TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                               S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 322/2019                                                                      Fecha: 03 de abril de 2019                                                

Expediente: PT-12-18-S                                                                                 

Partes: Rosana Pari Castro c/ Pastora Ruiz Colque.                                

Proceso: Reivindicación y otro.                                                                                                       Distrito: Potosí.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 112 a 113 vta., interpuesto por Pastora Ruiz Colque; contra el Auto de Vista Nº 98/2018 de 24 de abril, cursante de fs. 105 a 109, pronunciado por la Sala Civil y Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, dentro del proceso ordinario sobre reivindicación y otro, seguido por Rosana Pari Castro contra la recurrente; la respuesta al recurso de casación de fs. 117 vta., el Auto de concesión del recurso de casación de fecha 21 de agosto cursante a fs. 118; el Auto Supremo de Admisión 914/2018-RA cursante de fs. 123 a 124; los antecedentes procesales; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO

Rosana Pari Castro, interpuso demanda de reivindicación más resarcimiento de daños y perjuicios, por memorial de fs. 18 vta., acción que fue admitida por la juez de instancia y corrida en traslado a la demandada Pastora Ruiz Colque, quien respondió de forma negativa interponiendo al mismo tiempo acción reconvencional mediante memorial de fs. 32 a 33, reconvención que ante la inasistencia de la demandada a la audiencia preliminar, fue declarada por desistida conforme el Auto de 28 de junio de 2016, de fs. 49 vta. a 50, resolución que fue confirmado por Auto de Vista Nº 18/2017 de 16 de enero, quedando dicha determinación ejecutoriada, tramitándose de esta forma el proceso hasta el pronunciamiento de la Sentencia Nº 05/2017 de 10 de mayo, cursante de fs. 92 a 94 vta., por la que declaró: PROBADA EN PARTE la demanda de reivindicación de inmueble e IMPROBADA en cuanto al resarcimiento de daños y perjuicios.

Resolución de primera instancia que fue apelada por Pastora Ruiz Colque, según el escrito de fs. 95 a 96 vta., que fue resuelto mediante el Auto de Vista Nº 98/2018 de 24 de abril, cursante de fs. 105 a 109, pronunciado por la Sala Civil y Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, que CONFIRMA totalmente la sentencia.

El Tribunal Ad quem, señaló que la demandada acusa haber efectuado la construcción de un muro y que una vez conocida la propiedad de la actora dejó de construir los muros, por cuyo motivo al no encontrarse en posesión del bien, ni haber perdido la misma concluye que no se dan los presupuestos que exige el art. 1453 del CC.

En aquel entendido, sostuvo el Tribunal de alzada que la parte demandada ha reconocido “detentar el inmueble de buena fe, por haber sido engañada y engatusada por el vendedor”, y que no tiene la posesión del bien desde el momento del proceso; aseveraciones que no le liberan de las consecuencias que generó como la construcción de bien ajeno y que tuvo que recurrirse a estrados judiciales para hacer valer un derecho propietario, máxime cuando hubo una acción reconvencional por costos que se hubiera invertido en el inmueble de la parte demandante que denotan actos de posesión plenos con ánimo de dueño y el hecho de no haber proseguido con los mismos, no desvirtúa la demanda reivindicatoria, ya que se llegó a la interposición de la misma, precisamente por la falta de entendimiento entre partes y posiciones o pretensiones discordantes; por lo que resulta pueril argumentar que hizo amurallar con el objetivo de hacer respetar la propiedad porque era un basural, un terreno baldío. Como tampoco corresponde ingresar a considerar los gastos que hubiese efectuado la demandada en la construcción del muro, por no existir demanda reconvencional, al respecto no se vulneraria el principio de igualdad de las partes, puesto que la determinación de tener por desistida la reconvención se encuentra ejecutoriada con la confirmatoria del Auto de Vista Nº 18/2017 del Auto de 8 de junio de 2016.

Esta resolución fue impugnada mediante recurso de casación cursante de fs. 112 a 113 vta., interpuesto por Pastora Ruiz Colque, el cual se analiza. 

CONSIDERANDO II:

DEL CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN

  1. Invocando la verdad material, señaló que conforme la inspección judicial cursante de fs. 89, se ha demostrado que su persona no se encontraría en posesión del lote de terreno, y que solo reclamó, sobre lo gastos efectuados por la compra de materiales y mano de obra, en ese entendido el tribunal Ad quem, no ha estimado el contenido del art. 1453 del CC que expresa; “Acción Reivindicatoria. I. el propietario que ha perdido la posesión de una cosa, puede reivindicarla de quien la posee o detenta. II. Si el demandado, después de la citación, cesa de poseer o detentar la cosa…”, en este entendido, su persona mucho antes de la citación y solamente cuando la demandante demostró que sus documentos estaban inscritos en derechos reales, su persona cesó de detentarla y quedando abandonado dicho terreno, por lo que considera que no se cumplió con los presupuestos de la normativa civil.    

Por todo lo expuesto solicitó a este Tribunal Supremo dicte Auto Supremo casando totalmente el Auto de Vista.         

Respuesta al recurso de casación

Señaló que la demandada jamás estuvo en posesión de buena fe del terreno objeto de litis, puesto que sus documentos devienen de la venta que le realizó su tío Isidoro Colque Córdova, además de que tenía conocimiento que de dicho bien inmueble le pertenecía.

En tal sentido solicitó que este Tribunal, confirme la resolución recurrida.     

CONSIDERANDO III:

DOCTRINA APLICABLE AL CASO

III.1. De los requisitos de procedencia para la reivindicación.

Las condiciones necesarias para la otorgación de la acción reivindicatoria fueron desarrollados en el Auto Supremo N°231/2018 de 4 de abril, en el que expresó: al respecto, corresponde precisar lo que el art. 1453 del Sustantivo Civil establece: “I. El propietario que ha perdido la posesión de una cosa puede reivindicarla de quien la posee o la detenta”, de lo señalado se deduce que la reivindicación al ser una acción real, tiene como objetivo la defensa de la propiedad y la respectiva posesión que emerge de ella, está dirigida contra aquella persona que tenga la posesión de la cosa sin ostentar ningún derecho o título que le faculte para la posesión; en otras palabras la acción de reivindicación está destinada para que el propietario que haya perdido la posesión de una cosa (legitimación activa), pueda reclamar la restitución de la misma, en razón a que tiene derecho a poseerla, en contra del poseedor que no es propietario y que se encuentra en posesión de la misma (legitimación pasiva), siendo esta acción imprescriptible, salvo los efectos que produzca la adquisición de la propiedad por otra persona en virtud de usucapión, quedando claro, que la acción de restitución o devolución de la propiedad de un tercero es imprescriptible, no siendo afectada por el transcurso del tiempo y puede ser aplicada en cualquier momento, por el propietario de un bien inmueble.

En ese entendido y toda vez que lo que se pretende recuperar con esta acción es la posesión de la cosa, resulta pertinente señalar que quien interponga dicha acción debe cumplir con ciertos requisitos que hacen procedente a la misma, que a decir del autor Alexander Rioja Bermúdez en su artículo “Mejor Derecho de Propiedad y Reivindicación”, son tres: 1. El derecho de dominio de quien se pretende dueño; 2. La determinación de la cosa que se pretende reivindicar y; 3. La posesión de la cosa por el demandado. De dichos requisitos y haciendo hincapié en el primero de estos, debemos precisar que el mismo debe ser acreditado con título idóneo que demuestre que quien pretende dicha tutela sea el titular de la cosa que se pretende reivindicar, pues al estar reservada la interposición de dicha acción únicamente al propietario que no tiene la posesión física de la cosa, no resulta viable que la misma sea interpuesta por quien no acredita tal extremo, es decir por quien no tenga la legitimación activa para interponer la misma; sobre el segundo requisito debemos señalar que la determinación de la cosa debe ser acreditada documentalmente y de manera precisa, es decir que se debe identificar plenamente el inmueble tanto en su ubicación, superficie y limites; finalmente quien pretende reivindicar debe demostrar que el demandado es quien se encuentra en posesión física del inmueble.

De igual forma, en relación a los requisitos que hacen viable la acción reivindicatoria corresponde citar a Arturo Alessandri R., que sobre la reivindicación señaló que: “…la acción reivindicatoria el actor no pretende que se declare su derecho de dominio, puesto que afirma tenerlo sino que demanda la restitución de la cosa a su poder por el que la posee.”; de lo expuesto se tiene que esta acción se encuentra reservada para el titular del derecho propietario, derecho que por su naturaleza, conlleva la “posesión” emergente del derecho mismo, por lo que el propietario que pretende reivindicar no necesariamente debió estar en posesión corporal o natural del bien, en consideración a que tiene la “posesión civil”, que está a su vez integrado por sus elementos “corpus” y “ánimus”.

En suma, se puede expresar que el derecho de propiedad permite reivindicar la cosa de manos de un tercero, es decir el -IUS IN RE-, a efectos de ejercitar todos los derechos como se dijo el -IUS UTENDI, FUENDI ETE ABUTENDI-, y los cuales están enmarcados en el art. 105 del sustantivo de la materia, de lo que se concluye que la acción reivindicatoria y este Tribunal determino en varios fallos que la reivindicación como acción de defensa de la propiedad se halla reservada al: "propietario que ha perdido la posesión de una cosa" y que el derecho propietario, por su naturaleza, conlleva la "posesión" emergente -del derecho mismo, consiguientemente no necesariamente debe estar en posesión física del bien, habida cuenta que tiene la "posesión Civil", quedando claro, que para la procedencia de la acción de restitución o devolución de la propiedad, el titular del derecho no necesariamente tiene que haber sido despojado o eyeccionado.

CONSIDERANDO IV:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

Con relación a los puntos impugnados en el recurso de casación es preciso realizar las siguientes consideraciones:

1. La recurrente expresó que el Tribunal Ad quem, no consideró que según inspección judicial de fs. 89 su persona ya no se encontraría en posesión del terreno, y que solo reclamó sobre los gastos realizados en dicho bien inmueble como materiales y mano de obra, por lo que no se cumpliría con los presupuestos del art. 1453 del Código Civil para la procedencia de la reivindicación. 

Al respecto de los antecedentes del proceso y en el marco de los argumentos planteados en el recurso de casación, se puede inferir que la demandante planteó acción de reivindicación, como una acción de defensa de la propiedad, justificando su pretensión en la existencia de un derecho propietario emergente de la compra de un lote de terreno de Isidoro Colque Cordova, pretensión que fue resuelta a la luz de la previsión contenida en el art. 1453 del Código Civil, que señala que el propietario que ha perdido la posesión de una cosa puede reivindicarla de quien la posee o la detenta.

Como elementos integrantes de dicha acción, la demandante Rosana Pari Castro, conforme lo descrito en la doctrina legal aplicable III.1 identificó plenamente el objeto a reinvindicar, el mismo que se encuentra ubicado en la zona Ticka Loma, Urbanización Hermanos Colque, Lote Nº 12, del Manzano D con una superficie de 240 m2, donde la demandada Pastora Ruiz Colque, procedió a realizar construcciones consistentes en el levantamiento de un muro y cimiento en forma de “ele”, conforme la confesión espontánea de la demandada realizada en la contestación a la demanda cursante de fs. 32 vta., por otro lado la demandante también acreditó su derecho propietario, consistente en el testimonio de la Escritura Pública N° 157/2004  de transferencia de un lote de terreno realizado por Isidoro Colque Córdova, a favor de Rosana Pari Castro (fs. 2 a 3 vta.), derecho propietario registrado en Derechos Reales, el 24 de enero de 2008, en el Asiento 1 de la Matricula Nº 5.01.1.01.0005384 (fs. 7 y fs. 22). Por último con relación al acta de inspección judicial de fs. 89 a 90, se puede acreditar que si bien la demandada, a través de su abogado refirió que no se encontraba en posesión material del terreno objeto de litis, no es menos evidente que también realizo el reclamo sobre las construcciones realizadas en dicho lote y que son de su propiedad, aspecto que acredita fehacientemente que la demandada ahora recurrente, en la actualidad continuaría perturbando la propiedad de la demandante, a través de dichas construcciones, aspecto que generaría la legitimación suficiente para instaurar la presente demanda de reivindicación, puesto que dichos actos por parte de la demandada como el haber realizado construcciones de cimiento y el levantamiento de murallas en el terreno de propiedad de la demandante, generarían actos de posesión, aspecto que acarrearía la procedencia de la acción de persecución instaurada por la demandante sobre el derecho propietario objeto de litis, a través de la demanda de reivindicación.

Por lo que se concluye que la demandante ha cumplido con los presupuestos legales establecidos en el art. 1453 del CC, que hacen viable la acción reinvindicatoria, reiterándose que ostenta derecho propietario sobre el bien objeto de litis; concluyéndose que goza del poder jurídico señalado por el art. 56 de la Constitución Política del Estado y art. 105 del Código Civil.

De la contestación al recurso de casación.

Puesto que la presente resolución, no modifica la emitida por el tribunal de segunda instancia, los argumentos esgrimidos en la respuesta del recurso de casación deberán estar al entendimiento expuesto en el apartado anterior.

Por lo manifestado, corresponde a este Tribunal Supremo emitir fallo en la forma prevista por el art. 220.II del Código Procesal Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación del art. 220.II del Código Procesal Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación de fs. 112 a 113 vta., interpuesto por Pastora Ruiz Colque contra el Auto de Vista Nº 98/2018 de 24 de abril, cursante de fs. 105 a 109 vta., pronunciado por la Sala Civil y Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí. Con costas y costos en favor de la parte que respondió el recurso de casación.

Se regula el honorario profesional del abogado suscribiente de la respuesta del recurso de casación en Bs.1.000.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Dr. Marco Ernesto Jaimes Molina.