TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 327/2015-RA

Sucre, 22 de mayo de 2015


Expediente        : Cochabamba 22/2015

Parte acusadora        : Ministerio Público

Parte imputada        : Leonardo Coyo Coca y otro

Delito        : Asesinato


RESULTANDO


Por memorial presentado el 17 de marzo de 2015, cursante de fs. 176 a 178 vta., Leonardo Coyo Coca, interpone recurso de casación impugnando el Auto de Vista de 10 de octubre de 2014, de fs. 165 a 169 vta., pronunciado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso penal que sigue el Ministerio Público contra el recurrente y Freddy Chipata Flores, por la presunta comisión del delito de Asesinato, previsto y sancionado por el art. 252 incs. 3) y 6) del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. En mérito a la acusación pública (fs. 13 a 16) y celebrada la audiencia de juicio oral y público, el Tribunal de Sentencia de la ciudad de Quillacollo, pronunció la Sentencia 48/2013 de 16 octubre (fs. 120 a 126 vta.), condenando a Leonardo Cayo Coca por el delito de Asesinato, previsto y sancionado por el art. 252 incs. 2) y 3) del CP, con la imposición de la pena privativa de libertad de treinta años de presidio sin derecho a indulto, a cumplir en el penal del “Abra”; y, a Freddy Chipata Flores a la pena de 15 años de presidio sin derecho a indulto por el delito de Asesinato en grado de complicidad, previsto y sancionado por el art. 252 incs. 2) y 3), con relación al art. 23 ambos del CP, a cumplir en el penal de “San Sebastián”, varones de la ciudad de Cochabamba, ambos con costas a favor del Estado y “la parte querellante”, averiguables en ejecución de sentencia ante autoridad competente.


  1. La mencionada Sentencia, fue objeto de apelación restringida por el acusado, Leonardo Coyo Coca (fs. 143 a 151), resuelto por Auto de Vista de 10 de octubre de 2014, que declaró improcedente; en consecuencia, confirmó la Sentencia impugnada.


  1. Notificado el recurrente, con el referido Auto de Vista el 10 de marzo 2015 (fs. 170), interpuso recurso de casación el 17 del mismo mes y año, objeto del presente análisis de admisibilidad.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


De la revisión del recurso de casación, se extraen como motivos los siguientes:


  1. Como primer agravio refiere que el Tribunal de alzada dictó el Auto de Vista de 10 de octubre de 2014, declarando su recurso de apelación restringida improcedente, sin que haya realizado un análisis de los puntos apelados, limitándose a señalar que no se advierte la existencia de defectos absolutos, ni fundamentación de algún agravio que tenga que ver con algún tipo de defecto que su persona invocaría de manera genérica y poco específica, extremo que asevera, vulnera el debido proceso.


  1. Refiere el Auto de Vista que el Fiscal de Materia propuso demostrar los presupuestos previstos en los incs. 2) y 6) del art. 252 del CP, extremo que  afirma, no sucedió en el caso del inc. 6), siendo que el Tribunal de mérito estableció la concurrencia del inc. 3) de la norma citada, que bajo la autonomía de juzgar los hechos informados en el caso, el Tribunal de Sentencia habría obrado correctamente sobre “la autoridad de mi persona”, en calidad de acusado, esto en base a la consideración VI que habría realizado la representante del Ministerio Público, extremo que establece la flagrante violación a derechos y garantías constitucionales como el debido proceso y la presunción de inocencia.


  1. Con relación a lo solicitado por su persona respecto de ser sancionado por el delito de Homicidio por emoción violenta, refiere, que el Auto de Vista, haciendo mención al Auto Supremo 073/2013-RRC de 19 de marzo, alegó que no puede realizar una nueva valoración de la prueba, extremo que afirma- vulnera el debido proceso de obviar y olvidar el control valorativo de la prueba sobre la que tiene facultad, puesto que no habría considerado, que en su recurso de apelación restringida, fundamentó la errónea aplicación de la ley debido a que se aplicó la norma de manera equívoca “sea en su aspecto adjetivo o sustantivo”; en el primer caso en ocasión de celebrarse un juicio y en el segundo en el contenido de la Sentencia resulta por un “Tribunal Unipersonal o Colegiando”, incurriéndose en los defectos estipulados por el art. 370 del Código de Procedimiento Penal (CPP). Cita la Sentencia Constitucional 1146/2003-R de 12 de agosto, la que no fue tomada en cuenta por el Tribunal de alzada, no obstante haber demostrado que el deceso de la víctima fue por motivo de emoción violenta.

 

  1. A tiempo de expresar que se ratificaba en su apelación restringida, hizo hincapié en que el Tribunal de Sentencia como el de alzada no fundamentaron ni precisaron qué valor probatorio otorgaron para darle una pena de presidio de 30 años sin derecho a indulto.


Cita los Autos Supremos 444 de “11 de noviembre”, emitido por la Sala Penal Segunda y “97/2004” y 262 de 8 de agosto de 2006.                                   


III.        REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales como expresión de la determinación contenida en los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, correspondiendo a los sujetos procesales observar, a tiempo de interponer los recursos que la norma adjetiva prevé, las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia cuando éstos sean contrarios a otros precedentes pronunciados por sus Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el CPP, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; labor reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de las Salas Penales, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derechos objetivo establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.

Para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)        Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


  1. Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.

Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)        Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


Conforme se tiene señalado, el recurrente fue notificado con el Auto de Vista recurrido el 10 de marzo de 2015, habiendo planteado recurso de casación el 17 del mismo mes y año, ante la Sala Penal Primera; es decir, dentro de plazo legal y ante el mismo Tribunal cuya resolución se cuestiona en el presente recurso, correspondiendo ahora verificar el cumplimiento de los demás requisitos exigidos en los arts. 416 y 417 del CPP.


Con relación al primer motivo, referido a que el Tribunal de alzada habría omitido considerar los puntos apelados, limitándose a señalar que no se advierte la existencia de defectos absolutos ni fundamentación de algún agravio vinculado a defecto específico, se advierte que el recurrente soslaya explicar en lo más mínimo qué puntos apelados no habrían sido considerados, mucho menos porqué considera que las afirmaciones del Tribunal de alzada vulneran su derecho al debido proceso. Por otro lado, no invoca precedente contradictorio explicando cuál la presunta contradicción del mismo con la omisión cometida por el Tribunal de apelación, en claro incumplimiento de lo preceptuado en los arts. 416 y 417 del CPP, deviniendo el motivo en inadmisible. 


En cuanto al segundo motivo, se advierte que a más de una descripción de la conclusión a la que habría llegado el Tribunal de Sentencia sobre la subsunción de la conducta del recurrente, en los presupuestos previstos en el art. 252 incs. 2) y 3) del CP, en lugar de determinar la adecuación de su conducta en el inc. 6) conforme se acusó inicialmente, el recurrente no explica de qué modo dicho razonamiento, avalado por el Tribunal de apelación, constituiría flagrante violación a sus derechos y garantías constitucionales como el debido proceso y la presunción de inocencia, ni cómo contradiría doctrina legal específica; por cuanto, el acusado obvió explicar la presunta contradicción del entendimiento asumido por el Tribunal de alzada con la jurisprudencia vigente en materia penal; en consecuencia, deviene en inadmisible.


Respecto al tercer motivo, referido a que el Tribunal de alzada olvidó y obvió su facultad sobre el control valorativo que tiene sobre la prueba; puesto que, no habría considerado que en su recurso de apelación restringida, fundamentó la errónea aplicación de la ley debido a que se habría aplicado la norma de manera equívoca “sea en su aspecto adjetivo o sustantivo” debiendo a su criterio ser sancionado por el delito de Homicidio por emoción violenta y no por el cual fue condenado. Sobre este reclamo el recurrente cita la Sentencia Constitucional 1146/2003-R de 12 de agosto; empero conforme dispone el art. 416 del CPP, las Sentencias Constitucionales, no tienen la calidad de precedentes contradictorios; constituyendo tales, únicamente los Autos de Vista dictados en los recursos de apelación restringida y Autos Supremos donde se establezca doctrina legal aplicable; no siendo válido el acudir a jurisprudencia constitucional a objeto del cumplimiento de la cita de precedente y explicación de contradicción que exige la ley en la interposición del recurso de casación.


Por otra parte, si bien el recurrente alega la vulneración al debido proceso; puesto que, el Tribunal de apelación habría obviado y olvidado efectuar el control valorativo de la prueba; empero, no estableció sobre qué prueba se habría omitido desplegar la referida facultad; en tal sentido, este reclamo, conlleva al incumplimiento de los arts. 416 y 417 del CPP, extremo que impide a este Tribunal Supremo de Justicia ingresar al fondo de este motivo, deviniendo en consecuencia en inadmisible.


Con relación al cuarto motivo, en similar sentido que en el anterior análisis, se advierte que la principal falencia en la argumentación del motivo radica en que no existe precedente contradictorio alguno invocado por el recurrente sobre la presunta falta de fundamentación; en cuanto, a la valoración probatoria para condenarle a 30 años de presido sin derecho a indulto; además, tampoco específica qué prueba no habrían recibido una debida fundamentación sobre su valor. En ese contexto, también resulta inadmisible.


Por último, es preciso aclarar que la cita de los Autos Supremos 444 de “11 de noviembre” y 97/2004 y 262 de 8 de agosto de 2006, no pueden ser consideradas; por cuanto, las mismas se hicieron aisladamente sin vincularla a ninguno de los agravios formulados.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara INADMISIBLE el recurso de casación de fs. 176 a 178 vta., interpuesto por Leonardo Coyo Coca. 


Regístrese, hágase saber y devuélvase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA