TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                 S A L A  C I V I L



Auto Supremo: 451/2019

Fecha: 02 de mayo de 2019

Expediente: LP-134-18-S

Partes: Dionisio Osis Osco Castillo c/ Benjamín Machicao Gómez y otros.

Proceso: Mejor derecho propietario, reivindicación, acción negatoria y otros.

Distrito: La Paz

VISTOS: El recurso de casación de fs. 983 a 987 vta.,  interpuesto por Benjamín y Moisés Machicao Gómez contra el Auto de Vista Nº 317/2018 de 21 de mayo, cursante de fs. 971 a 974 vta., pronunciado por la Sala Civil Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro el proceso sobre mejor derecho propietario, reivindicación, acción negatoria y otros, seguido por Dionisio Osis Osco Castillo contra los recurrentes y otros; la contestación al recurso de fs. 992 a 997 vta.; Auto de Concesión de fs. 1005, Auto Supremo de Admisión N° 1129/2018-RA de fs. 1010 a 1012; todo lo inherente; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO


1. Con base en el memorial de demanda de fs. 2 a 3, subsanado de fs. 31 y vta., modificado a fs. 43, se inició proceso de mejor derecho propietario, reivindicación, acción negatoria y otros; demanda dirigida contra Benjamín Machicao Gómez, Moisés Machicao Gómez y los posibles herederos de Lucía Gómez Mamani de Machicao, siendo que los dos primeros, una vez citados con la demanda fueron declarados rebeldes mediante Auto de fs. 43 vta., ordenándose en la misma resolución la citación por edictos a los herederos de Lucía Gómez Mamani de Machicao, quienes al no haberse apersonado en el proceso se les designó defensor de oficio mediante decreto de fs. 52 vta.; desarrollándose de esta manera hasta la emisión de la Sentencia Nº 253/2015 de 26 de junio, cursante de fs. 843 a 849 vta., donde el Juez Octavo de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de La Paz, declaró PROBADA en parte la demanda respecto al mejor derecho propietario, reivindicación y acción negatoria e IMPROBADA respecto a los daños y perjuicios.

2. Resolución de primera instancia que fue recurrida de apelación por Benjamín y Moisés ambos de apellidos Machicao Gómez, con memorial de fs. 853 a 858, que fue resuelto mediante Auto de Vista Nº 317/2018 de 21 de mayo, cursante de fs. 971 a 974 vta., pronunciado por la Sala Civil Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, que en su parte dispositiva CONFIRMÓ la Sentencia con la siguiente fundamentación y motivación:

Con relación al recurso de apelación de fondo, el Tribunal de alzada sobre la vulneración del art. 55 del Código de Procedimiento Civil, en lo pertinente a la admisión de la demanda en forma errónea, así como la modificación efectuada, manifestó que si bien mediante el auto de admisión de fs. 32, se consignó a la codemandada como Lucia Mamani Gómez de Machicao, aspecto contradictorio al nombre sustentado en la demanda mencionada como Lucia Gómez Mamani de Machicao, la cual fue corregida por la juez A quo mediante Auto de 17 de diciembre de 2009, modificándose posteriormente la demanda contra los posibles herederos de Lucia Gómez de Machicao ante su fallecimiento, estableciendo la legalidad del certificado de óbito, así como el contenido del mismo.

Respecto a que no se tomó en cuenta el argumento contenido en la demanda sobre la apropiación de una habitación y parte del patio por los demandados, el Ad quem señaló que se realizó la inspección judicial de 17 de enero de 2014, donde se advirtió que existen dos habitaciones ocupadas por la parte demandada, así como otras construcciones precarias, aspectos que fueron tomados en cuenta en la Sentencia y que dichos predios debían ser restituidos en favor de la parte demandante, puesto que se demostró el mejor derecho propietario a favor de esta.

Asimismo, sostuvo que no se llegó a demostrar el derecho propietario por parte del demandado, no siendo posible valorar pruebas que no tienen incidencia en el objeto de la presente acción, no correspondiendo otorgar validez a los mismos frente a documentos públicos que encuentran firmeza por su registro y publicidad.

Con relación a la apelación en contra del Auto de 12 de agosto de 2014 y su Auto complementario, en sentido que no se consideró el estudio grafológico ni las pruebas de fs. 631 a 639, el Tribunal de segunda instancia aclaró que el art. 1311 del Código Civil, le otorga el valor probatorio a los documentos obtenidos, siendo que los reclamados por el apelante no son conducentes al objeto de la demanda.

Sobre el reclamo de las notificaciones realizadas a la parte apelante, las mismas fueron efectuadas conforme a los arts. 82 y 84 del Código Procesal Civil, donde la parte demandada tenía la carga de asistir al Juzgado, donde radica la causa.

Por último, sobre la demora injustificada para la emisión de la resolución, el Ad quem, sostuvo que si bien existe la clausura del plazo probatorio de los 50 días, no existe una nulidad que se equipare a la tardanza o retraso de la clausura del plazo probatorio, pudiendo derivar este de varios aspectos. Por lo que no se tiene probada la infracción y vulneración que acusó la parte demandada, menos defecto absoluto para declarar la nulidad.        

CONSIDERANDO II:

DEL CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN

De las denuncias expuestas por la parte recurrente, se extrae de manera ordenada y en calidad de resumen las siguientes:

1. Señaló que tanto el juez A quo como el Ad quem, lesionó el art. 124 del Código de Procedimiento Civil, toda vez que el demandante obró con deslealtad, ya que habría iniciado la demanda contra su madre Lucía Gómez Mamani, invirtiendo su identidad y que mediante memorial de fs. 39, logró que la juez de primera instancia amplíe la demanda en contra de sus herederos, siendo que el Juez que conoció la causa no podía modificar la ampliación de fs. 32, como lo hizo mediante la providencia de fs. 43 vta., pues la demanda se inició en contra de su madre ya fallecida, en esa circunstancia debió darse cumplimiento al art. 55 del Código de Procedimiento Civil, disponiendo la suspensión del proceso, toda vez que aún se encontraba en curso sus citaciones según diligencias de fs. 34 y 37, incurriendo en error procesal el hecho de declararnos rebeldes en vista de no haber respondido a la demanda.

2. Denunció la violación del art. 1534.I del Código Civil y el art. 124 del Código de Procedimiento Civil, ya que no se acreditó legalmente el fallecimiento de Lucia Gómez Mamani con el correspondiente Certificado de Defunción.

3. Acusó vulneración de los arts. 190 y 192 del Código de Procedimiento Civil, interpretación errónea de las Sentencias Constitucionales N° 1915/2012 de 12 de octubre, 830/2016-S de 15 de agosto, denunciando que la Sentencia es incongruente y ultrapetita.

Refirió que el A quo no podía reivindicar las dos habitaciones y parte del patio, ya que el art. 1453 del Código Civil, indica que la reivindicación procede cuando el propietario perdió la posesión.

5. Sostuvo aplicación incorrecta del art. 1455 de la norma sustantiva civil, en sentido que no se alegó tener servidumbre por parte de los demandados, siendo este precepto sustantivo solo es aplicable a la existencia de derechos reales sobre cosa ajena y no para desvirtuar el derecho propietario que alega el otro.

6. Denunció, violación del art. 1545 del Código Civil, donde señalan que el artículo de referencia, indica que debe existir controversia de dos títulos sobre el inmueble objeto de litis.

De la respuesta al recurso de casación.

El demandante contestó peticionando se declare infundado el recurso de casación y consiguientemente confirme el Auto de Vista 317/2018 de fs. 971 a 974 vta. 

CONSIDERANDO III:

DOCTRINA APLICABLE AL CASO

III.1.- De la procedencia de la acción reivindicatoria.

El Auto Supremo N° 582/2014 de 10 de octubre, orientó: “Conforme lo señalado podemos advertir que el art. 1453 del Código Civil al imprimir que ésta acción le hace al “propietario que ha perdido la posesión” pone de manifiesto que el legitimado activo es el propietario del bien para accionar la reivindicación, siendo necesario que para reivindicar acredite el derecho de propiedad, y es éste derecho que le permite usar, gozar y disponer de la cosa, por imperio del art. 105 del sustantivo de la materia, derecho que le confiere a su titular la posesión civil o jus possidendi y la natural o corporal o jus possesionem, esta última puede o no ser ejercida por el propietario. Este razonamiento fue vertido en repetidos fallos por la extinta Corte Suprema de Justicia  que puso en relieve que no necesariamente el titular, que pretende reivindicar, deba haber estado en posesión física del inmueble, sino que su derecho propietario le otorga posesión civil que le basta para reivindicar su propiedad; situación que se refleja en el Auto Supremo Nº 80 de 04 de noviembre de 2004, Sala Civil Segunda, entre otros, que señala: “En efecto, el solo hecho de tener título de propiedad, otorga al propietario el corpus y animus sobre la cosa, ejerciendo el uso, goce y disposición sobre aquélla, facultándole además, el derecho de reivindicar la cosa de manos de un tercero, así el demandante no hubiere estado en posesión material de la cosa en litigio. Así el derecho de propiedad se diferencia de las acciones posesorias, pues, en estas últimas, sí es preciso la posesión física o corporal por parte de quien la invoca, lo que no sucede con el primero…"; criterio jurisprudencial compartido por éste Tribunal Supremo de Justicia que en repetidos fallos advirtió que “…la acción reivindicatoria, es la existencia de un derecho de propiedad sobre la cosa cuya reivindicación se demanda. Sólo aquél que demuestra ostentar derecho propietario puede reivindicar la cosa de quien la posea o detente. Derecho propietario, el cual, por su naturaleza, conlleva la posesión emergente del derecho mismo, consiguientemente, no necesariamente debe estar en posesión corporal o natural del bien, habida cuenta de que tiene la "posesión civil" que está integrada por sus elementos corpus y animus" (Auto Supremo Nº 98/2012)”.

III.2.- De la acción de mejor derecho de propiedad.

El Auto Supremo Nº 1271/2016 de 7 de noviembre, al respecto orienta de la siguiente manera: “Auto Supremo Nº 89/2012 de 25 de abril, que estableció: “…una acción de reconocimiento de mejor derecho propietario, el presupuesto esencial, radica en la identidad de la cosa, respecto a la cual dos o más personas reclaman derecho de propiedad; en otras palabras, la acción de reconocimiento de mejor derecho de propiedad, supone necesariamente la existencia de una misma cosa, cuya titularidad es discutida por dos o más personas.”, de igual forma en el Auto Supremo Nº 61/2013 de 22 de febrero estableció que: “Con relación a la declaración de mejor derecho propietario, se ha dicho en varios Autos Supremos emitidos por la extinta Corte Suprema de Justicia de la Nación, criterio con el que este Tribunal Supremo comparte, que cuando se demanda o reconviene por mejor derecho propietario, la parte debe demostrar que cuenta con un título preferente al de su contrario, es decir debe exponer su condición de titular del derecho sobre el inmueble del que se pretende se declare a través de Sentencia su mejor derecho propietario, siendo la determinación a adoptar simplemente declarativa, a diferencia de la determinación que se adopta en la reivindicación, toda vez que la Sentencia a dictar no solamente es declarativa al reconocer el derecho de propiedad y de posesión de la actora, sino también es de condena porque obliga al vencido a la restitución inmediata del bien y finalmente, se dice que es una determinación constitutiva de derechos, porque modifica la situación jurídica del propietario al tener el uso y disfrute del bien, pasando a ser propietario-poseedor.” Orientaciones emitidas en distintas resoluciones dictadas, las cuales interpretaron de manera amplia lo dispuesto por el art. 1545 del Código Civil y no de manera restrictiva como lo realizó el Ad quem al momento de dictar el Auto de Vista.  

Este Tribunal en el A.S. Nº 442/2014 de 08 de agosto, ha establecido lo siguiente: 

“Al respecto también debemos referir que la interpretación del art. 1545 del Código Civil debe ser en sentido amplio, tendiente a establecer el origen del derecho propietario, criterio que fue asumido por la extinta Corte Suprema de Justicia, la misma que es adoptada por éste Tribunal Supremo, mediante el Auto Supremo Nro. 46 de 09 de febrero de 2011 que refiere “…como se precisó anteriormente, frente a una demanda de mejor derecho propietario, es necesario, en principio acreditar que el derecho propietario del actor como del demandado emergen de un mismo vendedor o lo que es lo mismo tienen un mismo origen, conforme establece el artículo 1545 del Código. Pero, la interpretación de esa disposición no se limita a un sentido restringido, es decir a establecer que el causante del actor y del demandado sea la misma persona, por el contrario, en sentido amplio, dicha determinación orienta a establecer el origen del derecho propietario, vale decir establecer si los derechos contrastados tienen un mismo origen”.

Del mismo modo en el A. S. 618/2014 de 30 de octubre señaló lo siguiente:  

“En cuanto a la aplicación errónea del art. 1545 el Código Civil, corresponde señalar que dicha norma tiene el siguiente texto: “(Preferencia entre adquirentes de un mismo inmueble). Si por actos distintos ha transmitido el propietario los mismos bienes inmuebles a diferentes personas, la propiedad pertenece al adquirente que haya inscrito primero su título…”, sobre dicho articulado este Tribunal emitió el Auto Supremo N° 89/2012 de 25 de abril, que estableció: “…en una acción de reconocimiento de mejor derecho propietario, el presupuesto esencial, radica en la identidad de la cosa, respecto a la cual dos o más personas reclaman derecho de propiedad; en otras palabras, la acción de reconocimiento de mejor derecho de propiedad, supone necesariamente la existencia de una misma cosa, cuya titularidad es discutida por dos o más personas…”; la norma de referencia establece el hipotético de que en el caso de que existan dos o más personas con título de propiedad sobre un mismo bien adquiridos de un mismo vendedor, la norma concede el derecho al que ha registrado con prioridad su título, esa es la regla; empero de ello, de acuerdo a la concepción extensiva de la norma de referencia, también debe aplicarse a los hipotéticos de presentarse dos o más personas que aleguen ser propietarios de un  mismo bien inmueble, que pese de no haber adquirido el inmueble (predio) del mismo vendedor, sino que cada uno de estos propietarios hubieran adquirido el bien inmueble de distintos vendedores y cuyos antecesores también ostenten título de propiedad, caso para el cual se deberá confrontar el antecedente dominial de cada uno de estos propietarios y su antecesores, con el objeto de verificar de que se trate de los mismos terrenos (total o parcialmente), para verificar cuál de los títulos de propiedad fue registrado con prioridad en el registro de Derechos Reales y por otra también corresponderá analizar si el título alegado por las partes mantiene o no su validez,  para de esta manera otorgar el mejor derecho de propiedad, sea en forma total (cuando los títulos de las partes se refieran a la misma superficie) o en forma parcial (cuando los títulos de las partes solo hayan coincidido en una superficie parcial)”.

CONSIDERANDO IV:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

Expuestos como están los fundamentos que hacen a la doctrina aplicable al caso, corresponde a continuación ingresar a considerar los reclamos expuestos en el recurso de casación.

1. Sobre la lesión del art. 124 del Código de Procedimiento Civil, aduciendo que la demanda se inició en contra su madre ya fallecida, circunstancia        en que debió darse cumplimiento al art. 55 del Código de Procedimiento Civil, disponiendo la suspensión del proceso, más aún que se encontraba en curso sus citaciones según diligencias de fs. 34 y 37, incurriendo en error procesal el hecho de declararnos rebeldes en vista de no haber respondido a la demanda.

Corresponde señalar que si bien la demanda se inició contra Lucia Gómez de Machicao a fs. 43, la parte demandante adjuntó el Certificado de Óbito de la misma, por lo que modificó su demanda contra sus dos hijos y los posibles herederos de la de cujus.  

Ahora bien, el art. 55 del Código de Procedimiento Civil abrogado, refiere: “cuando la parte que actuare personalmente falleciera o se incapacitare, comprobado el hecho el juez suspenderá la tramitación y citará a los herederos o al tutor mediante edictos para que en el plazo de treinta días se hagan presentes y asuman la defensa prosiguiendo el juicio en el estado que se encuentre”, de lo que se entiende que ante la eventualidad de que el sujeto ya sea activo o pasivo que actúa dentro del proceso llegara a fallecer, se suspenderá la tramitación y citará a los herederos como previene el instituto del litisconsorcio ya sea pasivo o activo.

En el presente caso de autos y del examen del proceso Lucia Gómez Mamani, no falleció durante la tramitación del proceso, sino el 7 de agosto de 1996, tal como se desprende del certificado de óbito de fs. 38, es decir, mucho antes de la interposición de la demanda, como se hizo notar en el memorial de demanda de fs. 2 a 3, modificado a fs. 43 y vta.

Consiguientemente no existe lesión aludida como erróneamente afirma la parte recurrente.

2. Referente a la supuesta indefensión alegada por los recurrentes, tanto Moisés como su hermano Benjamín Machicao Gómez fueron legalmente notificados, tal como consta en las diligencias de notificaciones de fs. 34, 35 y 37. Asimismo, por fs. 49, 50 y 51, se tiene los edictos de prensa correspondientes a la notificación a los otros posibles herederos de Lucia Gómez Mamani, conforme lo disponía el art. 124 del Código de Procedimiento Civil abrogado. Por otra parte se tiene a fs. 40, 56, 57 y 58, el apersonamiento del codemandado Moisés Machicao Gómez y en fs. 76, se dejó sin efecto dicho apersonamiento por no purgar la rebeldía, mismo que fue cumplido por memorial de fs. 80, subsanado a fs. 88.

Por lo señalado precedentemente el recurrente al no ejercitar su derecho de reclamar en su oportunidad convalidó todos los supuestos vicios otorgando plena eficacia a los actos procesales, por lo que mal puede alegar indefensión.

En consecuencia, no existe la violación a los arts. 115, 117, 119, de la norma suprema, art. 30, 12 de la Ley N° 025, el debido proceso, art. 4 de la norma adjetiva civil como erróneamente denunciaron los recurrentes, deviniendo su reclamo en infundado.

3. Con relación al agravio respecto a la violación del art. 1534.I del Código Civil y el art. 124 del Código de Procedimiento Civil, ya que no se acreditó legalmente el fallecimiento de Lucia Gómez Mamani con el correspondiente certificado de defunción. Por lo tanto, no era aplicable la citación por edicto a los posibles herederos y al permitir el A quo acreditar a la parte demandante con un certificado de óbito el fallecimiento de la madre de los recurrentes.

Del análisis de la literal de fs. 38 (certificado de óbito), el mismo fue emitido por el Gobierno Municipal de La Paz, misma que es una institución pública a cargo de la administración del Cementerio General y en sus archivos, se tienen los registros y datos concernientes a las personas inhumados en dicho cementerio, transcribiendo los datos personales del certificado de defunción emitido por el Registro Cívico, requisito válido para proceder al entierro de cualquier persona. Por lo que el aludido documento de fs. 38 al ser un original y emitido por una autoridad competente tiene la fuerza probatoria que reza el art. 1289 del Código Civil, concordante con los arts. 1296, 1287 y 1532 de la misma norma legal. No siendo evidente la vulneración de los arts. 1534.I de la norma sustantiva civil y el art. 124 del Código de Procedimiento Civil.

4. Respecto a la supuesta vulneración de los arts. 190 y 192 del Código de Procedimiento Civil, Sentencias Constitucionales N° 1915/2012 de 12 de octubre, 830/2016-S de 15 de agosto, denunciando que la Sentencia es incongruente y ultrapetita, atentando al debido proceso y el derecho a la defensa, derechos y garantías amparados por el art. 115.I de la norma suprema.

Para dar una respuesta al reclamo debemos remitirnos a la demanda de fs. 2 a 3, donde el actor solicitó la restitución por parte de los demandados el inmueble, asimismo de fs. 31, del memorial de complementación de demanda, la parte actora refirió que demanda el mejor derecho propietario, reivindicación y acción negatoria más pago de daños y perjuicios del inmueble ubicado en el callejón Incachaca N° 685, plaza Garita de Lima de la zona 14 de septiembre. Por otro lado, el Juez que conoció la causa en la inspección judicial de 17 de enero de 2014 de fs. 478 a 479 vta., verificó que los demandados estarían en posesión de dos habitaciones en el mencionado inmueble, elementos que fueron tomados en cuenta por el A quo para acoger favorablemente la demanda de reivindicación y confirmado por el Auto de Vista, sin advertirse una falta de congruencia en las resoluciones de grado, por lo que no existe lesión a los artículos denunciados.

5. Con relación al agravio de que el A quo no podía reivindicar las dos habitaciones y parte del patio, ya que el art. 1453 indica que la reivindicación procede cuando el propietario perdió la posesión, conforme se ha desarrollado en el punto III.1 de la doctrina aplicable, el análisis del recurrente es errado en sentido a la basta jurisprudencia sentada por este Tribunal Supremo orientando que no es necesario que el titular, que pretende reivindicar, deba haber estado en posesión física del inmueble, sino que su derecho propietario le otorga posesión civil que le basta para reivindicar su propiedad.

Asimismo, para acoger la aludida acción se debe acreditar tres presupuestos: 1) La existencia del título de derecho propietario por parte del demandante. 2) La posesión del objeto a reivindicar por parte de los demandados y 3) La singularidad del objeto en el presente caso la parte actora cumplió con estos requisitos, por lo que su reclamo no tiene sustento jurídico legal.

6. Sobre el reclamo de una supuesta aplicación incorrecta del art. 1455 de la norma sustantiva civil, en sentido de que no se alegó tener servidumbre por parte de los demandados, toda vez que este precepto sustantivo solo es aplicable a la existencia de derechos reales sobre cosa ajena y no para desvirtuar el derecho propietario que alega el otro.

El Tribunal de alzada sustentó que la parte apelante no presentó ningún documento que acredite su derecho propietario, por lo que no corresponde la afirmación de los recurrentes que a fs. 519 a 561, demostraron ese extremo y que no fueron valorados. Del examen de la Sentencia Nº 253/2015 de fs. 845, específicamente, los mismos fueron valorados de forma correcta por el A quo, siendo que se trata de un plano de ubicación a fs. 519, formularios de pago de impuestos de Fs. 520 a 530 y certificados y publicaciones de prensa fs. 531 a 561, empero en ninguno de estos documentos, se tiene el título que acredite el derecho propietario de la parte recurrente. A contrario sensu la parte demandante demostró su derecho propietario debidamente registrado en Derechos Reales lo que hacen oponible a terceros según el art. 1538 de la norma sustantiva civil, por lo que corresponde acoger la pretensión de acción negatoria, deviniendo el reclamo en inf undado.                

7. Finalmente respecto a la acusación de violación del art. 1545 del Código Civil, señalan que el artículo de referencia indica que debe existir controversia de dos títulos sobre el inmueble objeto de litis.

Con relación a lo anterior debemos precisar que conforme se ha probado en el  proceso la parte demandada no tiene título de propiedad que pueda justificar su posesión en el inmueble, por lo cual se debe examinar la Sentencia Nº 253/2015 de 26 de junio, que en su parte decisoria acogió favorablemente las tres pretensiones de la parte actora, es decir, el mejor derecho propietario, reivindicación y acción negatoria, sin comprender que la acción de reconocimiento de mejor derecho propietario es adversa a la acción negatoria, por cuanto la finalidad que persigue aquella está referida a la declaración y reconocimiento de prevalencia y eficacia jurídica de un derecho de propiedad sobre otro respecto al mismo inmueble, en cambio la acción negatoria pretende obtener una sentencia declarativa de inexistencia de un derecho real limitado que otra persona afirma que le pertenece sin haber constituido a su favor; asimismo, las dos acciones son contradictorias ya que en la acción de mejor derecho propietario el actor reconoce que el demandado cuenta con derecho de propiedad sobre el mismo inmueble, solo que alega tener una titularidad preferente al de su oponente, mientras que en la acción negatoria no se reconoce a favor del demandado, titularidad de dominio alguno; en tal sentido no pueden ser acogidas ambas pretensiones, por consiguiente, se tiene que el juez de primera instancia no adecuó su decisión conforme a lo establecido en la doctrina legal aplicable III.2.

Por lo que corresponde a este Tribunal Supremo corregir el yerro incurrido por los tribunales de grado, declarando Improbada la pretensión de mejor derecho propietario, manteniendo incólume las decisiones de la Sentencia Nº 253/2015 de 26 de junio, respecto a las pretensiones de reivindicación y acción negatoria, situación que no cambiará el fondo de las medidas adoptadas en cuanto a la restitución de las habitaciones y parte del patio del inmueble ubicado en callejón Incachaca N° 685 de la Garita de Lima, zona 14 de septiembre.  

De la contestación al recurso de casación.

Se dirá que mediante Auto Supremo Nº 1129/2018 RA, se admitió el recurso de casación, tomando en cuenta la flexibilidad de criterios para considerar las acusaciones de la recurrente, esto bajo la orientación de la Sentencia Constitucional Nº 2210/2012 de 08 de noviembre.

Conforme se tiene expuesto corresponderá a este Tribunal resolver según se tiene previsto en los arts. 271 núm. 4 y 274 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por los arts. 41 y 42.I núm. 1 de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 núm. 4 y 274 del Código de Procedimiento Civil, CASA PARCIALMENTE el Auto de Vista Nº 317/2018 de 21 de mayo, cursante de fs. 971 a 974 vta., pronunciado por la Sala Civil Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz y declara IMPROBADA la pretensión de mejor derecho propietario, manteniendo incólume las demás decisiones adoptadas por la Sentencia Nº 253/2015 de 26 de junio. Sin costas ni costos por la casación parcial.

Sin responsabilidad por ser excusable.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Marco Ernesto Jaimes Molina.