TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL

AUTO SUPREMO Nº 031/2015-RA

Sucre, 15 de enero de 2015


Expediente                : Santa Cruz 92/2014        

Parte acusadora        : Ministerio Público y otros

Parte imputada        : Dennis Gabriel Torrico Castro

Delitos                : Homicidio, Lesiones Graves y Gravísimas en Accidente de

                         Tránsito y otro

                        

RESULTANDO


Por memoriales presentados el 24 de junio y 26 de septiembre de 2014, cursantes de fs. 1037 a 1052 reiterado de 1053 a 1068 y 1072 a 1077, el imputado Dennis Gabriel Torrico Castro, así como los acusadores particulares Cecilia Carola y Robín Eduardo de apellidos Menacho Banegas, interponen recursos de casación impugnando el Auto de Vista 254 de 24 de diciembre de 2013 de fs. 1030 a 1035, pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y los nombrados acusadores, por la presunta comisión de los delitos de Homicidio y Lesiones Graves y Gravísimas en Accidente de Tránsito y Omisión de Socorro previstos y sancionados por los arts. 260 y 261 del Código Penal (CP) respectivamente.


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. Desarrollada la audiencia del juicio oral y público, por Sentencia 29/2012 de 17 de diciembre (fs. 956 a 963 vta.), el Tribunal Séptimo de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, declaró a Dennis Gabriel Torrico Castro, autor y culpable de la comisión del delito de Homicidio en Accidente de Tránsito, previsto y sancionado por la primera parte del primer párrafo del art. 261 del CP, imponiéndole la pena de tres años de reclusión, con costas, siendo absuelto del delito de Omisión de Socorro.   


  1. Contra la mencionada Sentencia, el imputado y los acusadores particulares (fs. 966 a 970 vta. y 985 a 988 vta. respectivamente), interpusieron recursos de apelación restringida, resueltos por Auto de Vista 254 de 24 de diciembre de 2013, emitido por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, que declaró admisible y procedente en forma parcial la apelación interpuesta por la parte acusadora, y deliberado en el fondo modificó la pena a tres años y seis meses de reclusión, por la comisión del delito previsto en la segunda parte del art. 261 del CP, manteniendo vigente la Sentencia en todo lo demás; asimismo, declaró admisible e improcedente el recurso formulado por el imputado Dennis Gabriel Torrico Castro.

  1. El 17 de junio y 11 de septiembre de 2014 (fs. 1036 y 1070), fueron notificados los recurrentes con el referido Auto de Vista y el 24 de junio y 26 de septiembre ambos del mismo año, interpusieron recursos de casación.


II. DE LOS MOTIVOS DE LOS RECURSOS DE CASACIÓN


De la revisión de los recursos de casación, se extraen los siguientes motivos:


II.1. Del recurso de Casación de Dennis Gabriel Torrico Castro


  1. El recurrente denuncia que, el Auto de Vista recurrido no advirtió los defectos absolutos contenidos en los arts. 359 inc. 1) y 370 inc. 4) del Código de Procedimiento Penal (CPP), mencionando que la defensa planteó exclusión probatoria de la documental 4, consistente en el examen de alcoholemia que fue practicada el día del accidente, señalando que el Tribunal de Mérito, en franco desacato de lo establecido en el art. 359 inc. 1) y 345 del CPP, a tiempo de dictar la Sentencia no habría resuelto el mencionado incidente, a pesar de haber diferido su resolución a ese momento procesal, a más de valorar la mencionada prueba como si hubiera sido incorporada legalmente; indica que esa situación debió ser corregida de oficio por el Tribunal de alzada cumpliendo las normas procesales y al no hacerlo incurrió en defectos absolutos no susceptibles de convalidación; cita como precedente contradictorio el Auto Supremo 100 de 25 de febrero de 2011, además de las Sentencias Constitucionales 2355/2010 de 19 de noviembre, 1479 de 21 octubre de 2013 y 2233 de 16 de diciembre de 2013.


  1. De otro lado, el recurrente acusa la existencia de incongruencia omisiva, señalando que interpuso excepción de extinción de la acción por duración máxima del proceso, que fue rechazada por Tribunal de Sentencia, resolución que fue uno de los puntos de la apelación restringida, sobre el cual no se habría pronunciado el Tribunal de Apelación, situación que a decir del recurrente quebrantaría el debido proceso y la tutela judicial efectiva, establecidos en los arts. 115. II), 117, 137 y 180 de la Constitución Política del Estado (CPE), 124 y 398 del CPP, constituyéndose en defecto absoluto no susceptible de convalidación; señala como precedentes contradictorios los Autos Supremos 294/2012 de 22 de octubre, 26 de febrero 08 de 2013, 27/2013, 83/2013, 86/2013, 105/2011 de 25 de febrero y 356/2005 de 16 de septiembre. 


  1. Asimismo el recurrente denuncia, defecto absoluto por revalorización de la prueba en segunda instancia, señalando que el Auto de Vista impugnado agravó la situación jurídica del imputado, inobservando los principios de legalidad, el in dubio pro reo, modificando el tipo penal para incrementarle la condena de tres años a tres años y seis meses, encuadrando su conducta a la segunda parte del art. 261 del CP, demostrando la vulneración del debido proceso en sus componentes de seguridad jurídica, tutela judicial efectiva y principio de legalidad; cita como precedentes contradictorios los Autos Supremos 192 de 11 de julio, 014 de 06 de febrero de 2013, 74 de 19 de marzo de 2013, 190/2012 de 02 de agosto, 21 de 26 de enero de 2007, 304/2012 de 23 de noviembre, 011/2013 de 06 de febrero y 21 de 26 de enero de 2007, así como la Sentencia Constitucional 0643/2010-R de 19 de julio.  


  1. Además el recurrente denuncia defecto absoluto por falta de fundamentación, señalando que en obrados cursa una ampliación de querella contra la propietaria del vehículo que ocasionó el accidente, sobre la cual el fiscal no habría emitido resolución alguna, omisión que se constituiría en incumplimiento de deberes; continua señalando que la jurisprudencia establece que las resoluciones de las autoridades judiciales deben exponer los hechos, realizar la fundamentación legal y citar las normas que sustentan la parte dispositiva y deben estar debidamente motivadas, de manera que el justiciable tenga el convencimiento que no había otra forma de resolver el hecho juzgado; concluye este motivo citando como precedentes contradictorios un sin número de Sentencias Constitucionales.


  1. Finalmente, señala que el Ministerio Público injustificadamente rechazó la pericia de Miguel Ángel Barba Escalante, para que realice un análisis de la muestra de sangre que se le habría extraído al día siguiente del accidente,   prueba de alcoholemia con la cual se habría determinado que al momento del accidente estaba sobrio; con ese antecedente, acusa la violación del debido proceso en su elemento del derecho a la defensa y a la presentación de prueba amplia y pertinente del proceso, que a decir del recurrente constituiría defecto absoluto insubsanable por vulneración flagrante del debido proceso, situación que ameritaría una revisión excepcional pormenorizada y de oficio del expediente con la finalidad de ser corregido; como precedente contradictorio transcribe la línea jurisprudencial del Auto Supremo 434 de 20 de agosto de 2009.


II.2. Del recurso de Casación de Cecilia Carola Menacho Banegas y Robín

        Eduardo Menacho Banegas.


Los recurrentes inicialmente realizan una remembranza de los antecedentes del proceso, resumiendo en tres puntos los hechos probados y resaltando que el Tribunal de Sentencia de manera errada determinó como hecho no probado el delito de Omisión de Socorro; luego señalan que el Tribunal de apelación a pesar de haber determinado defectuosa valoración de prueba por parte del Tribunal de Sentencia y establecer que el imputado se encontraba bajo los efectos del alcohol a momento del hecho de tránsito, sólo impuso una pena de tres años y seis meses, siendo que la pena debía ser de cinco años de reclusión e inhabilitación para conducir por un similar período.


III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DE LOS RECURSOS DE CASACIÓN


El art. 180.II de la CPE, garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana de Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de las Salas Penales, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.


Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)        Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)        Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una  carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.

Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.

iii)        Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


Ante la formulación de los recursos de casación por ambas partes, corresponde la verificación del cumplimiento de los requisitos de admisibilidad previstos por los arts. 416 y 417 del CPP, estableciéndose:


IV.1 Del recurso de casación de Dennis Gabriel Torrico Castro.


En el caso de autos, se establece que el 17 de junio de 2014, el recurrente fue notificado con el Auto de Vista impugnado y si bien la diligencia no reúne los requisitos previstos por el art. 164 del CPP, cumplió su finalidad con la formulación del recurso de casación el 24 del mismo mes y año; es decir, dentro del plazo de los cinco días hábiles que le otorga la Ley, cumpliendo con el requisito temporal previsto por el art. 417 del CPP.


Respecto a los demás requisitos, se observa que el recurrente denuncia en el primer motivo, la concurrencia de defectos absolutos porque el Tribunal de Sentencia a momento de dictar la Sentencia no habría resuelto el incidente de exclusión probatoria de la prueba documental 4 consistente en el examen de alcoholemia, incumpliendo lo establecido en los arts. 359 inc. 1) y 345 del CPP, situación que a decir del recurrente debió ser considerada de oficio por el Tribunal de alzada, aunque no hubiera sido invocada, citando al efecto como precedente contradictorio el Auto Supremo 100 de 25 de febrero de 2011; sin embargo, se advierte que el recurrente no invocó este motivo en apelación restringida, menos citó precedente alguno, en inobservancia del art. 416 del CPP, por lo que no corresponde el análisis de fondo de este motivo.


En relación al segundo motivo, se tiene que el recurrente denuncia la existencia de incongruencia omisiva, porque la Resolución recurrida no se habría pronunciado sobre su apelación a la resolución de rechazo a la excepción de extinción de la acción penal por duración máxima del proceso, en vulneración al debido proceso y la tutela judicial efectiva, establecidas en los arts. 115. II), 117, 137 y 180 de la CPE; 124 y 398 del CPP, constituyéndose en defecto absoluto no susceptible de convalidación. En este motivo, cita como precedente contradictorio el Auto Supremo 26 de febrero 08 de 2013 relativo a la necesidad de que todo Auto de Vista debe ser debidamente fundamentado y motivado sobre cada punto impugnado, así como los Autos Supremos 27/2013, 83/2013 y 86/2013, que asumirían similar entendimiento y respecto a los cuales corresponde efectuar la labor de contraste en el fondo de la causa, así como con los Autos Supremos 105/2011 de 25 de febrero y 356/2005 de 16 de septiembre, referidos a la naturaleza de la excepción de extinción de la acción penal. No se considera como precedente el Auto Supremo 294/2012 de 22 de octubre, al no contener doctrina legal aplicable.


En el tercer motivo, el recurrente acusa revalorización de la prueba en segunda instancia, señalando que el Tribunal de apelación agravó su situación jurídica y modificó el tipo penal para incrementarle la condena de tres años a tres años y seis meses, encuadrando su acción a la segunda parte del art. 261 del CP, situación que vulnera el debido proceso en sus componentes de seguridad jurídica, tutela judicial efectiva y principio de legalidad; cita como precedentes contradictorios los Autos Supremos 014 de 06 de febrero de 2013, 190/2012 de 2 de agosto, 304/2012 de 23 de noviembre, 011/2013 de 6 de febrero y 21 de enero de 2007, enfatizando la función del Tribunal de apelación que no hubiese sido observada en la presente causa, correspondiendo el análisis de fondo de este motivo.


La labor de contraste no considerará los siguientes Autos Supremos: 192 de 11 de julio por la falta de precisión de la gestión en la que fue emitida, 74 de 19 de marzo de 2013 por carecer de doctrina legal aplicable al haber declarado infundado el recurso de casación.


En cuanto al cuarto motivo, el recurrente nuevamente denuncia defecto absoluto, porque el representante de la fiscalía no habría emitido resolución respecto a la ampliación de querella presentada por los querellantes en contra de la propietaria del vehículo; al respecto, el planteamiento del recurrente resulta confuso y carente de precisión del accionar del Tribunal de alzada, pues el cuestionamiento está dirigido a la labor del representante del Ministerio Público durante la sustanciación de la etapa preparatoria de la causa, a lo que se suma el incumplimiento de la carga procesal de señalar un precedente contradictorio, con el cual este Tribunal pueda efectuar su labor de contraste, omisión que no puede ser salvada de oficio.   


Finalmente, sobre el quinto motivo, acusa defecto absoluto insubsanable por vulneración flagrante del debido proceso, porque el Ministerio Público injustificadamente rechazó la pericia de alcoholemia que solicitó, señalando que esa situación debió ser revisada y corregida de oficio; observándose que si bien el recurrente transcribe la jurisprudencia contenida en el Auto Supremo 434 de 20 de agosto de 2009, no cumple con la carga procesal de establecer la similitud y contradicción entre ese precedente y la Resolución recurrida, más aún si la denuncia está dirigida a los actos de la fiscalía y no a los actos del Tribunal de apelación; en cuyo mérito, no corresponde el análisis de fondo de este motivo.

Se aclara con referencia a las Sentencias Constitucionales citadas como precedentes, que las mismas no constituyen precedentes contradictorios, una vez que el art. 416 del CCP, dispone como precedentes contradictorios solo a los Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales  de Justicia y los Autos Supremos dictados por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia, en consecuencia cualquier pretensión de hacer valer una Sentencia Constitucional como precedente en la jurisdicción ordinaria, no es viable.


IV.2 Del recurso de casación formulado por los acusadores particulares  Cecilia Carola y Robín Eduardo de apellidos Menacho Banegas.        


Con relación al requisito temporal previsto por el art. 417 del CPP, se evidencia que los recurrentes fueron notificados con la resolución recurrida el jueves 11 de septiembre de 2014, conforme se tiene de la diligencia de fs. 1070 y lo expresado en el propio memorial de recurso, en el que ambos acusadores particulares dejan constancia que la notificación se diligenció en la referida fecha, interponiendo el 26 de septiembre de 2014 su recurso de casación; en consecuencia, efectuado el cómputo conforme las previsiones del art. 130 del CPP, se tiene que el plazo para recurrir de casación se inició el viernes 12 de septiembre de 2014 y venció a las veinticuatro horas del jueves 18 del mismo mes y año, resultando por tanto extemporánea la formulación del presente recurso de casación, por lo que deviene en inadmisible.


A ello se suma el hecho de que los recurrentes se limitan a denunciar que el Tribunal de apelación a pesar de haber establecido la existencia de defectuosa valoración de la prueba por parte del Tribunal de Sentencia y que el acusado se encontraba bajo los efectos del alcohol a momento del hecho de tránsito objeto del proceso, sólo impuso una pena de tres años y seis meses, sin citar precedentes contradictorios conforme lo determina el art. 416 del CPP, omisión que no puede ser suplida por este alto Tribunal de Justicia.


POR TANTO


La Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Dennis Gabriel Torrico Castro, de fs. 1037 a 1052; reiterado de fs. 1053 a 1068, únicamente para el análisis de fondo de los motivos segundo y tercero identificados en el acápite II incs. 2) y 3), de la presente Resolución e INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Cecilia Carola y Robín Eduardo ambos Menacho Banegas, de fs. 1072 a 1077; asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas: el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrada  Dra. Norka N. Mercado Guzmán 

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA