

Respecto a la invocación de los Autos Supremos 52 de 19 de marzo de 2012, 88 de 25 de abril de 2012 y 172 de 24 de julio de 2012, no serán tomados en cuenta en razón a que no presentan situación contradictoria, solo la transcripción de la doctrina legal aplicable.


En consecuencia y por las razones expuestas, el recurso de casación deviene en admisible en razón al cumplimiento de los requisitos exigidos por los arts. 416 y 417 del CPP.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Valerio Edgar Yampasi Espejo, Emilio Choque Ajhuacho y Víctor Villca Choque, de fs. 540 a 547 vta.; asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas, el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA