TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                          S A L A C I V I L



Auto Supremo: 254/2019-RI.

Fecha: 14 de marzo de 2019

Expediente: PT-5-19-S.

Partes: Humberto Rodríguez Martínez c/ Demetrio Luis Mendoza Rojas, Ángel

            Navarro Miranda y/o herederos de ambos y terceros interesados.

Proceso: Usucapión decenal o extraordinaria.

Distrito: Potosí. 

VISTOS: El recurso de casación de fs. 312 a 314, presentado por Anival Vera Tacuri en representación de Narda Giovanka Navarro Goitia, impugnando el Auto de Vista Nº 07/2019 pronunciado el 30 de noviembre, por la Sala Civil y Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí (fs. 307 a 309) en el proceso ordinario de usucapión decenal o extraordinaria, seguido por Humberto Rodríguez Martínez contra Demetrio Luis Mendoza Rojas, Ángel Navarro Miranda y/o herederos de ambos y terceros interesados, Auto de concesión de 21 de febrero de 2019 cursante a fs. 322 vta.; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO

1. Humberto Rodríguez Martínez demandó a Demetrio Luís Mendoza Rojas, Ángel Navarro Miranda, herederos y presuntos interesados (fs. 30 a 33, subsanada a fs. 35) por usucapión decenal o extraordinaria, contestando y apersonándose el defensor de oficio asignado, mediante memorial cursante a fs. 57 y vta., asimismo se apersonó incidentando nulidad de citación Narda Giovanka Navarro Goitia, en su calidad de única heredera del codemandado finado Ángel Navarro Miranda e interponiendo demanda reconvencional por el pago de daños y perjuicios ocasionados.

Tramitado así el proceso ordinario hasta la emisión de la Sentencia de 16 de mayo de 2017, cursante de fs. 262 a 267, que declaró PROBADA la demanda de usucapión planteada por Humberto Rodríguez Martínez en contra de los demandados, reconociendo judicialmente el derecho propietario por usucapión a favor del demandante sobre el bien inmueble ubicado en calle Cobija Nº 8, con una superficie de 10,00 mt2 de la ciudad de Potosí, cuyas colindancias son al Norte con el inmueble de Justo P. Vicuña, al Sud con la calle Cobija, al Oeste con el inmueble de Aurelio Vásquez y al Este con Félix Subieta, incluyendo la línea telefónica Nº 6225878.

Resolución de primera instancia que generó la apelación de la parte demandada mediante escrito de fs. 279 a 280 vta.

2. El 30 de noviembre de 2018 la Sala Civil y Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí por Auto de Vista declaró INADMISIBLE el recurso de apelación interpuesto por la demandada contra la Sentencia de fs. 262 a 267, por cuanto la recurrente Narda Giovanka Navarro Goitia no tiene derecho propietario por modo directo o sucesión mortis causa, puesto que el bien inmueble objeto de la demanda, fue transferido por el progenitor de la recurrente, mucho antes que se aperture la sucesión.

3. Resolución de segunda instancia que fue recurrida en casación por Narda Giovanka Navarro Goitia, mediante memorial de fs. 312 a 314, recurso que es objeto de análisis en cuanto a su admisibilidad.

CONSIDERANDO II:

ADMISIBILIDAD DEL RECURSO DE CASACIÓN

En el marco de lo preceptuado por el art. 180.II de la Constitución Política del Estado que garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, principio por el cual las partes pueden solicitar a otro juzgador superior que revise la resolución del inferior con la finalidad de que se fiscalice no solo la decisión asumida sino también su legalidad; empero, no se debe dejar de lado el hecho de que este principio, en determinados casos se encuentra limitado por diferentes factores, tal es el caso del recurso de casación que, al ser asimilado a una nueva demanda de puro derecho, deben ser analizados ciertos requisitos establecidos por nuestro ordenamiento jurídico haciendo una interpretación integral de los arts. 271 al 274 del Código Procesal Civil, concluyéndose que los requisitos a ser analizados son que la resolución admita recurso de casación, el plazo de interposición del recurso, la legitimación procesal para impugnar y el contenido o expresión de reclamos en el recurso de casación.

II.1. De la resolución impugnada.

Análisis de impugnabilidad.

En autos, se trata de un Auto de Vista pronunciado con relación al recurso de apelación presentado por la parte demandada, hoy recurrente, contra la sentencia de 16 de mayo de 2017, que declaró, probada la demanda de usucapión decenal o extraordinaria; por consiguiente, se encuentra dentro de la previsión contenida en el art. 270 del Código Procesal Civil.

II. 2. Del plazo y cómputo de la presentación del recurso de casación.

De la revisión de antecedentes se tiene que, la parte recurrente cumplió con el requisito del plazo para la interposición del recurso de casación (art. 273 Código Procesal Civil); habida cuenta que su abogado fue notificado el 25 de enero de 2019 con el Auto de Vista de fs. 307 a 309, presentó el recurso de casación de fs. 312 a 3014, el 8 de febrero de 2019; es decir, dentro del plazo de diez días.

II. 3. De la legitimación procesal.

En el caso de Autos, Narda Giovanka Navarro Goitia, no tiene legitimación procesal, si bien resulta ser hija del codemandado; sin embargo, éste en vida transfirió el bien pretendido en autos, por lo cual la recurrente tampoco acreditó legitimación o derecho propietario en relación a su difunto padre o a su persona, que le acredite ser parte del proceso de usucapión decenal o extraordinaria.

II.3.1. De la legitimación para recurrir.

En el caso de autos, el Auto de Vista recurrido consideró que si bien el derecho a la impugnación se encuentra garantizado en el art. 180.II de la Constitución Política del Estado y en otras disposiciones supranacionales como el Pacto de San José de Costa Rica, mismo que al margen de las partes en litigio, se concede a cualquier interesado a quién causa un perjuicio evidente y demuestre documentalmente su calidad de interesado, condicionamiento sine quanum de la existencia de agravio y de la calidad de interesado que necesariamente deben coexistir.

En ese contexto el Auto de Vista estableció que: “…En suma y hasta dictarse sentencia, lo que se encuentra demostrado y establecido documentalmente, es que la recurrente con relación al bien inmueble sito en la calle Cobija Nª 8 de esta ciudad, no tiene ningún derecho propietario por modo directo o sucesión mortis causa, demanda que se ha dirigido correctamente y conforme a numerosa jurisprudencia del Tribunal Supremo de Justicia, en contra de la persona que figura en el Registro de Derechos Reales como titular del bien. Si es que la recurrente no tiene legitimación pasiva, no ha demostrado la misma en modo alguno con relación al bien inmueble, entonces no puede acusar el habérsele infringido con relación a este bien, agravio alguno, ni está acreditado en modo alguno su calidad de interesada legítima a la que se causa un perjuicio evidente, ni mucho menos esa su calidad está demostrada documentalmente. Su intervención en el proceso se limita al derecho propietario que tenía su padre con relación a la línea telefónica 62-25878 (ver fs. 134) y literales de sucesión con Ángel Navarro Miranda, aspecto que empero, no se ha hecho ni referencia en el recurso que antecede, por lo que no merece ninguna otra argumentación”. Bajo esa fundamentación y argumentación declaró inadmisible el recurso de apelación de la recurrente.

Así también la Sentencia Constitucional Nº 1587/2011-R de 11 de octubre, al referirse a la legitimación expresó que: “La legitimación en el orden procesal debe relacionarse con el concepto de acción y por consiguiente, con sus sujetos activo y pasivo, se configura con el reconocimiento que el derecho hace a una persona de la posibilidad de ejercitar y mantener con eficacia una pretensión procesal - legitimación activa -, o de resistirse a ella eficazmente - legitimación pasiva…”.

El art. 251 del Código Procesal Civil respecto a la legitimación establece: “Cualquiera de las partes, incluso los terceros, están legitimados para ejercitar el derecho de impugnación de las resoluciones que les causaren agravio”.

En ese marco también corresponde analizar que siendo la pretensión del proceso usucapir el bien inmueble referido, y que doctrinal y jurisprudencialmente se tiene que la usucapión declarada judicialmente produce un doble efecto, adquisitivo para el usucapiente y extintivo para el usucapido, razón por la cual para que ese efecto se produzca de forma válida y eficaz, es indispensable que el actor dirija la demanda contra quien figure, en el Registro de Derechos Reales, como titular del derecho propietario del bien inmueble que se pretende usucapir, así se tiene que la demanda fue dirigida contra Demetrio Luis Mendoza Rojas mismo que resulta ser el último propietario de acuerdo a prueba cursante de fs. 64 y 185.

Habida cuenta de ello, la recurrente no acompañó, ni acreditó ser propietaria registral del inmueble o heredera del titular del mismo, requisito indispensable a efectos de establecer la calidad de sujeto pasivo de la acción, que es justamente contra quien se pretende opere el efecto extintivo de la usucapión toda vez que la sentencia declaró probada la demanda de usucapión, generando la extinción del derecho propietario para su titular, razón por la cual era indispensable que la recurrente acredite un derecho respaldatorio que le certifique su situación de legitimación pasiva en el proceso, justamente por el carácter extintivo del derecho del último propietario registral.

Concluyendo que la recurrente si bien se apersonó al proceso en su calidad de heredera de Ángel Navarro Miranda, se tiene que el mismo no tiene derecho propietario del bien pretendido en la demanda, menos sus herederos y en este caso la recurrente en su calidad de hija podría pretender defender un derecho inexistente en el patrimonio de su causante; en mérito a ello, la recurrente no puede reclamar afectación ni menoscabo alguno en su patrimonio, porque resulta ser una persona ajena en este proceso, lo cual no le abre la posibilidad de impugnar, ni hacer uso de este recurso.

II.3.2. Del recurso de casación. 

En mérito a lo examinado, por razón lógica y sentido común se hace innecesario considerar los demás requisitos de admisibilidad previstos por el art. 274 de la Ley Nº 439.

De donde se concluye que la parte ahora recurrente no ha cumplido con la regla contenida en el art. 272 del Código Procesal Civil, legitimación, que recae en causal de improcedencia de su recurso.

Por los fundamentos precedentemente expuestos, corresponde emitir resolución en la forma prevista por los arts. 277.I, 274.II num. 1) y 220.I num. 1) del Código Procesal Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num.1) de la Ley del Órgano Judicial, y en aplicación del art. 220.I núm. 1) del Código Procesal Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación cursante de fs. 312 a 314, presentado por Anival Vera Tacuri en representación de Narda Giovanka Navarro Goitia, impugnando el Auto de Vista de 30 de noviembre de 2018, pronunciado por la Sala Civil y Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí.

Sin costas ni costos.

En atención a la carga procesal de esta sala, la causa aguarde turno para ulterior sorteo según prelación.

Regístrese, comuníquese y cúmplase.