TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

    S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 207/2019

Fecha: 06 de marzo de 2019

Expediente: LP 88 18

Partes: Heriberto Marca García y Rómulo Marca García c/ Arturo Quispe

            Pucho.

Proceso: Reivindicación.

Distrito: La Paz.

VISTOS: El recurso de casación cursante de fs. 292 a 294, interpuesto por Arturo Quispe Pucho contra el Auto de Vista Nº 41/2018 de 8 de febrero, cursante de fs. 289 a 291, pronunciado por la Sala Civil Quinta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso sobre reivindicación seguido por Heriberto Marca García y Rómulo Marca García contra el recurrente; la concesión cursante de fs. 296; el Auto Supremo de Admisión Nº 648/2018 RA, cursante de fs. 307 a 308 vta., y todo lo inherente;

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO.

1. Heriberto Marca García y Rómulo Marca García mediante memorial cursante de fs. 49 a 52 vta., subsanada en fs. 55, presentaron demanda de reivindicación en contra de Arturo Quispe Pucho, arguyendo que el demandado aprovechando del excedente sobre la superficie de los lotes 10 y 11 (anteriormente de su propiedad) pretende crear un nuevo lote de terreno signado con el Nº 12, que en los hechos y en derecho no existe, no tiene impuestos, plano, catastro ni folio real; sin embargo, el 28 de mayo de 2012 ingresó a una parte del lote Nº 11. A partir de esa fecha se encuentra en posesión quien sin ser propietario, subalquiló inclusive el predio a terceras personas.

Citado el demandado contestó de forma negativa la acción del demandante y reconvino por reivindicación, restitución y entrega de lote de terreno, tramitándose el proceso hasta llegar a la Sentencia Nº 151/2005 del 02 de diciembre cursante de fs. 243 a 248, pronunciada por el Juez de Partido en lo Civil y Comercial Sexto de la ciudad de El Alto en suplencia legal, declarando IMPROBADA la demanda interpuesta por Heriberto Marca García y Rómulo Marca García e IMPROBADA la demanda reconvencional de acción reivindicatoria incoada por Arturo Quipe Pucho.

2. Resolución de primera instancia que al ser apelada por los demandantes y el demandado, mereció el Auto de Vista Nº 41/2018 de 8 de febrero, cursante de fs. 289 a 291, que resolvió confirmar la Sentencia emitida en la presente causa.

El Tribunal de alzada consideró con relación a la apelación de los demandantes que el juez A quo hizo una correcta valoración de las pruebas, buscando la verdad material del hecho por lo que no advierte el agravio acusado.

Respecto al recurso de apelación del demandado, el Auto de Vista indicó que no es posible con declaraciones testificales demostrar el derecho propietario, siendo que el medio idóneo es la prueba documental inscrita en la oficina de Derechos Reales. En relación a los testigos y la confesión provocada, los mismos son intrascendentes con el objeto y naturaleza del proceso. Respecto a la falta de valoración de la prueba pericial, se advierte el convencimiento del Juez A quo. Por otra parte, referente al agravio acusado en los incs. b) y c), señaló el Tribunal de alzada los vocales que la reivindicación es una acción real en consonancia al art. 1453.I del Código Civil, debiendo cumplir con la plena identificación del bien. Conforme se advierte del peritaje, no es posible determinar de forma precisa la superficie exacta que corresponde al lote Nº 12.

CONSIDERANDO II:

DEL CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN Y SU RESPUESTA.

De las denuncias expuestas por la parte recurrente, se extrae de manera ordenada y en calidad de resumen, las siguientes:

1. Acusó que el Tribunal Ad quem violó e interpretó erróneamente el art. 105.II del Código Civil, ya que demostró que propietario de bien inmueble objeto de la reivindicación, no existiendo duda sobre su identificación cumpliendo con los dos aspectos, el primero el derecho propietario y segundo, la identificación plena del lote de terreno.

2. Alegó que el Tribunal Ad quem ha incurrido en violación e interpretación errónea del art. 1453.I del Código Civil, estableciendo que debe ser el propietario quien reivindique la cosa y estando demostrado plenamente el bien inmueble registrado bajo la matrícula Nº 2120000006424, ubicado en la Urbanización Villa Mercedes U.V. “A”, lote Nº 12, manzana A-5 con una superficie de 338,00 m2.

Petitorio.

Solicitó casar el Auto de Vista y deliberando en el fondo declare improbada la demanda y probada la demanda reconvencional en todas sus partes.

La parte demandante contestó fuera de plazo al recurso de casación planteado razón por la cual no se tome en cuenta. 

CONSIDERANDO III:

DOCTRINA APLICABLE.

III.1. Respecto a la acción reivindicatoria.

En el Auto Supremo Nº 60/2014 de 11 de marzo de 2014, se razonó: “El autor Arturo Alessandri R. (Tratado de los Derechos Reales, Tomo II, pág. 257) señala que: “Por la acción reivindicatoria el actor no pretende que se declare su derecho de dominio, puesto que afirma tenerlo sino que demanda la restitución de la cosa a su poder por el que la posee”.

Conforme lo señalado podemos advertir que el art. 1453 del Código Civil, al imprimir que esta acción le hace al “propietario que ha perdido la posesión” pone de manifiesto que el legitimado activo es el propietario del bien para accionar la reivindicación, siendo necesario que para reivindicar acredite el derecho de propiedad, y es éste derecho que le permite usar, gozar y disponer de la cosa, por imperio del art. 105 del sustantivo civil, derecho que le confiere a su titular, la posesión civil o jus possidendi y la natural o corporal o jus possesionem, esta última puede o no ser ejercida por el propietario. Este razonamiento fue vertido en repetidos fallos por la extinta Corte Suprema de Justicia que puso en relieve que no necesariamente el titular, que pretende reivindicar, deba haber estado en posesión física del inmueble, sino que su derecho propietario le otorga posesión civil que le basta para reivindicar su propiedad; situación que se refleja en el Auto Supremo Nº 80 de 04 de noviembre de 2004, Sala Civil Segunda, entre otros, que señala: “En efecto, el solo hecho de tener título de propiedad, otorga al propietario el corpus y animus sobre la cosa, ejerciendo el uso, goce y disposición sobre aquélla, facultándole además, el derecho de reivindicar la cosa de manos de un tercero, así el demandante no hubiere estado en posesión material de la cosa en litigio. Así el derecho de propiedad se diferencia de las acciones posesorias, pues, en estas últimas, sí es preciso la posesión física o corporal por parte de quien la invoca, lo que no sucede con el primero…"; criterio jurisprudencial compartido por éste Tribunal Supremo de Justicia que en repetido fallos advirtió que “…la acción reivindicatoria, es la existencia de un derecho de propiedad sobre la cosa cuya reivindicación se demanda. Sólo aquél que demuestra ostentar derecho propietario puede reivindicar la cosa de quien la posea o detente. Derecho propietario, el cual por su naturaleza, conlleva la posesión emergente del derecho mismo, consiguientemente, no necesariamente debe estar en posesión corporal o natural del bien, habida cuenta de que tiene la "posesión civil" que está integrada por sus elementos corpus y animus" (Auto Supremo Nº 98/2012).

CONSIDERANDO IV:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.

Los dos agravios planteados por el recurrente tienen similar contenido por lo que se resolverán ambos de manera conjunta ya que se ha reclamado la violación e interpretación errónea de los arts. 105.II y 1453.I del Código Civil y haber demostrado ser propietario de bien inmueble objeto de la reivindicación no existiendo duda sobre su identificación cumpliendo con los dos aspectos, el primero el derecho propietario y segundo, la identificación plena del lote de terreno.

De la revisión del presente proceso en cuanto al derecho de propiedad de Arturo Quispe Pucho, conforme a sus documentos aparejados como el Folio Real (fs. 66), Testimonio  Nº 0769/2013 (fs. 67 a 68 vta.), pago de impuesto a la propiedad (fs.69), formulario de Información Rápida (fs. 70), con todos estos documentos el recurrente demostró que su bien inmueble está registrado en la matrícula Nº 2120000006424, ubicado en la urbanización Villa Mercedes U.V. “A”, lote Nº 12, manzana A-5 con una superficie de 338,00 m2, con las colindancias al Norte Avenida Estructurante, al Sur con el lote 10, al Este con el lote 2 y 13 y al Oeste con el lote 11. Además que fueron corroborados por los testigos de descargo de Ricardo Huaranca Perca (fs. 150) y las atestaciones de descargo de Rosendo Espejo Suntura (fs. 157 y vta.), Rubén Benito Pongo (fs. 159 y vta.) y Juan Tomás Pacasi (fs. 161), que han dado cuenta de la existencia del lote Nº 12 de la U.V. “A” y además de la existencia del plano legalizado de 16 de octubre de 2013 del Gobierno Autónomo Municipal de El Alto (fs. 83) que es un plano que fue impulsado para el trámite de la planimetría y tardó más de 10 años para su aprobación.

Por lo que ha quedado establecido el derecho propietario de manera legal con toda la documentación presentada que se llega a deducir evidentemente de la existencia y de su registro en Derechos Reales, tal como señala el art. 1538 del Código Civil.

Por otra parte, con referencia al art. 1453 del Código Civil que señala: “I. El propietario que ha perdido la posesión de una cosa puede reivindicarla de quien la posee o la detenta”, tal cual se ha desarrollado a través de la doctrina aplicable en el punto III.1 de la presente resolución y asimismo respecto a la reivindicación, la doctrina orienta que tres son los supuestos para la acción reivindicatoria: a) que el actor cuente con derecho propietario de la cosa a reivindicar; b) que este privado o destituido de está; c) que la cosa se halle plenamente identificada. De estos supuestos en la presente causa se acreditó el derecho propietario del demandado debidamente registrado en Derechos Reales y también el inmueble ha sido plenamente identificado.

En ese sentido de los datos emergentes del proceso en la demanda se tiene que el 28 de mayo de 2012, el demandado Arturo Quispe Pucho ingresó al lote 11, llegando a construir un muro que supuestamente sería la división entre los lotes 11 y 12. Del cual se deduce que el demandado ha recuperado una parte de superficie de su posesión de su lote Nº 12, debido a que como se ha constatado de la existencia de tres habitaciones que fueron construidas por los demandantes, que no lo niegan sino que asumen como suyo y el mismo demandado señaló que la construcción fue realizada por los demandantes.

En cuanto a la posesión, el demandado ha recuperado en parte, debido a que dentro de la superficie que corresponde al lote Nº 12, se cuenta con una construcción de tres habitaciones de una planta que se verifica a través de las fotografías (fs. 95, 96 y 178); y la audiencia de inspección ocular de fs. 166 vta., evidenciando la existencia de construcciones de medias aguas de tres puertas con sus respectivas ventanas.

Respecto a la posesión sobre las tres habitaciones construidas en el lote 12, en audiencia de inspección ocular de fs. 166 a 168, textualmente señala el abogado del demandado lo siguiente: “queremos demostrar que estos tres cuartos que ve está ocupado por el demandante y detentador” y además el Juez pregunta indicando: “Desde cuando está ocupado estos tres ambientes el demandante”. A lo cual el abogado del demandante afirma: “Estos tres ambientes el demandante está ocupando desde que ha adquirido el bien inmueble, el año 1995”. Además de existir una abertura en el muro divisorio de los lotes 11 y 12, tal cual se observa de la fotografía superior de fs. 95. Por lo que se infiere que los demandantes continúan poseyendo las tres habitaciones y que el demandado no ha recuperado la total posesión del lote 12, llegándose a verificar la falta de posesión siendo el tercer requisito para la reivindicación en conformidad del desarrollo efectuado en el punto III.1 de la doctrina aplicable.

En consecuencia, debe otorgarse la reivindicación al propietario que no ostenta la posesión total de su propiedad en el lote 12 tal cual solicita la restitución de quien ejerce la posesión, es por ello que el Estado mediante sus órganos jurisdiccionales debe resguardar el derecho de propiedad, que está garantizada conforme señala el art. 56 de la Constitución Política del Estado y el art. 105.II del Código Civil. En ese marco es viable conceder la reivindicación al demandado.

Por otra parte, en la audiencia de inspección judicial (fs. 166 a 168) a la pregunta del juez A quo: “Quién ha hecho construir”, contesta el demandado: “El ha construido, porque vendeme me decía” (sic), por lo que existe el reconocimiento expreso de que los demandantes fueron quienes construyeron las tres habitaciones existentes en el lote Nº 12, por lo que corresponde su cuantificación en ejecución de sentencia.

En consecuencia se señala que el Tribunal Ad quem al no otorgar la razón al demandado en su pretensión de reivindicación ha efectuado una incorrecta interpretación, ya que la posesión es parcial de parte del demandado, ostentando el demandante parte de la posesión sobre las tres habitaciones en el lote 12, verificándose que Arturo Quispe Pucho recuperó una parte de posesión en su lote de terreno en los hechos estando delimitado el lote de 12 con un muro divisorio, se infiere que se han vulnerado y aplicado erróneamente los arts. 105.II y 1453 del Código Civil, conforme a los fundamentos expresados.

Por lo expuesto, corresponde a este Tribunal emitir fallo en la forma prevista por el art. 220.IV del Código Procesal Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por los arts. 41 y 42.I núm. 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación del art. 220.IV del Código Procesal Civil, CASA el Auto de Vista Nº 41/2018 de 8 de febrero, cursante de fs. 289 a 291, pronunciado por la Sala Civil Quinta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz y deliberando en el fondo declara PROBADA la demanda reconvencional de reivindicación, planteada por Arturo Quispe Pucho, manteniéndose incólume el resto de la Sentencia Nº 151/2015, cursante de fs. 243 a 248 y se salva para la etapa de ejecución de sentencia la cuantificación del valor de las tres habitaciones construidas dentro del Lote Nº 12 en favor de los demandantes. Sin costas ni costos por no haberse contestado al recurso.

Sin responsabilidad por ser excusable.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Dr. Marco E. Jaimes Molina.