TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 177/2015-RA

Sucre, 13 de marzo de 2015


Expediente        : Santa Cruz 91/2014

Parte acusadora        : Ministerio Público

Parte imputada        : Justo León Valencia y otros

Delito        : Tráfico de Sustancias Controladas y otro


RESULTANDO


Por memoriales presentados el 3 y 16 de septiembre de 2014, cursantes de fs. 1675 a 1678 y 1719 a 1728 vta., Fran Elber Lozano Mendoza y Justo León Valencia; y Jhonny Balderrama Soto, respectivamente, interponen recursos de casación impugnando el Auto de Vista de 18 de abril de 2014 (fs. 1666 a 1670), pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público contra los recurrentes, Joselito Martín Poquiviqui, Juan de Dios Roncales Vélez y Jhon Jairo Rodríguez Vega, por la presunta comisión de los delitos de Tráfico de Sustancias Controladas, Asociación Delictuosa y Confabulación, previstos y sancionados por los arts. 48 con relación al 33 inc. m) y 53 de la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas (Ley 1008).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. En mérito a la acusación pública (fs. 663 a 671 vta.), una vez concluida la audiencia de juicio oral, el Tribunal Séptimo de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, pronunció la Sentencia 03/2013 de 14 de marzo (fs. 1539 a 1552), por la que declaró a Justo León Valencia, Joselito Martín Poquiviqui, Juan de Dios Roncales Vélez, Jhonny Balderrama Soto, Fran Elber Lozano Mendoza y Jhon Jairo Rodríguez Vega, absueltos de la comisión de los delitos de Tráfico de Sustancias Controladas y Asociación Delictuosa y Confabulación, previstos y sancionados por los arts. 48 con relación al 33 inc. m) y 53 de la Ley 1008, ordenando la cesación de todas las medidas cautelares y personales.


  1. Contra la mencionada Sentencia, el Ministerio Público presentó recurso de apelación restringida (fs. 1563 a 1568), resuelto por Auto de Vista de 18 de abril de 2014, dictado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, que declaró admisible y procedente el mismo y deliberando en el fondo anuló totalmente la Sentencia, ordenando la reposición del juicio por otro Tribunal de Sentencia llamado por ley con el consiguiente reenvío del expediente.


  1. Notificados los recurrentes Fran Elber Lozano Mendoza y Justo León Valencia por una parte y Jhonny Balderrama Soto por otra con el referido Auto de Vista el 1 y 11 de septiembre de 2014 (fs. 1672 y 1673), formulan recursos de casación el 3 y 16 del mismo mes y año; sin embargo, por decreto de fs. 1736, este Tribunal Supremo devolvió antecedentes a la Sala Penal de origen a objeto de subsanar la notificación efectuada al imputado Juan de Dios Roncales Vélez con el Auto de Vista recurrido. Cumplida, la observación, corresponde el análisis de admisibilidad.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


De la revisión de los recursos de casación se extraen los siguientes motivos:


II.1. Recurso de casación de Fran Elber Lozano y Justo León Valencia 


Los recurrentes, denuncian que el Auto de Vista recurrido, incurrió en falta de fundamentación, puesto que omitió pronunciarse sobre todos los puntos apelados por el Ministerio Público, otorgando contrariamente más allá de lo pedido, actuando ultra petita, llegando a anular la sentencia justa con absoluta falta de fundamentación, incorrecta valoración de la prueba y errónea aplicación e inobservancia del art. 363 incs. 1) y 2) del CPP, realizando fundamentación superficial de los citados incisos; contrariamente, realizan apreciaciones de fondo al expresar que son culpables del delito de Tráfico de Sustancias Controladas, incurriendo en defecto absoluto conforme el art. 169 incs. 1) y 3) del CPP; asimismo, al haber anulado la Sentencia que no contiene ninguno de los defectos previstos en el art. 370 del CPP, no hizo uso de las atribuciones que le otorga la ley; es decir, verificar, la correcta valoración de la prueba conforme las reglas de la sana crítica, contraviniendo a los Autos Supremos 317 de 13 de junio de 2003 y 176 de 26 de abril de 2010.


Denuncian también, que el Auto de Vista incumplió con el art. 399 del CPP, toda vez que el recurso de apelación restringida, no cumplía con las exigencias establecidas por el art. 408 del CPP, por lo que el Tribunal de alzada estaba obligado a otorgarles tres días para que fundamenten y amplíen el recurso, empero, no lo hizo; aspecto que a su criterio incumple el derecho procedimental, derecho a la defensa, la igualdad de las partes y el debido proceso; agrega que el Tribunal de apelación, no fundamentó ni motivó la Resolución conforme el art. 124 del CPP, resultándole incongruente y contradictoria, lo que implica nulidad a tenor del art. 169 inc. 5) del CPP, puesto que no dio respuesta a todos los puntos expuestos por el Fiscal recurrente; sin embargo, apreció la prueba como si fuera Tribunal de Sentencia, incurriendo en defecto absoluto previstos en los incs. 1) y 3) del art. 370 del CPP, concluyendo los recurrentes que no se pronunció sobre  todos y cada uno de los puntos que argumentaron en el recurso de apelación restringida, dejándolos en indefensión; por otro lado, refieren que el Tribunal expresó que la Sentencia condenatoria estaría fundamentada y motivada conforme el art. 124 del CPP, que los acusados fueron individualizados y otros hechos que no vienen al caso; es decir, no se pronunció sobre los puntos apelados por el Ministerio Público, acusando como violadas y erróneamente aplicados los arts. 12, 13, 71, 124, 167, 171, 172, 173, 204, 209, 307, 349, 355, 360 incs. 1) y 2) del CPP.


Por otra parte, refieren que el Auto de Vista, no verificó si la valoración de la prueba estuvo conforme a las reglas de la sana crítica, vulnerando los arts. 173, 359, 360 y 363 del CPP; finalmente, previa transcripción del tipo penal de Tráfico de Sustancias Controladas, refieren que en el caso, no se les encontró en posesión de ninguna sustancia controlada, menos cocaína, por lo que el Ministerio Público no demostró si ellos ya sea “directa o indirectamente” hubiesen tenido en almacenamiento o tenencia alguna sustancia controlada, concluyendo que se incurrió en inobservancia de la ley sustantiva, puesto que de espectadores ocasionales, pasaron a ser autores principales; no se les atribuyó correctamente el hecho delictivo, no utilizaron pruebas idóneas para incriminarlos; y, la fundamentación del Auto de Vista es contradictorio e insuficiente, por no encontrarse debidamente motivado, violando el art. 370 del CPP, puesto que, no consideró que la Sentencia absolutoria fue dictada conforme el art. 363 incs. 1) y 2) del CPP.

   

II.2. Recurso de casación de Jhonny Balderrama Soto


  1. Denuncia que el Auto de Vista impugnado, carece de una debida fundamentación porque no realizó un análisis crítico y analítico de los supuestos defectos de sentencia que fueron expresados por el Ministerio Público previstos en los incs. 1), 3) y 5) del art. 370 del CPP, vulnerando su derecho a la tutela judicial efectiva y el debido proceso en su vertiente de falta de motivación de las resoluciones, incurriendo en defecto absoluto previsto en el art 169 inc. 3) del CPP; agrega que, actuando ultra petita, anuló la justa Sentencia con absoluta falta de fundamentación, incorrecta valoración de la prueba y errónea aplicación del art. 363 incs. 1) y 2) del CPP, realizando apreciaciones de fondo al expresar que son culpables del delito endilgado; es decir, el Tribunal de alzada, emitió juicio de valor sobre el objeto del juicio establecido en el art. 329 del CPP, sin inmediación, expresando la existencia del hecho y la responsabilidad penal de los imputados, emitiendo conclusiones erróneas, generando un estado de incertidumbre, incerteza e inseguridad jurídica; como precedentes contradictorios, cita los Autos Supremos  450 de 19 de agosto de 2004, 448 de 12 de septiembre de 2007, 442 de 10 de septiembre de 2007 y 679 de 17 de diciembre de 2010.


  1. Refiere también que el Tribunal de alzada, revalorizó prueba excluida del proceso actuando como si existiese una segunda instancia, pese a que está impedido de modificar los hechos al no haber participado del debate; es decir, valoró prueba no introducida a juicio y revalorizó la prueba admitida por el Tribunal de Sentencia; contrariamente expresó juicio de valor sobre los hechos, vulnerando los principios del sistema acusatorio de contradicción, inmediación y de concentración, cuando debió limitarse a examinar la corrección jurídica del fallo, en cuanto a la ley sustantiva y la observancia de las formas esenciales del proceso, absteniéndose de incursionar en el material histórico fijado por el Tribunal de Sentencia; contrariamente expresó que el Tribunal de Sentencia, no consideró que los objetos encontrados en el camión Nissan Cóndor, son utilizados exclusivamente para la fabricación de sustancias controladas; es decir, expresó juicio de valor sobre la existencia del hecho y la responsabilidad penal de los imputados, cita como precedentes los Autos Supremos 515 de 16 de noviembre de 2006 y 308 de 25 de agosto de 2006.


  1. Asimismo, denuncia incongruencia omisiva, por cuanto el Tribunal de alzada, no se pronunció respecto a los defectos previstos en el art. 370 incs. 1), 5) y 6) del CPP, que fueron denunciados por el Ministerio Público, omitiendo realizar una exposición, clara, precisa y suficiente de los razonamientos efectuados sobre los justificativos y análisis de la existencia del defecto de sentencia; agrega que, no realizó una valoración integral de las cuestiones formuladas, no fundamentó si la ausencia de fundamentación se debió a la falta de motivación fáctica por haberse omitido el hecho histórico o si se debió a la fundamentación probatoria, descriptiva e intelectiva por haberse identificado algún defecto en el resumen de las pruebas; por otra parte, el Tribunal A quo, debió fundamentar si en el hecho, se aplicó o no correctamente la sana crítica o en su caso se transgredieron las reglas del entendimiento humano; no obstante, el Tribunal de alzada, llegó a la conclusión de que en la fundamentación probatoria, intelectiva del Juez inferior, se advirtieron contradicciones entre los hechos probados y la valoración intelectiva, sin especificar cuáles serían esas contradicciones; asimismo, actuando ultra petita asumió cuestiones que no fueron apeladas por el Ministerio Público, generando un estado de incertidumbre e indefensión que le afecta como parte imputada, incurriendo en defecto absoluto no susceptible de convalidación previstos en el art. 169 núm. 3) del CPP, contraviniendo los Autos Supremos 164/2012 de 4 de julio, 411 de 20 de octubre de 2006 y 418 de 10 de octubre de 2006, de los que transcribe la doctrina legal aplicable.


  1. Finalmente, el recurrente denuncia ilogicidad del Auto de Vista impugnado expresando los siguientes aspectos: a) Que, el Auto de Vista impugnado, confunde la subsunción de hechos al tipo penal y control de logicidad del iter lógico o razonamiento emergente de la valoración de la prueba; es decir, el Tribunal de alzada, analizó de manera conjunta ambos motivos en el núm. 1) del art. 370 del CPP, sin tomar en cuenta la precisión conceptual efectuada con relación al art. 407 del CPP, por la Sentencia Constitucional 1075/2003-R de 24 de julio; por otra parte, no se puede denunciar defecto de sentencia bajo el argumento de violación o lesión a la sana crítica emergente de la valoración de la prueba, puesto que para esta problemática están los numerales 5) y 6) del art. 370 del CPP; es decir, son aspectos distintos, uno tiene que ver con el ámbito sustantivo y el otro con el procesal, agrega que el mérito sobre la culpabilidad o la absolución, no corresponde ser pronunciado por el Tribunal de alzada; y, b) En cuanto  a los defectos de sentencia incursos en los numerales 5) y 6) del art. 370 del CPP, el Tribunal de alzada, señaló que la Sentencia realizó una mala valoración de la prueba; sin embargo, no expresó que reglas de la sana crítica hubiese inobservado, no expresó ni fundamentó un examen del iter lógico de la valoración probatoria y contrariamente a los precedentes invocados, expresó erróneamente un juicio de culpabilidad, contraviniendo el art. 173 del CPP, referido a la valoración de la prueba y la libertad probatoria establecida en el art. 171 del mismo Código, citando como precedentes los Autos Supremos 329 de 29 de agosto de 2006, 431 de 11 de octubre de 2006, 236 de 7 de marzo de 2007, 196 de 3 de junio de 2005 y 214 de 28 de marzo de 2007, de los que trascribe la doctrina legal aplicable.


III.  REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE  CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; empero, “El derecho a recurrir es un derecho condicionado, su ejercicio va a depender de la concurrencia de los presupuestos y requisitos legalmente establecidos” (Rosa Pascual Los recursos en el Código de Procedimiento Penal); por lo cual los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, deben observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


Dentro de ese mismo contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia a fin de asegurar la vigencia del principio de igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia.

Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)        Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la Resolución impugnada.


ii)        Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


iii)        Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


IV.1. Recurso de casación de Fran Elber Lozano y Justo León Valencia 


Con relación al requisito del plazo para la interposición de recurso de casación, los  recurrentes fueron notificados con el Auto de Vista impugnado, el 1 de septiembre de 2014 (fs. 1672), presentaron el recurso de casación el 3 del mismo mes y año conforme el cargo del timbre electrónico de fs. 1675; es decir, dentro del plazo establecido por el art. 417 del CPP, correspondiendo el análisis de los requisitos de fondo.


Con relación a la denuncia formulada por los recurrentes, referente a que el Auto de Vista impugnado, carece de una debida fundamentación y que omitió pronunciarse sobre los puntos apelados por el Ministerio Público, incumpliendo con lo dispuesto por el art. 124 del CPP, realizando apreciaciones de fondo al expresar que son culpables del delito acusado, además de anular la justa sentencia con absoluta falta de fundamentación, incorrecta valoración de la prueba, errónea aplicación e inobservancia del art. 363 incs. 1) y 2) del CPP, incurriendo en defecto absoluto conforme el art. 169 incs. 1) y 3) del CPP, pese a que no contiene ninguno de los defectos previstos por el art. 370 del mismo Código; asimismo, refieren que el Auto de Vista incumplió con el art. 399 del CPP, toda vez que el recurso de apelación restringida, no cumplía con las exigencias establecidas por el art. 408 del CPP, por lo que el Tribunal de alzada estaba obligado a otorgar el plazo de tres días para que fundamenten el recurso, pero no lo hizo; señalan también que el Auto de Vista no se pronunció con relación a los agravios denunciados en su recurso de apelación restringida, dejándolos en indefensión y por último es contradictorio e insuficiente porque no observó el art. 363 del CPP, que determina los casos en los que procede la absolución, no verificó si la valoración de la prueba fue conforme a las reglas de la sana crítica, vulnerando los arts. 173, 359, 360 y 363 del CPP, que su conducta no se adecua al delito de Tráfico de Sustancias Controladas, toda vez que no fueron encontrados en posesión de ninguna sustancia controlada; invocan como precedentes contradictorios los Autos Supremos 176 de 26 de abril de 2010 y 317 de 13 de junio de 2003.


En cuanto al motivo en análisis, los argumentos resultan ser confusos, discordantes y cuando no contradictorios; no obstante, los recurrentes invocan como precedentes los Autos Supremos señalados supra referidos a la incongruencia omisiva  y la prohibición de revalorizar prueba por los Tribunales de alzada y cuestionan que el Auto de Vista carece de fundamentación y motivación, en claro incumplimiento a lo dispuesto por el art. 124 del CPP, refiriendo que el Auto de Vista impugnado, no dio respuesta a todos los puntos expuestos por el Fiscal recurrente y otorgando más allá de lo pedido; es decir, actuando de forma ultra petita anuló la justa Sentencia con absoluta falta de fundamentación, incorrecta valoración de la prueba y errónea aplicación e inobservancia del art. 363 incs. 1) y 2) del CPP, realizando apreciaciones de fondo que no le corresponden como Tribunal de apelación al expresar que son culpables del delito acusado, pese  a que la Sentencia no contiene ninguno de los defectos previstos en el art. 370 del CPP; por otra parte, el Tribunal de apelación apreció la prueba como si fuera Tribunal de Sentencia, lo que implica defectos absoluto conforme dispone el art. 169 incs. 1) y 3) del CPP, en consecuencia, al haber dado cumplimiento aunque mínimamente a los arts. 416 y 417 del CPP, el motivo en esta temática deviene en admisible.  


IV.2. Recurso de casación de Jhony Balderrama Soto


En lo referente al requisito del plazo para la interposición de recurso de casación, el recurrente fue notificado con el Auto de Vista impugnado, el 11 de septiembre de 2014 (fs. 1673), presentó el recurso de casación el 16 del mismo mes y año conforme el cargo del timbre electrónico de fs. 1719; es decir, dentro del plazo establecido por el art. 417 del CPP, correspondiendo el análisis de los requisitos de fondo.


En cuanto al primer motivo, referido a que el Auto de Vista impugnado, carece de fundamentación porque no realizó un análisis crítico de los defectos de sentencia que fueron denunciados por el Ministerio Público en apelación restringida previstos en los incs. 1), 3) y 5) del art. 370 del CPP; y, contrariamente actuando ultra petita, anuló la justa Sentencia con absoluta falta de fundamentación, incorrecta valoración de la prueba y errónea aplicación del art. 363 incs. 1) y 2) del CPP, al expresar que son culpables del delito endilgado, transgrediendo su derecho a la tutela judicial efectiva como elemento del debido proceso, generando un estado de incertidumbre, incerteza e inseguridad jurídica; como precedentes contradictorios, cita los Autos Supremos 450 de 19 de agosto de 2004, 448 de 12 de septiembre de 2007, 442 de 10 de septiembre de 2007 y 679 de 17 de diciembre de 2010.


El recurrente invocó como precedente contradictorio el Auto Supremo 450 de 19 de agosto de 2004, el mismo fue citado únicamente con la finalidad de respaldar su pretensión de admisibilidad del recurso, por lo que no corresponde efectuar la labor de contraste; también invocó los Autos Supremos 448 de 12 de septiembre de 2007 y 442 de 10 de septiembre de 2007 y 679 de 17 de diciembre de 2010, refiriendo que el Auto de Vista impugnado no se encuentra debidamente fundamentado, puesto que no es completo, exhaustivo ni lógico, al omitir la exposición clara, precisa y suficiente de los razonamientos efectuados sobre los justificativos y análisis, respecto al defecto previsto en el art. 370 inc. 1) del CPP, denotando que no se realizó una ponderación imparcial, ecuánime y completa con relación a las cuestiones apeladas en la apelación restringida y sus respuestas de modo integral, vulnerando su derecho a la tutela judicial efectiva y la debida motivación de las resoluciones, incurriendo en defecto absoluto incurso en el art. 169 núm. 3) del CPP, explicación suficiente para disponer la admisibilidad del motivo.


Con relación al Auto Supremo 679 de 17 de diciembre de 2010, se deja constancia que el recurrente hace referencia a la obligación de los Tribunales de impugnación, de revisar minuciosamente los antecedentes del proceso verificando que el inferior en grado haya observado las normas de tramitación del proceso y al advertir defectos absolutos, corregirlos de oficio, por lo que no corresponde realizar la labor de contrastación.

Con relación al segundo motivo, el recurrente denuncia que el Tribunal de alzada, valoró prueba no introducida al juicio y revalorizó la prueba admitida por el Tribunal de Sentencia, emitiendo juicio de valor sobre la existencia del hecho y la responsabilidad penal de los imputados; por otra parte, cuestiona que el Tribunal de apelación debió controlar si la valoración de la prueba hecha por el inferior se encuentra o no conforme a las reglas de la sana critica, si el fundamento de la Sentencia se encuentra acorde a las máximas de la experiencia, conocimiento, entendimiento y la lógica; invocó como precedentes los Autos Supremos 515 de 16 de noviembre de 2006 y 308 de 25 de agosto de 2006, referidos a la obligación del Tribunal de apelación de efectuar control sobre la valoración de la prueba; sin embargo, la denuncia en esta temática resulta ser genérica por cuanto no individualiza qué prueba no introducida al juicio fue valorada por el Tribunal de alzada, lo que impide que este Tribunal aperture su competencia para el análisis de fondo; en consecuencia el motivo deviene en inadmisible.


Con relación al tercer motivo, el recurrente denuncia que el Tribunal de alzada, incurrió en incongruencia omisiva, por cuanto omitió pronunciarse sobre los defectos de Sentencia denunciados por el Ministerio Público previstos en el art. 370 incs. 1), 5) y 6) del CPP; expresa también, defectuosa valoración de la prueba porque advirtió que en la Sentencia existieron contradicciones entre los hechos probados y la valoración intelectiva; finalmente, actuando ultra petita asumió cuestiones que no fueron motivo de apelación; invoca los Autos Supremos 164/2012 de 4 de julio, 411 de 20 de octubre de 2006 y 418 de 10 de octubre de 2006.


El recurrente también denuncia que el Tribunal de alzada se pronunció de manera ultra petita, por cuanto no realizó un control del juicio oral, lo que denota que sus conclusiones no responden a los datos plasmados en la Sentencia y en el acta de registro del juicio oral, aspecto que le deja en estado de incertidumbre e inseguridad jurídica trasgrediendo su derecho a la tutela judicial efectiva como componente del debido proceso, constituyendo defecto absoluto conforme el art. 169 inc. 3) del CPP, explicación escueta pero suficiente cumpliendo así con lo establecido en los arts. 416 y 417 del CPP, correspondiendo ingresar al análisis de fondo en cuanto al pronunciamiento ultra petita en el motivo en examen, debiendo tomarse en cuenta para la labor de contrastación sólo los Autos Supremos 411 de 20 de octubre de 2006 y 418 de 10 de octubre de 2006, dejándose constancia que el Auto Supremo 164/2012 de 4 de julio, resuelve otra temática.


En cuanto al cuarto motivo, denuncia ilogicidad del Auto de Vista recurrido, respecto a los agravios invocados por el Ministerio Público, tomando en cuenta que analizó el juicio de tipicidad y la valoración de prueba en el núm. 1) del art. 370 del CPP; por otra parte, en cuanto a los defectos previstos en los incs. 5) y 6) de la ley adjetiva procesal penal, señaló que la Sentencia incurrió en defectuosa valoración de la prueba, expresando juicio de culpabilidad respecto a la conducta de los imputados, contraviniendo el art. 173 del CPP, citó como precedentes los Autos Supremos 329 de 29 de agosto de 2006, 431 de 11 de octubre de 2006, 236 de 7 de marzo de 2007, 196 de 3 de junio de 2005 y 214 de 28 de marzo de 2007. 


En cuanto al motivo en cuestión, el recurrente invocó como precedentes invocados los Autos Supremos 329 de 29 de agosto de 2006, 431 de 11 de octubre de 2006, 236 de 7 de marzo de 2007, referidos al juicio de tipicidad que debe realizar el Tribunal de Sentencia a tiempo de emitir el fallo, señalando que el auto de Vista actuó contrariamente a los mismos , ya que el mérito sobre la culpabilidad, en el caso de la sentencia absolutoria, no corresponde ser pronunciado por el Tribunal de apelación restringida, explicación escueta pero suficiente respecto al cumplimiento de los requisitos establecidos en los arts. 416 y 417 del CPP, para admitir el inc. a) del motivo cuarto del recurso de casación.


En cuanto a los Autos Supremos 196 de 3 de junio de 2005 y 214 de 28 de marzo de 2007, relativos a la valoración de la prueba, si bien realiza una explicación de las razones por las cuales no se puede denunciar defectos de  sentencia previstos en el inc. 1) del art. 370 del CPP, con argumentos emergentes de valoración de la prueba y errónea aplicación del art. 173 del CPP, la misma no resulta suficiente; es decir, no expresó de forma clara y precisa de qué forma el Auto de Vista contradice a los citados fallos; en consecuencia, el inc. b), deviene en inadmisible.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLES los recursos de casación interpuestos por Fran Elber Lozano Mendoza, Justo León Valencia de fs. 1675 a 1678, respecto al recurso de casación formulado por  Jhonny Balderrama Soto, cursante de fs. 1719 a 1728 vta., los motivos primero, tercero y el inc. a) del cuarto motivo, expresados en el acápite II.2 de la presente Resolución. Asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, se dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas: el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA