TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                     S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 61/2019        

Fecha: 04 de febrero de 2019

Expediente: CB-51-18-S

Partes: Florencio Rivera Medrano y otra. c/ Rafael Álvaro Bermúdez Yáñez.  

Proceso: Acción negatoria.                                     

Distrito: Chuquisaca.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 444 a 447,  interpuesto por Rafael Álvaro Bermúdez Yáñez, contra el Auto de Vista Nº 37/2018 de 26 de abril, cursante de fs. 429 a 434 vta., pronunciado por Sala Civil y Comercial Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, en el proceso de acción negatoria seguido por Florencio Rivera Medrano y Casilda Montaño de Rivera contra el recurrente, la respuesta al recurso de fs. 453 a 457, el Auto de concesión de fs. 470, Auto Supremo de Admisión Nº 796/2018-RA de fs. 485 a 486; y todo lo inherente: 

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO

1. Florencio Rivera Medrano y Casilda Montaño de Rivera  mediante memorial de fs. 192 a 197 vta., subsanado y aclarado de fs. 201 a 202 vta., y 211, interpusieron demanda de acción negatoria. Admitida la demanda, los demandados Rafael Álvaro Bermúdez Yáñez y presuntos interesados, quienes fueron citados legalmente mediante edictos de fs. 224 a 225 y 257 a 258, no contestaron a la demanda, por consiguiente se les designó defensor de oficio a la profesional en Derecho Miriam Peña Fuentes, quien contestó la demanda, negándola en todas sus partes y opuso excepciones perentorias de falsedad e ilegalidad en la demanda.   Sustanciada así la demanda, concluyó en primera instancia con la Sentencia  Nº 1/2017 de 3 de febrero, cursante de fs. 383 a 385 vta., que declaró Probada la acción negatoria, disponiendo que el demandado Rafael Álvaro Bermúdez Yáñez, evite en todas sus formas perturbar el derecho propietario de los demandantes, bajo prevención de ley. Asimismo declaró la inexistencia de derecho vigente alguno sobre el inmueble de propiedad de los demandantes. Improbadas las excepciones perentorias de falsedad e ilegalidad en la demanda.

2. Resolución de primera instancia que fue apelada por el demandado Rafael Álvaro Bermúdez Yáñez de fs. 396 a 397 emitiéndose el Auto de Vista Nº 37/2018 de 26 de abril, que Confirmó la sentencia.

El Tribunal de Alzada absolvió el recurso de apelación con los siguientes argumentos; que el proceso ordinario que anteriormente inició el demandado Rafael Álvaro Bermúdez Yáñez contra los actores y otro, no logró la nulidad de la venta realizada a favor de Florencio Rivera Medrano y Casilda Montaño de Rivera, quienes en los registros de Derechos Reales figuran como actuales y únicos propietarios del inmueble litigado.

Que no queda duda respecto a la titularidad del derecho sobre el bien inmueble litigado a favor de los actores, y la perturbación a este derecho ejercido por el demandado.

Finalmente refirió el Ad quem, si bien la sentencia apelada ordenó al demandado que evite en toda forma perturbar el derecho propietario de los demandantes, bajo prevención de ley, esta omite ordenar las medidas necesarias para lograr su materialización, omisión que fue ampliada en el Auto de Vista en sentido de que cualquier acto perturbatorio realizado por el demandado u otros terceros sobre el registro de propiedad de los demandantes, podrá determinarse la inexistencia de tales derechos, debiendo a ese efecto cesar los actos perturbatorios si los hubiera a la fecha.

CONSIDERANDO II:

DEL CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN Y SU RESPUESTA

De las denuncias expuestas por la parte demandada, Rafael Álvaro Bermúdez Yáñez, se extrae de manera ordenada y en calidad de resumen del recurso de casación en la forma, los siguientes argumentos:

1. Denunció violación de los arts. 3, 121 y 252 todos del Código de Procedimiento Civil, y se aplicó indebidamente  la ley,  por cuanto al haber  sido citado en un domicilio inexistente,  dicho actuado es nulo porque no cumplió su finalidad, irregularidad que le dejó en indefensión, le privó de contestar la demanda, producir prueba y en suma defenderse. 

2. Acusó indebida aplicación de los arts. 190 y 194 del Código de Procedimiento Civil, en sentido que la sentencia contiene  un cúmulo de omisiones, toda vez que omitió pronunciarse en relación a los terceros interesados y la totalidad de las peticiones, defectos que fueron ratificados por el Auto de Vista cuando correspondía anular y pronunciar nueva sentencia, por lo que se infringió las normas contenidas en los arts. 115.II y 119 de la Constitución Política del Estado,  el art. 17 inc.1) y 3) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial y los arts. 218 y 265 del Código Procesal Civil.  

Petitorio.

Por lo expuesto solicitó se anule la resolución recurrida y disponga en aplicación de la ley y normas invocadas, se pronuncie nuevo Auto de Vista considerando el evidente vicio de nulidad de la citación.  

Respuesta al recurso de casación.

La parte actora refirió que el recurso de casación es improcedente en aplicación del principio “per saltum”, por haber traído el recurrente aspectos de fondo que no fueron analizados por el Ad quem, situación que ahora no merecen  pronunciamiento alguno.

Solicitando a este Tribunal Supremo se declare infundado el recurso de casación. 

CONSIDERANDO III:

DOCTRINA APLICABLE AL CASO

En mérito a la resolución a dictarse, corresponde desarrollar la doctrina aplicable.

III.1.  Per saltum.

El art 272 del Código Procesal Civil,  de forma expresa ha establecido como un requisito de procedencia del recurso de casación el agravio sufrido, esta norma expone: “El recurso solo podrá interponerse por la parte que recibió un agravio en el auto de vista”.

Gonzalo Castellanos Trigo en su texto Análisis Doctrinal del Nuevo Código Procesal Civil sobre el tema describe. “…por esta razón la primera parte de la norma en análisis determina que el recurso de casación sólo podrá interponerse por la parte que recibió un agravio o perjuicio en el auto de vista…”

Por otro lado el mismo artículo en su parágrafo segundo sostiene sobre la legitimación en su interpretación extensiva a la naturaleza y finalidad de los agravios: “No podrá hacer uso del recurso quien no apeló de la sentencia de primera instancia ni se adhirió a la apelación de la contraparte, cuando la resolución del tribunal superior hubiere confirmado totalmente la sentencia apelada”.

El Auto Supremo Nº 939/2015 de 14 de octubre, sobre el tema ha referido: “De lo anteriormente expuesto, se advierte dos aspectos importantes, 1).-que los argumentos expuestos en el recurso de casación, nunca fueron observados en el recurso de apelación, y 2).- Que el Tribunal de segunda instancia se pronunció sobre los agravios expuestos, en segunda instancia, empero, por lógica consecuencia, los argumentos expuestos en casación nunca merecieron pronunciamiento en el Auto de Vista por los motivos descritos, motivo por el cual los mismos no merecen consideración alguna en aplicación del principio del per saltum (pasar por alto), puesto que para estar a derecho, los recurrentes debieron instar en apelación dicho debate y así agotar legal y correctamente toda la segunda instancia. Criterio asumido en varios Autos Supremos que orientan sobre la aplicación del per saltum, así tenemos el A.S. Nº 154/2013 de fecha 08 de abril, el cual estableció que: “Por la característica de demanda de puro derecho a la que se asemeja el recurso de casación, las violaciones que se acusan deben haber sido previamente reclamadas ante el Tribunal de Alzada, a objeto de que estos tomen aprehensión de los mismos y puedan ser resueltos conforme la doble instancia, o sea, el agravio debe ser denunciado oportunamente ante los Tribunales inferiores (…), y de ningún modo realizarlo en el recurso extraordinario de casación, porque no es aceptable el "per saltum", que implica el salto de la o las instancias previas a la intervención del Tribunal de Casación, como es el caso. Toda vez que el Tribunal de Casación, apertura su competencia para juzgar la correcta o incorrecta aplicación o inaplicación de la norma contenida en el pronunciamiento de alzada, respecto precisamente, al o los agravios que oportunamente fueron apelados y sometidos a conocimiento del Ad quem”.

CONSIDERANDO IV:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

En mérito al recurso de casación interpuesto, corresponde absolver los agravios planteados por el recurrente:

1. Respecto a los puntos 1 y 2 del recurso de casación en la forma la parte agraviada denunció violación de los arts. 3, 121 y 252 todos del Código de Procedimiento Civil, ya que se le causó indefensión al citarle en un domicilio inexistente, asimismo se le privó de contestar la demanda, producir prueba y en suma defenderse. 

Por otro lado acusó incongruencia de la Sentencia  Nº 1/2017 de 3 de febrero, defectos que fueron ratificados por el Auto de Vista cuando correspondía anular y pronunciar nueva sentencia, por lo que se infringió las normas contenidas en los arts. 115.II y 119 de la Constitución Política del Estado, art. 17 inc.1) y 3) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial y los arts. 218 y 265 del Código Procesal Civil.

Corresponde señalar que según la doctrina aplicable al presente caso en el considerando III.1  y los diferentes Autos Supremos, emitidos por este Tribunal, entre ellos el AS Nº 297/2011 de 30 de septiembre, AS Nº 674/2015-L de 13 de agosto, AS Nº 408/2016-RI de 28 de abril, AS 516/2016 de 16 de mayo y 367/2018 de 7 de mayo entre otros, donde orientaron que el recurso de casación se asemeja a una demanda de puro derecho, por lo que las violaciones que se acusan deben ser previamente reclamadas ante el Tribunal de Alzada, a objeto de que estos tomen entendimiento de las mismas y puedan ser resueltas conforme la doble instancia, es decir, el agravio debe ser denunciado oportunamente ante los Tribunales inferiores y de ningún modo realizarlo en el recurso extraordinario de casación, porque no es plausible el "per saltum", que implica el salto de la instancia de impugnación previa a la intervención del Tribunal de Casación.

En este antecedente y de la revisión de obrados se tiene que los supuestos vicios procesales señalados supra, acusados en el recurso de casación en la forma, no fueron reclamados por el ahora recurrente en segunda instancia, sin considerar que para poder resolver dichos agravios en casación el recurrente debió haber formulado dichos reclamos en cada instancia procesal, ya que de la revisión del recurso de apelación de fs. 396 a 397, ésta solo acusó dos puntos; respecto a que los demandantes adquirieron el inmueble en forma ilegal y que el recurrente en apelación tiene derecho propietario establecido y registrado sobre el inmueble objeto de litis, entre los que no se encuentra ninguno de los agravios consignados en los puntos 1 y 2 del recurso de casación, aspecto que impide a este Tribunal considerar los cargos antes descritos en virtud de lo establecido por la interpretación extensiva a la naturaleza y finalidad del art. 272.II del Código Civil, según la doctrina en el considerando III.1 de la presente resolución.

Sin perjuicio de lo manifestado precedentemente y a manera de aclaración este Tribunal Supremo señala que el Auto de Vista a fs. 430 manifestó al respecto de la notificación del demandado con la demanda principal: “Concluida la fase probatoria y previo a dictarse sentencia en primera instancia, tras haber presentado sus alegatos la parte demandante, se apersonó al proceso el codemandado Rafael Álvaro Bermúdez Yáñez por memorial de 24 de octubre de 2016 saliente de fs. 374 a 376, planteando incidente de nulidad de obrados que fue resuelto por Auto de 30 de noviembre de 2016 (fs. 380 y vta.), rechazando la nulidad intentada. Dicha resolución no fue impugnada por ninguna de las partes, implicando con ello la aceptación tácita por los involucrados en la litis y principalmente por el incidentista”, causando estado en el proceso. 

De la contestación al recurso de casación.

La parte actora señaló que el recurso debe ser declarado infundado; se dirá que mediante Auto expreso se ha admitido el recurso de casación, tomando en cuenta la flexibilidad de criterios para considerar las acusaciones del recurrente, esto bajo orientación de la Sentencia Constitucional Nº 2210/2012 de 08 de noviembre.

Por todas las consideraciones realizadas, corresponde emitir resolución para el recurso de casación, conforme a lo previsto por el art. 220.II de la Ley Nº 439 Código Procesal Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, en aplicación a lo previsto en el art. 220.II del Código Procesal Civil (Ley Nº 439), declara INFUNDADO el recurso de casación de fs. 444 a 447,  interpuesto por Rafael Álvaro Bermúdez Yáñez, contra el Auto de Vista Nº 37/2018 de 26 de abril, cursante de fs. 429 a 434 vta., pronunciado por Sala Civil y Comercial Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba. Con costas y costos.

Se regula honorario profesional del abogado que contesto el recurso de casación, en la suma de Bs. 1.000.-                                                                   

Regístrese, comuníquese y devuélvase.                                     

Relator: Mgdo. Marco Ernesto Jaimes Molina.