TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                               S A L A  C I V I L


Auto Supremo: 188/2019-RA

Sucre: 27 de febrero de 2019

Expediente: CH 10 19 S

Partes: Francisco Aguilar c/ Elías Cristian Quispe Aguilar, Deyvis Jesús Quispe

           Aguilar, Jhoselin Evelin Quispe Aguilar, Evelin Thalía Quispe Aguilar y

            Jacqueline Nicol Quispe Aguilar.

Proceso: Nulidad de contrato y cancelación de registro en Derechos Reales.

Distrito: Chuquisaca.


VISTOS: El recurso de casación cursante de fs. 832 a 835 vta., interpuesto por Jacqueline Nicole Quispe Aguilar, Elías Cristian Quispe Aguilar y Deivis Jesús Quispe Aguilar contra el Auto de Vista Nº SCCI 27/2019 de 18 de enero, cursante de fs. 827 a 829, pronunciado por la Sala Civil y Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, en el proceso ordinario sobre nulidad de contrato y cancelación de registro en Derechos Reales, seguido por Francisco Aguilar contra Jhoselin Evelin Quispe Aguilar, Evelin Thalía Quispe Aguilar y las recurrentes, la contestación cursante de fs. 838 a 842 vta., el Auto de concesión de fecha 20 de febrero de 2019 cursante a fs. 843, los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO   

  1. En base a la demanda cursante de fs. 136 a 139, Francisco Aguilar inició un proceso ordinario de nulidad de contrato y cancelación de registro en Derechos Reales; acción que fue dirigida contra Elías Cristian Quispe Aguilar, Deyvis Jesús Quispe Aguilar, Jhoselin Evelin Quispe Aguilar, Evelin Thalía Quispe Aguilar y Jacqueline Nicol Quispe Aguilar, quienes una vez citados, por memorial cursante de fs. 162 a 163 vta. opusieron excepciones y por memorial cursante de fs. 174 a 175, contestaron negativamente a la demanda; desarrollándose de esta manera el proceso hasta dictarse la Sentencia N° 163/2018 de 22 de octubre, cursante de fs. 796 a 800, donde el Juez Publico Civil y Comercial 5º de Sucre, declaró PROBADA la demanda de nulidad de contrato, contenido en el testimonio Nº 251/2000 y cancelación de su registro en Derechos Reales cursante de fs. 136 a 139 en consecuencia dispuso: a) Se declara NULO el contrato de venta de 15 de agosto de 1984, contenido en el Testimonio Nº 251/2000 de fecha 12 de junio, otorgado por ante el Notario Dr. Mariano Arrieta, consiguientemente sin valor legal alguno el mismo, por lo que también se dispuso la CANCELACION de la referida escritura. b) Se dispuso la Cancelación del asiento A-1 de titularidad correspondiente al folio real Nº 1.01.1.99.0015599 de 24 de octubre del año 2000, como también se ordenó la cancelación de la inscripción de la declaratoria de herederos cursante en el asiento A-2 de 20 de febrero de 2015 del mismo folio Nº 1.01.1.99.00.15599.
  2. Resolución de primera instancia que al haber sido recurrida en apelación por Jacqueline Nicole Quispe Aguilar, Elías Cristian Quispe Aguilar, Evelin Thalía Quispe Aguilar y Jhoselin Quispe Aguilar mediante memorial de fs. 806 a 810, la Sala Civil y Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, emitió el Auto de Vista Nº SCCI 27/2019 de 18 de enero, cursante de fs. 827 a 829, en el cual CONFIRMO la sentencia No. 163/2018 cursante de fs. 796 a 800. Con costas y costos.
  3. Fallo de segunda instancia que es recurrido en casación por Jacqueline Nicole Quispe Aguilar, Elías Cristian Quispe Aguilar y Deivis Jesús Quispe Aguilar mediante memorial de fs. 832 a 835 vta., recurso que es objeto de análisis en cuanto a su admisibilidad.

CONSIDERANDO II:

REQUISITOS DE ADMISIBILIDAD DEL RECURSO DE CASACION        

En el marco de lo preceptuado en el art. 180.II de la Constitución Política del Estado que garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, principio por el cual las partes pueden solicitar a otro juzgador superior que revise la resolución del inferior, con la finalidad de que se fiscalice no solo la decisión asumida sino también la legalidad de esta; empero, no se debe dejar de lado el hecho que este principio en determinados casos se encuentra limitado, por diferentes factores tal es el caso del recurso de casación que al ser asimilado a una nueva demanda de puro derecho, para su viabilidad o procedencia debe reunir ciertos requisitos establecidos por nuestro ordenamiento jurídico; en ese entendido y ante la vigencia plena de la Ley Nº 439 (Código Procesal Civil), corresponde a continuación, considerar los requisitos de admisibilidad que todo recurso de casación debe contener, conforme al procedimiento establecido en el art. 277 con relación a los arts. 271, 272, 273, 274 de la mencionada ley.

A) Del recurso de casación interpuesto por  Jacqueline Nicole Quispe Aguilar y Elías Cristian Quispe Aguilar mediante memorial de fs. 832 a 835 vta.

  1. De la resolución impugnada.

Del análisis del Auto de Vista N° SCCI 27/2019 de 18 de enero, cursante de fs. 827 a 829, se advierte que el mismo absuelve un recurso de apelación que fue interpuesto contra una sentencia dictada dentro de un proceso ordinario de nulidad de contrato y cancelación de registro en Derechos Reales; lo que permite inferir que la resolución recurrida se encuentra dentro de los casos de procedencia que establece el art. 270 del Código Procesal Civil.


  1. Del plazo de presentación del recurso de casación.

Emitida la resolución recurrida (auto de vista), conforme se tiene de la papeleta de notificación de fs. 831, se observa que Jacqueline Nicole Quispe Aguilar y Elías Cristian Quispe Aguilar, fueron notificados en fecha 24 de enero de 2019, y como el recurso de casación fue presentado en fecha 06 de febrero de 2019, tal cual se observa del timbre electrónico cursante a fs. 832, haciendo un cómputo se infiere que el recurso de casación objeto de la presente resolución, fue interpuesto dentro del plazo previsto en el art. 273 del Código Procesal Civil, es decir dentro de los 10 días hábiles.


  1. De la Legitimación procesal.

De igual forma, se colige que Jacqueline Nicole Quispe Aguilar y Elías Cristian Quispe Aguilar ahora recurrentes, al margen de identificar debidamente la resolución impugnada, es decir el Auto de Vista N° SCCI 27/2019 de 18 de enero, cursante de fs. 827 a 829; estos gozan de plena legitimación procesal para interponer el presente recurso toda vez que el Tribunal de alzada emitió un auto de vista confirmatorio, por lo que se colige que la interposición del presente recurso de casación es completamente permisible, esto conforme al sistema de impugnación vertical así como lo establecido en los arts. 270 y 272 del Código Procesal Civil.  


  1. Del contenido del recurso de casación: 

De la revisión del recurso de casación, se observa que Jacqueline Nicole Quispe Aguilar y Elías Cristian Quispe Aguilar, en lo trascendental de dicho medio de impugnación acusan:

  1. El error del Tribunal de alzada al no considerar que el demandante no goza de interés legítimo para interponer la demanda de nulidad, toda vez que el proceso está interpuesto por Francisco Aguilar empero en el documento objeto de litis el firmante es Francisco Aguilar Nava, por lo que se establece que se trata de dos personas diferentes.  
  2. Manifiesta que el auto de vista motivo de casación no ingresa al análisis jurídico de varios puntos de apelación y no fundamenta las alegaciones realizadas en tal sentido vulneran el derecho a la fundamentación y motivación ya que no dan respuestas a las observaciones realizadas.
  3. Expresan que el Tribunal de alzada realizó mala interpretación a momento de valorar la prueba cursante en obrados, ya que establecen que el único copropietario del bien inmueble del cual se realizó la transferencia es el demandante junto a sus esposa, sin considerar que en el folio real de su inmueble cuenta solo con una superficie de 151.1 m2 por lo que no hay relación con la minuta anulatoria del documento de ratificación de transferencia en la cual hubo un acto consentido por Francisco Aguilar Nava y la otra propietaria en favor de Guadalupe Balsera.   

De esta manera, solicita la emisión de un auto supremo que case el auto de vista y declare improbada la demanda principal.

De estos fundamentos se verifica que el recurso de casación de fs. 832 a 835 vta., interpuesto por  Jacqueline Nicole Quispe Aguilar y Elías Cristian Quispe Aguilar, cumple con las exigencias establecidas por el art. 274 del Código Procesal Civil, hechos que hacen admisible la consideración de dicho medio de impugnación, correspondiendo en consecuencia su análisis y resolución conforme a derecho.

B) Del recurso de casación interpuesto por Deivis Jesús Quispe Aguilar, mediante memorial cursante de fs. 832 a 835 vta.

CONSIDERANDO III:

DOCTRINA APLICABLE 

III.1. De la legitimación procesal para impugnar.

El art. 272 II de la ley 439 refiere: “No podrá  hacer uso del recurso quien no apeló  de la sentencia de primera instancia ni se adhirió a la apelación de la contraparte, cuando la resolución del tribunal superior hubiere confirmado totalmente la sentencia apelada”, acudiendo a la doctrina el autor Gonzalo Castellanos Trigo en su obra Código Procesal Civil Pg. 374 sobre la citada normativa refiere,…”Para poder interponer el recurso de casación debe previamente haberse interpuesto el recurso de apelación contra  la sentencia siempre y cuando la misma sea perjudicial a la parte; sin embargo, si no apeló de la sentencia y se revoca la sentencia en su contra, es procedente la interposición del recurso de casación en  forma directa. De esta manera no podrá hacer uso del recurso quien no apeló de la sentencia de primera instancia ni se adhirió  a la apelación  de la contraparte, cuando la resolución del tribunal superior hubiere confirmado totalmente la sentencia apelada” de la citada normativa y de la parte doctrinaria se infiere que están facultados a interponer recurso de casación en los casos que el auto de vista sea confirmatorio, únicamente las partes que apelaron de la sentencia y no así quienes no hicieron uso de este recurso ordinario o se adhirieron a la misma, esto por el sistema vertical recurso que regula nuestro ordenamiento jurídico.

III.2. Del per saltum.

En cuanto a la temática el A.S. Nº 746/2016 de 28 de junio, señala que el per saltum (pasar por alto), es una locución latina que significa pasar por alto las formas regulares de impugnación de las resoluciones judiciales, saltando etapas en las cuales correspondía hacer valer el derecho a la impugnación respectiva, toda vez que los reclamos deben ser acusados en forma vertical, este entendimiento ya fue vertido en varios Autos Supremos que orientan sobre la aplicación del per saltum, así tenemos el A.S. Nº 154/2013 de 08 de abril, el cual estableció que: “Por la característica de demanda de puro derecho a la que se asemeja el recurso de casación, las violaciones que se acusan deben haber sido previamente reclamadas ante el Tribunal de Alzada, a objeto de que estos tomen aprehensión de los mismos y puedan ser resueltos conforme la doble instancia, o sea, el agravio debe ser denunciado oportunamente ante los Tribunales inferiores conforme cita el art. 254 núm. 4) del Código Adjetivo Civil, y de ningún modo realizarlo en el recurso extraordinario de casación, porque no es aceptable el "per saltum", que implica el salto de la o las instancias previas a la intervención del Tribunal de Casación, como es el caso. Toda vez que el Tribunal de Casación, apertura su competencia para juzgar la correcta o incorrecta aplicación o inaplicación de la norma contenida en el pronunciamiento de alzada, respecto precisamente, al o los agravios que oportunamente fueron apelados y sometidos a conocimiento del Ad quem.” 

CONSIDERANDO IV:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

Al respecto, del examen de los antecedentes, se establece que el juez A quo en primera instancia emitió la Sentencia Nº 163/2018 de 22 de octubre, en la cual declaró Probada la demanda de nulidad de contrato, incoada por Francisco Aguilar en contra de Elías Cristian Quispe Aguilar, Deyvis Jesús Quispe Aguilar, Jhoselin Evelin Quispe Aguilar, Evelin Thalía Quispe Aguilar y Jacqueline Nicol Quispe Aguilar.

Resolución con la que fue notificado legalmente Deyvis Jesús Quispe Aguilar el 29 de octubre de 2018 conforme se desprende de la diligencia cursante a fs. 805.

Bajo ese antecedente, el co-demandado ahora recurrente Deyvis Jesús Quispe Aguilar, a fin de habilitarse para recurrir de casación, en primer término debió cuestionar el fallo de primera instancia mediante recurso de apelación, al no haberlo hecho, de ninguna manera puede recurrir en casación, aspectos que no fueron reclamados en su oportunidad ante la instancia correspondiente, en sujeción a lo establecido por el art. 272.II del Código Procesal Civil. (Desarrollado en la doctrina aplicable al caso en el punto III.1).

Ahora en casación, recién pretende hacer valer los derechos que pudo observar en el recurso de apelación que reconoce el art. 256 del Código Procesal Civil, motivo por el cual los argumentos del recurso no merecen consideración alguna debido al principio del per saltum, puesto que para estar a derecho, el recurrente debió apelar; es decir, las supuestas violaciones que se acusan deben haber sido previamente reclamadas ante el Tribunal de Alzada, a objeto de que estos tomen aprehensión de los mismos y puedan ser resueltos conforme la doble instancia, vale decir, el agravio debe ser denunciado oportunamente ante los tribunales inferiores, y de ningún modo realizarlo en el recurso extraordinario de casación, porque conforme a la orientación que se tiene de la doctrina aplicable en el punto III.2, no es aceptable el “per saltum”, que implica el salto de la o las instancias previas a la intervención del Tribunal de casación, como es el caso.  Toda vez que el Tribunal de casación, apertura su competencia para juzgar al o los agravios que oportunamente fueron apelados y sometidos a conocimiento del Ad quem, en ese entendido la omisión del co-demandado Deyvis Jesús Quispe Aguilar, al no haber apelado de la sentencia, que repercute en la fase de la impugnación conforme al citado art. 272.II del Código Procesal, Civil determina la improcedencia del recurso de casación.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación del art. 277.II del Código Procesal Civil, dispone la ADMISION del recurso de casación cursante de fs. 832 a 835 vta., interpuesto por Jacqueline Nicole Quispe Aguilar y Elías Cristian Quispe Aguilar: asimismo declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 832 a 835 vta., interpuesto por Deivis Jesús Quispe Aguilar; contra el Auto de Vista Nº SCCI 27/2019 de 18 de enero, cursante de fs. 827 a 829, pronunciado por la Sala Civil y Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca.

En atención a la carga procesal pendiente en esta Sala, la causa aguarde turno para ulterior sorteo según prelación.

Regístrese, comuníquese y cúmplase.