TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                            S A L A  C I V I L


Auto Supremo: 126/2019        

Fecha: 12 febrero de 2019

Expediente: B-13-18-S.

Partes: Elsa Magda Aguirre Parada y otras c/Vivian Rossy Aguirre  

            Drovichesky.  

Proceso: Nulidad de transferencia.                                      

Distrito: Beni.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 121 y vta., planteado por Vivian Rossy Aguirre Drovichesky contra el Auto de Vista No 86/2018 de 8 de mayo, cursante a fs. 116 a 117, pronunciado por la Sala Civil Mixta del Tribunal Departamental de Justicia de Beni, en el proceso civil de Nulidad de Transferencia que sigue Elsa Magda Aguirre Parada y otras contra la recurrente, Auto de concesión de fs. 130, Auto Supremo de Admisión de fs. 135 a 136 vta., y lo inherente;

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO.

1. Elsa Magda Aguirre Parada, Mirna Guelia Aguirre Parada y Pura Yolanda Aguirre Parada con memorial cursante de fs. 23 a 25, interpusieron demanda de nulidad de transferencia, en contra de Vivian Rossy Aguirre Drovichesky, quien repelió la demanda y reconvino el reintegro de la legítima hereditaria  (fs. 67 a 68 vta.), habiendo sido rechazada la reconvención  y prueba por Auto de 26 de junio de 2017, cuyo  trámite  culminó con la Sentencia No 154/2017 de 24 de julio, (fs. 82 a 89), que declaró probada la demanda. 

2. Ante la insatisfacción con dicho fallo, la demandada apeló: a) En el efecto diferido contra el Auto que rechazó la contrademanda y b) En el efecto suspensivo contra la Sentencia,  motivando la emisión del Auto de Vista No 86/2018 de 8 de mayo, que confirmó la Sentencia y el Auto de 26 de junio de 2017, con el fundamento principal: 

Primero. En relación a la apelación en el efecto suspensivo, señalaron que al haberse otorgado en calidad de anticipo la legítima mediante el documento privado de fs. 28 vta., y registrado en Derechos Reales, constituye un caso de nulidad previsto en los arts. 549 inc. 5  y 1066.II., ambos del Código Civil.    

Segundo. En relación a la apelación en el efecto diferido, arguyeron que ¨…el principio del onus probandi, forma parte de la estructura de la cultura probatoria, encaminada a formar convicción acerca de la verdad material del conflicto,…el aquo partiendo de una interpretación adecuada de la naturaleza, sentido y alcance jurídico que encierra la problemática donde se circunscribe a la nulidad de un acto contractual relativo al anticipo de legitima…¨       

En ese contexto histórico procesal se analiza el recurso de casación.   

CONSIDERANDO II:

DEL CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN Y  CONTESTACIÓN.

1. Del recurso de casación en la forma.

Objetó que la Sentencia No 154/2017, de 3 de agosto y el Auto de 26 de junio de 2017, habría rechazado la prueba de descargo misma que estaría relacionada a la legítima, contraviniendo normas procedimentales y provocando la absoluta indefensión, infringiéndose así, los arts. 142 y 366.I.núm. 6 del Código Procesal Civil. 

2. Del recurso de casación en el fondo.

Apuntó que efectuaron una errada valoración de la prueba, cursante de fs. 39 a 40, por cuanto la misma simplemente acreditó la existencia de un contrato unilateral, en ningún caso la ilícitud de la causa o el motivo, máxime cuando no se probó el elemento subjetivo o el motivo ilícito del acto. 

3. Contestación al recurso de casación.

La parte demandante respondió al recurso de casación, manifestando principalmente que el recurso no cumple con los presupuestos previstos en el art. 274 del Código Procesal Civil. Añade que el Auto de Vista, confirmó la sentencia de manera coherente rescatando los fundamentos del intérprete judicial, por lo que pide la improcedencia del recurso.            

CONSIDERANDO III:

DOCTRINA APLICABLE AL CASO.

III.1. De la colación.

El art. 1258 del Código Civil, prescribe: (COLACION DE BIENES INMUEBLES Y MUEBLES).I. La colación de inmuebles se hace por las reglas contenidas en el art. 1073. II. En todo caso se debe deducir para el donatario el valor de las mejoras, ampliaciones y reparaciones extraordinarias conforme a los artículos 96 y 97. 

Por su parte el art. 1073, también del Código Civil indica: ¨ I. Cuando el objeto del legado o de la donación a reducir es un inmueble, la reducción se practica separando del inmueble la parte necesaria para integrar la legítima, si esto puede hacerse cómodamente. II. Si la separación no puede hacerse cómodamente y el legatario o el donatario tiene en el inmueble un excedente mayor que la cuarta parte de la porción disponible, el inmueble se debe dejar por entero en la herencia, salvo el derecho de obtener el valor de dicha porción. Si el excedente no supera la cuarta parte, el legatario o el donatario puede obtener todo el inmueble, compensando en dinero a los herederos legitimarios. III. El legatario o el donatario que es heredero, puede retener todo el inmueble siempre que su valor no supere el importe de la porción disponible y de la porción  que le corresponde como heredero legitimario.¨ 

Sobre la temática Armando Villafuerte Claros, en su libro DERECHO DE SUCESIONES, Tomo I Parte General, Azul Editores, La Paz-Bolivia, Pág. 387 y 388,  escribió: ¨La palabra colación viene del latín collatum, supino de conferre, comparar, conferir, .En el derecho sucesorio significa juntar o reunir todas las donaciones directas e indirectas que el de cujus ha hecho a favor de sus herederos forzosos, a fin de formar la masa hereditaria que luego se ha de dividir.  A este concepto agregamos la finalidad de proteger el principio de igualdad de derechos que debe existir entre los herederos y la protección de la legítima destinada a quienes el Código reconoce como forzosos,…¨  

¨La colación supone la concurrencia de dos o más coherederos, por eso tiene íntima vinculación con la división de la herencia, de la cual sería un incidente  y una operación preparatoria, puesto que su objeto tal como luego veremos- no es otro que la recomposición de la masa partible (…); recomposición que a su vez tiene como finalidad fundamental cuidar la igualdad en la atribución de cuotas hereditarias y la protección de la legitima.¨  

Respecto al instituto de la reducción de la legítima, el citado autor señala:¨…la legitima está protegida por normas de orden público; ni la voluntad del causante ni la de terceros puede afectarla. En consecuencia, cualquier disposición tendiente a excluir a un heredero legitimario de su cuota legitima seria nula, a no ser que se tratara de una justa causa de desheredación (arts. 1173 al 1180 del CC) o de indignidad (arts.1009 al 1015 del CC). Por eso, cuando el causante ha dispuesto de sus bienes mediante liberalidades hechas en testamento o donaciones por actos entre vivos lesionando la porción legitima de los herederos legitimarios, debe someterse a su reducción dejándola incólume.¨ 

En conclusión, el heredero legitimario para reclamar la legítima tiene la vía de la colación o la reducción a elección suya.      

CONSIDERANDO IV:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN.

De acuerdo a la demanda se tiene que el de cujus en vida transfirió a título de anticipo de legítima el bien inmueble con matricula computarizada en favor de Vivian Rossy Aguirre Drovichesky, cuando dicho inmueble correspondería dividirse también entre las accionantes, dado su condición de herederas y la legitima que les correspondería, pretensión que quieren materializar por la figura de la nulidad del contrato, prevista en el art. 549 inc.3), en relación a los arts. 489 y 490 todos del Código Civil.

Frente a dicha postulación la demandada rechazó dichos argumentos, señalando que en realidad su padre era propietario de cuatro inmuebles, mismos que fueron distribuidos entre sus hijos, de los cuales uno le correspondió como parte de la legítima.

De donde se colige que la parte actora, persigue la recomposición igualitaria de la cuota parte en función a la legítima, por su parte la demandada señala que ello no correspondería porque existen otros bienes que fueron distribuidos entre los herederos legitimados; consecuentemente, dicha problemática debe ser debatida por la figura de la colación, misma que fue desarrollada en el punto de la doctrina legal, pero en ningún caso por el tipo civil de la nulidad por ilícitud de la causa e ilicitud del motivo, correspondiendo que la parte demandante intente su pretensión en los términos del presente fallo.       

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia,  con la facultad conferida por el art. 42.I núm.1 de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, y en aplicación a lo previsto en los  artículos 106 y  220.III.núm.inc. a) del Código Procesal Civil, ANULA obrados, hasta el Auto de admisión de la demanda saliente a fs. 50 del expediente debiendo proseguir  el trámite previa adecuación a los fundamentos del presente fallo. 

Sin responsabilidad al ad quem, por ser excusable su decisorio.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.           

Relator: Mgdo. Dr. Marco Ernesto Jaimes Molina                                                   


















DOCTRINA APLICABLE AL CASO

III.1.La verdad material y la prueba.

En el Estado Colonial el juez se caracterizaba por asegurar el cumplimiento de los formalismos y observar pasivamente la actividad probatoria de los justiciables y si generaba prueba la misma era considerada como un acto de parcialización hacia una de las partes, lo que impedía un rol activo e indagador de la verdad, por lo que fallaba en función a la prueba existente, sin importar si era suficiente o insuficiente lo que llevaba a la consolidación de la justicia formal,  dando lugar a injusticias, criterio o mentalidad que aún se resiste a la nueva justicia revolucionaria donde prima la verdad objetiva o la verdad material para la vida armoniosa o ñandereko. 

El valor justicia entre otros principios se fundamenta en la verdad material, recogida en el art. 180 de la Constitución Política del Estado y desarrollada en el art. 134 del Código Procesal Civil,  de donde se colige nítidamente que una de las funciones del decisor es la averiguación de la verdad real u objetiva a través de la prueba producida y apreciada integralmente, es más ante la eventualidad de la insuficiencia de la prueba para tomar convicción o certeza el constituyente derivado en el art. 207.II del Código Procesal Civil, le otorgó al interprete judicial el poder para diligenciar excepcionalmente la prueba necesaria cuando en su criterio la prueba aportada al proceso sea insuficiente para el cometido. Ahora bien, desde esa perspectiva el derecho probatorio es fundamental, ya que solo a partir de ella se puede llegar a la verdad objetiva o material, ya que sin la prueba necesaria y relevante difícilmente el decisor impartirá justicia, por ello en lugar de desechar la prueba de manera injustificada debe realizar un estudio prolijo de los hechos y en función a ella aceptar o rechazar la prueba. Consecuentemente, al rechazar la prueba sin causa legal justificada no solo se atenta el derecho constitucional procesal al debido proceso en la modalidad derecho a la prueba prevista en el art. 115.II de la Constitución Política del Estado, sino más grave aún se automutila los pies para caminar hacia la justicia material, porque  a la verdad solo se llega por medio de la prueba, o dicho de otra forma el fin de la prueba es la verdad.   

III.2. El derecho a la defensa. 



III.3. La nulidad procesal.                  



CONSIDERANDO IV: