TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO 476/2015-RA

Sucre, 10 de julio de 2015


Expediente        : La Paz 89/2015

Parte Acusadora        : Ministerio Público

Parte Imputada        : Pamela Luisa Laura Carvajal

Delito        : Tráfico de Sustancias Controladas


RESULTANDO


Por memorial presentado el 17 de noviembre de 2014, cursante de fs. 361 a 365 vta., Pamela Luisa Laura Carvajal, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 57/2014 de 12 de septiembre de fs. 343 a 345, pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público contra la recurrente, por la presunta comisión del delito de Tráfico de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 48 con relación al 33 inc. m) de la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas (Ley 1008).

I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece:


a)   Desarrollada la audiencia de juicio oral y público, por Sentencia 37/2013 de 5 de diciembre (fs. 298 a 302), el Juez Tercero de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, declaró a Pamela Luisa Laura Carvajal, autora de la comisión del delito de Tráfico de Sustancias Controladas, previsto y sancionado en el art. 48 con relación al 33 inc. ll) de la Ley 1008, condenándola a la pena de diez años de presidio, más mil días de multa a razón de Bs. 1.- por día y costas a favor del Estado.

b)  Contra la mencionada Sentencia, la imputada Pamela Luisa Laura Carvajal, formuló recurso de apelación restringida (fs. 318 a 322 vta.), resuelto por Auto de Vista 57/2014 de 12 de septiembre, emitido por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, que declaró improcedente el citado recurso y confirmó la Sentencia apelada.


c)  El 10 de noviembre de 2014 (fs. 346), fue notificada la recurrente con el referido Auto de Vista y el 17 del mismo mes y año, interpuso recurso de casación.


II. MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


La recurrente previa relación de antecedentes y bajo el epígrafe “INOBSERVANCIA Y ERRONEA APLICACIÓN DE LA LEY SUSTANTIVA Y DEFECTOS DE LA SENTENCIA PENAL DEL ART. 370 DEL C.P.P.” (sic), establece los siguientes agravios:


1)    Acusa,  la recurrente errónea aplicación del art. 48 con relación al 33 inc. ll) de la Ley 1008, porque la posesión no puede constituir tráfico cuya característica es la comercialización de la sustancia controlada que de ninguna manera fue probada, pues al estar la sustancia fragmentada en envoltorios tipo boticario o al raleo, constituye un aspecto típico del Suministro por la forma y por la cantidad, que al haberse condenado por Tráfico se vulneró el principio de especificidad, que por dicha aplicación errónea de la norma sustantiva se incurre en defecto de sentencia de acuerdo a lo previsto por el art. 370 inc. 1) del Código de Procedimiento Penal (CPP), en contradicción con los Autos Supremos 315 de 25 de agosto de 2006, 178 de 17 de mayo de 2006 y 105 de 31 de enero de 2007; que demuestra que el A quo, al establecer que los hechos están relacionados a la posesión, forzó su razonamiento para fundamentar una sentencia injusta, reclamo sobre el que el Auto de Vista impugnado, apartándose de la doctrina legal aplicable, no haría mención a la forma de comisión del ilícito, no valorado la forma en que estaba dispuesta la droga en bolsas y envoltorios tipo boticario, presumiéndose directamente su comercialización, sin que exista un mínimo de indicio para esa aseveración, ni el menor esfuerzo para subsumir los hechos al tipo penal correcto, limitándose a confirmar la injusta Sentencia.


2)   Arguye que la Sentencia se funda en una supuesta flagrancia, sin base en las pruebas producidas en juicio, solo en la simple versión de los policías, desconoce su declaración y es incongruente en el tiempo y lugar de los hechos, contradiciendo el Auto Supremo 417 de 19 de agosto de 2003, que refiere a los elementos del delito de Transporte de Sustancia Controladas, ya que su persona no sabía que la mochila contenía droga, siendo que esa falta de fundamentación y excesiva sanción vulnera sus derechos constitucionales al debido proceso y legalidad, siendo condenada por una supuesta flagrancia, contrario al Auto Supremo 59 de 27 de enero de 2006, referido a que todo juez debe establecer de forma clara y debidamente fundamentada la prueba o bases para establecer la comisión del delito y no vulnerar el principio de certidumbre y debido proceso; que en el caso, no se razona cual es la prueba para establecer que su persona actuó con dominio del hecho en acuerdo previo con el autor del delito, por ello constituye defecto absoluto señalado en el art. 370 incs. 6) y 8)  con relación al 169 inc. 3) del CPP.


3)    Manifiesta que fue sentenciada como autora, cuando los hechos sugieren a lo mucho a cómplice porque desconocía de la existencia de droga en la mochila, que ante la falta de uno de los elementos constitutivos del tipo penal, se debió establecer su inocencia conforme el Auto Supremo 236 de 7 de marzo de 2007, y ante la duda de la existencia de dolo, debía absolverse de toda culpa o aplicar lo dispuesto por el art. 76 de la Ley 1008, aplicando las dos terceras partes de la sanción, que al no haberse obrado se esa forma, se contravino el Auto Supremo 417 de 19 de agosto de 2003.


4)   Finalmente expresa que, en la parte resolutiva del Auto de Vista impugnado, al mencionar al art. 416 del CPP, cuestiona el precedente contradictorio de forma temeraria, por cuanto adjuntó y presentó el Auto Supremo 315 de 25 de agosto de 2006, 178 de 17 de mayo de 2006, 105 de 31 de enero de 2007, que respalda su petición.


III. REQUISITOS QUE DEBEN CUMPLIRSE PARA HACER VIABLE LA ADMISIBILIDAD DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la CPE, garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez /en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia a fin de asegurar la vigencia del principio de igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art.
42 de LOJ, que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)    Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)  Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


iii)  Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.

El precepto legal contenido en el citado art. 417 del CPP, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


Sin embargo, existen situaciones de flexibilización de los requisitos de admisibilidad del recurso de casación que permite abrir excepcionalmente la competencia en aquellos casos en los que se denuncie la existencia de graves y evidentes infracciones a los derechos de las partes y que constituyan defectos absolutos no susceptibles de convalidación; posibilidad que se justifica teniendo presente: a) Que el fin último del derecho es la justicia. b) La tarea encomendada por ley al Tribunal Supremo referida precedentemente. c) La necesidad de precautelar se observen las normas procesales que son de orden público y de cumplimiento obligatorio que prevén no se cometan actos procesales defectuosos, teniendo en cuenta que conforme la disposición contenida en el art. 115.II de la CPE, el Estado garantiza entre otros, los derechos al debido proceso y a la defensa. d) Las disposiciones relativas a la nulidad de actos procesales previstas por el art. 17 de la LOJ.


Este entendimiento, no implica que el recurrente se limite en el recurso de casación a formular una simple denuncia de actividad procesal defectuosa sin la debida fundamentación; por el contrario, en este tipo de situaciones, la parte recurrente deberá formular las denuncias vinculadas a la existencia de defectos absolutos, teniendo como obligación el proveer los antecedentes de hecho generadores del recurso, detallar con precisión la restricción o disminución del derecho o garantía, precisando el mismo y finalmente explicar el resultado dañoso emergente del defecto, así como las consecuencias procesales cuya relevancia tenga connotaciones de orden constitucional.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE LOS REQUISITOS DE ADMISIÓN


En el caso de autos, se establece que el 10 de noviembre de 2014, la recurrente fue notificada con el Auto de Vista impugnado y el 17 del mismo mes y año, formuló recurso de casación; es decir, dentro del plazo de cinco días hábiles que le otorga la ley, cumpliendo con el requisito temporal previsto por el art. 417 del CPP.


En cuanto al cumplimiento de los demás requisitos previstos por los arts. 416 y 417 del CPP, la recurrente en el primer motivo, a tiempo de reproducir los argumentos expresados en el recurso de apelación restringida, denunció errónea aplicación del art. 48 con relación al 33 inc. ll) de la Ley  1008, porque la posesión no puede constituir tráfico, cuya característica referida a la comercialización no fue probada, ya que al estar la sustancia fragmentada en envoltorios tipo boticario o al raleo y por la cantidad, constituye un aspecto típico del Suministro y al haber sido condenada por Tráfico se vulneró el principio de especificidad. Adicionó aludiendo que sobre este reclamo, el Auto de Vista impugnado apartándose de la doctrina legal aplicable, no hizo mención a la forma de comisión del ilícito, ni valoró la forma en que estaba dispuesta la droga en bolsas y envoltorios tipo boticario, presumiendo directamente su comercialización, sin que exista un mínimo de indicio para esa aseveración, ni el menor esfuerzo para subsumir los hechos al tipo penal correcto. Al respecto, la recurrente invocó los precedentes establecidos en los Autos Supremos 315 de 25 de agosto de 2006, 178 de 17 de mayo de 2006 y 105 de 31 de enero de 2007, cuya doctrina legal fue transcrita, sin realizar la explicación en forma clara y precisa de la situación de contradicción que pudiera existir entre el Auto de Vista apelado y los Autos Supremos invocados, conforme previene el art. 417 del CPP, omisión que imposibilita determinar la admisibilidad del motivo analizado.


Respecto a los motivos segundo y tercero,  también reproducidos íntegramente del recurso de apelación restringida, al centrar sus cuestionamientos a la Sentencia, no toma en cuenta que la vía recursiva casacional, está reservada para impugnar Autos de Vista, dictados por las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes  pronunciados por sus similares o del Tribunal Supremo de Justicia; por otro lado, los precedentes invocados de los Autos Supremos 417 de 19 de agosto de 2003, 59 de 27 de enero de 2006, 236 de 7 de marzo de 2007 y 417 de 19 de agosto de 2003, que no obstante expresar la problemática traducida en agravios, como se tiene expresado en el análisis el motivo precedente, no efectúa una explicación fundamentada y precisa de la situación contradictoria entre los precedentes invocados y la resolución que impugna, no siendo suficiente la simple mención o transcripción de la doctrina legal aplicable, sino la adecuación del recurso a la normativa legal establecida en el art. 417 del CPP; es decir, identificar con precisión los fundamentos contradictorios establecidos en la Resolución recurrida respecto de la jurisprudencia existente en este Tribunal, de manera que este planteamiento permita la ejecución de la labor ordenadora de jurisprudencia; situación que no se advierte en el caso de autos y que no puede ser suplica de oficio, deviniendo en consecuencia en la inadmisibilidad de los motivos planteados.


Con relación al cuarto motivo, el recurrente en referencia a la parte dispositiva del Auto de Visa impugnado, no realizó una explicación clara del propósito o agravio que persigue sea enmendado, que la confusión que genera impide diseñar una temática que merezca ser examinada en el fondo; asimismo, al haberse invocado precedentes de los Autos Supremos 315 de 25 de agosto de 2006, 178 de 17 de mayo de 2006 y 105 de 31 de enero de 2007, sin la indicación de la situación contradictoria que pudiere presentar frente a la Resolución impugnada, conlleva la consecuencia de su inadmisión.


Por otro lado, ante la alusión de situaciones de presunta vulneración de derechos o garantías fundamentales al debido proceso, legalidad y presunción de inocencia que constituyen defectos absolutos inconvalidables, mismas que de acuerdo a las advertencias plasmadas en el acápite III, referidos a los presupuestos de flexibilización para permitir el análisis de fondo del recurso de casación mediante la admisión por vía excepcional, se evidencia que la recurrente, no ha realizado la debida explicación del hecho vulneratorio, ni precisar en forma clara la magnitud y extensión del acto violatorio dañoso que implique restricción o disminución del derecho o garantía.


De lo expuesto precedentemente, se establece que el recurso de casación deducido, no cumple con los requisitos legales procesales exigidos para su admisión, ni aun en vía de flexibilización; por lo que, corresponde declarar su inadmisibilidad.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara INADMISIBLE el recurso de casación formulado por Pamela Luisa Laura Carvajal, de fs. 361 365 vta.


Regístrese, hágase saber y devuélvase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA