TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                               S A L A  C I V I L



Auto Supremo: 521/2019        

Fecha: 23 de mayo de 2019

Expediente: SC-10-19-S.

Partes: Marcelo Claros Vaca c/ Elva Claros Vaca y Clelia Nancy Corrales Vallejos.     

Proceso: Anulabilidad de documento  y otros.                                    

Distrito: Santa Cruz.                

VISTOS: El recurso de casación que cursa de fs. 783 a 785 vta., interpuesto por Marcelo Claros Vaca contra el Auto de Vista Nº 184/2018 de 18 de octubre cursante de fs. 770 a 772 vta., pronunciado por Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro el proceso civil de anulabilidad de contrato y otros seguido por el recurrente contra Elva Claros de Ayala y Clelia Nancy Corrales Vallejos, el Auto de Concesión de 25 de enero de 2019 de fs. 799; el Auto Supremo de Admisión N° 115/2019-RA cursante de fs. 807 a 808; todo lo inherente; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO

1. Marcelo Claros Vaca, mediante escrito de fs. 34 a 37 vta., interpuso demanda de anulabilidad de contrato de venta, cancelación de inscripciones preventivas en Derechos Reales más pago de daños y perjuicios, contra Elva Claros de Ayala y Clelia Nancy Corrales Vallejos, quienes opusieron la excepción de falta de legitimación y repelieron la demanda, mediante memoriales de fs. 219 a 228, 421 a 425, respectivamente; trámite que concluyó con la Sentencia Nº 123/2018 de 24 de mayo, cursante de fs. 613 a 614 vta., que declaró IMPROBADA la demanda y PROBADAS las excepciones de falta de legitimación activa del demandante, sin lugar a la pretensión de daños y perjuicios impetrada por los demandados.

2. Ante su insatisfacción con el fallo de primera instancia, el demandante apeló mediante memorial de fs. 624 a 628, impugnación a la que se adhirieron las demandadas mediante escritos de fs. 685 a 690 y 693 a 697; emitiéndose el Auto de Vista Nº 184/2018 de 18 de octubre, mismo que declaró INADMISIBLE el recurso de apelación de fs. 624 a 628 y CONFIRMÓ la Sentencia, en relación a las apelaciones de las demandadas; bajo el fundamento que el demandante no acreditó tener interés legítimo para interponer la acción de anulabilidad y no cumplió con el requisito del art. 555 del Código Civil, ya que a través del Instrumento Público N° 279/2002 de 07 de octubre, otorgó en favor de la demandada Elva Claros Vaca, las facultades de disponer y vender el bien inmueble de litigio; y en relación a las apelaciones de las demandadas, señaló que los memoriales de contestación y su petitorio en forma expresa señalan la pretensión material y demandaron el pago de daños y perjuicios, en ese sentido, no resulta evidente la infracción denunciada por las apelantes.

3. Resolución de segunda instancia que fue recurrida en casación por Marcelo Claros Vaca, que cursa de fs. 783 a 785 vta., que es objeto de análisis.

CONSIDERANDO II:

DEL CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN

El recurrente acusó que la Sentencia y el Auto de Vista Nº 184/2018, no se pronunciaron respecto a la pretensión de anulabilidad de un contrato viciado e ilegal y hasta delictivo, lo que le habría generado indefensión y se le privó de estabilidad jurídica, debido proceso y propiedad privada. Añadió que su legitimación no está en discusión y como propietario puede ejercer el derecho de protección a su propiedad.

Asimismo, denunció que no se consideró la prueba documental, testifical y de inspección ocular, por lo que se habría infringido el derecho a la propiedad privada, el debido proceso y el derecho a la defensa, previstos en los arts. 56, 115 y 119 de la Constitución Política del Estado.

De la contestación al recurso de casación.

1. Elva Claros de Ayala contestó el recurso de casación, manifestando que el recurrente anunció el recurso de casación en el fondo y no señaló de qué manera le hubiere causado agravio, no dice cuál la norma violada, vulnerada o erróneamente interpretada o aplicada; en el apartado III, confunde el recurso de casación con una tercera instancia, hace nuevamente una relación  de los hechos de su demanda, alegando supuestamente que se habría vulnerado sus derechos a la defensa, a la propiedad privada y relata haciendo referencia a su recurso de apelación que fue declarado inadmisible.

Acotó que no tiene derecho a demandar de anulabilidad ni interponer ninguna otra demanda debido a que transmitió su derecho en forma absoluta y conforme a ley; y que el poder conferido no fue objeto de la presente demanda, hace fe y prueba, según lo establece los arts. 1287 y 1289 del Código Civil; denunció mala fe y deslealtad procesal; además incidió que falta requisitos procesales que hacen improcedente el recurso de casación porque el memorial de apelación no cumplió con la expresión de agravios. Concluyó solicitando se declare improcedente el recurso de casación en el fondo por falta requisitos procesales.

2. Clelia Nancy Corrales Vallejos, contestó que el recurrente no señaló ni mencionó de qué forma, le estuviera causando algún agravio el Auto de Vista y que se limita a realizar una relación de hechos, confundiendo la naturaleza del recurso, por la cual no puede haber pronunciamiento sobre el recurso de casación, correspondiendo declarar su Improcedencia, apoyándose en los arts. 274.I núm. 3 y 220.I núm. 4 del Código Procesal Civil. Concluyó solicitando se declare improcedente el recurso de casación en el fondo.

CONSIDERANDO III:

DOCTRINA LEGAL APLICABLE

III.1. Parámetros de análisis de la expresión de agravios en casación.

La doctrina legal postulado por este Tribunal máximo de Justicia, expresó en el Auto Supremo Nº 633/2018-RI de 10 de julio, entre otros, que: “III.1.2 En las causales de improcedencia subjetivas o Auto restricciones jurisprudenciales, se encuentra la expresión de agravios reglada en la normativa y cuyos parámetros de análisis comprende casos de:

“Per saltum”, principio por el cual para estar a derecho los reclamos que se invocan en casación estos deben ser invocados en apelación, agotando completamente la instancia (AS Nº 939/2015 de 14 de octubre).

Contra una resolución que disponga una nulidad procesal, en cuyo caso no es viable interponer reclamos inherentes al fondo, entendiendo que tratándose de un Auto de Vista anulatorio no se ingresó al fondo de la causa, por cuanto una correcta técnica recursiva conduce a que debe observarse únicamente los motivos y argumentos que dieron origen a la nulidad dispuesta para determinar si esa resolución es correcta. Entendimiento aplicable también al caso en que el Tribunal de alzada declara inadmisible el recurso de apelación por falta de cumplimiento de requisitos de admisibilidad, es decir, que los argumentos que sustentan el recurso de apelación deben ir dirigidos a enervar los fundamentos de esa inadmisiblidad y no cuestiones de fondo.

En casación, no es viable observar u objetar la Sentencia, entendimiento asumido bajo la lógica que el Auto Supremo a emitirse tiene como finalidad el análisis del Auto de Vista, criterio que ha sido ampliamente desarrollado en el AS 1009/2016 de 24 de agosto.

Falta de legitimación por no tratarse de un derecho propio, que no debe confundirse con la falta de legitimación para recurrir, sino con la falta de aptitud para reclamar derechos que conciernen o afectan a otro sujeto procesal”.

CONSIDERANDO IV:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

El recurrente mediante su recurso de casación en el fondo, acusó que la sentencia y el Auto de Vista Nº 184/2018, no se pronunciaron respecto a la pretensión de anulabilidad de un contrato viciado e ilegal hasta delictivo, lo que le habría generado indefensión privándole de estabilidad jurídica, debido proceso y propiedad privada. Añadió que su legitimación no está en discusión y como propietario puede ejercer el derecho de protección a su propiedad.

Asimismo, denunció que no se consideró la prueba documental, testifical y de inspección ocular, motivo por el que se habría infringido el derecho a la propiedad privada, el debido proceso y el derecho a la defensa, previstos en los arts. 56, 115 y 119 de la Constitución Política del Estado.

En función a los agravios expresados, es menester examinar los antecedentes y la determinación asumida en el Auto de Vista para verificar la idoneidad de las denuncias de casación y su posible análisis. 

Según los fundamentos expuestos en la Sentencia N° 123/2018 de 24 de mayo, respecto a la excepción de falta de interés legítimo propuesta por la parte demanda, se motivó que el demandante no acreditó tener interés legítimo para interponer la acción de anulabilidad y no cumplió con el requisito del art. 555 del Código Civil, ya que a través del Instrumento Público N° 279/2002 de 07 de octubre, otorgó en favor de la demandada Elva Claros Vaca, las facultades de disponer y vender el bien inmueble de litigio, concluyendo que carece de interés legítimo, que ameritó que se declare Improbada la demanda de anulabilidad y probada al excepción de falta de interés legítimo.

Determinación de primer grado que fue apelado por el actor mediante escrito de fs. 624 a 628, que mereció el Auto de Vista Nº 184/2018 de 18 de octubre, cursante de fs. 770 a 772 vta., respecto a dicha impugnación el Tribunal de alzada, señaló que: “…los argumentos expresados en el Recurso de Apelación de fs. 624 a 628 se refieren a realizar una exposición de los medios probatorios aportados en el proceso y afirmar que con éstos se ha acreditado la falta de consentimiento y el dolo, situación que denota incongruencia entre los agravios denunciados y los fundamentos que sustentan la resolución recurrida, y que, por consiguiente no constituyen la expresión de agravios y su fundamentación que exigen los artículos 256 y 265 p. I) del Código Procesal Civil, por consiguiente, corresponde dictar resolución conforme a los previsto por el artículo 218 parág. II)-1)-6) del Código Procesal Civil”, permitiendo se declare inadmisible el recurso de apelación presentado por Marcelo Claro Vaca, determinación que debe ser comprendida como la imposibilidad del Ad Quem de conceder respuesta sobre el fondo del asunto controvertido por carecer los denominados presupuestos procesales, que tratándose del recurso de apelación, subyace en la falta de expresión de agravios, conforme señala el art. 218.II núm. 1 inc. a) del Código Procesal Civil.

Por lo cual, la declaratoria de inadmisibilidad constituye la calificación de incumplimiento a  la expresión de agravios que debieron exponerse en el recurso de apelación, lo que genera la imposibilidad de conocer el fondo del asunto.

En tal consecuencia, el recurso de casación está compelido a orientar sus agravios en la forma para desvirtuar la calificación de incumplimiento del presupuesto procesal de la falta expresión de agravios, observado por el Tribunal de alzada, pues solo de ese modo podría revertirse la decisión de inadmisibilidad, convenciendo que el recurso de apelación contaba con la expresión de agravios y era idónea para que el Tribunal de alzada la considere en el fondo. 

En ese marco, podemos observar que los argumentos expresados en el recurso de casación tienen un componente de fondo, siendo anunciado así por el recurrente, orientado a cuestionar las determinaciones de instancia, reclamando que no se pronunciaron sobre la pretensión de anulabilidad, ya que por ser propietario del inmueble tenía legitimación para accionar la invalidez y denunciar señaló que no se consideró la prueba documental, testifical y de inspección ocular; sin embargo, todos los agravios expuestos en nada desvirtúan los fundamentos de la resolución impugnada, omitiendo el recurrente fundar ofensa de forma que posibilite revertir la decisión de inadmisibilidad por falta de expresión de agravios declarada por el tribunal de alzada; lo que impide que este Tribunal de casación pueda analizar los agravios de fondo, cuando el Ad quem no consideró en absoluto el contenido de la apelación presentado por Marcelo Claros Vaca ante la inadmisibilidad de su recurso.

Bajo esa consideración, la doctrina legal postulado por este Tribunal máximo de Justicia, expresó en el Auto Supremo Nº 633/2018-RI de 10 de julio, entre otros, que: “III.1.2 En las causales de improcedencia subjetivas o Auto restricciones jurisprudenciales, se encuentra la expresión de agravios reglada en la normativa y cuyos parámetros de análisis comprende casos de:

“Per saltum”, principio por el cual para estar a derecho los reclamos que se invocan en casación estos deben ser invocados en apelación, agotando completamente la instancia (AS Nº 939/2015 de 14 de octubre).

Contra una resolución que disponga una nulidad procesal, en cuyo caso no es viable interponer reclamos inherentes al fondo, entendiendo que tratándose de un Auto de Vista anulatorio no se ingresó al fondo de la causa, por cuanto una correcta técnica recursiva conduce a que debe observarse únicamente los motivos y argumentos que dieron origen a la nulidad dispuesta para determinar si esa resolución es correcta. Entendimiento aplicable también al caso en que el Tribunal de alzada declara inadmisible el recurso de apelación por falta de cumplimiento de requisitos de admisibilidad, es decir, que los argumentos que sustentan el recurso de apelación deben ir dirigidos a enervar los fundamentos de esa inadmisiblidad y no cuestiones de fondo.

En casación, no es viable observar u objetar la Sentencia, entendimiento asumido bajo la lógica que el Auto Supremo a emitirse tiene como finalidad el análisis del Auto de Vista, criterio que ha sido ampliamente desarrollado en el AS 1009/2016 de 24 de agosto.

Falta de legitimación por no tratarse de un derecho propio, que no debe confundirse con la falta de legitimación para recurrir, sino con la falta de aptitud para reclamar derechos que conciernen o afectan a otro sujeto procesal”.

En tal mérito, ante la imposibilidad de conocer los agravios de fondo establecidos en el recurso de casación, que tiene como antecedente procesal impugnatorio el Auto de Vista que declaró inadmisible el recurso de apelación de Marcelo Claros Vaca, se debe declarar infundado el recurso de casación, correspondiendo emitir resolución en la forma prevista por el art. 220.II del Código Procesal Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supre mo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, ejerciendo la facultad conferida por los arts. 41 y 42.I núm. 1 de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial y en aplicación del art. 220.II del Código Procesal Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación, cursante de fs. 783 a 785 vta., interpuesto por Marcelo Claros Vaca contra el Auto de Vista Nº 184/2018 de 18 de octubre cursante de fs. 770 a 772 vta., pronunciado por Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz. Con costos y costas a la recurrente.

Se regula el honorario de los abogados en la suma de Bs. 1000. 

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Marco Ernesto Jaimes Molina.