TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 362/2015-RA

Sucre, 11 de junio de 2015


Expediente                        : Santa Cruz 44/2015        

Parte Acusadora                : Ministerio Público y otros

Parte Imputada                : Doroteo De Jesús Ponce y otro

Delito                        : Asesinato


RESULTANDO


Por memoriales presentados el 14 de marzo y 16 de junio ambos de 2014, cursantes de fs. 2318 a 2321 y 2379 a 2415, Indira Barrientos Mansilla y Doroteo De Jesús Ponce, respectivamente, interponen recursos de casación impugnando el Auto de Vista 240 de 10 de septiembre de 2013, de fs. 2305 a 2309, pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público, Indira Barrientos Mansilla y Roger Sierra Medina contra Doroteo De Jesús Ponce, por la presunta comisión del delito de asesinato, previsto y sancionado por el art. 252 del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. Desarrollada la audiencia del juicio oral y público, por Sentencia 16/2012 de 18 de junio (fs. 2181 a 2194), el Tribunal Séptimo de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, declaró a Doroteo De Jesús Ponce, autor del delito de Asesinato, previsto y sancionado por el art. 252 incs. 2), 3) y 7) del CP, imponiéndole la pena de treinta años de presidio sin derecho a indulto; asimismo, declaró absuelto del citado delito a Angel Torrico Castro.


  1. Contra la mencionada Sentencia, interpusieron recursos de apelación restringida, los acusadores Indira Barrientos Mansilla (fs. 2202 a 2205 vta.) y Roger Sierra Medina (fs. 2214 a 2215), así como el imputado Doroteo De Jesús Ponce (fs. 2219 a 2225 vta.), resueltos por Auto de Vista 240 de 10 de septiembre de 2013 emitido por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, que declaró admisibles e improcedentes los recursos formulados por ambos recurrentes e inadmisible el presentado por Roger Sierra Medina, confirmando la Sentencia apelada.


  1. El 11 de marzo y 10 de junio ambos de 2014 (fs. 2311 y 2369), la acusadora particular y el imputado fueron notificados con el referido Auto de Vista y el 14 de marzo y 16 de junio del mismo año, formularon recursos de casación.


II. DE LOS MOTIVOS DE LOS RECURSOS DE CASACIÓN


De la revisión de los recursos de casación, se extraen los siguientes motivos:


II.1 Del recurso de casación de Indira Barrientos Mansilla.


La recurrente inicia señalando que desaparecieron tres cuerpos del proceso, en los cuales habrían estado las pruebas que incriminarían a Ángel Torrico Castro, quién a decir de la recurrente habría contratado al autor material Doroteo De Ponce Jesús, a través de su sobrino Freddy Fuentes; a continuación, transcribe inextenso la declaración ampliatoria de Doroteo De Jesús Ponce, declaración que indica habría desaparecido por designios de Ángel Torrico Castro y sus asesores para dejar en la impunidad el hecho, prueba que al ser presentada en juicio fue rechazada. Acusa también que el Tribunal de apelación habría rechazado la prueba testifical del abogado de Doroteo De Jesús Ponce,  con lo cual se habría coartado los derechos de la víctima, lo que permitió ratificar la sentencia por demás espuria, protegiendo al principal acusado Ángel Torrico Castro.


Finalmente, la recurrente señala que la Sentencia incurre en los defectos previstos por el art. 370 incs. 5) y 11) del Código de Procedimiento Penal (CPP), sin que los mismos hayan sido modificados por el Tribunal de alzada, pese a que la acusación habría señalado que el autor material es Doroteo De Jesús de Ponce y el autor intelectual es Ángel Torrico Castro. Concluye indicando que por el tema de coautoría, no es posible que se absuelva al autor intelectual y sólo se condene al autor material; cita como precedentes contradictorios los Autos Supremos 170/2013 de 14 de junio, 200/10 de 27 de abril y 724/04 de 29 de noviembre.   


II.2. Del recurso de casación de Doroteo De Jesús de Ponce.


  1. El recurrente previa mención a los presupuestos de flexibilización para la admisión del recurso citando los Autos Supremos 069/2012-RA de 23 de abril y 27/2013-RA de 13 de febrero, denuncia la “Violación al derecho a la defensa, al debido proceso en su componente de la debida fundamentación“ (sic), por cuanto el Auto de Vista recurrido no habría dado respuesta a los agravios denunciados en su apelación restringida, relativos a la falta de valoración objetiva de la prueba desfilada y producida en la sustanciación del juicio, que acarreó una valoración defectuosa, en inobservancia de los arts. 124 y 398 del CPP y en contradicción con los Autos Supremos 49/2012 de 16 de marzo, 012/2012 de 30 de enero, 085/2013 de 26 de marzo, 026/2013 de 8 de febrero, 189/2012 de 8 de agosto, 090/2013 de 28 de marzo, 274/2012 de 31 de octubre de 2013 y 368/2012 de 05 de diciembre (estos dos no ingresan porque no se establece su vinculación con el motivo alegado).


  1. Acusa la “Violación al derecho a la defensa y del debido proceso en su componente del principio de seguridad jurídica” (sic), por cuanto el Tribunal de alzada no ordenó la subsanación de su recurso de apelación restringida, ante la falta de invocación de precedentes contradictorios, pese a que tenía la obligación de dar cumplimiento al art. 399 del Código de Procedimiento Penal (CPP). Refiere que en el caso, el Tribunal de alzada al detectar que su recurso adolecía de defectos formales no debió admitirlo y al hacerlo incurrió en un vicio in procedendo, citando al efecto como precedentes contradictorios los Autos Supremos 526 de 20 de septiembre de 2004, 101 de 24 de marzo 2005, 89 de 31 de marzo de 2005, 400/2009 de 23 de julio, 098/2013 de 15 de abril, 129/2013-RA del 13 de mayo, 516/2006 de 17 de noviembre y 58 de 27 de enero de 2007.


  1. Bajo el epígrafe de “Violación al derecho del debido proceso en su componente de un juicio justo con igualdad procesal, en que se respeten los derechos y garantías constitucionales al juez natural e imparcial” (sic) el recurrente reitera su denuncia de inobservancia de los arts. 124 y 398 del CPP, expresando que el Tribunal de alzada dejó sin respuesta los argumentos y fundamentos de su apelación respecto a la inobservancia y errónea aplicación de la ley.


  1. Refiere que no se han producido dentro del proceso pruebas concretas y objetivas que demuestren el pacto previo entre su persona y el supuesto autor intelectual que fue declarado absuelto, de modo que su exclusión significa que no existe el móvil pasional, no existe el dinero para hacer supuestamente el trabajo, ni motivo alguno que demuestre porque cometió el hecho por el que fue condenado, cuestionando que se haya confirmado una sentencia sin tomar en cuenta que las pruebas desfiladas en el juicio no son suficientes para destruir su inocencia, por lo que al haberse deslindado de responsabilidad penal al supuesto autor intelectual debió operar el principio de duda razonable, más cuando el dictamen pericial no determinó que haya sido él quien disparó el arma, menos la declaración de los tres testigos de cargo, ni se realizó el desfile identificativo de persona; refiriendo finalmente que el Tribunal de apelación tenía la obligación de circunscribir sus actuaciones conforme a lo determinado en el art. 398 del CPP.


  1. Con el título “CONTRADICCIONES INCURRIDAS POR LA SALA PENAL SEGUNDA AL DICTAR SU AUTO DE VISTA INCONGRUENTE Y OMISIVO” (sic), el recurrente refiere que en su apelación efectuó una expresión objetiva de sus agravios referidos a la extinción de la acción penal por duración máxima del proceso, transgresión de procedimiento y garantías constitucionales al habérsele negado conocer la acusación particular por falta de notificación, la falta de coherencia entre el hecho y el  derecho, al haber sido sentenciado por asesinato, cuando no tenía motivo razón o causa para cometer los hechos atribuidos, máxime si se absolvió al supuesto autor intelectual.


A continuación invoca como precedentes los Autos Supremos 461/2012 de 10 de diciembre, 436/2007 de 24 de agosto, 244/2012 de 24 de agosto, 167/2012 de 4 de julio, 034/2013-RRC de 14 de febrero, 006 de 26 de enero de 2007, 309/2012 de 29 de octubre, 317/2012 de 30 de octubre y 368/2012 de 5 de diciembre.


III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana de Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de las Salas Penales, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)        Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)        Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una  carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)        Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV.        ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


En el caso de Autos se establece, que el 11 de marzo y 10 de junio ambos de 2014, la parte acusadora y el imputado fueron notificados con el Auto de Vista impugnado y su Auto Complementario y el 14 de marzo y 16 junio del mismo año, formularon recursos de casación; en consecuencia, ambos recursos fueron presentados dentro del plazo de cinco días hábiles que les otorga la ley, cumpliendo de esta forma con el requisito temporal previsto por el art. 417 del CPP, correspondiendo verificar si los recurrentes han cumplido con los demás requisitos de admisibilidad.


IV.1. Del recurso de casación de Indira Barrientos Mansilla.


En el presente recurso, se evidencia que la recurrente luego de denunciar la desaparición de tres cuerpos del proceso, acusa que el Tribunal de apelación habría rechazado la prueba testifical del abogado de Doroteo De Jesús Ponse, con lo cual habría permitido ratificar la Sentencia, luego señala que la Sentencia es incoherente y contradictoria con la acusación; cita como precedentes contradictorios los autos Supremos 170/2013 de 14 de junio, 200/10 de 27 de abril y 724/04 de 29 de noviembre; sin embargo, se observa que el primer y tercer precedente no pueden ser habidos con los datos señalados y el segundo es un Auto Supremo de admisibilidad que no contiene doctrina legal aplicable, por lo que la recurrente no señala una posible contradicción entre los citados precedentes y el Auto de Vista recurrido, omisión que determina que el recurso sea inadmisible.    


IV.2. Del recurso de casación de Doroteo De Jesús Ponse.


En la estructura del memorial de casación formulado por la parte imputada, se advierte la formulación de cinco motivos, advirtiéndose que los identificados como primero, tercero, cuarto y quinto, convergen en la denuncia del recurrente de que el Tribunal de alzada pese a la expresión objetiva de sus agravios, no habría dado respuesta a los mismos, incumpliendo las previsiones contenidas en los arts. 124 y 398 del CPP; a cuyo efecto, invoca como precedentes contradictorios los Autos Supremos 49/2012 de 16 de marzo, 012/2012 de 30 de enero, 085/2013 de 26 de marzo, 026/2013 de 8 de febrero, 189/2012 de 8 de agosto, 090/2013 de 28 de marzo, 006 de 26 de enero de 2007, 309/2012 de 29 de octubre, 317/2012 de 30 de octubre y 368/2012 de 5 de diciembre, relativos al deber del Tribunal de alzada de emitir resoluciones fundamentadas respecto a todos los puntos impugnados, por lo que siendo preciso y concreto el planteamiento del recurrente, y estando establecida la contradicción exigida por la norma procesal penal, corresponde el análisis de fondo del presente motivo, a los fines de verificar si hubo o no un pronunciamiento fundado respecto a cada uno de los temas identificados por el recurrente en los cuatro motivos referidos.


Se deja constancia que el análisis de fondo no abarcará los Autos Supremos “274/2012 de 31 de octubre de 2013” (sic) y 368/2012 de 05 de diciembre, ante la inexistencia de un planteamiento preciso respecto a una eventual contradicción con el Auto de Vista impugnado, menos los Autos Supremos 069/2012-RA de 23 de abril y 27/2013-RA de 13 de febrero, al haber sido invocados por el recurrente únicamente para respaldar su pretensión de admisión del recurso.


En cuanto al segundo motivo, se advierte que el recurrente acusa la violación del derecho a la defensa y del debido proceso en su componente del principio de seguridad jurídica, alegando que el Tribunal de alzada no dispuso la subsanación de su recurso de apelación restringida, en incumplimiento de las previsiones del art. 399 del CPP, invocando como precedente contradictorio el Auto Supremo 58 de 27 de enero de 2007, a tiempo de enfatizar que el Tribunal de apelación concluyó que en la formulación del referido recurso no cumplió con las exigencias establecidas en el art. 408 del CPP, ya que no hubiese realizado una expresión de agravios, no citó concretamente las leyes que consideró violadas o erróneamente aplicadas, ni cuál la aplicación pretendida y se abocó a mencionar el art. 370 inc. 1), 2), 4), 5), 8) y 11) del CPP, situación que de ser cierta debió generar la orden de subsanación. Por lo referido, se tiene que el recurrente cumplió con las exigencias previstas por los arts. 416 y 417 del CPP, dado        que el agravio se hubiese generado en la tramitación del recurso de apelación, correspondiendo la apertura de la competencia de este Tribunal para resolver en el fondo la problemática planteada.


De igual forma, se deja constancia que la labor de contraste no abarcará los Autos Supremos, 526 de 20 de septiembre de 2004, 101 de 24 de marzo 2005, 89 de 31 de marzo de 2005, 400/2009 de 23 de julio, 098/2013 de 15 de abril, 129/2013-RA del 13 de mayo y 516/2006 de 17 de noviembre, al haber sido únicamente citados por el recurrente sin establecer de manera fundada la contradicción existente con  la resolución recurrida de casación, al igual que los Autos Supremos 461/2012 de 10 de diciembre, 436/2007 de 24 de agosto, 244/2012 de 24 de agosto, 167/2012 de 4 de julio 034/2013-RRC de 14 de febrero, por cuanto el recurrente se limitó a transcribirlos parcialmente.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Indira Barrientos Mansilla de fs. 2318 a 2321 y ADMISIBLE el recurso de casación formulado por Doroteo De Jesús Ponce, de fs. 2379 a 2415. Asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas: el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA