TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

   S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 346 /2019

Fecha: 03 de abril de 2019

Expediente: LP 111 18

Partes: Lorenza Mamani Vda. de Chino c/ Vicenta Paredes Mamani y Julio

            Mamani Condori.

Proceso: Acción reivindicatoria y acción negatoria.

Distrito: La Paz.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 194 a 197 vta., interpuesto por Vicenta  Paredes Mamani y Julio Mamani Condori contra el Auto de Vista Nº S - 189/2018 de 25 de abril, cursante de fs. 185 a 186 vta., pronunciado por la Sala Civil Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro el proceso de acción reivindicatoria y negatoria seguido por Lorenza Mamani Vda. de Chino contra los recurrentes; Auto de Concesión cursante de fs. 202; Auto Supremo de Admisión Nº 913/2018 RA, cursante de fs. 207 a 208 vta.; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO

1. Lorenza Mamani Vda. de Chino mediante memorial cursante de fs. 16 a 18, subsanado en fs. 23, presentó demanda de reivindicación y acción negatoria en contra de Vicenta Paredes Mamani y Julio Mamani Condori, arguyendo que los demandados se encuentran el posesión actual del bien inmueble, ubicado en la calle Bolívar esq. calle New York Nº 2424, zona Villa Huayna Potosí de la ciudad de El Alto, signado con lote Nº 3, manzana “LL-6”, con una superficie de 300 m2, inscrito en Derechos Reales. El bien inmueble fue adquirido junto con su esposo fallecido, empero, fue desalojada por los demandados que se adueñaron señalando ser los verdaderos propietarios y que habrían cancelado a la Mutual La Paz por el valor de la casa.

Citados los demandados contestaron de forma negativa a la demanda, tramitándose el proceso hasta la emisión de la Sentencia Nº 329/2016 del 9 de agosto cursante de fs. 164 a 166 vta., pronunciada por el Juez de Público en lo Civil y Comercial Cuarto de la ciudad de El Alto, que declaró PROBADA EN PARTE la demanda interpuesta por Lorenza Mamani Vda. de Chino, en consecuencia, haber lugar a la acción de reivindicación, e IMPROBADA en cuanto a la acción negatoria. Consiguientemente dispuso que los demandados procedan a la entrega del bien inmueble ubicado en la calle Simón Bolívar, esquina Calle New York, Nº 2424, Zona Villa Huayna Potosí de la ciudad de El Alto, signado con el lote Nº 3, manzana LL-6, con una superficie de 300 m2, debidamente registrado en Derechos Reales bajo la matrícula Nº 2.01.4.01.0195049 a su propietaria Lorenza Mamani Vda. de Chino, en el un plazo de diez dias, después de ejecutoriada la sentencia, bajo alternativa de expedirse mandamiento de desapoderamiento en caso de incumplimiento.

2. Resolución de primera instancia que al ser apelada por los demandados y el demandado, mereció el Auto de Vista Nº S - 189/2018 de 25 de abril cursante de fs. 185 a 186 vta., que resolvió CONFIRMAR la Sentencia Nº 329/2016 de 9 de agosto.

El Tribunal de alzada consideró que se llega a evidenciar que la actora postula acción reivindicatoria y acción negatoria con base en el documento que cursa a fs. 10 a 13 y fs. 14, referente a la Escritura Pública Nº 837/1995 y el folio real Nº 2.01.4.0195049. Por otro lado, indicar que quien postula una determinada pretensión debe de sustentarla, no siendo suficiente contar con un documento sin cumplir con los parámetros descritos por ley, en todo caso su pretensión debió ser registrada ante Derechos Reales para su oponibilidad a efectos de que en la presente acción pueda ser demostrada, tal cual refiere el art. 135.I de la Ley Nº 439, concordante con el art. 136.I.II del mismo cuerpo adjetivo. Estas normas que no fueron considerados por la parte demandada. Sostuvo que la decisión inferior fue determinada en el marco del debido proceso, los datos del proceso y la aplicación de la normativa vigente.

CONSIDERANDO II:

DEL CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN Y SU RESPUESTA

De las denuncias expuestas por la parte recurrente, se extrae de manera ordenada y en calidad de resumen, lo siguiente:

1. Acusó la errónea interpretación y violación de los arts. arts. 521, 524, 584 y 1538.III del Código Civil de parte del Tribunal Ad quem, al exigir la inscripción en Derechos Reales del bien objeto de la litis sin considerar que los sujetos procesales intervinientes en la presente causa no son terceros sino son partes del contrato de compra venta celebrado el 30 de mayo de 2008, con el respectivo reconocimiento de firmas y rúbricas que tiene eficacia, conforme los arts. 105 y 1297 del Código Civil.

Petitorio.

Solicitó casar el Auto de Vista y deliberando en el fondo declare improbada la demanda sobre reivindicación, restitución de propiedad y pago de daños y perjuicios.

Contestación del recurso de Lorenza Mamani Vda. de Chino.

Señaló que los recurrentes confirman su situación de detentadores, que reconocen fundar su pretensión con base en un documento privado y no así en un título idóneo de propiedad, cuando se refiere a la validez de un documento privado en relación a su condición de tercera persona frente al titular con título de propiedad inscrito en las oficinas de Derechos Reales, inclusive aunque no haya estado en posesión del bien inmueble, mismo que para la ley y ante cualquiera que pretenda oponerse a su derecho es el único propietario. También la actora cita el Auto Supremo Nº 60/2014 de 11 de marzo de 2014, destacando que no necesariamente el titular que pretenda reivindicar, deba haber estado en posesión física del inmueble, sino que su titularidad le otorga posesión civil que le basta para reivindicar la propiedad. Solicitó declarar infundado el recurso interpuesto.

CONSIDERANDO III:

DOCTRINA APLICABLE

III.1. Documento privado tiene eficacia entre partes.

En el Auto Supremo Nº 754/2015 - L de 4 de septiembre, se razonó del siguiente modo: “En el caso de Autos, si bien la parte actora demostró que el recurrente se encuentra en posesión de todo el bien inmueble, así como la identificación del mismo, empero en lo que respecta al derecho de dominio, éste si bien demostró mediante el Testimonio Nº 4100 de Derechos Reales que Fenelon Montero en fecha 28 de junio de 1985 les transfirió a las partes en contienda el inmueble objeto de la litis y que el mismo se encuentra debidamente registrado en Derechos Reales bajo la matrícula computarizada Nº 7.01.1.99.0039866 a nombre de los dos propietarios, empero no menos cierto resulta ser el hecho que mediante documento privado de fecha 7 de febrero de 1997 y el otro de fecha 20 de octubre de 2007, los cuales se encuentran debidamente reconocidos en sus firmas, que el actor vendió al recurrente la parte del inmueble que le correspondía, es decir 195,68 mts2. los cuales constituyen el 50% del total del inmueble (fs. 16 a 18 y fs. 26 a 27); documentos, de los cuales el recurrente acusa que el Tribunal de Alzada al confirmar la sentencia realizó una incorrecta valoración, por lo que sobre el particular corresponde señalar que el análisis realizado por los de instancia respecto a dichos medios probatorios, es decir que al no haber sido registrados en Derechos Reales se mantendría latente el derecho propietario de ambas partes, resulta pertinente referirnos a lo establecido en el art. 1538 del Sustantivo Civil, que refiere que: “I. Ningún derecho real sobre inmuebles surte efectos contra terceros sino desde el momento en que se hace público según la forma prevista por este Código. II. La publicidad se adquiere mediante la inscripción del título que origina el derecho en el Registro de los Derechos Reales. III. Los actos por los que se constituyen, transmiten, modifican o limitan los derechos reales sobre bienes inmuebles y en los cuales no se hubiesen llenado las formalidades de inscripción, surten sus efectos sólo entre las partes contratantes con arreglo a las leyes, sin perjudicar a terceros interesados.” De lo citado, corresponde señalar que el registro que se hace en Derechos Reales, no constituye la existencia de derecho propietario alguno, pues el registro solo tiene efectos publicitarios y no así constitutivos, en ese sentido, los documentos privados que se encuentran debidamente reconocidos, si bien no se encuentran inscritos en Derechos Reales, esto no implica que no surta efectos entre las partes suscribientes, pues tanto el demandante como el demandado, tienen la calidad de partes contratantes y no así de terceros, por lo que, para que dichos documentos surtan plenos efectos, no resulta necesario que se encuentren registrados en Derechos Reales, pues tal y como lo señala el párrafo III de la norma citada precedentemente, al ser los documentos de fecha 7 de febrero de 1997 y de fecha 20 de octubre de 2007, actos por el cual Darvey Nestel Arancibia Benavides transfirió 195,68 mts2. del inmueble objeto de la litis al ahora recurrente Gabriel Arancibia Benavides, es decir un acto por el cual se transfirió un Derecho Real y si bien los mismos no fueron inscritos en Derechos Reales, estos surten efectos entre las partes contratantes, (…)en virtud a los documentos privados debidamente reconocidos, citados supra, se constituye en el propietario de la totalidad del bien inmueble, por haber adquirido el otro 50% del actor principal, que ahora pese a la venta realizada, pretende reivindicar la parte que fue vendida, extremo que no resulta viable, pues uno de los requisitos para la procedencia de la acción de reivindicación es que quien pretenda dicha acción demuestre el dominio que tiene sobre la cosa, extremo que en el caso de autos no ocurrió conforme a los documentos privados de fecha 7 de febrero de 1997 y el de fecha 20 de Octubre de 2007, los cuales mientras no se invaliden tienen plena vigencia entre las partes”.

CONSIDERANDO IV:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

En cuanto al agravio planteado sobre la errónea interpretación y violación de los arts. 521, 524, 584 y 1538.III del Código Civil de parte del Tribunal Ad quem, al exigir la inscripción en Derechos Reales del bien objeto de la litis sin considerar que los sujetos procesales intervinientes en la presente causa no son terceros sino son partes del contrato de compra venta celebrado el 30 de mayo de 2008, con el respectivo reconocimiento de firmas y rúbricas que tiene eficacia conforme los arts. 105 y 1297 del Código Civil.

De los datos del proceso se tienen los siguientes hechos:

Que la demandante Lorenza Mamani Vda. de Chino, por memorial de fs. 16 a 18, subsanado a fs. 23, planteó demanda de reivindicación y acción negatoria indicando que conforme a la Escritura Pública Nº 837 de 14 de septiembre de 1995, juntamente con su esposo actualmente fallecido, adquirieron un bien inmueble ubicado en la calle Simón Bolívar esq. calle New York Nº 2414, zona Villa Huayna Potosí de la ciudad de El Alto, Lote Nº 3, manzana “LL-6”, con una superficie de 300 m2, inscrito en el Folio Real Nº 2.01.4.01.0195049. En dicho bien inmueble se facilitó a Julio Mamani Condori dos habitaciones y además este se comprometió a saldar la mínima deuda contraída con la Mutual La Paz, accediendo verbalmente, sin ningún contrato por el plazo de un año. Aprovechando su ignorancia y su condición de analfabeta, el demandado utilizó su huella digital fabricando una minuta de compra venta de su bien inmueble. Pese a dicha situación no inició acción penal, tal cual aconsejaron los vecinos, debido a su situación económica, salud, edad y desconocimiento sobre estas acciones.

Complementa describiendo que los demandados utilizando la minuta de compra venta de 30 de mayo de 2008, la desalojaron arguyendo ser los verdaderos propietarios, manteniéndose en posesión hasta la fecha y que supuestamente habrían cancelado a la Mutual La Paz el saldo restante, empero, nunca ha recibido ni un solo centavo por la supuesta transferencia, ni realizó contrato alguno. 

Además se acompaña a la demanda las siguientes pruebas: Certificado de defunción de Julio Chino Galler (fs.1), fotocopia de su cédula de identidad (fs. 2), croquis (fs. 3), tarjeta de registro de propiedad (fs. 4), Testimonio Nº 861/91 (fs. 5 a 7 vta.), Testimonio Nº 1655/2014 (fs. 8 y vta.), Folio Real Nº 2.01.4.01.0195049 (fs.9), Testimonio Nº 837/1995 (fs. 10 a 11 vta.), Testimonio Nº 1660/2014 (fs. 12 a 13 vta.), Folio Real (fs. 14) y Formulario de pago de impuestos (fs. 15).  

Por su parte los demandados Vicenta Paredes Mamani y Julio Mamani Condori citados conforme a ley, contestaron la demanda mediante memorial de fs. 46 a 47 vta., de manera negativa y adjuntando documentos consistentes en: a) Recibo de 11 de agosto de 2003 (fs. 28), por concepto de venta de una casa por el precio de $us. 12.000, quedando el saldo por pagar de $us. 3.000 que se cancelaría en el momento de la venta de la casa; b) Contrato de suministro de energía eléctrica a nombre de Vicenta Paredes Mamani (fs. 29); c) Minuta de compra venta con reconocimiento de firmas del lote de terreno objeto de la litis de 30 de mayo de 2008 (fs. 30 a 31), suscrita entre Lorenza Mamani Vda. de Chino (vendedora) y Vicenta Paredes Mamani (Compradora); d) Instalación del Servicio de gas (fs. 32 a 36); e) Facturas de ELECTROPAZ, YPFB y EPSAS (fs. 37 a 38); f) Certificado de la junta de vecinos (fs. 39) y g) Otras pruebas como informe médico, fotos y fotocopias de cédulas de identidad (fs. 40 a 45).

En la causa se dicta Sentencia donde se descarta la acción negatoria. En cuanto a la demanda de reivindicación, en virtud a que el documento privado de compra venta de bien inmueble de 30 de mayo de 2008, no fue inscrito en Derechos Reales conforme el art. 1538.I del Código Civil y tomando en cuenta que la demandante Lorenza Mamani Vda. de Chino, tiene derecho propietario inscrito en las oficinas de Derechos Reales que es oponible a terceras personas acogió la restitución del mismo a su propietaria, por lo que se declaró PROBADA la demanda de reivindicación, disponiendo que los demandados procedan a la entrega del bien inmueble.

Ante la emisión de la Sentencia,  los demandados plantearon recurso de apelación siendo resuelto mediante el Auto de Vista Nº S-189/2018 confirmando la Sentencia con el argumento de que no es suficiente contar con un documento sin cumplir con los parámetros descritos por ley, en todo caso debió ser registrado en Derechos Reales para su oponibilidad a efectos de que en la presente acción pueda ser demostrada tal cual refiere los arts. 135.I y 136.I.II de la Ley Nº 439.

Tomando en cuenta los hechos explanados, corresponde señalar el precepto normativo de la acción real de la reivindicación, conforme el art. 1453 del Código Civil: “I. El propietario que ha perdido la posesión de una cosa puede reivindicarla de quien la posee o la detenta”, se deduce que la reivindicación tiene por objetivo la defensa de la propiedad, reservada para quien ha perdido la posesión de una cosa, para que pueda reclamar la restitución, en razón a que tiene derecho a poseerla, acción que debe ser presentada contra aquel que no es propietario y se encuentra en posesión de la misma.

Por lo señalado, la actora durante el proceso demostró que los recurrentes se encuentran en posesión del bien inmueble. Respecto al derecho de dominio fue demostrado mediante el Testimonio Nº 837/1995 de 28 de abril de 2014 cursante de fs. 10 a 11 vta., e inscrito en Derechos Reales a nombre de Lorenza Mamani Vda. de Chino visible en fs. 14 y vta., contando con la matrícula computarizada Nº 2.01.4.01.0195049; empero, se advierte que Julio Mamani Condori y Vicenta Paredes Mamani, por su parte, llegan a presentar un recibo por concepto de compra venta de una casa de fs. 28 y además una minuta con reconocimiento de firmas de un contrato de compraventa de lote de terreno suscrito el 30 de mayo de 2008 de fs. 54 a 55 y vta., donde se evidencia las huellas digitales de Lorenza Mamani Vda. de Chino, la firma de Vicenta Paredes Mamani y dos testigos a ruego como también la firma del abogado, que tiene la eficacia señalada en el art. 1297 del Código Civil, contrato de compraventa del bien inmueble que surte sus efectos conforme lo dispuesto en el art. 584 del Código Civil, que señala que la venta es un contrato por el cual el vendedor transfiere la propiedad de una cosa al comprador por un determinado precio.

En ese sentido conforme a la regla general que establece el art. 1538 del Código Civil, ningún derecho real sobre bienes inmuebles surte efectos contra terceros sino desde el momento en que se hace público a través de la inscripción del título en el registro de Derechos Reales. Por su parte, el párrafo III de la mencionada disposición legal, señala: “Los actos por los que se constituyen, transmiten, modifican o limitan los Derechos Reales sobre bienes inmuebles, y en los cuales no se hubiese llenado las formalidades de inscripción, surten sus efectos solo entre las partes contratantes, con arreglo a las leyes sin perjudicar a terceros interesados”.

De lo citado, corresponde señalar que el registro que se hace en Derechos Reales, no constituye la existencia de derecho propietario alguno, pues el registro solo tiene efectos publicitarios y no así constitutivos, en ese sentido, el documento de compra venta de lote de terreno con reconocimiento de firmas ante Notaría de Fe Pública, si bien no se encuentra inscrito en la oficina de Derechos Reales, esto no implica que no surta efectos entre las partes suscribientes, pues tanto el demandante como el demandado, tienen la calidad de partes contratantes y no así de terceros, por lo que, para que dicho documento surta plenos efectos, no resulta necesario que se encuentre registrado en Derechos Reales, pues tal y como lo señala el párrafo III de la norma citada precedentemente, al haberse verificado la existencia del documento privado de compra venta de 30 de mayo de 2008, quedo establecido el negocio jurídico por el cual Lorenza Mamani Vda. de Chino vendió el inmueble objeto de la litis a los recurrentes Vicenta Paredes Mamani y Julio Mamani Condori y que la parte actora, pese a la venta realizada, pretende reivindicar el terreno vendido, extremo que no resulta viable, pues uno de los requisitos para la procedencia en una demanda de reivindicación, es que la demandante debe demostrar el dominio que tiene sobre la cosa, empero en la presente causa se ha verificado la enajenación de su bien inmueble.

Con relación a la resolución emitida por el A quo interpretando equivocadamente el art. 1538.III del Código Civil, al concluir que: “… la demandante: Lorenza Mamani Vda. de Chino, tiene derecho propietario debidamente inscrito en las oficinas de Derechos Reales, (…) derecho propietario oponible a terceras personas...”, extremo que ha sido confirmado por el Tribunal Ad quem debido a que su resolución afirmaron: “… en todo caso su pretensión debió ser debidamente registrada ante Derechos Reales para su oponibilidad a efectos de que en la presente acción pueda ser demostrada…”, por lo que se concluye que el Auto de Vista recurrido ha realizado una errónea interpretación y violación de los arts. 521, 524, 584 y 1538.III del Código Civil.

A la contestación del recurso de Lorenza Mamani Vda. de Chino.

Respecto a la contestación de la actora que indica que debe tomarse en cuenta la errada apreciación que sostiene el Tribunal Ad quem dada la fundamentación establecida donde se ha explicado que Lorenza Mamani Vda. de Chino ha vendido su bien inmueble a los recurrentes mediante el documento privado reconocida que tiene eficacia sobre la venta efectuada, no siendo indispensable la  inscripción en la oficina de Derechos Reales, ya que el art. 1538.III el negocio jurídico, surte sus efectos con relación a las partes suscribientes del contrato.

Con respecto al Auto Supremo Nº 60/2014 de 11 de marzo, éste se refiere a un caso de reivindicación donde no hubo la venta de la propiedad mediante documento privado, siendo una resolución que no se ajusta a los supuestos fácticos planteados en la presente causa. 

Por lo expuesto, corresponde a este Tribunal emitir fallo en la forma prevista por el art. 220.IV del Código Procesal Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por los arts. 41 y 42.I núm. 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación del art. 220.IV del Código Procesal Civil, CASA el Auto de Vista Nº S-189/2018 de 25 de abril cursante de fs. 185 a 186 vta., pronunciado por la Sala Civil Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, y deliberando en el fondo declara IMPROBADA la demanda de reivindicación interpuesta por Lorenza Mamani Vda. de Chino contra Vicenta Paredes Mamani y Julio Mamani Condori, manteniendo incólume la decisión de declarar IMPROBADA la demanda de acción negatoria.

Sin responsabilidad por ser excusable.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Dr. Marco E. Jaimes Molina.