TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 439/2015-RA

Sucre, 29 de junio de 2015


Expediente                : Oruro 7/2015

Parte acusadora        : Margarita Casilla Vásquez

Parte imputada        : Concepción Fernández Fernández y otro

Delito                : Daño Simple


RESULTANDO


Por memorial presentado el 13 de mayo de 2015, cursante de fs. 117 a 123 vta., Margarita Casilla Vásquez,  interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 05/2015 de 02 de enero, de fs. 112 a 113 vta., pronunciado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, dentro del proceso penal seguido por la recurrente en contra de Concepción Fernández Fernández y René Quispe Choque, por la presunta comisión del delito de Daño Simple, previsto y sancionado por el art. 357 del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:

  1. Desarrollada la audiencia de juicio oral y público, por Sentencia 09/2014 de 25 de febrero (fs. 73 a 80), la Jueza Segunda de Sentencia del Tribunal Departamental de Oruro, dictó Sentencia Condenatoria en contra de Concepción Fernández Fernández, imponiéndole la pena de seis meses de reclusión  y cincuenta días multa a razón de Bs. 2 (dos bolivianos) por día, concediéndosele perdón judicial, quedando subsistente el pago de resarcimiento de daño civil más el pago de costas, por la comisión del delito de Daño Simple, previsto y sancionado por el art. 357 del CP; y, pronunciando Sentencia absolutoria a favor de René Quispe Choque por el delito endilgado anteriormente, este último sin costas.


  1. Contra la mencionada Sentencia, la imputada Concepción Fernández Fernández formuló recurso de apelación restringida (fs. 83 a 93 vta.), resuelto por Auto de Vista 05/2015 de 02 de enero, emitido por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, que declaró procedente el recurso interpuesto; por lo que, anuló totalmente la Sentencia, disponiendo el reenvío de la causa para nuevo juicio sea por el Juzgado de Sentencia similar.


  1. Notificada la recurrente con el Auto de Vista impugnado el 6 de mayo de 2015 (fs. 114), el 13 del mismo mes y año, interpuso recurso de casación, sujeto al presente examen de admisibilidad. 

II. DEL MOTIVO DEL RECURSO DE CASACIÓN


Del memorial de fs. 117 a 123 vta., se extrae el siguiente motivo:


Como única denuncia, la recurrente argumenta, que el Tribunal de alzada, incurrió en falta y errónea fundamentación del Auto de Vista impugnado que decidió anular la Sentencia condenatoria pronunciada contra la imputada Concepción Fernández Fernández, incurriendo en defecto absoluto inconvalidable, en lo relativo a los siguientes aspectos: i) La integralidad de los hechos que fueron objeto de juicio, por cuanto el único hecho motivo de juzgamiento estaba circunscrito a lo ocurrido el 15 de octubre de 2012, en el que la imputada ordenó a su albañil la destrucción de la pared de su baño y que el hecho de las rajaduras se lo mencionó como antecedentes únicamente y que al no ser ámbito de la acusación no necesitaba ser probado ni demostrado, por lo que la Jueza de Sentencia, considerando estos extremos en su verdadera dimensión dictó una Sentencia condenatoria justa, sin vulnerar ningún derecho de la imputada que genere un criterio de nulidad de la resolución de mérito, menos carezca de fundamentación en torno a “todos los hechos” (sic) como erróneamente afirma el Tribunal de alzada; con lo que, quedaría establecido objetivamente la errónea interpretación de los antecedentes del presente proceso; ii) La fijación de la pena, que el Tribunal de alzada relacionó con una errónea aplicación de la ley sustantiva, justificando su decisión de anular la Sentencia y el juicio con las previsiones contenidas en los arts. 370 incs. 1) y, 5); 124; y, 169 inc. 3) del Código de Procedimiento Penal (CPP), con relación a los arts. 115.II, 117.I  y 119.II de la Constitución Política del Estado (CPE) y en la falta de fundamentación en su fijación, aspectos que no resultan ser causal de nulidad, debido a que de acuerdo a la última parte del art. 413 del CPP, el Tribunal de apelación podía subsanar los referidos errores con el pronunciamiento de una nueva Sentencia; sin embargo, no lo hizo y tampoco fundamentó las razones por las que consideró que el defecto era imposible de reparar directamente, para evitar la realización de un nuevo juicio, habiéndose limitado a señalar que la Sentencia carecía de fundamento en cuanto a los dos agravios que viabilizaron la decisión de alzada, lo que constituye defecto absoluto inserto en los arts. 169 inc. 3) con relación al 124 y 413 del CPP. Culmina su argumentación, sosteniendo que demostró el defecto absoluto por falta de fundamentación del Auto de Vista, no sólo con referencia a este último agravio expresado, sino a la declaratoria de procedencia del recurso de apelación restringida.


Al respecto, invocó como precedentes contradictorios los Autos Supremos 171/2013-RRC, 26 de 17 de febrero de 2014, 205 de 28 de marzo de 2007, 308 de 25 de agosto de 2006, 340 de 28 de agosto de 2006, 086 de 18 de marzo de 2008 y 43/2013 de 21 de febrero.

Por último, alude a que con el referido actuar, el Tribunal de alzada vulneró los derechos al debido proceso, a recurrir, a la seguridad jurídica y a la tutela judicial efectiva, constituyendo defectos absolutos, violando de este modo el art. 413 del CPP.


III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180. II de la CPE garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales como expresión de la determinación contenida en los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, correspondiendo a los sujetos procesales observar, a tiempo de interponer un recurso que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de las Salas Penales, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del CPP, cuales son:


i)        Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)        Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)        Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso. 


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En el presente caso, se establece que la recurrente fue notificada con el Auto de Vista impugnado el 6 de mayo de 2015 y el 13 del mismo mes y año, formuló el presente recurso de casación; es decir, dentro del plazo de cinco días hábiles siguientes a su legal notificación, cumpliendo el requisito temporal previsto por el art. 417 del CPP.


Del análisis del recurso se puede extraer que la recurrente denuncia que el Tribunal de alzada incurrió en defecto absoluto inconvalidable, por falta de fundamentación y errónea interpretación sobre las siguientes temáticas específicas: i) La integralidad de los hechos que fueron objeto del juicio, por cuanto la acusación únicamente se basó en el hecho ocurrido el 15 de octubre de 2012 y no así a los antecedentes del hecho principal, sobre lo cual el órgano jurisdiccional subsumió los hechos tenidos por antecedentes en el ilícito de daño simple; consecuentemente, el Tribunal de alzada aplicó un razonamiento erróneo basando su decisión  de anular totalmente la Sentencia, contraviniendo los arts. 398, 169 inc. 3) con relación al 124 y 413 del CPP; y,  ii) La aplicación de la Ley sustantiva en la fijación de la pena que determinó la Jueza A quo, sobre lo cual el Tribunal de alzada no fundamentó adecuadamente, sino de manera errónea e incongruente, por cuanto la ley le faculta a subsanar el error en que incurrió la Juez de Sentencia en la fijación de la pena con el pronunciamiento de una nueva Sentencia, constituyendo con este actuar defecto absoluto por vulneración del derecho al debido proceso, al derecho a recurrir, a la seguridad jurídica y a la tutela jurídica, previsto en el art. 169 inc. 3) del CPP.


En relación a lo expuesto, la recurrente invocó como precedentes contradictorios  los Autos Supremos 26 de 17 de febrero de 2014, 308 de 25 de agosto de 2006, 340 de 28 de agosto de 2006, 086 de 18 de marzo de 2008, 205 de 28 de marzo de 2007 y 43/2013 de 21 de febrero, explicando que el Auto de Vista impugnado contradijo la doctrina legal contenida en los referidos precedentes, que establecen el deber de fundamentar y motivar las resoluciones por parte del Tribunal de alzada, por cuanto el Auto de Vista, más allá de realizar una errada valoración de los antecedentes del proceso, no fundamentó en derecho, de manera clara y convincente los motivos por los cuales resulta pertinente disponer la nulidad de la Sentencia, menos justificaron razonadamente porqué comprenden que la Sentencia carece de fundamentación en torno a la “integralidad” (sic) de los hechos acusados, cuando en la práctica tanto la acusación y la Sentencia se remitieron a un sólo hecho establecido cronológicamente en tiempo y lugar. La referida explicación, al resultar clara y precisa sobre la presunta contradicción, permite el análisis de fondo de la problemática planteada a través de la apertura de competencia de este Tribunal, conforme reconocen los arts. 416 y 417 del CPP, deviniendo en admisible.


En cuanto al Auto Supremo 171/2013 de 19 de junio, revisada la base de datos se advierte que corresponde a una resolución que fue declarada infundada; por lo que, no contiene doctrina legal aplicable, para realizar la labor de contraste; consecuentemente, no será considerado en la Resolución de fondo.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE el recurso de casación, de fs. 117 a 123 vta., interpuesto por Margarita Casilla Vásquez; asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas: el Auto de Vista 05/2015 de 02 de enero, de fs. 112 a 113 vta., así como el presente Auto Supremo. 


Regístrese, hágase saber y devuélvase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA