TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                                                                       S A L A   C I V I L                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      



Auto Supremo: 169/2019        

Fecha: 27 de febrero de 2019

Partes: Kevin Abimael López Caero c/ Vocales de la Sala Civil y Comercial   

            Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro.

Expediente: O-4-19-Com.

Distrito: Oruro.

VISTOS: El recurso de compulsa de fs. 108 a 109 vta., interpuesto por Kevin Abimael López Caero, contra el Auto de 13 de febrero de 2019 cursante a fs. 92 del testimonio, pronunciado por la Sala Civil y Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, dentro el proceso infraccional de violación niño, niña y adolescente, seguido por el Ministerio Público y Kevin Abimael López Caero contra Ned José Arias Carvajal, los antecedentes del testimonio, y;

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL TESTIMONIO DE COMPULSA

El Juez Público de la Niñez y Adolescencia Primero del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, emitió la Sentencia N° 057/2018 de 5 de noviembre de 2018, declarando a Ned José Arias Carvajal, ahora de 24 años de edad, AUTOR de la infracción a la ley penal de violación niño niña y adolescente previsto y sancionado en el párrafo primero del art. 308 bis del Código Penal, incorporado por la Ley Nº 2033; disponiendo que este cumpla la sanción social o medida socioeducativa, de privación de libertad de cuatro años, en el Centro Penitenciario San Pedro conforme con los alcances de los arts. 317.1, 2, 3; 239 y 251 del citado Código Niño, Niña y Adolescente. 

Puntualizando que la acción se tramitó con la Ley N° 2026 Código Niño Niña y Adolescente, por cuanto el presunto hecho se hubiese producido en el tiempo de la vigencia de esa norma, ahora abrogada, como se señaló oportunamente en la resolución de aplicación de la medida cautelar de fecha 4 de julio de 2018, sin perjuicio de que también pudiera aplicarse, las normas procesales de la Ley N° 548, conforme se señaló en la resolución de 24 de agosto de 2018, “… bien pudiera en su caso aplicarse, por la excepción al principio de irretroactividad de la ley en el ámbito de las normas de carácter procesal, es decir, en aquellas que no definan o determinen derechos , SC 1421/2004-R”.

Contra la referida determinación Ned José Arias Carvajal, interpuso recurso de apelación, que mereció el Auto de Vista N° 01/2019 de 4 de enero de 2019, donde se determinó REVOCAR EN FORMA TOTAL la Sentencia 57/2018, deliberando en el fondo absuelve de responsabilidad social a Ned José Arias Carvajal, como autor de la infracción atribuida, en el art. 308 bis del Código Penal incorporado en la Ley Nº 2033, conforme a la Ley Nº 2026, por no haber encontrado o determinado la existencia del nexo de causalidad necesaria entre el hecho generador de la investigación y la concurrencia o participación del agente o infractor del hecho atribuido. En consecuencia dispuso librarse mandamiento de libertad de forma irrestricta a favor del demandado.

Bajo la determinación emitida por el Tribunal de Alzada, Kevin Abimael López Caero, presentó recurso de casación de fs. 80 a 91 vta., cuya concesión fue denegada por Auto de 13 de febrero de 2019; en consecuencia presenta el recurso de compulsa que se analiza.

CONSIDERANDO II:

CONTENIDO DEL RECURSO DE COMPULSA

Reclamó que el Tribunal Ad quem, rechazó la concesión de su recurso de casación de forma indebida y no tomó en cuenta que su proceso se tramitó con las Leyes Nº 2026 y Nº 548 en todo lo pertinente este último; manifestando que la Ley Nº 2026, bajo el principio de ultractividad acepta el recurso de casación y no existiría razón para negar su recurso.

Solicitando en definitiva se declare legal el recurso de compulsa, indebidamente negado y concedan el recurso de casación.

CONSIDERANDO III:

DOCTRINA APLICABLE AL CASO

III.1. Del recurso de compulsa y sus alcances.   

La previsión contenida en el artículo 279 del Código Procesal Civil, establece que: (Procedencia) El recurso de compulsa procede por negativa indebida del recurso de apelación o del de casación, o por concesión errónea del recurso de apelación en efecto que no corresponda, a fin de que el superior declare la legalidad o ilegalidad de la resolución objeto del recurso”.

En ese contexto, los alcances y la competencia del Tribunal que conoce la compulsa, se circunscribe únicamente a verificar si la negativa de la concesión del recurso es legítima o no, para ello deberá tomar en cuenta la regulación que prevé la ley procesal en función a la naturaleza del proceso, las resoluciones pronunciadas dentro del mismo y otros aspectos de carácter estrictamente procesal que hacen al régimen de las impugnaciones; el Tribunal que conoce de un recurso de compulsa no tiene atribuciones para tomar determinaciones sobre aspectos de carácter sustancial o de fondo de las resoluciones contra las cuales se denegó la concesión del recurso, u otras cuestiones que no sean la negativa indebida.

III.2. De la ultra actividad de la norma procesal.

En principio corresponde señalar que la ley tiene un carácter temporal, debido a que en un momento empieza su vigencia y en otro termina, y en caso de la vigencia de una nueva ley, esta explícita o implícitamente deroga la anterior, debiendo aplicarse la nueva ley de forma inmediata, empero, la misma tiene su excepción la cual es entendida en doctrina como la ultractividad de la ley, es decir que la ley dejada sin efecto, como consecuencia de la temporalidad de la ley sigue aplicándose para ciertos casos pese a la existencia de una nueva norma en vigencia.

Ahora, si bien la misma en doctrina resulta aplicable, empero, su aplicabilidad no es de forma absoluta o a capricho del juzgador o de las partes, sino que la misma encuentra sus límites en la doctrina y la jurisprudencia, a tal efecto corresponde señalar que los límites, pueden ser enfocados en esencia en tres tópicos, 1.- La visión que enfoca la Constitución Política del Estado. 2.- Analizar si se trata de una ley adjetiva o sustantiva, y 3.- Los efectos que implícita o tácitamente establezca la ley derogatoria de la anterior.

Sobre el primer punto en lo que concierne en analizar desde el enfoque constitucional, debido a que toda interpretación realizada de la norma y del fenómeno jurídico por la temporalidad de la ley, debe someterse a los valores  y preceptos constitucionales, debido a que este: “…se constituye en la ley fundamental y fundamentadora del ordenamiento jurídico del nuevo Estado boliviano, acogiendo en su contexto valores y principios propios de la realidad sobre la cual se cimienta la convivencia social en un Estado Social y Democrático de Derecho; en consecuencia, todas las normas inferiores deben adecuarse a lo prescrito por ella (art. 410.II de la Constitución Política del Estado) pudiendo inclusive, operar hacia el pasado por cuanto su ubicación en la cúspide del ordenamiento jurídico implica que es éste el que debe adecuarse a aquélla, pues sus preceptos deben ser aplicados en forma inmediata, salvo que la propia constitución disponga otra cosa, en resguardo de una aplicación ordenada de los principios constitucionales” (S.C. N° 005/2010-R).

En cuanto al segundo punto, corresponde analizar si la norma de la cual se pretende su activación ultractiva, es de carácter sustantivo o adjetivo, esto debido a que la aplicación de este fenómeno jurídico por interpretación gramatical de lo establecido en el art. 123 de la Constitución Política del Estado es únicamente a las normas con carácter sustantivo, asimismo la S.C.P. 08/2014 sobre el tema ha expresado: “Para llegar a determinar la irretroactividad de las normas legales, de manera previa es necesario establecer la diferencia entre lo que es una norma sustantiva o material y las adjetivas o formales, siendo las primeras aquellas que no dependen de otra disposición legal para cumplir su objetivo, pudiendo ser de dos tipos la que determina derechos y garantías y por otro las que determinan conductas que deben ser observadas, y el segundo, la norma adjetivas, son aquellas que carecen de existencia propia, pues su objetivo es el de otorgar los medios para la realización de las normas sustantivas, garantizando así su respeto, otra de la característica que resulta importante puesto que es la base para la resolución del presente caso es sobre la irretroactividad de las disposiciones legales, es así que de manera previa se referirá a las normas sustantivas, a las cuales si les es aplicable el art. 123 de la CPE, y es que como se indicó la razón radica en su importancia de establecer derechos y garantías, por lo que en resguardo a la seguridad jurídica, no es posible aplicar normas que no existían en el momento de cometerse el acto, intelecto al que llegó el Tribunal Constitucional estableciendo en resumen que el derecho sustantivo se rige por el tempus comisi delicti, en tanto que, al estar subordinado el derecho adjetivo a los alcances del derecho sustantivo, bajo este intelecto el Tribunal Constitucional pronunció la S.C. 0757/2003-R de 4 de junio.” …. “En síntesis, dada la naturaleza de las normas adjetivas a diferencia de las sustantivas pueden ser aplicadas de manera inmediata a su entrada en vigencia, en ese sentido también lo estableció la S.C. 1421/2004-R de 6 de septiembre, al indicar que: “De la doctrina constitucional referida se puede colegir que las leyes en general y las normas consignadas en ellas en particular, cuando son de naturaleza procesal no sustantiva, es decir, aquellas que regulan procesos o procedimientos, pueden ser aplicadas de manera inmediata a todos los procesos que se inicien o que están pendientes al tiempo en que entran en vigor, ello porque su aplicación tiene la finalidad de regular un hecho en la actualidad y no a situaciones o hechos pasados y debidamente consolidados”, entendimiento que en armonía con lo referido, determina que por las características de la ley adjetiva esta entra en vigencia al momento de publicación, con la salvedad que la misma no tenga un efecto sustantivo.

Y por último, la ley derogatoria en ciertos casos es la que establece expresamente  la ultractividad de la norma para los casos ya iniciados, o en su defecto sino dispone nada implícitamente dará a entender que entra en vigencia total la nueva ley.

CONSIDERANDO IV:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

El compulsante señaló que la Sala Civil y Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, de forma indebida y sin atribuciones otorgadas por la ley, rechazó su recurso de casación, sin considerar que el proceso se tramitó con las Leyes Nº 2026 y Nº 548.

En el presente caso, de acuerdo a los antecedentes contenidos en la Sentencia Nº 057/2018 de 5 de noviembre, se evidencia que el proceso penal juvenil se desarrolló con la Ley Nº 2026 del Código Niño Niña y Adolescente, conclusión arribada con base al texto del decisorio que expresó normas de la citada ley, asimismo consta que en el proceso se resolvió la aplicación de medida cautelar de 4 de julio de 2018esto quiere decir que el proceso fue iniciado en vigencia de la Ley Nº 2026, por consiguiente el trámite judicial fue sustanciado con base en preceptos del Código Niño Niña y Adolescente, en dicho sistema procesal el art. 284 señala que: Las sentencias y resoluciones dictadas podrán ser apeladas en el plazo de tres días, ante el Juez que conoció la causa.

En el capítulo pertinente a los delitos atribuidos al adolescente, no se describe que la resolución de fondo fuera irrecurrible en casación por lo que se considera aplicable el texto sustantivo contenido en el art. 284 de la Ley Nº 2026, relativo a preceptos del procedimiento común, cuya norma describe que el recurso de casación debe ser planteado en el plazo de 10 días, conforme se explicó supra.

Es evidente que al momento de la presentación del recurso casación ya está en vigor la Ley Nº 548, Código Niña, Niño y Adolescente, sin embargo, la disposición Transitoria Sexta, describe que los procesos iniciados con anterioridad a la vigencia de la Ley Nº 548 continuarán sujetándose a preceptos de la Ley Nº 2026; esto quiere decir que la nueva ley asignó ultractividad de preceptos a la Ley Nº 2026 a efecto de finalizar las causas judiciales iniciadas con esta norma.

El Tribunal de Alzada consideró que el actual Código Niña, Niño y Adolescente Ley Nº 548, no permite tramitar recurso de casación en un proceso penal juvenil, ello es evidente conforme lo estipula el art. 315.IX de la referida norma, empero no consideró la Disposición Adicional Sexta de la ultractividad de la Ley Nº 2026, por lo que corresponde corregir el yerro, declarando la legalidad de la compulsa.

En consecuencia, se concluye que la decisión del Tribunal Ad quem de negar la consideración y concesión del recurso de casación formulado por los compulsantes, es incorrecta toda vez que en este caso se debe aplicar lo establecido en la Ley Nº 2026, misma que acepta el recurso de casación.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, en ejercicio de la atribución conferida por el art. 42.I num. 4 de la  Ley N° 025 del Órgano Judicial y conforme determina el art. 282.I del Código de Procesal Civil, declara LEGAL el recurso de compulsa interpuesto por Kevin Abimael López Caero. Consecuentemente se dispone que el Tribunal de Alzada, Sala Civil Primera, trám ite el recurso de casación de fs. 80 a 91 vta., del testimonio. Teniendo la presente resolución la calidad de provisión compulsoria, a efectos de notificación.

Sin responsabilidad por ser excusable.

Regístrese,  comuníquese y devuélvase.