TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 667/2015-RA

Sucre, 27 de noviembre 2015


Expediente                : La Paz 147/2015        

Parte Acusadora        : Erika Delgado Bruzonic

Parte Imputada        : Marcial Salcedo Velasco y otros

Delito                : Difamación y otros


RESULTANDO


Por memorial presentado el 28 de mayo de 2015, cursante de fs. 837 a 848, Marcial Salcedo Velasco, María Ángela Molina Bustillo y Susana Lobo de Guardia, interponen recurso de casación impugnando el Auto de Vista 64/2014 de 09 de diciembre, de fs. 713 a 718, y su Auto Complementario de fs. 719 a 720, pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso penal seguido por Erika Delgado Bruzonic contra los recurrentes y Anselmo Mamani Apaza, por la presunta comisión de los delitos de Difamación, Calumnia, Propalación de Ofensas e Injuria, previstos y sancionados por los arts. 282, 283, 285 y 287 del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


a)  Desarrollada la audiencia de juicio oral y público, la Jueza Segundo de Sentencia de la entonces Corte Superior de Justicia de La Paz, por Sentencia 17/2010 de 30 de noviembre (fs. 232 a 248), declaró a Marcial Salcedo Velasco, María Ángela Molina Bustillo y Susana Lobo de Guardia, autores de la comisión de los delitos de Difamación, Calumnia, Propalación de Ofensas e Injuria y los condenó a cumplir las siguientes penas: a Marcial Salcedo Velasco, a la pena de dos años y seis meses de reclusión y multa de ciento cincuenta días a razón de Bs. 10.- (diez bolivianos) por día; “María Ángela Bustillos” (sic), a la pena de tres años de reclusión y multa de ciento veinte días a razón de Bs. 10.- (diez bolivianos) por día; Susana Lobo Lazarte de Guardia, a la pena de seis meses y multa de cien días a razón de Bs. 10.- (diez bolivianos) por día, además, de condenarles al pago de costas y daños; en tanto que, Anselmo Mamani Apaza, fue declarado absuelto de todos los delitos acusados.


b) Contra la mencionada Sentencia, Guillermo Iván Atencio Vargas en representación de los imputados interpuso recurso de apelación restringida (fs. 380 a 389), resuelto por el Auto de Vista 62/2011 de 12 de octubre (fs. 422 a 424), que fue dejado sin efecto por el Auto Supremo 52/2012 de 19 de marzo (fs. 477 a 483 vta.); en cuyo mérito, la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, pronunció el Auto de Vista 22/2012  de 30 de abril (fs. 502 a 504); en virtud a ello, nuevamente fue dejado sin efecto por el Auto Supremo 77/2013 de 20 de marzo (fs. 551 a  554 vta.); consecuentemente, la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia, emitió nuevo Auto de Vista 96/2013 de 22 de noviembre (609 a 610 vta.): del mismo modo, fue dejado sin efecto por el Auto Supremo 321/2014-RRC (fs. 678 a 684); que también mereció, que la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia, pronuncie el Auto de Vista 64/2014 de 9 diciembre (fs. 713 a 718), que declaró admite e improcedente el recurso de apelación. 

 

c)   El 29 de mayo de 2015 (fs. 723), fueron notificados los recurrentes con el referido Auto Complementario al Auto de Vista, y el 28 del mismo mes y año, interpusieron recurso de casación. 


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


De la revisión del recurso de casación, se extraen los siguientes motivos:


1)   Después de realizar una rememoración de los antecedentes del caso, así como de las diferentes resoluciones emitidas conforme se tiene detallado anteriormente; manifiestan que los considerandos primero, segundo y tercero del Auto de Vista, corresponden a los datos de otro proceso penal, lo que conlleva a cuestionar ¿Cuáles serían los fundamentos y sustento del Auto de Vista para declarar improcedente la apelación restringida, si refiere haberse revisado los antecedentes y Sentencia correspondientes a otro proceso?, lo que demuestra la negligencia en el cumplimiento de las reglas del debido proceso e incurriendo en incumplimiento del deber de fundamentación previsto por el art. 124 del CPP, así como lo ordenado por el Auto Supremo 321/2014-RRC, en el cual se advirtió esta falta de fundamentación, aspectos que contradicen las leyes, la jurisprudencia constitucional y la doctrina legal aplicable, vulnerándose el debido proceso, el derecho a la defensa, a la igualdad, legalidad así como el principio de inocencia y verdad material e histórica de los hechos previstos en los arts. 115, 116, 117 y 119 de la CPE.    


2)   En el acápite titulado “Vulneración del principio de congruencia que restringe del derecho de motivación y fundamentación” (sic), agregan que, derivado de este error también el fallo recurrido no resultaría congruente al referir datos de otro proceso desconociéndose la parte fáctica que generó la Resolución, los recurrentes citan y transcriben la doctrina legal de los Autos Supremos 308/2006 de 25 de agosto y 41/2013 21 de febrero y las Sentencias Constitucionales 0871/2010-R, 1916/2012 y 222/2001-R.


3)   Como consecuencia de que los antecedentes contenidos en los considerandos del Auto de Vista corresponden a otro proceso, el Tribunal de alzada omitió pronunciarse sobre los puntos denunciados en su recurso de apelación, como tampoco fundamentó las razones por las que determinaron declarar improbada la apelación restringida, aspecto que también fue advertido en el Auto Supremo 321/2014-RRC. Añaden que el actual Auto de Vista impugnado, mantiene los errores sobre los cuales se emitió el precitado Auto Supremo, incluso suprime la parte fáctica de la Resolución al describir hechos y antecedentes de otro proceso, privándoles de conocer la motivación que determinó su fallo. Un motivo que tampoco mereció pronunciamiento fue la denuncia de que la Sentencia carecía de fundamentación respecto a la responsabilidad de forma individualizada de los coimputados inobservando el art. 370 inc. 2) del CPP, contraviniendo los arts. 124 y 398 del CPP e infringiendo el debido proceso. Asimismo, tampoco se pronunció sobre la enunciación del hecho objeto del proceso, defecto previsto por el art. 370 inc. 3) del CPP. Como precedente citan y transcriben el Auto Supremo 6/2007 de 26 de enero y la SC 0401/2010-R.


4)  El Tribunal de alzada da por bien hechas las falencias demostradas de la Sentencia pese de que, de forma escasa en el quinto numeral del tercer considerando señala algunos de los antecedentes del caso, concluyendo que la Juez de la causa subsumió la conducta de los imputados en los tipos penales acusados, sin que se realice una revisión del cuaderno procesal. Citan y transcriben la Sentencia Constitucional 0413/2013-R de 27 de marzo. Asimismo, se reclamó la inobservancia de las reglas para la deliberación y redacción de la sentencia; sin embargo, el Auto de Vista señaló que se habrían cumplido con las mismas, evidenciándose su intención de no proceder a la revisión del proceso. Manifiestan que, sobre el principio de verdad material, se pronunció la Sentencia Constitucional 1905/2010-R, alegando que, respecto a su denuncia sobre la falta de firmas de la juez y de la Secretaria en la Sentencia, los de alzada se remitieron a revisar parte de los actuados (fs. 232 a 248) sin advertir que existen tres sentencias, pese a que en apelación se hizo constar las fojas 195 a 211 sobre las cuales se reclamó.  Sobre la defectuosa valoración de la prueba, el Tribunal de apelación se limitó a señalar que no se encontraba facultado para revalorizar prueba, dejando de lado sus derechos. Con todos estos fundamentos, los recurrentes argumentan que el Auto de Vista carece de fundamentación, haciendo caso omiso a los precedentes invocados con los que sustentaron su recurso de apelación. Como precedente citan y transcriben los Autos Supremos 100/2005, 308/2006, 562/2004 y 373/2006 y la SC 0006/2010-R.

 

III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


Acogiendo los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza la vigencia del  principio de impugnación en los procesos judiciales, que ha sido  reglamentada por la norma procesal penal, cuyo art. 394, al reconocer la impugnabilidad de las resoluciones judiciales, prevé que es dicha norma la que establece los casos, las formas y los requisitos.


En ese contexto el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación tiene como finalidad la impugnación de autos de vista dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia cuando éstos sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de esos tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción, cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincide con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance.


Debe tenerse presente que en el actual régimen recursivo establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia unifique la jurisprudencia a fin de asegurar la vigencia del principio de igualdad, de forma que todo ciudadano tenga certeza y seguridad respecto a la efectiva e igualitaria aplicación de la norma procesal, labor que se reconocida en el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ).


Para la admisibilidad del recurso de casación, deben observarse ineludiblemente los siguientes requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del CPP:


i)   Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)  Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida. Esta fundamentación se constituye en una carga procesal del recurrente y por tanto, su cumplimiento es ineludible.


iii) Como única prueba admisible, debe acompañarse copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio que debe ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En el caso de autos, se establece que el 29 de mayo de 2015 (fs. 723), fueron notificados los recurrentes con el Auto Complementario al Auto de Vista impugnado, y el 28 del mismo mes y año, interpusieron recurso de casación; es decir, dentro del plazo de los cinco días hábiles que le otorga la ley, cumpliendo con el requisito temporal previsto por el art. 417 del CPP. 


En cuanto a los argumentos del recurso de casación, corresponde verificar el cumplimiento de los requisitos señalados en los arts. 416 y 417 del CPP; es decir, la cita del precedente contradictorio; y, principalmente, la explicación, en términos claros y precisos, referidos a la posible contradicción entre el Auto de Vista impugnado y la doctrina legal aplicable de los precedentes contradictorios, que permitan a éste máximo Tribunal, emitir un pronunciamiento final sobre las cuestiones planteadas.

Analizados los motivos del recurso de casación, se advierte que los mismos derivan del hecho de que, el Auto de Vista de manera errada en sus tres primeros considerandos, hacía alusión a otro proceso penal con distintos sujetos procesales y por otro delito resultando inexistente la relación de los hechos  o fundamentación fáctica, razones por las cuales el fallo impugnado incurrió en incongruencia omisiva y falta de la debida fundamentación para resolver los agravios denunciados en el recurso de apelación restringida interpuesta por los imputados.


Observando el cumplimiento de los requisitos descritos en los arts. 416 y 417 del CPP, se evidencia que los recurrentes, de manera escueta pero suficiente señalan la posible contradicción en la que hubiera incurrido el Tribunal de alzada con relación a la doctrina sentada por el Auto Supremo 321/2014 que se pronunció anteriormente en el presente caso, argumentando de manera clara y concreta los posibles defectos del Auto de Vista impugnado, exponiendo los fundamentos que considera contrarios a la doctrina legal sentada en el citado Auto Supremo, en ese contexto, los dos motivos traídos en casación, devienen en admisibles.


Corresponde aclarar que, los Autos Supremos 308/2006 de 25 de agosto, 6/2007 de 26 de enero, 100/2005 de 24 de marzo, 562/2004 y 373/2006 no serán considerados para el análisis de fondo, debido a que los recurrentes se limitaron a transcribir parte de la doctrina legal sentada por los mismos sin señalar la situación de hecho similar y cual la contradicción entre los fundamentos del Auto de Vista impugnado y los razonamientos asumidos en los precedentes invocados, señalado de manera concreta el sentido jurídico distinto del Auto de Vista que difiere de la doctrina, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma con diverso alcance. De igual manera tampoco ingresan en el análisis de fondo las Sentencias Constitucionales citadas por los recurrentes debido a que las mismas no constituyen precedentes contradictorios, conforme determina el art. 416 del CP.

 

POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad reconocida en el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE el recurso de casación planteado por Marcial Salcedo Velasco, María Ángela Molina Bustillo y Susana Lobo de Guardia, de fs. 837 a 848; asimismo, en cumplimiento del segundo párrafo del citado artículo, por Secretaría de Sala hágase conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas, el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA