TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                           S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 446/2019

Fecha: 30 de abril de 2019

Expediente: LP-141-18-S

Partes: Rogelia Fuentes de Vargas y Héctor Vargas Alcoreza c/ Alberto Cayetano Márquez Mamani. 

Proceso: Paso de servidumbre continúa de aguas.  

Distrito: La Paz. 

VISTOS: El recurso de casación de fs. 427 a 429 vta., interpuesto por Nilda Márquez Laura, contra el Auto de Vista Nº 445/2017 de 27 de octubre de fs. 407 a 410 vta., emitido por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso ordinario de paso de servidumbre continua de aguas interpuesto por Rogelia Fuentes de Vargas y Héctor Vargas Alcoreza contra Alberto Cayetano Márquez Mamani; respuesta del recurso de casación de fs. 437 a 440 vta., Auto de concesión de 26 de octubre de 2018 de fs. 478; Auto Supremo de admisión Nº 1148/2018-RA, todos los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO

1. Rogelia Fuentes de Vargas y Héctor Vargas Alcoreza, representados por Glover Rodolfo Vargas Fuentes interponen demanda sobre paso de servidumbre continua de aguas de fs. 17 a 18, subsanada que cursa a fs. 19; acción dirigida contra Alberto Cayetano Márquez Mamani, quien una vez citado no ha comparecido al proceso en tiempo oportuno y legal (declarándolo rebelde), quien purga su rebeldía, se apersona y propone pruebas con base en el memorial de fs. 79 a 80 vta.

2. Desarrollándose el proceso ordinario en el Juzgado Séptimo de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de La Paz, de fs. 254 a 259, hasta la emisión de la Sentencia Nº 20/2014 de 17 de febrero, declarando PROBADA la demanda principal, determinando que: el demandado permita el acceso a su inmueble para los trabajos del entubado y todo lo concerniente a la conexión de la servidumbre continua de aguas conforme al art. 269 del Código Civil, previo pago de indemnización justa al titular de fundo sirviente a cuantificarse en ejecución de sentencia. 

3. Resolución de primera instancia que es impugnada por Nilda y Roxana Márquez Laura, por otra parte, Alfredo Márquez Laura y Nancy Angélica Márquez Laura en calidad de hijos del demandado (fallecido) por memorial de fs. 282 a 286 vta., y 352 a 356 vta.; la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, que emitió el Auto de Vista Nº 445/2017 de 27 de octubre (fs. 407 a 410 vta.), CONFIRMANDO en todas sus partes la Sentencia Nº 20/2014 de 17 de febrero. Bajo los siguientes fundamentos:

Siendo que la pretensión es de paso de servidumbre continua de aguas y en el Código Civil en su art. 258, establece clases de servidumbres y entre la cuales la  servidumbre continua, mismas que pueden ser constituidas de forma voluntaria y forzosa, que en el caso presente no se evidencia testamento o contrato para la constitución voluntaria, por lo que queda abierto la eventualidad por vía judicial, debido a la negativa de la parte demandada, dado la existencia del inmueble de la parte actora carece de acceso directo independiente al desagüe de aguas pluviales, sino que debería cruzar por medio del inmueble de la parte demandada, considerando que la servidumbre constituye en una carga impuesta a un fundo sirviente para la utilidad del fundo dominante, perteneciente a distinto propietario, mismo hecho que es expuesto en la demanda, sin que el argumento de naturaleza agraria “servidumbre de acueducto” acredite lo contrario por lo que el Juez A quo aplicó correctamente el principio de iura novit curia, asimismo conforme a los actuados procesales de la prueba testifical e inspección judicial que demostraron la ubicación del inmueble y la existencia de conexión de un tubo antiguo entendiéndose que hubo servidumbre continua de desagüe que emerge el causal natural de las aguas pluviales.

4. Fallo de segunda instancia que es recurrido en casación por Nilda Márquez Laura heredera de Alfredo Márquez Laura (fallecido), presentó recurso de casación de fs. 427 a 429 vta., recurso que es objeto de análisis.

CONSIDERANDO II:

DEL CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN

De la revisión del recurso de casación interpuesto por Nilda Márquez Laura de fs.427 a 429 vta., se observa que en lo trascendental de dicho medio de impugnación acusa:

1. El Tribunal Ad quem realizó la errónea aplicación de los arts. 260, 256, 258 num. 1) y 259 del Código Civil, ya que la pretensión principal es sobre la constitución de servidumbre continúa de aguas y en otros memoriales refiere como servidumbre continúa de acueducto (aguas), solicitud inequívoca del demandante enmarcándose al contenido del art. 266 del Sustantivo Civil (servidumbre forzosa de acueducto), figura eminentemente agrícola.

2. Manifiestó que en el Auto de Vista la pretensión es de paso servidumbre continua de acueducto y de la revisión de la petición de la demanda así como de la parte dispositiva de la resolución de primera instancia no se evidencia que se disponga conexión de alcantarillado, por lo cual no es objeto de discusión en la presente causa, careciendo de competencia los de segunda instancia, incumpliendo el art. 265.I del Código Procesal Civil.

3. Acusó violación de los arts. 117 y 118 del Código Civil, debido a que el Ad quem, señaló la existencia de un tubo antiguo de cemento que denota la conexión de dicha servidumbre, por lo que el mencionado tubo colocado por la parte actora, invade la propiedad del demandado.

4. Arguyó violación al art. 258 del Código Civil, ya que se trata de conexión de alcantarillado del demandante y no de servidumbre de acueducto y que el proceso ha versado sobre conexión de alcantarillado que pretende la parte actora, siendo el mismo por competencia a la empresa de agua potable y alcantarillado, normativa civil que no contemplaría casos de conexiones de alcantarillado.     

Petitorio.

Tomando en cuenta en lo argumentado solicitó se case el Auto de Vista y deliberando en el fondo declarar improbada la demanda.

Contestación del recurso de casación de fs. 437 a 440 vta.

Del recurso de casación reclama el demandado en lo referente a servidumbre de aguas o acueducto refiriendo ser de naturaleza agrícola o industrial, sin embargo nada tiene que ver en el trámite del presente caso, ya que se tratarían de dos inmueble urbanos y que cada uno en su frente tiene su alcantarillado para el uso de aguas servidas y pluviales, además que no desvirtúan el contenido del art. 260 del CC, a su vez la parte recurrente en su argumentación del recurso no especifica con claridad y precisión, incumpliendo el art. 274 num. 3) del Código Procesal Civil, solicitando se dicte Auto Supremo que declare infundado el recurso de casación. 

CONSIDERANDO III:

DOCTRINA APLICABLE AL CASO

III.1. Del paso de servidumbre.

Respecto al tema de la servidumbre podemos mencionar a autor Guillermo A. Borda en su “Tratado de Derecho Civil” tomo II, respecto a la servidumbre señala que: “consiste en el derecho real establecido en utilidad de un predio rural o urbano (llamado dominante y que grava otro predio llamado sirviente), en cuya virtud el poseedor del predio dominante tienen derecho a realizar en el sirviente ciertos actos de posesión, o a impedir que el propietario del predio sirviente ejerza algunos actos…”, asimismo, Guillermo Cabanellas de Torres, en su “Diccionario Jurídico Elemental” refiere que la servidumbre es “…es del derecho limitativo de dominio ajeno establecido sobre una finca a favor del propietario de otra, con carácter real, o de otra persona, como derecho persona…”,

Según Auto Supremo Nº 213/2016 de 11 de marzo, la servidumbre, tal como lo señala Mazeud que es citado por Carlos Morales Guillen en su Libro Código Civil Concordado y Anotado: “es un derecho real sobre ciertos usos de un predio (sirviente) establecido a favor de otro predio (dominante)”, en otras palabras es un derecho real, en virtud al cual se impone a un bien inmueble el servicio constitutivo de la servidumbre (sirviente), en beneficio de otro inmueble en el cual se establece dicho servicio (dominante); ahora bien, respecto a la servidumbre especifica de paso, debemos señalar que esta proviene ante la existencia de un inmueble o fundo que se encuentre situado  o enclavado entre otros, es decir sin salida a la vía pública, situación en la cual el propietario del bien inmueble encerrado podrá obtener paso por el fundo de un vecino, tal como lo refiere el art. 262 del Código Civil.

Sin embargo, el art. 265 de dicho cuerpo legal, establece que cuando el fundo es cerrado por diferentes razones, como ser la apertura de camino que dé acceso a la vía pública a dicho fundo o porque el mismo se adhiere a otro inmueble con acceso a la vía pública, el derecho de servidumbre de paso se hace innecesario pudiendo ser suprimido a instancia de la parte interesada, de esta manera en contraposición a la característica de perpetuidad que tienen las servidumbres, estas pueden ser cesadas o extinguidas por efecto que dispone la misma ley, por ejemplo el art. 287 del Sustantivo Civil, establece tres casos en los cuales procede la extinción de la servidumbre y son: “1) Por unirse en una sola persona las calidades de propietaria del fundo dominante y del fundo sirviente. 2) Por renunciar el propietario del fundo dominante en favor del propietario del fundo sirviente. 3) Por la prescripción, cuando la servidumbre no se ejerce durante cinco años, término que corre desde el día en que se interrumpe cuando es discontinua, o desde el día en que se ejecuta un acto contrario cuando es continua. Los actos que suspenden o interrumpen la prescripción en beneficio de un copropietario favorecen a los otros.”

En relación con lo desarrollado supra, tenemos al Auto Supremo Nº 1001/2015 de fecha 05 de noviembre de 2015, que señala: “Si partimos del concepto de que la servidumbre es una carga impuesta a un fundo sirviente, para la utilidad del fundo dominante, perteneciente a distinto propietario, estaremos de acuerdo que ésta se patentiza ante la necesidad del primero y ante la imposibilidad de contar con propio acceso a la vía que sirve para colectar los fluidos, justificándose perfectamente por esa necesidad básica, aspecto que no ocurre en el caso de Autos pues como se tiene aclarado, el actor tiene acceso a la Av. Imperial en la misma proporción que la propiedad de la demandada, de manera que esa necesidad de contar con la servidumbre de paso por la propiedad de su vecina, no se hace imprescindible.

Bajo esas consideraciones el hecho de que exista transferencia en el que se menciona usos y costumbres, no es justificativo para perpetuar aquello, si ante la división y partición y el cambio de colindancias se reconoce la posibilidad de acceso directo a la vía pública, resultando un exceso y abuso la pretensión de perpetuidad bajo el argumento que en el caso fuera imposible esa independencia de contar con la conexión que precisa su construcción, pretendiendo que esa servidumbre sea obligatoria.”

De lo anteriormente manifestado en nuestra normativa civil está figura se encuentra regulada a partir del art. 255 del CC, precepto normativo que sobre dicho derecho real establecen que la servidumbre, es aquel instituto por el que el propietario de un fundo, puede para utilidad o beneficio propio, realizar actos de uso en fundo ajeno o impedir  al propietario de este, el ejercicio de alguna de sus facultades dominales; es accesoria a la propiedad del fundo dominante y constituye un gravamen al fundo sirviente; dentro las clases de servidumbre precisadas en el art. 258 del Sustantivo Civil, se tiene que las servidumbres son: continuas, cuando se ejercen sin un hecho actual del hombre y son aquellas cuyo es o puede ser continuo y persistente, sin un hecho actual del hombre, estas servidumbres no dejan de ser continuas aunque el ejercicio de ellas se interrumpa por intervalos más o menos largos,  tomando ejemplo de servidumbre de acueductos y de vistas; discontinuas, cuando para ejercerlas, se necesita de un hecho actual del hombre, dentro de este tipo de servidumbre se puede incluir a la servidumbre de paso; aparente, cuando se anuncia por signos exteriores, como camino; no aparentes, cuando hay signos visibles que las revelen, la prohibición de elevar un edificio a más de determinada altura; la de paso cuando no se tiene camino determinado y las fincas son abiertas.

Las servidumbres pueden constituirse de manera forzosa y voluntaria también por usucapión o por destino del propietario. Dentro las forzosas, se tiene que tanto la servidumbre de paso y acueducto pueden constituirse por sentencia judicial, si no hay acuerdo de partes; por otra parte se debe recalcar la posibilidad de que antes de pagarse la indemnización, el propietario del fundo sirviente puede oponerse a la servidumbre.

Tomando en cuenta lo argumentado tenemos que la servidumbre de paso, se da cuando el propietario de un fundo enclavado entre otros no puede procurarse salida a la vía pública, tiene derecho a obtener salida por el fundo vecino en  la medida necesaria, se concede por la parte más próxima la vía pública más corta y menos perjudicial  al sirviente, asimismo la normativa civil no limita  al paso sobre el nivel del suelo el derecho propietario enclavado, sin duda, ese paso, por no ser continuo, es menos molesto en ocasiones que el que se ejerce ya sea por encima del suelo (acueductos, cables aéreos para la conducción de la electricidad), ya sea por debajo del suelo (canalización o cañería diversas). El juez de la causa determinara la modalidad de la servidumbre y la indemnización de la misma, cuando el paso se hace innecesario por la apertura de un camino u otra circunstancia puede ser suprimida en cualquier momento a instancia de la parte interesada, debiendo restituir la indemnización recibida.

III.2. De la valoración de la prueba.

En el Auto Supremo Nº 1054/2017 de 5 de octubre 2017, respecto a la valoración de la prueba se indicó que: “José Decker Morales en su obra Código de Procedimiento Civil comentarios y concordancia señala que: “…producida la prueba, el juez comienza a examinarla, tratando de encontrar la existencia del hecho o hechos afirmados por las partes. Finalmente de ese examen puede salir la verdad, cuando encuentre conformidad de los hechos afirmados, con la prueba producida; también puede suceder lo contrario, “todo depende de la eficacia de los elementos que se hayan utilizado en la investigación”. Este proceso mental Couture- llama “la prueba como convicción”.

Así también, Víctor De Santo, en su obra “La Prueba Judicial” (Teoría y Práctica), indica: Con relación al principio de unidad de la prueba“El conjunto probatorio del proceso forma una unidad y, como tal, debe ser examinado y merituado por el órgano jurisdiccional, confrontando las diversas pruebas (documentos, testimonios, etc.), señalar su concordancia o discordancia y concluir sobre el convencimiento que de ellas globalmente se forme”.

El principio de comunidad de la prueba es“La prueba no pertenece a quien la suministra; por ende, es inadmisible pretender que sólo beneficie al que la allega al proceso. Una vez incorporada legalmente a los autos debe tenérsela en cuenta para determinar la existencia o la inexistencia del hecho sobre el cual versa, sea que resulte favorable a quien la propuso o al adversario, quien bien puede invocarla.

Principios que rigen en materia civil, y orientan a los juzgadores en la labor valorativa del universo probatorio introducido al proceso en el sentido de que toda prueba una vez ofrecida por las partes y admitida por el Juez conforme a procedimiento, se convierte en prueba del proceso y no de una sola de las partes, esto con la finalidad de llegar a la verdad real de los hechos, en cuya valoración simultáneamente también se aplica el principio de unidad o valoración conjunta de la prueba y no de manera aislada, y que el juzgador debe tomar en cuenta, pues está en la obligación de apreciar y valorar las todas las pruebas en su conjunto que deben ser integradas y contrastadas, conforme mandan los arts. 1286 del CC, y 397 del Código de Procedimiento Civil.   

En este marco y en relación a lo dispuesto por el art. 1330 del Código Civil, respecto a la valoración de la prueba testifical este Supremo Tribunal en el Auto Supremo N° 703/2014 ha orientado que: “…al respecto debemos señalar que la prueba testifical constituye un medio probatorio por el cual una persona ajena al proceso realiza declaraciones sobre determinados hechos de los que tenga conocimiento, siendo el objeto de dicha prueba la demostración de las pretensiones formuladas ya sea en la demanda o en la contestación a la misma, estas atestaciones, versarán sobre hechos ocurridos con anterioridad a la demanda o contestación a la misma, pues el testigo emitirá un juicio de valor sobre la existencia, inexistencia o la manera en cómo se produjeron los hechos, de esta manera es que el art. 1327 del Código Civil prevé su admisibilidad, al igual que su eficacia probatoria que conforme lo establece el art. 1330 de la norma ya citada, esta se encuentra reservada al Juez quien deberá apreciar la misma considerando la credibilidad personal de los testigos, las circunstancias y la eficacia probatoria suficiente que de sus declaraciones sobre los hechos pueda resultar, por lo que se deduce que este medio de prueba en lo que respecta a su apreciación y valoración se encuentra inmerso en las reglas de la sana critica”.

Orientado por otra parte, respecto a la actividad valorativa de la prueba por parte de los de instancia en el Auto Supremo N° 240/2015 que: “…respecto a la valoración de la prueba, resulta loable destacar que es una facultad privativa de los Jueces de grado, el apreciar la prueba de acuerdo a la valoración que les otorga la ley y cuando ésta no determina otra cosa, podrán hacerlo conforme a su prudente criterio o sana crítica, según dispone el art. 1286 del Código Civil concordante con el art. 397 parágrafo I de su procedimiento.  Ésta Tarea encomendada al Juez es de todo el universo probatorio producido en proceso (principio de unidad de la prueba), siendo obligación del Juez el de valorar en la Sentencia las pruebas esenciales y decisivas, conforme cita el art. 397 parágrafo II del código adjetivo de la materia, ponderando unas por sobre las otras; constituyendo la prueba un instrumento de convicción del Juez, porque él decide los hechos en razón de principios de lógica probatoria, en consideración al interés general por los fines mismos del derecho, como remarca Eduardo Couture”.

CONSIDERANDO IV:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

En virtud a los fundamentos expuestos precedentemente, corresponde a continuación considerar los reclamos del recurso de casación en conjunto.

Del recurso de casación se desprende que los puntos 1, 2, 3 y 4, concluyen en una sola idea es decir acusan que el Tribunal Ad quem, erróneamente aplicó  los arts. 260, 256, 258 num. 1) y 259 todos del Código Civil, debido que la parte actora en su pretensión solicitó la constitución de servidumbre continúa de aguas y en otros memoriales se refiere como servidumbre continúa de acueducto (aguas), pedido inequívoco por la parte demandante ya que enmarca en el contenido del art. 266 del Sustantivo Civil (servidumbre forzosa de acueducto), asimismo tal pretensión trataría de una conexión de alcantarillado del demandante y no de servidumbre de acueducto, proceso que argumenta sobre conexión de alcantarillado como pretende la parte actora, por lo que es competencia la empresa de agua potable y alcantarillado, además de la existencia de un tubo antiguo de cemento que denota la conexión de dicha servidumbre, del mencionado tubo de cemento instalado por la parte actora que invade la propiedad del demandado, violando 117 y 118 del Código Civil e incumple el art. 265.I del Código Procesal Civil.

Al respecto y con la finalidad de otorgar una respuesta clara y coherente corresponde sentar algunas bases, como el punto III.2 sobre la valoración de la prueba esta que debe ser realizada por los de instancia de todo el universo probatorio en aplicación del principio de unidad y comunidad probatoria, contrastando todos los elementos para determinar cuáles resultan trascendentales y esenciales, asimismo en el punto III.1 en cuanto a la servidumbre de paso continua es cuando el propietario de un fundo se encuentra enclavado entre otros y no puede procurarse salida a la vía pública, tiene derecho a obtener salida por el fundo vecino en  la medida necesaria, se concede por la parte más próxima la vía pública más corta y menos perjudicial  al sirviente, es así que entramos al siguiente análisis.

Referente a la pretensión de los demandantes sobre la transitabilidad de paso de servidumbre continua de aguas, expresa que su inmueble ubicado en la calle Huallparrimachi, callejón Tapia Nº 2242 de la Zona Tembladerani que colinda por la parte sur con el inmueble de Alberto Cayetano Márquez Mamani (fallecido), tiene por fin que los herederos del demandado (hijos), permitan el paso de servidumbre de aguas por su inmueble debido que tenían conocimiento de una servidumbre rustica hace varios años y a su vez evitar en el barrio algún deslizamiento.

Del demandado Alberto Cayetano Márquez Mamani en su memorial donde purga rebeldía de fs. 79 a 80 vta., argumentó sufrir afectación por los demandantes del paso de aguas que serían servidas, resultando inhabitable parte del inmueble, también ocasionando remojo en el subsuelo adyacente amenazando que la propiedad de los actores se desplome sobre el inmueble del demandado, además señala que los demandantes cuentan con cámara de alcantarillado para poder realizar su conexión de las mismas aguas al alcantarillado de la calle tapia.

Del estudio de las resoluciones de sentencia y Auto de Vista, se denota que para declarar probada la pretensión se basaron esencialmente en los siguientes elementos probatorios que son: informe  SACT-UFI-Nº154/09 del Gobierno Municipal de La Paz de fs. 4, informe Nº 001/2009 de la Cooperativa de agua potable Cotahuma Obispo Bosque Ltda., de 23 de noviembre de 2009 de fs. 6, la producción de inspección ocular de fs. 152 a 155 vta., y declaraciones testificales de fs. 192 y vta., bajo ese criterio los de primera y segunda instancia fundamentaron y realizaron la valoración probatoria de acuerdo a la pretensión, informes de la empresa de agua, la alcaldía municipal, así como la negativa del demandado, lo que hace coherente la demanda instaurada ante el juez competente en conformidad al art. 260 de Sustantivo Civil, a su vez de manera armoniosa con la prueba testifical de cargo como de la inspección ocular se verificó y constató la existencia de un tubo de cemento, denotando la conexión de servidumbre continua de acueducto o desagüe que existe hace tiempo atrás tal como argumenta la demanda, demostrando el acceso del paso de servidumbre continua de aguas al inmueble del demandado.

Bajo ese contexto se llega a  compartir el criterio establecido por las autoridades de instancia, debido a que se acreditó los requisitos que hacen viable la servidumbre de paso, por ser de carácter continuo, pues tal cual acredita las pruebas de fs. 4, 6, 152 a 155 vta., 192 y vta., el  inmueble de los demandantes se encuentra enclavado, careciendo de un acceso directo e independiente al no tener salida para el desagüe, por lo que amerita el paso de servidumbre continua de aguas, atravesando el inmueble del demandado y evitar futuros perjuicios para ambas partes, aclarando que el Ad quem manifestó que la servidumbre se constituye en una carga impuesta al sirviente para la utilidad del fundo dominante tal cual lo amerita el presente litigio y es compartida por este Tribunal ya que en la presente causa se demostró la existencia de servidumbre de paso.

Por ultimo sobre el reclamo de la molestia de vecindad, por la existencia del tubo de cemento que traspasa al bien inmueble de los herederos del demandado en el que se estaría violando los arts. 117 y 118 del CC, de la referida denuncia este Tribunal encuentra correcta la argumentación de los de segunda instancia, donde señalaron “…de la apelación de la parte demandante estaría violando los Arts. 117 y 118 del Código Civil (de las molestias de vecindad), corresponde aclarar que dicho argumento se esgrime recién en apelación, no habiendo constituido objeto de la decisión del juez de primera instancia, por lo que este Tribunal al tenor del art. 265 del CPC se encuentra impedido de ingresar al análisis del mismo.”, con la fundamentación expresada por el Ad quem sobre reclamo traído a casación se tiene por entendido que el mismo no fue interpuesto en su momento procesal por la parte demandada, por lo que las autoridades de instancia dieron estricto cumplimiento al art. 265.I del Código Procesal Civil, resultando correcta la postura asumida por ambas instancias, motivo por el cual los reclamos desprendidos del recurso de casación devienen en infundado.

Consiguientemente, y toda vez que las acusaciones expuestas en el recurso de casación no resultan evidentes, corresponde a este Tribunal Supremo de Justicia emitir resolución conforme lo prevé el art. 220.II del Código Procesal Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación del art. 220.II del Código Procesal Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación de fs. 427 a 429 vta., interpuesto por Nilda Márquez Laura,  contra el Auto de Vista Nº 445/2017 de 27 de octubre de fs. 407 a 410 vta., por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz. Con costas y costos.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs.1.000, para el abogado que contestó al recurso.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Juan Carlos Berríos Albizú.