TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                        S A L A  C I V I L 

Auto Supremo: 194/2019

Sucre: 06 de marzo 2019

Expediente:        LP-92-18-S

Partes: Lucio Mendoza Mamani. c/ Rosmery Flores Soria.

Proceso: Reivindicación.

Distrito: La Paz.


VISTOS: El recurso de casación de fs. 156 a 165, interpuesto por Lucio Mendoza Mamani, contra el Auto de Vista Nº S-496/2017 de fecha 10 de noviembre, cursante de fs. 151 a 152, pronunciado por la Sala Civil y Comercial Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro el proceso ordinario de reivindicación, seguido por el recurrente contra Rosmery Flores Soria; el Auto interlocutorio de concesión del recurso de fecha 6 de junio de 2018 que cursa a fs. 168; el Auto Supremo de admisión del recurso de casación Nº 678/2018-RA de 23 de julio que cursa de fs. 173 a 174; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO

  1. Lucio Mendoza Mamani, por memorial de demanda que cursa de fs. 17 a 19 vta., inició proceso ordinario de reivindicación; acción que fue interpuesta contra Rosmery Flores Soria, quien una vez citada, por memorial que cursa a fs. 46 a 48, subsanado por memoriales de fs. 55 y modificado por memorial de fs. 62 a 63 vta., contestó negativamente a la demanda e interpuso acción reconvencional de usucapión decenal o extraordinaria, pretensión que por Auto de fecha 13 de enero de 2015 fue rechazada y se la tuvo por no presentada-

Bajo esos antecedentes, y tramitada la causa, el Juez Público Civil y Comercial Primero de la ciudad de El Alto del Departamento de La Paz, mediante Sentencia Nº 288/2016 de 27 de mayo, cursante de fs. 127 a 129 vta., declaró IMPROBADA la demanda principal;

  1. Resolución que puesta en conocimiento de las partes, dio lugar a que Lucio Mendoza Mamani, mediante memorial de fs. 132 a 141 vta. interpusiera recurso de apelación.
  2. En mérito a esos antecedentes la Sala Civil y Comercial Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, pronunció el Auto de Vista Nº S-496/2017 de fecha 10 de noviembre que cursa de fs. 151 a 152, donde los Jueces de Alzada en lo más sobresaliente de dicha resolución señalaron que de la valoración conjunta de las pruebas producidas en el proceso, así como de los medios probatorios aportados, el juez A quo en el Considerando IV de la sentencia, habría establecido claramente los parámetros probatorios del proceso y de esta manera habría efectuado la debida compulsa y análisis de cada una de ellas, efectuando la motivación respectiva, arribando a conclusiones claras, toda vez que no se habría justificado de manera debida que el actor ostente titularidad del bien inmueble objeto de litis y contrariamente se habría establecido a una tercera persona (Chinche Quispe Victoria) como titular del mismo, extremo que haría inconsistente su demanda, por lo que no serían ciertos ni evidentes los argumentos esgrimidos en el recurso de apelación. Fundamentos en virtud a los cuales el citado Tribunal de Apelación, CONFIRMÓ la sentencia apelada.

De igual forma, ante la solicitud de aclaración y complementación interpuesta por Lucio Mendoza Mamani por memorial de fs. 153 a 154, los jueces de segunda instancia pronunciaron el Auto Complementario de fecha 19 de febrero de 2018 que cursa a fs. 155, declarando “No ha lugar” a lo solicitado. 

  1. Fallos de segunda instancia, que puestos en conocimiento de ambos sujetos procesales, ameritó que Lucio Mendoza Mamani, interpusiera recurso de casación, el cual se pasa a analizar:

CONSIDERANDO II:

DEL CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACION

  1. Acusa error de hecho en la valoración de las pruebas, toda vez que ante su reclamo acusado en apelación de que el juez A quo sustentaría la sentencia en un documento ineficaz e intrascendente para el proceso, los Vocales de la Sala Civil Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, con razonamientos totalmente descontextualizados habrían afirmado que la titular del derecho propietario del bien inmueble objeto de litis sería Chinche Quispe Victoria, amparando dicha conclusión en una certificación emitido por Derechos Reales que cursa de fs. 79 a 80, sobre la matrícula Nº 2120000000174 en cuyo Asiento-3 estaría inscrito dicho derecho, cuando en realidad dicha documental no habría sido propuesto como medio probatorio, pues habría retirado ese documento y en su lugar habría presentado certificación treintañal de la matrícula Nº 2120000002660, con la cual habría demostrado su derecho propietario, retiro que además de haber sido aceptado por el juez A quo habría merecido objeción alguna por la parte demandada; en esa situación al no tener vida jurídica dicha certificación aduce que no correspondía ser valorado por los jueces de Alzada.
  2. Denuncia que la afirmación vertida por el Tribunal Ad quem, en sentido de que el recurrente no habría demostrado con prueba suficiente su pretensión de reivindicación, sería infundado y carente de asidero legal, existiendo en ese sentido error de derecho en la valoración de la prueba de cargo; arguye de esta manera que durante la etapa probatoria habría acreditado los requisitos de procedencia de la acción reivindicatoria.

Por lo expuesto, y toda vez que se habría vulnerado el debido proceso, el derecho a la seguridad jurídica, a la tutela judicial efectiva y a la propiedad privada, solicita se case el Auto de Vista recurrido y se declare probada la demanda de reivindicación. 

De la respuesta a los recursos de casación.

De la revisión de obrados se advierte que la demandada Rosmery Flores Soria, pese a que fue debidamente notificada con el recurso de casación de la parte actora (papeleta de notificación de fs. 166 vta.), ésta no presentó memorial alguno contestando a dicha impugnación, por lo que en este punto no corresponde realizar más consideraciones.

En razón a dichos antecedentes diremos que:

CONSIDERANDO III:

DOCTRINA APLICABLE AL CASO

En mérito a la resolución a dictarse, corresponde desarrollar la doctrina aplicable.

III.1. De los requisitos de la acción reivindicatoria.

Previamente a identificar cuáles son los requisitos de procedencia de la acción reivindicatoria, es menester referirnos al art. 1453 del Sustantivo Civil establece, que sobre dicha acción señala: “I. El propietario que ha perdido la posesión de una cosa puede reivindicarla de quien la posee o la detenta.”; de lo señalado se deduce que la reivindicación al ser una acción real, tiene como objetivo la defensa de la propiedad y la respectiva posesión que emerge de ella, razón por la cual está dirigida contra aquella persona que tenga la posesión de la cosa sin ostentar ningún derecho o título que le faculte para la posesión.

En ese entendido y toda vez que lo que se pretende recuperar con esta acción, como ya se dijo supra, es la posesión de la cosa, el autor Arturo Alessandri R. (Tratado de los Derechos Reales, Tomo II, pág. 257) señaló que: “Por la acción reivindicatoria el actor no pretende que se declare su derecho de dominio, puesto que afirma tenerlo sino que demanda la restitución de la cosa a su poder por el que la posee.”; en base a lo expuesto, resulta pertinente señalar que quien interponga dicha acción debe cumplir con ciertos requisitos que hacen procedente a la misma, que a decir del autor Alexander Rioja Bermúdez en su artículo “Mejor Derecho de Propiedad y Reivindicación”, son tres: “1. El derecho de dominio de quien se pretende dueño; 2. La determinación de la cosa que se pretende reivindicar y; 3. La posesión de la cosa por el demandado.”

Concordante con lo expuesto, este Tribunal Supremo de Justicia en el Auto Supremo Nº 207/2016 de fecha 11 de marzo, orientó lo siguiente: “… corresponde referir que doctrinariamente la reivindicación es: aquella que tiene por objeto el ejercicio por el propietario de una cosa, de los derechos dominiales a efectos de obtener su devolución por un tercero que la detenta, de esta definición se puede extraer un punto esencial para su procedencia: -Ser propietario y a efectos  de seguir desmembrando este punto es primordial señalar que  significa propiedad, según el Diccionario de derecho Omega Tomo II el termino propiedad significa: ´Facultad ilegítima de gozar y disponer de una cosa con exclusión del arbitrio ajeno y reclamar su devolución cuando se encuentre indebidamente en poder de otro´ y en el mismo sentido , podemos expresar la doctrina expresada por Capitant, el cual sobre el tema expresa que es el ´Derecho de usar, gozar y disponer de un cosa en forma exclusiva y absoluta´. En suma, se puede expresar que el derecho de propiedad permite reivindicar la cosa de  manos de un tercero, es decir el IUS IN RE, a efectos de ejercitar todos los derechos  como se dijo: IUS UTENDI FUENDI ETE ABUNDE, y de los cuales están enmarcados en el art. 105 del sustantivo de la materia, de lo que se concluye que la acción reivindicatoria y este Tribunal determino en varios fallos que la reivindicación como acción de defensa de la propiedad se halla reservada al: propietario que ha perdido la posesión de una cosa y que el derecho propietario por su naturaleza, conlleva la posesión emergente del derecho mismo, consiguientemente no necesariamente debe estar en posesión corporal o natural del bien, habida cuenta que tiene la posesión civil”, que está integrada en sus elementos “ corpus y animus” quedando claro, que la acción de restitución o devolución de la propiedad de un tercero es imprescriptible y puede ser aplicada en cualquier momento por el propietario” (El resaltado nos pertenece).

CONSIDERANDO IV:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

Conforme a los fundamentos expuestos en el considerando supra, los cuales han de sustentar la presente resolución, corresponde a continuación dar respuesta a los reclamos acusados en casación.

En ese entendido, del contexto de los fundamentos inmersos en la impugnación presentada por el demandante Lucio Mendoza Mamani (fs. 156 a 165), se infiere que estos están dirigidos a cuestionar la valoración que el Tribunal de Alzada realizó sobre los medios probatorios, toda vez que considera errónea la determinación de confirmar la sentencia de primera instancia, cuando ambas resoluciones (Sentencia y Auto de Vista), se sustentarían en una certificación treintañal emitida por Derechos Reales que cursa de fs. 79 a 80, que pese a haber sido

retirada y en su lugar se habría presentado certificación treintañal de la matrícula Nº 2120000002660, dicha prueba habría sido valorada; del mismo modo, acusa la errónea valoración de la EE.PP. Nº 3011/2012 de fecha 27 de agosto (fs. 4), Folio Real asiento 5  (fs. 2 y 3), Certificación Treintañal (fs. 96 y 97), comprobante de pago de impuestos de las gestiones 2003 a 2010 (fs. 11 a 15), atestaciones de cargo y la inspección judicial, ya que con dichas probanzas el recurrente habría demostrado los requisitos de procedencia de su pretensión principal acción reivindicatoria-.

En virtud a lo expuesto, y con la finalidad de determinar si evidentemente el Tribunal de Alzada incurrió en errónea interpretación de las pruebas, resulta necesario realizar las siguientes precisiones:

  1. De los fundamentos que sustentan la demanda de fs. 17 a 19 vta., se tiene que Lucio Mendoza Mamani, interpuso acción reivindicatoria del bien inmueble ubicado en la Urbanización Villa Mercedes U.V. “B”, Lote Nº 12, Manzana B-21, sobre la calle Alfredo Mendizábal, cuya superficie es de 300 m2., siendo sus colindancias al Norte con la calle citada anteriormente, al Sur con el Lote Nº 15, al Este con el Lote Nº 13 y al Oeste con el Lote Nº 11 de la ciudad de El Alto; arguyendo que sería el titular del derecho propietario, toda vez que habría adquirido el inmueble en calidad de compraventa de su anterior propietario Javier Mendoza Callata; sin embargo, pese a su calidad de titular del derecho de dominio, no podría ingresar al mismo, toda vez que desde el mes de octubre del año 2012 este se encontraría ocupado y detentado indebidamente por Rosmery Flores Soria, quien habría construido una muralla de ladrillo y una precaria habitación.

De esta manera, con la finalidad de acreditar lo expuesto en su demanda, en calidad de prueba documental preconstituida adjuntó, entre otros medios probatorios, las siguientes literales:

  1. Folio Real (fs. 2 a 3), que demuestra que el bien inmueble, cuyas características ya fueron descritas supra, se encuentra registrado en Derechos Reales en la Matricula Computarizada Nº 2.01.4.01.0156938 (vigente), y que debido al cambio de jurisdicción, anteriormente se encontraba registrado en la Matricula Computarizada Nº 2120000002660 (no vigente); asimismo se observa que en la casilla de titularidad se consignaron los siguientes registros:
  1. Testimonio Nº 3011/2012 de fecha 27 de agosto, (fs. 4 vta.), que dan certeza de que el bien inmueble objeto de litis fue evidentemente transferido por Javier Mendoza Callata en favor de Lucio Mendoza Mamani.
  2. Certificación Jurisdiccional Cite/SAD-8/LIM.564/2011 de fecha 9 de noviembre de 2011 emitido por el Gobierno Autónomo Municipal de El Alto (fs. 8), donde alegan que el bien inmueble que es objeto de reivindicación, conforme a la revisión de planimetría se encuentra en la jurisdicción territorial de la Cuarta Sección de la Provincia Murillo capital ciudad de El Alto de acuerdo a la Ley Nº 2337 de 12 de marzo de 2002 y dentro del límite urbano de dicho Municipio.
  3. Certificación emitida por la Asesora Jurídica-Técnica de la Sub Alcaldía del Distrito 8 del Gobierno Autónomo Municipal de El Alto (fs. 9), donde informa que el bien inmueble se encuentra evidentemente ubicado en la actual Urbanización Villa Mercedes U.V “B”, manzana B-21, Lote 12, con una superficie de 300 m2., sobre la calle Alfredo Mendizábal, siendo su Código Catastral: Distrito 30, Manzana 0062, Lote 012 y que el plano del lote se encuentra de acuerdo a la Planimetría Aprobada.
  4. Plano de Lote debidamente aprobado (fs.10).
  1. Ante la citada demanda, Rosmery Flores Soria, por memoriales que cursan de fs. 46 a 48, fs. 55 vta., fs. 62 a 63 vta., en su calidad de demandada, contestó negativamente arguyendo que ella sería la legítima propietaria del bien inmueble objeto de litis, el cual lo habría adquirido hace 37 años, conforme se tendría de la Escritura Pública Nº 192/77, empero dicho documento no habría podido registrar en Derechos Reales por problemas que surgieron en la zona.

De este modo, con la intención de desvirtuar los fundamentos de la demanda y acreditar lo expuesto en su contestación, entre otras pruebas documentales, adjuntó las siguientes literales:

  1. Testimonio Nº 192/1977 de fecha 22 de abril (fs. 60 a 61 vta.); que demuestra que Guillermo Isaías Rivero Elio, Hernán Rivero Elio y Aida Rivero de Piaggio, otorgaron en calidad de compraventa a la ahora demandada Rosmery Flores Soria, el Lote Nº 12, Manzano B-21, con una superficie de 300 mts2., ubicado en la Urbanización “Villa Mercedes” de la ciudad de El Alto. Documento que como confesó de manera expresa la misma demandada, se infiere que no se encuentra registrado en Derechos Reales, toda vez que no cursa en obrados, prueba alguna que acredite tal extremo.
  1. Posteriormente, ya en la etapa probatoria, se observa que el demandante Lucio Mendoza Mamani por memorial que cursa a fs. 81 vta., adjuntó Certificación de Derechos Reales (fs. 79 a 80 vta.), con la cual refirió que habría acreditado su antecedente dominial que emergería de la Partida Computariza Nº 01136901 donde fungían como propietarios Rivero Elio Guillermo Isaias, Rivero Elio Hernán y Rivero Elio María Aida, quienes adquirieron derecho propietario por sucesión hereditaria al fallecimiento de Isaac Rivero Justiniano, en cuyo Asiento-3 de la Matrícula Computariza Nº 2120000002660 (que emerge de la primera partida) se tendría registrado el derecho propietario de su causante Javier Mendoza Callata.

Sin embargo, si nos remitimos a la certificación que adjuntó a dicho memorial, se puede constatar los siguientes extremos:

  1. El antecedente dominial de la Partida Computariza Nº 01136901, donde se encontraba registrado el derecho propietario de Rivero Elio Guillermo Isaías, Rivero Elio Hernán y Rivero Elio María Aida (Partida Cancelada).
  2. Que de la limitación de dicha Partida emergería la Matricula Nº 2120000002661, que presentaría los datos de dominio de un bien inmueble ubicado en el Lote 11, Manzano B-21, de la Urbanización Villa Mercedes, con una superficie de 300 mts2., y tendría los siguientes asientos de propiedad:
  1. Seguidamente, el demandante presentó memorial que cursa de fs. 98 a 99, adjuntando otra Certificación treintañal (f. 96 a 97), arguyendo que a su anterior memorial de fs. 81, por error habría adjuntado el antecedente dominial de la Matricula Computarizada Nº 2120000002661, por lo que advertido del mismo, solicitó el retiro de la misma y en su lugar, bajo los mismos fundamentos expuestos en su anterior memorial, adjuntó esta vez el antecedente dominial de la Matrícula Computarizada Nº 2120000002660.

En ese contexto, si analizamos la certificación treintañal que cursa de fs. 96 a 97, se puede advertir los siguientes aspectos:

  1. Que el antecedente dominial de la Partida Computariza Nº 01136901, registra derecho propietario a nombre de Rivero Elio Guillermo Isaías (Salio), Rivero Elio Hernán y Rivero Elio María Aida, sobre un lote de terreno con una superficie de 11.7575 Has, ubicado en el ex fundo Chijini Alto-Laja Urb. Villa Merced adquirido por sucesión hereditaria según instrumento público Nº 3635 de 16 de octubre de 1969 (Partida cancelada).
  2. Sin embargo, de la limitación que sufrió dicha Partida, emerge la Matricula Nº 2120000002660, que registraría los datos de dominio del bien inmueble ubicado en el Lote 12, Manzano B-21, de la Urbanización Villa Mercedes, con una superficie de 300 m2., no vigente por cambio de jurisdicción, empero, tendría los siguientes asientos de propiedad:

De estas consideraciones y precisiones, se infiere que el demandante, ahora recurrente, con prueba documental idónea, acreditó ser el actual titular del bien inmueble objeto de litis, pues las documentales expuestas supra, demuestran que el lote de terreno ubicado en la Urbanización Villa Mercedes U.V. “B”, Lote Nº 12, Manzano B-21, sobre la calle Alfredo Mendizábal de la ciudad de El Alto, que cuenta con una superficie de 300 m2., le fue debidamente transferido por Javier Mendoza Callata, tal como se tiene de la EE.PP. Nº 3011/2012 de 27 de agosto; derecho adquirido que para surtir efectos contra terceros, conforme se tiene del Folio Real de fs. 2 a 3, fue registrado en Derechos Reales en el Asiento número 5 de titularidad sobre el dominio de la Matrícula Computarizada Nº 2.01.4.01.0156938 (antes Matrícula Nº 2120000002660, que fue cancelada por cambio de jurisdicción), documento donde además de los asientos de titularidad, también se encuentra precisado que el bien inmueble se encuentra ubicado en la Urbanización Villa Mercedes U.V. “B”, Lote 12, Manzano B-21 y que cuenta con una superficie de 300 m2.

Ahora bien, si bien es evidente que en obrados cursa dos certificaciones treintañales que cursan la primera de fs. 79 a 80 vta. y la segunda de fs. 96 a 97; empero, de la revisión y cotejo minucioso de ambas documentales, se observa que la primera informa sobre el antecedente dominial de la Matrícula Computarizada Nº 2120000002661, que en su Asiento 3 de titularidad ciertamente se encuentra registrado como propietaria a Chinche Quispe Victoria; en cambio la segunda está referida al antecedente dominial de la Matricula Computarizada Nº 2120000002660, que en su Asiento 3 se encuentra registrada la titularidad de Mendoza Callata Javier, quien por lo advertido en el Folio Real de fs. 2 a 3, canceló dicha matrícula por cambio de jurisdicción y posteriormente transfirió en calidad de compraventa a Lucio Mendoza Mamani, quien funge en el presente proceso como demandante. Consiguiente, el razonamiento del juez de primera instancia que fue confirmado por el Tribunal de Apelación, de que el demandante habría confesado espontáneamente con la presentación del primer certificado treintañal que el bien inmueble objeto de litis también le correspondería a Victoria Chinche Quispe y que previamente se debería aclarar el derecho de esta persona, carece de total sustento, pues si bien ambas matriculas computarizadas tienen como antecedente dominial una misma Partida Computarizada que es la Nº 01136901 que se encontraba registrada a nombre de Guillermo Isaías, Hernán y María Aida todos ellos Rivero Elio, y también ambas hacen alusión a bienes inmuebles (lotes de terreno) que se encuentran ubicados en la Urbanización Villa Mercedes U.V. “B” y en el Manzano “B-21”, empero el lote del cual es titular Victoria Chinche Q. es el Lote Nº 11, y el lote que consigna como titular a Mendoza Callata Javier del cual actualmente es titular Lucio Mendoza Mamani, que resulta ser el objeto del proceso, es el Lote Nº 12.

Análisis que nos permite concluir, que los Jueces de Alzada conforme lo acusa el demandante, incurrieron en errónea valoración de la prueba, pues no advirtieron que las certificaciones treintañales expuestas anteriormente, informan sobre matrículas y lotes diferentes, es decir sobre bienes inmuebles distintos, de ahí que la titularidad asentada en cada una corresponda a sujetos diferentes.

Continuando con el análisis de los reclamos expuestos en casación, es el turno de examinar si en el presente caso el demandante, como aduce en su recurso de casación, cumplió o no con los requisitos de procedencia de la acción reivindicatoria, los cuales en virtud a la interpretación realizada del art. 1453 del Sustantivo Civil, fueron identificados y expuestos en el considerando III.1. de la doctrina aplicable al caso de autos.

Bajo ese contexto, sobre el primer requisito que es el derecho de dominio del bien inmueble, debemos señalar, que conforme a lo ampliamente expuesto supra, en el caso de Autos, Lucio Mendoza Mamani acreditó con el Folio Real de fs. 2 a 3, Testimonio Nº 3011/2012 de 27 de agosto y con la Certificación Treintañal de fs. 96 a 97, que éste goza de derecho propietario sobre el bien inmueble objeto de litis, el cual al estar debidamente inscrito en DD.RR. y tener por ende la calidad de público es oponible frente a terceros.

De igual forma, respecto  al segundo requisito que es la posesión de la cosa por el demandado, de la revisión de las declaraciones testificales de cargo que cursan a fs. 91 y 93, del acta de la audiencia de confesión provocada a la cual fue diferida a la demanda (fs. 95) y de la inspección judicial cuya acta se encuentra a fs. 103 vta. de obrados, se observa que la posesión física del bien inmueble está siendo ejercida por la demandada Rosmery Flores Soria, extremo que se encuentra respaldado con la confesión espontánea que esta realiza en sus memoriales de contestación a la demanda que cursan de fs. 46 a 48, fs. 55 vta. y fs. 62 a 63 vta., donde reconoció que se encuentra ocupando el bien inmueble por más de 37 años. Por lo tanto este segundo presupuesto también se encuentra acreditado.

Finalmente respecto al tercer requisito que es la determinación de la cosa que se pretende reivindicar, debemos señalar que este presupuesto, como los anteriores, también fue demostrado en primera instancia, ya que con las siguientes pruebas: Folio Real de fs. 2 a 3, Certificado jurisdiccional emitido por el Gobierno Autónomo Municipal de El Alto de fs. 8, Código Catastral de fs. 9, Plano del bien inmueble debidamente aprobado por el ente municipal, Certificación treintañal de fs. 96 a 97 y con la Inspección Judicial de fs. 103 y vta., se tiene certeza que el bien inmueble objeto de litis se encuentra ubicado en la Urbanización Villa Mercedes U.V “B”, Manzano B-21, identificado como Lote Nº 12 con una superficie de 300 m2. 

Consiguientemente, al concurrir todos los presupuestos de procedencia de la acción reivindicatoria, amerita dar curso a dicha pretensión y en consecuencia corregir  la determinación asumida por los jueces de ambas instancias.

Por lo expuesto, corresponde emitir resolución en la forma prevista por el art. 220.IV del Código Procesal Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación del art. 220.IV del Código Procesal Civil, CASA el Auto de Vista Nº S-496/2017 de fecha 10 de noviembre, cursante de fs. 151 a 152, pronunciado por la Sala Civil y Comercial Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, y deliberando en el fondo declara PROBADA la demanda de acción reivindicatoria interpuesta por Lucio Mendoza Mamani, disponiendo que la demandada Rosmery Flores Soria en el plazo de 30 días de ejecutoriada la presente resolución, restituya el bien inmueble objeto de litis al demandante, bajo prevenciones de expedirse el correspondiente mandamiento de desapoderamiento. Sin costas por no existir respuesta al recurso de casación.

Siendo excusable el error en que incurrieron los Vocales suscriptores del Auto de Vista recurrido, no se impone multa.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Dr. Juan Carlos Berríos Albizu