TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                               S A L A  C I V I L



Auto Supremo: 278/2019-RA.

Fecha: 25 de marzo de 2019

Expediente: O-5-19-S.

Partes: Carlos Cesar Condori Miranda c/ Guillermina Condori Miranda y otra.

Proceso: Nulidad de transferencia de bien inmueble.

Distrito: Oruro.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 724 a 728, interpuesto por Guillermina Condori Miranda y la adhesión a dicho recurso mediante escrito de fs. 742 a 745  vta., interpuesto por Carlos Condori Miranda; ambos contra el Auto de Vista Nº 208/2018 de 16 de agosto, cursante de fs. 713 a 719 vta., pronunciado por la Sala Civil y Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, dentro del proceso ordinario sobre nulidad de transferencia de bien inmueble, seguido por Carlos Cesar Condori Miranda contra Guillermina Condori Miranda  y otra; la contestación al recurso de fs. 742 a 745 vta., el Auto de concesión del recurso de fecha 11 de marzo de 2019, cursante en fs. 746; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO

1. En base al memorial de demanda de fs. 21 a 23, subsanada por memorial de fs. 33 a 35, Carlos Cesar Condori Miranda inició proceso ordinario sobre nulidad de transferencia de bien inmueble; acción que fue dirigida contra Guillermina Condori Miranda y otra, quienes, tras haber sido citadas, a través de los memoriales de fs. 46, 50, 132 a 133 y 142 a 145, se apersonaron al proceso; opusieron excepciones previas y perentorias, así como acción reconvencional; desarrollándose de esta manera el proceso hasta dictarse la Sentencia Nº 69/2017 de fecha 11 de agosto, cursante de fs. 657 a 664 vta., donde el Juez Público Civil y Comercial Nº 2 del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro declaró PROBADA la demanda formulada por Carlos Cesar Condori Miranda; IMPROBADAS la acción reconvencional de Guillermina Condori Miranda, así como la excepción perentoria de prescripción opuesta por la referida demandada.

2. Resolución de primera instancia que al haber sido recurrida en apelación por Guillermina Condori Miranda, mediante memorial de fs. 666 a 675; la Sala Civil Primera y Comercial del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, emitió el Auto de Vista Nº 208/2018 de fecha 16 de agosto, cursante de fs. 713 a 719 vta., por la declaró INADMISIBLE el recurso de apelación opuesto en contra del Auto de fs. 188 y vta., y ANULÓ la sentencia apelada disponiendo que el juez de primera instancia dicte nueva resolución.

3. Fallo de segunda instancia que fue recurrida en casación por Guillermina Condori Miranda mediante el memorial de fs. 724 a 728, al cual Carlos Condori Miranda se adhirió mediante su escrito de fs. 742 a 745 vta., los cuales son objeto de análisis en cuanto a su admisibilidad.

CONSIDERANDO II:

REQUISITOS DE ADMISIBILIDAD DEL RECURSO DE CASACIÓN

En el marco de lo preceptuado en el art. 180.II de la Constitución Política del Estado que garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, principio por el cual las partes pueden solicitar a otro juzgador superior que revise la resolución del inferior, con la finalidad de que se fiscalice no solo la decisión asumida sino también la legalidad de esta; empero, no se debe dejar de lado el hecho que este principio en determinados casos se encuentra limitado por diferentes factores, tal es el caso del recurso de casación que al ser asimilado a una nueva demanda de puro derecho para su viabilidad y procedencia debe reunir ciertos requisitos establecidos en nuestro ordenamiento jurídico; en ese entendido y ante la vigencia plena de la Ley Nº 439 (Código Procesal Civil), corresponde a continuación, considerar los requisitos de admisibilidad que todo recurso de casación debe contener, conforme al procedimiento establecido en el art. 277 y los requisitos establecidos en los art. 271, 272, 273 y 274 de la mencionada ley.

1. De la resolución impugnada.

Del análisis del Auto de Vista Nº 208/2018 de fecha 16 de agosto, que cursa de fs. 713 a 719 vta., se advierte que el mismo absuelve un recurso de apelación que fue interpuesto contra una sentencia dictada dentro de un proceso ordinario sobre nulidad de transferencia de bien inmueble; lo que permite inferir que la resolución recurrida se encuentra dentro de los casos de procedencia que establece el art. 270 del Código Procesal Civil.

2. Del plazo de presentación del recurso de casación.

Emitida la resolución recurrida (Auto de Vista), conforme se tiene de la diligencia de notificación de fs. 722, se observa que la parte demandada, ahora recurrente, fue notificada con dicha resolución en fecha 1 de febrero de 2019; y como el recurso de casación fue presentado en fecha 18 de febrero de 2018, tal como se observa del timbre de fs. 724, se infiere que dicho medio de impugnación fue presentado dentro del plazo previsto en el art. 273 del Código Procesal Civil, es decir dentro de los diez días hábiles.

3. De la legitimación procesal.

De igual forma, se colige que la recurrente, al margen de identificar debidamente la resolución impugnada, es decir el Auto de Vista Nº 208/2018 de fecha 16 de agosto, que cursa de fs. 713 a 719 vta., esta goza de plena legitimación procesal para interponer el presente recurso de casación, toda vez que, en tiempo hábil interpuso recurso de apelación contra la sentencia de primer grado, a más de ser la resolución impugnada anulatoria, de lo que se colige que la interposición del presente recurso de casación es completamente permisible, esto conforme al sistema de impugnación vertical así como lo establecido en los arts. 270 y 272 del Código Procesal Civil.

4. Del contenido del recurso de casación.

De la revisión del recurso de casación, se observa que Guillermina Condori Miranda, en lo trascendental de dicho medio de impugnación acusa:

a) La errónea interpretación del art. 259 inc. 3) del Código Procesal Civil en relación al art. 265.I del mismo código, señalando que el Tribunal de alzada ha incurrido en error al suponer que su apelación diferida cuestionaba criterios de la sentencia cuando en realidad se estaba impugnando el Auto interlocutorio de fs. 188 y en ese entendido aduce que no se ha interpretado correctamente la naturaleza de la apelación diferida que se encontraba orientada a observar la incongruencia y contradicción de la demanda que no ha establecido cual es el supuesto invocado de la nulidad, es decir, si la misma era por causa ilícita o motivo ilícito, que son dos institutos distintos que no pueden ser asimilados como uno solo; aspecto que justifica su impugnación y revierte el argumento del Ad quem, respecto a que su apelación es inadmisible por carecer de fundamentos.

b) Que el Tribunal de apelación, se equivoca al declarar la inadmisibilidad de su recurso de apelación diferida, ya que el mismo cuenta con el fundamento necesario que cuestiona, porque en el Auto interlocutorio de 17 de septiembre de 2015, únicamente se concluyó que la demanda es clara, sin que se hayan expuesto los fundamentos por los cuales el Juez de instancia considera que es clara, ya que en ningún momento dicha autoridad ingreso al análisis de la dicotomía que entremezcla a la causa y el motivo como si fueran uno mismo. 

c) Acusa que el error de la sala revisora del fallo de instancia, versa en suponer que con dicha extrapolación de criterio, se estaba cuestionando o apelando la sentencia cuando no es así, pues la apelación concreta del fallo principal se encuentra en otro acápite de su recurso.

d) Que la sala de apelación, no sustenta su declaratoria de inadmisibilidad en los supuestos establecidos por el art. 218.II del adjetivo civil, de modo que si la razón de dicha determinación era la falta de expresión de agravios, dicha sala debió también señalar la norma en la cual sustenta su decisión, no pudiendo dejar a la incertidumbre de las partes suponer tal extremo.

e) Que el Tribunal ad quem nuevamente se equivoca, ya que si advirtió que la sentencia carecía de motivación por haber omitido un punto concreto y esencial para la problemática que nos ocupa, cual es el ejercicio del derecho real del demandante; era su deber ordenar al Juez de instancia se pronuncie también sobre dicho aspecto, por ser la misma atentatoria del debido proceso en su componente fundamentación.

En base a lo expresado solicita que este Tribunal anule en parte el Auto de Vista, disponiendo que el Ad quem emita nueva resolución salvando las omisiones anotadas.

Por las consideraciones expuestas, se infiere que el recurso de casación resulta admisible, correspondiendo en consecuencia su análisis y resolución conforme a derecho.

Finalmente, en cuanto a la adhesión al recurso de casación formulada por Carlos Condori Miranda a través del memorial de fs. 742 a 745 vta., corresponde señalar que ésta adhesión debe seguir la misma suerte que el recurso interpuesto de Guillermina Condori Miranda, no correspondiendo en consecuencia realizar más consideraciones al respecto.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I núm. 1) de la Ley Nº 25 del Órgano Judicial y en aplicación del art. 277.II del Código Procesal Civil, ADMITE el recurso de casación de fs. 724 a 728, interpuesto por Guillermina Condori Miranda y la adhesión de Carlos Condori Miranda a dicho recurso mediante el escrito de fs. 742 a 745  vta., ambos contra el Auto de Vista Nº 208/2018 de 16 de agosto, cursante de fs. 713 a 719 vta., pronunciado por la Sala Civil y Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro.

En atención a la carga procesal pendiente en esta sala, la causa aguarde turno para ulterior sorteo según prelación.

Regístrese, notifíquese y cúmplase.