TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                             S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 215/2019

Fecha: 07 de marzo de 2019

Expediente: SC-102-18-S

Partes: Jesús Torrico Villagra y otra. c/ David Bello Parada y otros. 

Proceso: Mejor derecho propietario y otros.  

Distrito: Santa Cruz.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 642 a 647 vta., presentado por Dina Vaca Suarez en representación de Jesús Torrico Villagra y Martha Marfa Rojas de Torrico impugnando el Auto de Vista Nº 17/17 pronunciado el 16 de febrero por la Sala Civil  Comercial, Familia, Niñez y Adolescencia, Violencia Intrafamiliar, Doméstica y Pública Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz (fs. 381 a 383 vta.) en el proceso ordinario interpuesto por Jesús Torrico Villagra, contestación de fs. 651 a 655, Auto de Concesión de 17 de julio de 2018 (fs. 656); los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO

I.1. Jesús Torrico Villagra y Martha Marfa Rojas de Torrico de fs. 15 a 17 vta.,  presentaron demanda en contra de David Bello Parada por mejor derecho propietario y cancelación de inscripción en derechos reales, subsanada a  fs. 37 vta., y ampliada a fs. 40 vta., en contra de Kathia Mónica Chumacero Vaca y Diego Roca Rojas, de quienes David Bello Parada contestó y reconvino por mejor derecho propietario (fs. 65 a 67); tramitado así el proceso ordinario hasta la emisión de la Sentencia N° 58/2015 de 27 de julio (fs. 336 a 339 vta.) que declaró PROBADA la demanda y dispuso: mejor derecho propietario para los demandantes sobre el bien situado en el lugar  “Villa Paraíso”, Zona Sud Este del Cantón Paurito, Provincia Andrés Ibañez del Departamento de Santa Cruz, Lote Nº 4, Manzana 15 con una superficie de 360 mts.2, con matrícula Nº 7.01.2.02.0008086 de 8 de abril del 2009, sobre el derecho de propiedad de David Bello inscrito bajo la matrícula computarizada Nº 7.01.2.02.0010849, asimismo ordenó la cancelación del Registro de Derechos Reales asiento A-1 de 9 de mayo de 2011 de la matrícula computarizada Nº 7.01.2.02.0010849 a nombre de David Bello Parada. Ordenando a los demandados entregar el lote de terreno denominado “Villa Paraíso”, Zona Sud Este del Cantón Paurito, Provincia Andrés Ibañez del Departamento de Santa Cruz, Lote Nº 4, Manzana 15 con una superficie de 360 mts2, a sus propietarios Martha Marfa Rojas de Torrico y herederos de Jesús Torrico Villagra, libre de mejoras y completamente desocupado.

I.2. Ante la insatisfacción con dicho fallo, el demandado David Bello Parada apeló     originando el Auto de Vista Nº 17/17 de 16 de febrero, que declaró INADMISIBLE el recurso de apelación, arguyendo que la competencia del tribunal de alzada se encuentra limitada a la extensión de los recursos concedidos, siendo la carga procesal de la parte recurrente fundamentar los agravios sufridos, obligación incumplida   porque  el reclamo sobre la nulidad de obrados fue tardío, las pruebas omitidas de valoración intrascendentes y que los agravios debieron apuntar exclusivamente a los fundamentos de la sentencia.

CONSIDERANDO II:

DEL CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN Y CONTESTACIÓN

En la forma.

1.- Denunció que el Auto de Vista es infundado, incongruente negativamente o citra petita y con falta de pertinencia, al haber omitido pronunciarse sobre cuestiones que son expresión de agravios.

En el fondo.

1. Reclamó que tanto la juez como el Tribunal de Alzada omitieron realizar una razonable y equitativa valoración de la prueba, conforme al principio de la unidad o comunidad de la prueba, esto con la finalidad de llegar a la verdad de los hechos conforme lo preceptuado en los arts. 1286 del Código Civil y 145 del Código Procesal Civil.

2. Objetó que el Auto de Vista consintió lo realizado por la juez de instancia en la infundada, incongruente e impertinente sentencia, al haber interpretado y aplicado la figura de mejor derecho propietario puesto que en el caso concreto los registros dominiales tienen origen en diferentes propietarios.

3.- Acusó interpretación errónea e insuficiente del art. 1545 del Código Civil, inmotivada, arbitraria, incongruente, absurda, ilógica, error evidente de las reglas de interpretación en la jurisdicción ordinaria, que evidencian lesión a garantías constitucionales como el derecho a la propiedad privada sobre el bien inmueble que lo tiene debidamente registrado en Derechos Reales reconocido por el art. 56 de la Constitución Política del Estado y también por el bloque de convencionalidad, puesto que con la nulidad de su registro queda en total desamparo e indefensión.

Concluyó con un petitorio señalando que el Auto de Vista recurrido ha violentado garantías constitucionales al debido proceso de toda resolución ordinaria por lo que al amparo de las garantías constitucionales solicitó casar el Auto de Vista referido y como consecuencia se revoque la sentencia o en su defecto anule actuados procesales hasta fs. 335 inclusive, conforme lo previsto en el art. 220.III núm. 1) inc. c) del Código Procesal Civil, a los fines de que la juez proceda a diligenciar todos los medios de prueba que sean necesarios para determinar la ubicación exacta del bien inmueble de los demandantes para no violentar su sagrado derecho a la propiedad privada sobre el bien inmueble de referencia.

CONSIDERANDO III:

DOCTRINA APLICABLE AL CASO

III.1. La nulidad de obrados.

El art. 180 de la Constitución Política del Estado, prescribe: ¨La jurisdicción ordinaria se fundamenta en los principios procesales de gratuidad, publicidad, transparencia, oralidad, celeridad, probidad, honestidad, legalidad, eficacia, eficiencia, accesibilidad, inmediatez, verdad material, debido proceso e igualdad de las partes ante el juez.¨. 

Principios desarrollados en la Ley del Órgano Judicial concretamente en el art. 30 .3) y estipula: ¨La celeridad. Comprende la agilidad de los procesos judiciales tramitados, procurando que su desarrollo garantice el ejercicio oportuno y rápido de la administración de justicia.¨ Eficacia. Constituye la practicidad de una decisión judicial, cuyo resultado de un proceso, respetando el debido proceso, tenga el efecto de haberse impartido justicia. EFICIENCIA. Comprende la acción y promoción de una administración pronta, con respecto de las reglas y las garantías establecidas por la Ley, evitando la demora procesal.¨.

A su turno el Código Procesal Civil en el art. 1. inc.10) respecto a la Celeridad refiere: La economía del tiempo procesal esta edificada sobre un conjunto de institutos orientados a conseguir una pronta solución de las contiendas judiciales, impidiendo la inercia de las autoridades judiciales, partes, abogadas y abogados, y servidores judiciales. El Juez no podrá aplazar una audiencia o diligencia ni suspenderla salvo por razones expresamente que autorice el presente Código. ¨

Por su parte el art. 17 de la Ley del Órgano Judicial indica: ¨I. la revisión de las actuaciones procesales será de oficio y se limitará a aquellos asuntos previstos por ley. ¨

En armonía con la precitada norma el art. 106 del Código Procesal Civil, estatuye: ¨La nulidad podrá ser declarada de oficio o a pedido de parte, en cualquier estado del proceso, cuando la Ley la califique expresamente. ¨ 

CONSIDERANDO IV:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

En la forma.

1.- Respecto a la denuncia relativa a la incongruencia y la existencia de agravios ignorados en el Auto de Vista.

De la lectura del recurso de apelación se tiene que los reclamos o agravios están centrados en tres puntos principales: a) Que su derecho a la defensa fue infringió porque se habrían practicado notificaciones ilegales, b) Que el decisor de primera instancia no valoró la prueba cursante a fs. 227 a 242 entre otras; y c) que el bien inmueble reclamado por el pretensor sería distinto al ocupado por el demandado cuyo antecedente dominial también fuera distinto.

El Auto de Vista respondió parcialmente al reclamo relativo a las notificaciones irregulares, argumentando que dichos cuestionamientos son extemporáneos habiendo precluido su derecho, asimismo dió respuesta en forma parcial a la cuestionante relativa a la omisión valorativa, señalando que dichas pruebas son intrascendentes y sobre el tercer agravio no existe pronunciamiento alguno.

Ahora bien, resulta curioso e incongruente que los Vocales en cierta medida  ingresaron al fondo para luego concluir que la apelación es inadmisible por ausencia de agravios, cuando en realidad existen agravios que merecen respuesta ya sea de manera positiva o negativa, como lo disponen los arts. 213 y 218 del Código Procesal Civil,  misma que debe ser en forma clara, positiva y precisa, deber ineludible que también importa la necesidad de resolver la causa lo antes posible  y evitar que el proceso continúe dilatando en el tiempo más de lo necesario, apartándose de la filosofía y finalidad de la resolución consistente en definir la causa adecuadamente, por dichas razones al advertirse agravios corresponde anular el Auto de Vista para que ingrese al análisis de fondo.     

POR TANTO: El Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, Sala Civil, con la facultad conferida por el art. 42.I num.1) y 17.II de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, en aplicación a lo previsto en el art. 106.I del Código Procesal Civil, ANULA el Auto de Vista  Nº 17/17 de 16 de febrero y dispone que sin espera de turno previo sorteo el Tribunal Ad quem resuelva la apelación con la pertinencia del art. 265.I de la norma adjetiva civil.

En aplicación del art. 17.IV de la Ley N° 025, remítase copia de la presente resolución al Consejo de la Magistratura a los fines consiguientes de ley. 

Regístrese, comuníquese y devuélvase.  

Relator: Mgdo. Dr. Marco Ernesto Jaimes Molina