TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 185/2015-RA

Sucre, 18 de marzo de 2015


Expediente        : Tarija 13/2015

Parte acusadora        : Ministerio Público

Parte imputada        : Raúl Campos Montaño

Delito        : Violación de Niño, Niña o Adolescente


RESULTANDO


Por memorial presentado el 27 de enero de 2015, cursante de fs. 185 a 194 vta., Raúl Campos Montaño, interpone recurso de casación, impugnando el Auto de Vista 25/2014 de 15 de diciembre (fs. 158 a 161 vta.), pronunciado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, dentro del proceso penal que le sigue el Ministerio Público por la presunta comisión del delito de Violación de Niño, Niña o Adolescente, previsto y sancionado por el art. 308 bis del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. En mérito a la acusación pública (fs. 12 a 13 vta.), y una vez desarrollada la audiencia de juicio oral, el Tribunal Primero de Sentencia de la ciudad de Yacuiba del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, pronunció la Sentencia 014/2014 de 10 de julio (fs. 127 a 135 vta.), que declaró a Raúl Campos Montaño, autor de la comisión del delito de Violación previsto en el art. 308 del CP, condenándolo a la pena privativa de libertad de quince (15) años a cumplir en el Centro de Readaptación Productiva de “El Palmar” de Yacuiba, con costas, más la multa de doscientos días cuantificables a un boliviano por día; asimismo, lo absolvió por el delito de Violación de Niña, Niño o Adolescente, previsto y sancionado en el art. 308 bis del CP.

  1. Contra la mencionada Sentencia, el imputado Raúl Campos Montaño, presentó recurso de apelación restringida (fs. 143 a 150), que fue resuelto por Auto de Vista 25/2014 de 15 de diciembre, dictado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, que declaró sin lugar el recurso y confirmó la Sentencia apelada.


  1. Notificado el recurrente con el referido Auto de Vista el 20 de enero de 2015 (fs. 162), interpuso recurso de casación el 27 del mismo mes y año, que es motivo del presente análisis de admisibilidad.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


Del memorial de fs. 185 a 194 vta., se extraen los siguientes motivos:


  1. El recurrente, refiere que el Auto de Vista impugnado es lesivo a sus derechos de acceso a la justicia y tutela judicial efectiva, denunciando como primer motivo que, el Tribunal de alzada al igual que el Tribunal de Sentencia, valoraron la declaración anticipada de la víctima y no así la prueba que se recolectó en la etapa preparatoria, como las pruebas remitidas al IDIF, las que no fueron incorporadas al juicio por el Ministerio Público, lo que significa que no existe prueba científica para determinar si hubo o no violación, generando duda razonable de la supuesta agresión sexual; por otra parte, sostiene que se le condenó por el delito de Violación; sin embargo, no se tomó en cuenta que existe duda de su participación en el hecho; por cuanto, ese día se encontraba trabajando en Caraparí; además, no declaró el hermano menor de la víctima para acreditar que el 24 de diciembre, lo mandó a comprar jugo para luego abusar a la víctima; las declaraciones de los testigos Yoni Núñez Castillo, Karen Ichazo Vargas, Gilbert Ortiz Flores, Silvia Peralta y Edson Daniel Ferrari Morales, no generaron convicción sobre el hecho acusado al haber incurrido en contradicción; tampoco se demostró mediante extracto de llamadas que su persona habló con la madre de la víctima, aspecto que denota que no hubo intimidación.

Con el título de casos de admisibilidad del recurso, cita el Auto Supremo 595 de 26 de noviembre de 2003, las Sentencias Constitucionales 1401/2003-R del 26 de septiembre, 0546/2004-R de 12 de abril, 191/2005-R de 8 de marzo.   


  1. Como segundo motivo, el recurrente denuncia que el Tribunal de apelación procedió a revalorizar la prueba de cargo que conoció y valoró el Tribunal de Sentencia; y, al haber confirmado la Sentencia, incurrió en arbitrariedad y en desconocimiento de la última parte del art. 359 del Código de Procedimiento Penal (CPP), sosteniendo que si bien tiene competencia para conocer el recurso de apelación restringida, la potestad de valoración de la prueba corresponde únicamente al Tribunal de juicio, estando facultado únicamente para reparar la inobservancia o errónea aplicación de la ley; anular total o parcialmente la Sentencia; en el caso, correspondía anular parcialmente la dicha Resolución, indicando el objeto del nuevo juicio para que se dicte nueva Sentencia que contenga los requisitos del art. 360 del CPP. Cita los Autos Supremos 229 de 4 de julio de 2006, 205 de 19 de mayo de 2006, 252/05 de 22 de julio de 2005, 317/03 de 13 de junio de 2003, 205 de 19 de mayo de 2006, 274 de 7 de julio de 2006, 479 de 8 de diciembre de 2005, 434 de 23 de octubre de 2006 y 423 de 20 de octubre de 2006.


  1. Como tercer motivo, el recurrente refiere que el Tribunal de apelación  confirmó la Sentencia, la misma que no cumple con los requisitos previstos en el art. 360 del CPP, incurriendo en defectos de Sentencia previstos en los incs. 1), 3), 4), 5), 6), 8) y 10) del art. 370 del mismo Código, relativos a: Inobservancia de la ley sustantiva; falta de enunciación del hecho o su determinación circunstanciada; que la Sentencia se base en medios o elementos probatorios no incorporados legalmente al juicio; que la Sentencia se base en hechos no existentes o no acreditados o en valoración defectuosa de la prueba; contradicción de la Sentencia entre la parte considerativa y dispositiva; y, la inobservancia de las reglas previstas para la deliberación y redacción de la Sentencia, haciendo hincapié en el inc. 6), porque la Resolución se basó en hechos no acreditados por la parte acusadora tildándolo como “PRESUNTO AUTOR DE UN HECHO DE VIOLACION” (sic); agrega que es


inocente, por no haberse demostrado con objetividad que sea el autor del hecho, vulnerándose sus derechos humanos; y, a ser juzgado por un Tribunal independiente e imparcial, en juicio público y contradictorio, con respeto al derecho a la defensa y ser oído y vencido en un nuevo reenvío de juicio conforme al art. 413 del CPP.

III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE               CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; empero, “El derecho a recurrir es un derecho condicionado, su ejercicio va a depender de la concurrencia de los presupuestos y requisitos legalmente establecidos” (Rosa Pascual Los recursos en el Código de Procedimiento Penal); por lo cual los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, deben observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


Dentro de ese mismo contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia a fin de asegurar la vigencia del principio de igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia.

Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)        Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la Resolución impugnada.


ii)        Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


iii)        Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.

IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


Con relación al plazo para la interposición del recurso de casación, el recurrente fue notificado con el Auto de Vista impugnado, el 20 de enero de 2015 (fs. 162), presentó el recurso de casación el 27 de enero de 2015, conforme al cargo de recepción a fs. 194 vta.; en consecuencia, tomando en cuenta que el plazo se computa sólo días hábiles, el recurso fue interpuesto dentro del plazo que establece el art. 417 del CPP, correspondiendo analizar los demás requisitos de fondo.


Con relación al primer motivo, el recurrente denuncia que en la Sentencia de grado como en el Auto de Vista impugnado, valoró la declaración anticipada de la víctima; sin embargo, el Ministerio Público no incorporó al juicio oral la prueba remitida al IDIF, lo que significa que no existe prueba científica para determinar si hubo o no violación; asimismo, en el proceso de valoración de prueba de cargo, no se tomó en cuenta que la declaración de los testigos Yoni Núñez Castillo, Karen Ichazo Vargas, Gilbert Ortiz Flores, Silvia Peralta y Edson Daniel Ferrari Morales, fueron simplemente referenciales y no presenciales; no obstante, el Tribunal de Sentencia concluyó que existió prueba suficiente para generar convicción sobre la responsabilidad penal del imputado en el hecho acusado; invocó como precedente contradictorio el Auto Supremo 595 de 26 de noviembre de 2003 y las Sentencias Constitucionales 1401/2003-R del 26 de septiembre, 0546/2004-R de 12 de abril y 191/2005-R de 8 de marzo; sin embargo, el Auto Supremo invocado en el recurso de casación analizado en su momento fue declarado Infundado; consiguientemente, no contiene doctrina legal aplicable susceptible de contrastación; finalmente, las Sentencias Constitucionales conforme al segundo párrafo del art. 416 de la Ley Adjetiva Penal, no constituyen precedentes contradictorios, razones suficientes para declarar la inadmisibilidad del motivo.


En lo referente al segundo motivo, en él se denunció que el Tribunal de apelación procedió a revalorizar la prueba de cargo que conoció y valoró el Tribunal de Sentencia, siendo esta facultad exclusiva del Tribunal de Sentencia, estando facultado



sólo para reparar la inobservancia o errónea aplicación de la ley; anular total o parcialmente la Sentencia; en el caso, correspondía anular parcialmente dicha Resolución para que se emita un nuevo fallo; por otra parte, al haber confirmado la Sentencia incurrió en arbitrariedad y en desconocimiento de la última parte del art. 359 del CPP, invocó como precedentes contradictorios los Autos Supremos 205 de 19 de mayo de 2006; 252/05 de 22 de julio de 2005, 317/03 de 13 de junio de 2003, 274 de 7 de julio de 2006, 479 de 8 de diciembre de 2005, 434 de 23 de octubre de 2006, 423 de 20 de octubre de 2006 y 229 de 4 de julio de 2006.


Inicialmente se advierte que el motivo es confuso y contradictorio; por cuanto, el recurrente denuncia revalorización de prueba y concluye expresando que el Tribunal de alzada debió anular parcialmente la Sentencia; sobre este motivo  tampoco existe la enunciación de doctrina legal para ser contrastada; puesto que, el Auto Supremo 205 de 19 de mayo de 2006, en su momento declaró admisible el recurso de casación interpuesto; por lo tanto, no contiene doctrina legal aplicable para la labor de contrastación; lo propio, el Auto Supremo 274 de 7 de julio de 2006, cuyo mes correcto es julio; el Auto Supremo 229 de 4 de julio de 2006, en su análisis en casación declaró Infundado el recurso; es decir, no contiene doctrina legal aplicable susceptible de contrastación, el Auto Supremo 434 de 23 de octubre de 2006, revisando el archivo de la entonces Corte Suprema de Justicia, no existe.


En cuanto a los Autos Supremos 252 de 22 de julio de 2005, 317 de 13 de julio de 2003, 479 de 8 de diciembre de 2005 y 423 de 20 de octubre de 2006, los dos primeros simplemente son citados por el recurrente y no cumple con la carga procesal inexcusable previstos en los arts. 416 y 417 del CPP; es decir, señalar de manera clara y precisa la presunta contradicción que existente con los precedentes invocados y el Auto de Vista impugnado; con relación a los dos últimos precedentes, si bien transcribe parte de las citadas Resoluciones, omite el cumplimiento de los requisitos de admisibilidad del recurso de casación expresados; en consecuencia, este Tribunal se ve impedido de abrir su competencia para el análisis de fondo, deviniendo el motivo en inadmisible.


En cuanto al tercer motivo, el recurrente denuncia que el Tribunal de apelación  confirmó la Sentencia, la misma que no cumpliría con los requisitos previstos en el art. 360 del CPP, habiendo incurrido en defectos de Sentencia previstos en los incs. 1), 3), 4), 5), 6), 8) y 10) del art. 370 del mismo Código, vulnerándose sus derechos humanos a ser juzgado por un Tribunal independiente e imparcial, con respeto al derecho a la defensa en un nuevo reenvío de juicio conforme al art. 413 del CPP; al respecto, el recurrente se limita a señalar de manera general el presunto incumplimiento de requisitos de la Sentencia y advertir que la Resolución de instancia incurrió en defectos de sentencia previstos en el art. 370 del CPP; sin embargo, revisado el recurso de apelación restringida invocó como precedentes; el Auto Supremo “23 de mayo de 2001”, sin indicar el número del mismo y el Auto Supremo 418/04 de 16 de agosto de 2004; no obstante, en el recurso de casación, no invocó precedente alguno para sustentar este motivo; es decir, no observó los requisitos de admisibilidad del recurso de casación previstos en los arts. 416 y 417 del CPP, omisión que no puede ser suplida de oficio por este Tribunal; en consecuencia, este motivo también deviene en inadmisible.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara INADMISIBLE el recurso de casación formulado por Raúl Campos Montaño, de fs. 185 a 194 vta.


Regístrese, hágase saber y devuélvase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA