TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 246/2019

Fecha: 08 de marzo de 2019

Expediente:        B-18-18-S. 

Partes: Empresa Industrial y Forestal “Cabrera Tavolara” S.R.L. c/ Empresa Unipersonal Beneficiadora de Almendra “Harold Claure Lens”. 

Proceso: Cumplimiento de contrato.

Distrito: Beni.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 371 a 372 vta., interpuesto por la Empresa Industrial y Forestal “Cabrera Tavolara” por medio de su representante legal Armando Cabrera Rosado contra el Auto de Vista Nº 94/2018 de 24 de mayo, cursante de fs. 364 a 368 vta., pronunciado por la Sala Civil Mixta de Familia, Niñez y Adolescencia, Violencia Familiar o Doméstica y Pública del Tribunal Departamental de Justicia del Beni, dentro del proceso de cumplimiento de contrato seguido por la entidad recurrente contra la Empresa Beneficiadora de Almendra “Harold Claure Lens”, la concesión de fs. 381, el Auto Supremo de Admisión Nº 761/2018-RA de fs. 386 a 387 vta., y todo lo inherente;

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO

1. Armando Cabrera Rosado en representación de la Empresa Industrial y Forestal “Cabrera Tavolara” S.R.L., mediante memorial del 4 de mayo de 2007 (fs. 194 a 196 vta.), presentó demanda de cumplimiento de contrato más imposición de costas y costos, contra la Empresa Unipersonal Beneficiadora de Almendra “Harold Claure Lens”, arguyendo el actor que como resultado de la suscripción de tres contratos de entrega de almendras o castaña en cáscara en las gestiones 2013, 2014 y 2015 y lo pactado el 2016 de forma verbal, cuyas entregas alcanzan a un total de 10.140,66 cajas o su equivalente de 12.67 contenedores, de los cuales la parte demandada entregó 9 contenedores, quedando por entregar un total de 3.67 contenedores de almendra de primera beneficiada cuya deuda asciende a la suma de $us. 1.033.472. Por lo que, el 1 de marzo de 2017 mediante carta notariada se procedió al cobro de almendra beneficiada a la Empresa Unipersonal Beneficiadora de Almendra “Harold Claure Lens”, quien negó cumplir con su obligación.

Citada la empresa demandada, se apersonó mediante memorial de fs. 234 a 256, planteando nulidad por defecto absoluto de medida preparatoria de reconocimiento de firmas y rúbrica; excepciones de incompetencia por razón de materia, falta de legitimación y demanda defectuosa; asimismo contestó a la demanda de manera negativa y reconviniendo por incumplimiento de contrato comercial y resarcimiento y pago de daños y perjuicios.

2. El Juez Público Civil, Comercial y de Familia Primero de la localidad de Riberalta de la provincia Vaca Diez del departamento del Beni, pronunció Sentencia Nº 1/2018 de 17 de enero, cursante de fs. 299 a 302, declarando PROBADA la demanda e IMPROBADA la demanda reconvencional, con costas y costos, disponiendo que en el plazo de 30 días calendario, una vez ejecutoriada la presente sentencia, se proceda a la entrega de 3.68 contenedores de almendra beneficiada de primera a favor de la entidad demandante, o en su defecto el pago del valor de los 3.68 contenedores que se procederá a calcular en ejecución de sentencia.

3. Resolución de primera instancia que al ser apelada por la Empresa Industrial y Forestal “Cabrera Tavolara” SRL, mereció el Auto de Vista Nº 94/2018 de 24 de mayo, resolviendo la nulidad de obrados hasta fs. 173, para regularizar procedimiento en la vía de la diligencia preliminar conforme al art. 305 y siguientes de la Ley Nº 439. Asimismo, se dispuso la devolución de obrados al Juez A quo para que tramite la causa a partir de los actos válidos, conforme a las previsiones del art. 108.II parte in fine del Código Procesal Civil.

El Tribunal de Alzada sostuvo que el Juez A quo no resolvió conforme a ley la nulidad por defecto absoluto de diligencia preparatoria de reconocimiento de firma y rúbrica contraviniendo el art. 306 num. 2) de la Ley Nº 439, invocando a Hernán Lens Salvatierra para su citación y emplazamiento dentro de la diligencia preparatoria y siendo que la demanda está dirigida en contra de una persona jurídica y no de personas naturales, es decir el procedimiento debió darse conforme al principio general establecido por el art. 305 con relación al art. 306 inc. g) ambos de la Ley Nº 439.

Sostuvo también que el Juez infringió el art. 210 de la Ley Nº 439, y los requisitos indicados precedentemente adoleciendo la resolución de los fundamentos jurídicos y no constando en la resolución dentro de la diligencia preparatoria de demanda, a efectos de que la misma sea impugnable para la revisión del Tribunal de Alzada, sin embargo, dicho acto omitido concurre en nulidad conforme el art. 180.II de la Constitución Política del Estado.

Por lo que, según el Auto de Vista aludido, el Juez A quo habría quebrantado los principios constitucionales del debido proceso establecido en el art. 180.I de la Constitución Política del Estado con relación al art. 30 num. 12) de la Ley Nº 025 y art. 4 de la Ley Nº 439.

CONSIDERANDO II:

DEL CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN Y SU RESPUESTA

De las acusaciones expuestas se extraen de manera ordenada y en calidad de resumen, las siguientes:

1. Acusó que al momento de resolverse el incidente de nulidad y las excepciones, el demandado no anunció, ni interpuso recurso de apelación como establece el art. 260.III num. 2) de la Ley Nº 439, aguardando la emisión de la sentencia para interponer el recurso de apelación, convalidando el acto procesal y operando la preclusión, asimismo cita al Auto Supremo Nº 44/2017 de 24 de enero, exponiendo que el Auto de Vista recurrido infringió los arts. 107.II y 367.I num. 2) de la Ley Nº 439 y 16.II de la Ley Nº 025 que merecen ser tutelados y repuestos por el superior en grado.

Petitorio.

Solicitó casar el Auto de Vista y por ende mantenga incólume la sentencia.

Contestación al recurso por Harold Miguel Claure Lens en representación de la Empresa Beneficiadora de Almendra “Harold Claure Lens”:

No es cierto que no se haya interpuesto el recurso de apelación sobre el incidente de nulidad de la diligencia preparatoria, si fuese el caso el Auto de Vista no se hubiese pronunciado al respecto. El Auto Supremo Nº 44/2017 de 24 de enero, le favorece es por ello que reproduce la doctrina aplicable al caso y además cita el Auto Supremo Nº 237/2016 de 16 de marzo señalando que el recurrente no justificó su argumento, ni impugnó todo lo esgrimido en el Auto de Vista, no existe la mínima expresión de agravio, puesto que no tiene motivo o razón para justificar su recurso.

CONSIDERANDO III:

DOCTRINA APLICABLE

III.1. De la obligatoriedad de protesta de impugnación en audiencia.

La audiencia preliminar es un mecanismo procesal mediante el cual se efectúan una serie de actividades destinadas a emitir la sentencia para definir la demanda planteada, es así que el art. 366.I num. 4) del Código Procesal Civil, describe la actividad concreta a desarrollar referida al saneamiento del proceso, en esta etapa el juez debe pronunciarse mediante Auto Interlocutorio para resolver las excepciones o nulidades advertidas por la autoridad judicial o acusadas por alguna de las partes intervinientes del proceso.

El juez según el caso que se le presente podrá resolver de manera conjunta en una sola resolución las excepciones, nulidades y otras propuestas por las partes conforme señala el art. 367.III de la Ley Nº 439.

La decisión judicial que resuelva un incidente declarándolo improbado podrá ser apelada en el efecto diferido, conforme señala el art. 259 num. 3) del Código Procesal Civil: “En el efecto diferido, en cuyo caso se limitará al simple anuncio del recurso, sin perjuicio del cumplimiento de la resolución impugnada y sin que se suspenda el proceso, se reservará la interposición y fundamentación juntamente con una eventual apelación de la Sentencia”. En ese sentido complementa el art. 260.III del mismo Código procesal sobre la procedencia de la apelación en el efecto diferido: “El anuncio y posterior interposición de la apelación en el efecto diferido (…) 2) Auto interlocutorios que resolvieren incidentes y (…) 4) Resoluciones que no cortaren el procedimiento ulterior, salvo que el presente Código disponga lo contrario”. (La negrilla es nuestra).

En este entendimiento, de lo referido supra, en la tramitación de las apelaciones formuladas contra los autos interlocutorios dictados en la audiencia preliminar, en el primer caso se debe proceder a la protesta o anuncio conforme manda el art. 262 num. 2) del Código Procesal Civil, o en el caso segundo, en los supuestos establecidos en el art. 260.III del compilado adjetivo civil, donde debe hacer la protesta o anuncio de la apelación.

Por lo que, la parte apelante tiene la obligación de anunciar la apelación en la audiencia preliminar, para que se produzca la posterior sustanciación de la apelación, conforme se ha remarcado en la “Guía de Capacitación del Código Procesal Civil y Código de Familias” redactada por los proyectistas del Código Procesal Civil, los abogados: José César Villarroel Bustios y Andrés Calderón de la Barca (Órgano Judicial, La Paz: 2015, p. 141).

En conclusión, queda establecido que el recurso de apelación contra los autos interlocutorios que resuelven incidentes de nulidad que sean declarados improbados dictados en audiencia (preliminar o complementaria), deberán de anunciarse o protestarse en la audiencia de manera verbal como requisito obligatorio para que sea concedida en el efecto diferido conforme a las disposiciones establecidas en los arts. 259.3 y 260.III del Código Procesal Civil.

II.2. Sobre el principio de preclusión.

El Auto Supremo Nº 120/2017 de 03 de febrero de 2017, desarrolló doctrina sobre los principios que rigen las nulidades procesales en el siguiente sentido: “Precisamente por los fundamentos expuestos precedentemente, en razón al caso de autos, corresponde a continuación referirnos de manera específica a algunos de los principios que regulan la nulidad procesal, los cuales ya fueron desarrollados en varios Autos Supremos emitidos por este Tribunal Supremo de Justicia, entre ellos el Nº 158/2013 de 11 de abril de 2013, 169/2013 de 12 de abril de 2013, 411/2014 de 4 de agosto de 2014, 84/2015 de 6 de febrero de 2015, en virtud a los cuales diremos: (…) Principio de preclusión.- Concordante con el principio de convalidación tenemos al principio de preclusión también denominado principio de Eventualidad que está basado en la pérdida o extinción de una facultad o potestad procesal, encontrando su fundamento en el orden consecutivo del proceso, es decir, en la especial disposición en que deben desarrollarse los actos procesales. A este efecto recurrimos al Dr. Pedro J. Barsallo que refiere sobre el principio de preclusión que: “En síntesis la vigencia de este principio en el proceso, hace que el mismo reparte el ejercicio de la actividad de las partes y del Tribunal, dentro de las fases y periodos, de manera que determinados actos procesales deben corresponder necesariamente a determinados momentos, fuera de los cuales no pueden ser efectuados y de ejecutarse carecen totalmente de eficacia”. De ello se establece que el proceso consta de una serie de fases o etapas en las cuales han de realizarse determinados actos, por lo que una vez concluida la fase procesal, las partes no pueden realizar dichos actos y de realizarlos carecerán de eficacia, surgiendo así una consecuencia negativa traducida en la pérdida o extinción del poder procesal involucrado, pues se entenderá que el principio de preclusión opera para todas las partes.

De dichos principios y concordante con lo desarrollado en el anterior numeral, se deduce que los jueces y Tribunales que administran justicia, tienen el deber ineludible de velar porque se cumplan en el proceso los presupuestos procesales y se observen las garantías del debido proceso, pues si bien es evidente que tienen la facultad de anular de oficio, empero en virtud al principio constitucional de eficiencia de la justicia ordinaria, se encuentran obligados a compulsar los principios expuestos supra, es decir que la nulidad de oficio procederá cuando la ley así lo determine o exista evidente vulneración al debido proceso en cualquiera de sus componentes, pues lo contrario significa un quebrantamiento al derecho a la justicia pronta, oportuna y sin dilaciones que tienen las partes, los cuales se hallan consagrados en el art. 115-II de la Constitución Política del Estado, preceptos que se sustentan en el principio de celeridad consagrado en el art. 180.I de la referida norma, cuyo texto señala: “La jurisdicción ordinaria se fundamenta en los principios procesales de gratuidad, publicidad, transparencia, oralidad, celeridad, probidad, honestidad, legalidad, eficacia, eficiencia, accesibilidad, inmediatez, verdad material, debido proceso e igualdad de las partes ante el Juez”.

Por lo expuesto, concluiremos señalando que no corresponden los rigorismos que tiendan a producir nulidades por anomalías o vicios procesales que no tenga incidencia trascendental en el proceso…”.

CONSIDERANDO IV:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

En cuanto a las acusaciones se absuelven de la siguiente manera:

Con referencia que, al momento de resolver el incidente de nulidad y las excepciones, el demandado no anunció, ni interpuso recurso de apelación como establece el art. 260.III num. 2) de la Ley Nº 439, aguardó la sentencia para interponer el recurso de apelación, convalidando el acto procesal y operando la preclusión. Asimismo, cita el Auto Supremo Nº 44/2017 de 24 de enero, y finalmente señala el recurrente que el Auto de Vista recurrido infringió los arts. 107.II y 367.I num. 2) de la Ley Nº 439 y 16.II de la Ley Nº 025 que merecen ser tutelados y repuestos por el superior en grado.

Al respecto se tiene que la Empresa Beneficiadora de Almendra “Harold Claure Lens” en su calidad de parte demandada, mediante memorial de 16 de agosto de 2017 (fs. 234 a 256) plantea incidente de nulidad por defecto absoluto de la diligencia preparatoria y que por providencia de 4 de septiembre de 2017 (fs. 256 vta.) el Juez de la causa dispone el traslado del incidente a la parte demandante quien contesta a la misma de manera negativa (fs. 283 a 287).

En audiencia preliminar llevada a cabo el 16 de enero de 2018, se desarrollaron las actividades conforme señala el art. 366.I del Código Procesal Civil, donde se dicta el Auto de 16 de enero de 2018 (fs. 296), resolviendo el incidente de nulidad de la diligencia preliminar y las excepciones declarándolas improbadas conforme permite la ley de manera conjunta en el art. 367.III del Código Procesal Civil.

Durante la continuación de la audiencia de juicio llevada a cabo el 17 de enero de 2018, la parte demandada no hizo objeción con relación al medio de prueba de los 21 recibos donde se procede al diligenciamiento de los medios de prueba y se judicializan las pruebas aportadas por las partes calificando el proceso como ordinario de hecho, y ante dicha determinación el demandante indicó textualmente lo siguiente: “…por nuestra parte ratificamos los 21 recibos ya judicializados en la cantidad de 30.422 cajas de obrados aceptados entre partes”, y finalmente el juez dicta sentencia de fs. 299 a 302, declarando probada la demanda de la Empresa Industrial y Forestal “Cabrera Tavolara S.R.L.” e improbada la demanda reconvencional de la Empresa Beneficiadora de Almendra “Harold Claure Lens”.

La entidad demandada el 30 de enero de 2018, mediante memorial, plantea apelación contra el Auto que resolvió el incidente de nulidad y las excepciones como también contra la sentencia.

Teniendo en cuenta los antecedentes señalados, de la revisión del acta de audiencia preliminar del 16 de enero de 2018 (fs. 294 a 296), se advierte que el Juez resolvió el incidente de nulidad de la diligencia preparatoria del reconocimiento de firmas y rúbricas, sin proceder la parte demandada en ese momento a interponer apelación contra la resolución emitida, incumpliendo los requisitos establecidos en los arts. 259 num. 3) y 260.III e inclusive el art. 262 num. 2) del Código Procesal Civil, todos ellos señalan el anuncio o protesta de interponer el recurso de apelación contra autos interlocutorios dictados en audiencia, sea preliminar o complementaria.

En la causa presente, la parte demandada una vez que fue notificada con los actuados del acta de juicio y la sentencia (fs. 302 vta.) recién interpuso la apelación el 30 de enero de 2018 (fs. 304 a 335). Esta forma de tramitación del recurso planteado, tomando en cuenta que la resolución que declara improbado el incidente de nulidad de diligencia preliminar no corta procedimiento, ni cierra el proceso, como lo indicado en el art. 367.I num. 3) del Código Procesal Civil, al no haberse sujetado a la norma imperativa que indica que en audiencia preliminar debe existir obligatoriamente la protesta o anuncio del planteamiento del recurso de apelación, impide la concesión y posterior sustanciación del recurso formulado por la parte demandada el 30 de enero de 2018, inviabilizando la sustanciación posterior, ingresando a la preclusión por no haber anunciado el recurso en el momento procesal oportuno.

Pese a lo señalado, el Auto de Vista recurrido resolvió con relación a la apelación sobre la nulidad de las diligencias preparatorias la contravención del art. 306 num. 2) de la Ley Nº 439, sin embargo, no hace mención sobre los requisitos de admisibilidad del recurso de apelación en la presente causa, tomando en cuenta que el auto interlocutorio de 16 de enero de 2018 fue dictado durante el desarrollo de la audiencia preliminar en la cual la parte demandada no ha efectuado anuncio de apelación en contra de la resolución dictada en la audiencia oral, conforme al desarrollo efectuado en la doctrina aplicable en los puntos III.1 y III.2.

Por lo que el Auto de Vista no tomó en cuenta que el demandado de manera tácita renunció a la apelación cuando dejó de cumplir con las exigencias procesales establecidas como el anuncio de recurso en audiencia y tomando en cuenta que el Auto se dictó el 16 de enero de 2018, presentándose el memorial de apelación el 30 de enero de 2018, habiendo pasado diez días hábiles, se tiene que precluyó su derecho a la apelación y dejando proseguir con el desarrollo del proceso.

En este entendido, lo que correspondía al Tribunal Ad quem antes de ingresar a resolver los agravios es tomar en cuenta los requisitos de admisibilidad del recurso de apelación conforme señala el art. 250.II del Código Procesal Civil.

Por lo que el agravio planteado por la entidad demandante en su recurso de casación tiene el asidero legal, siendo lo correcto proceder a la nulidad del Auto de Vista para que el Tribunal Ad quem se aboque a resolver únicamente los agravios planteados en el recurso de apelación del demandado contra la sentencia, dejando de lado los planteados en contra del Auto de 16 de enero de 2018, en conformidad a la disposición contenida en el art. 17 de la Ley Nº 025.

Contestación al recurso por Harold Miguel Claure Lens.

En cuanto al recurso de apelación sobre el incidente de nulidad de diligencia preparatoria se ha explicado en los fundamentos de la presente causa y con relación al Auto Supremo Nº 44/2017 de 24 de enero, textualmente refiere a la preclusión del recurso de apelación y el consentimiento, que no gravita la doctrina aplicable al caso concreto en la decisión del presente caso.

Por lo expuesto, corresponde emitir resolución conforme a lo establecido en el art. 220.III del Código Procesal Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación del art. 220.III del Código de Procesal Civil, ANULA el Auto de Vista Nº 94/2018 de 24 de mayo cursante de fs. 364 a 368 vta., pronunciado por la Sala Civil Mixta de Familia, Niñez y Adolescencia, Violencia Familiar o Doméstica y Pública del Tribunal Departamental de Justicia del Beni y dispone que sin espera de turno y previo sorteo, el Tribunal de Alzada emita nuevo Auto de Vista resolviendo los agravios acusados contra la Sentencia, descartando los señalados respecto al incidente de nulidad y las excepciones, conforme dispone el art. 265.I de la Ley Nº 439.

Sin responsabilidad por ser excusable.

En aplicación del art. 17.IV de la Ley Nº 025 remítase antecedentes al Consejo de la Magistratura.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Dr. Marco Ernesto Jaimes Molina.