TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                           S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 44/2019        

Fecha: 04 de febrero de 2019

Expediente: LP-70-18-S

Partes: René Mercado Mendoza c/ Mario Ignacio Medinaceli La Serna y otros.  

Proceso: Cumplimiento de obligación.                                   

Distrito: La Paz.                

VISTOS: El recurso de casación en la forma de fs. 824 a 828 vta., interpuesto por María del Carmen Medinaceli Vda. de Zerain, María Eliana Medinaceli de Paz y Carlos Eduardo Medinaceli Muñoz contra el Auto de Vista Nº 25/2018 de 26 de enero, cursante de fs. 821 a 823, pronunciado por la Sala Civil Quinta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso ordinario de cumplimiento de obligación seguido por René Mercado Mendoza contra los recurrentes, la concesión de fs. 831,  el Auto Supremo de admisión de fs. 837 a 838, y todo lo inherente;

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO

1. Planteada la demanda ordinaria de cumplimiento de obligación de fs. 453 a 455 vta., subsanada por memoriales de fs. 458 a 459, 460 y vta. y de fs. 467,  es contestada por María Eliana Medinaceli de Paz (memorial de fs. 570 a 571 vta.), María del Carmen Medinaceli Vda. de Zerain (memorial de fs. 573 a 574 vta.), y por Carlos Eduardo Medinaceli Muñoz (memorial de fs. 591 a 592 vta.), en forma negativa, e interponen demanda reconvencional de prescripción adquisitiva quinquenal, la primera, y prescripción de derechos patrimoniales, los otros.

2. La Juez Público Civil y Comercial No. 16 de la ciudad de La Paz, pronunció Sentencia Nº 836/2016 de 22 de noviembre, cursante de fs. 770 a 777 vta.,  declarando Probada la demanda  cursante de fs. 453 a 455, subsanada a fs. 458 a 459, y fs. 460 a 467, disponiendo en consecuencia  que los demandados María del Carmen Medinaceli Vda. de Zerain, María Evelin Medinaceli Muñoz, Carlos Eduardo Medinaceli Muñoz, María Eliana Medinaceli Muñoz y Ana María Medinaceli Muñoz y otros presuntos herederos de Mario Ignacio Medinaceli La Serna  hagan efectiva la devolución de la suma de $us. 9.935.- (Nueve mil novecientos treinta y cinco 00/100 dólares americanos), en el término de 15 día de ejecutoriada la determinación.

3. Resolución de primera instancia que al haber sido recurrida en apelación por María del Carmen Medinaceli Vda. de Zerain, María Eliana Medinaceli de Paz y Carlos Eduardo Medinaceli Muñoz, mediante memorial de fs. 785 a 791, la Sala Civil Quinta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, emitió el Auto de Vista Nº 25/2018 de 26 de enero, cursante de fs. 821 a 823, que revoca parcialmente la Sentencia y declara probada en parte la demanda, disponiendo que en razón de haberse restituido  al demandado la suma de $us. 3.000.-, los demandados María del Carmen Medinaceli Vda. de Zerain, María Evelin Medinaceli Muñoz, Carlos Eduardo Medinaceli Muñoz, María Eliana Medinaceli Muñoz y Ana María Medinaceli Muñoz, y otros presuntos herederos de Mario Ignacio Medinaceli La Serna hagan efectiva la suma de $us. 6.935.- (Seis mil novecientos treinta y cinco 00/100 dólares americanos) a favor del demandante en el término de 15 días desde la ejecutoria de la sentencia. Determinación fundada en lo principal bajo el razonamiento de que el juez valoró la prueba  en forma correcta y que las libretas  presentadas en la causa no ofrecen certeza sobre el objeto  y que no individualizan el cumplimiento de la obligación; que no se advierte estado de indefensión  y que la interposición de la reconvención fue dada por no presentada al no haberse subsanado la misma (fs. 647); que la confesión espontanea del actor  en la respuesta al recurso  se reconoció el pago de $us. 3.000.- por lo que se debe restablecer el derecho de las partes. 

CONSIDERANDO II:

DEL CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN

1. Los recurrentes acusaron que el Auto de Vista no fundamentó por qué no se consideró la demanda reconvencional, afirmando que en el “Otrosí 1º” del memorial de fs. 570 a 571, María Eliana Medinaceli de Paz interpuso demanda reconvencional de prescripción adquisitiva quinquenal del inmueble de litis, que mediante auto de fs. 624  la juez señaló que previamente se cumpla con el art. 327 num. 4, 5, 6, 7, 9 del Código de Procedimiento Civil,  y se adjunte prueba otorgando el plazo de 48 horas, que se  hubiese subsanado por memorial de fs. 629  que mereció providencia de fs. 630 que realizó nueva observación respecto al art. 327 num. 8 del Código de Procedimiento Civil. Añadieron que el actor presentó memorial  de fs. 649 a 650 respondiendo al memorial de fs. 640 a 641, que fue providenciado a fs. 650 vta., indicando por respondida la reconvención de fs. 570  a 571 planteada por María Eliana Medinaceli de Paz y de fs. 573 a 574 planteado por María del Carmen Medinaceli viuda de Zerain en la forma expuesta; lo que significó, según  los recurrentes, que la demanda reconvencional fue respondida y que se dio curso a su tramitación y consideración por ello se debió resolver en sentencia, omisión que fue denunciada en apelación pero el Auto de Vista ignoró ese reclamo.

2. Manifestaron que el Auto de Vista no fundamentó en el punto 2.2 con relación a los medios de prueba y se limitó al art. 1286 del Código Civil,  y que de ninguna manera justifica la falta de valoración de la prueba en sentencia.

3. Acusaron que en su apelación no mencionaron la vulneración de su derecho a la defensa, sino de los herederos de Mario Ignacio Medinaceli La Serna a los que se les designó defensor de oficio que fue notificado al concluir el proceso, por lo que estaban en indefensión.

4. Denunciaron que el Auto de Vista carece de motivación y fundamentación  mencionando que respecto la demanda reconvencional de fs. 570 a 571 no se manifestaron, que es un hecho vital del proceso por lo que debió anularse la Sentencia y resolver la reconvencional, lo que generaría violación al derecho a la defensa y debido proceso.

Concluyeron solicitando que se anule el Auto de Vista y la Sentencia hasta que se pronuncien respecto a la demanda reconvencional de fs. 570 a 571.

De la contestación al recurso de casación.

René Mercado Mendoza expuso que el presente proceso es extraordinario porque se inició como proceso sumario con el Código de Procedimiento Civil, y que el mismo no reconoce casación  por lo que la solicitud no está adecuada a procedimiento.

Señaló que en caso de concederse el recurso de casación, su redacción no cumplió con el art. 272 y 274 de la Ley Nº 439, pues se busca la nulidad de actos que no fueron reclamados oportunamente y no cumple el principio de especificidad (legalidad), y que los actos procesales fueron erróneamente planteados por lo que no merece ninguna nulidad.


CONSIDERANDO III:

DOCTRINA APLICABLE AL CASO

III.1. Del principio de preclusión.

Por Auto Supremo Nº 329/2016 de 13 de abril, se razonó respecto el principio de preclusión lo siguiente:

Principio de preclusión.- Concordante con el principio de convalidación tenemos al principio de preclusión también denominado principio de Eventualidad que está basado en la pérdida o extinción de una facultad o potestad procesal, encontrando su fundamento en el orden consecutivo del proceso, es decir, en la especial disposición en que deben desarrollarse los actos procesales. A este efecto recurrimos al Dr. Pedro J. Barsallo que refiere sobre el principio de preclusión que: “En síntesis la vigencia de este principio en el proceso, hace que el mismo reparte el ejercicio de la actividad de las partes y del Tribunal, dentro de las fases y periodos, de manera que determinados actos procesales deben corresponder necesariamente a determinados momentos, fuera de los cuales no pueden ser efectuados y de ejecutarse carecen totalmente de eficacia”. De ello se establece que el proceso consta de una serie de fases o etapas en las cuales han de realizarse determinados actos, por lo que una vez concluida la fase procesal, las partes no pueden realizar dichos actos y de realizarlos carecerán de eficacia, surgiendo así una consecuencia negativa traducida en la pérdida o extinción del poder procesal involucrado, pues se entenderá que el principio de preclusión opera para todas las partes”.

En ese contexto, al ser el proceso una serie de actos ejecutados sistemáticamente por los contendientes con el fin de llegar a una sentencia, no debe considerarse como un transcurso de actos y plazos que en cualquier momento del proceso puede alegarse hechos nuevos, oponer prueba o, en su caso, establecer pretensiones, pues nuestro sistema procesal civil, actual y el anterior, está concebido por etapas o estadios de modo que cada acto debe desarrollarse en un orden determinado, por lo que los juzgadores no podrían retrotraer  etapas vencidas del proceso porque se desnaturalizaría el mismo. Al respecto Hugo Alsina, en su “Tratado Teórico y Práctico de Derecho Procesal Civil y Comercial”, tomo I, pag. 454, indica: “Ahora bien, el paso de un estadio al siguiente supone la clausura del anterior, de tal manera que los actos procesales cumplidos quedan firmes y no pueden volverse sobre ellos. Esto es lo que constituye la preclusión: el efecto que tiene un estadio procesal de clausurar el anterior”.  Esa concepción queda claramente percibida en la Ley Nº 025, en su art. 16,  cuando establece que: “(CONTINUIDAD DEL PROCESO Y PRECLUSIÓN). I. Las y los magistrados, vocales y jueces, deberán proseguir con el desarrollo del proceso, sin retrotraer a las etapas concluidas, excepto cuando existiera irregularidad procesal reclamada oportunamente y que viole su derecho a la defensa conforme a ley.

II. La preclusión opera a la conclusión de etapas y vencimiento de plazos

CONSIDERANDO IV:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

Habiéndose planteado el recurso de casación con agravios de forma corresponde el siguiente análisis:

1. Los recurrentes acusaron, exponiendo los datos y antecedentes del proceso, que la reconvención al ser respondida, dio curso a su tramitación y consideración, por lo que debió ser considerada y resuelta en Sentencia, que no existió providencia expresa que haya dado por no presentada, lo que fue denunciado en apelación pero fue omitido en Auto de Vista. A este reclamo, para su análisis, debemos remitirnos a los datos del proceso para verificar la denuncia:

Presentada la demanda, se citó con la misma a María del Carmen Medinaceli el 25 de mayo de 2015, conforme diligencia de fs. 564, a María Eliana Medinaceli Muñoz el 25 de mayo de 2015, conforme diligencia de fs. 566, y a Carlos Medinaceli Muñoz el 03 de junio de 2015, conforme diligencia de fs. 576; referencia necesaria de los tres codemandados por su apersonamiento en proceso.

Por memorial de fs. 570 a 571 vta., María Eliana Medinaceli de Paz contesta la demanda y en el Otrosí 1º de su memorial interpone demanda reconvencional de prescripción adquisitiva quinquenal, por cuya providencia de 02 de junio de 2015 (fs. 572) se reservó su consideración, previo cumplimiento al proveído de fs. 561 referido a la citación a otros codemandados.

Por memorial de fs. 573 a 574 vta. María del Carmen Medinaceli Vda. de Zerain contesta a la demanda y opone demanda reconvencional de prescripción, cuya providencia, de fs. 575, se reserva su consideración de forma posterior. De otro lado, Carlos Eduardo Medinaceli Muñoz contesta la demanda e interpone reconvención de prescripción, que se providencia, conforme a fs. 593, para el conocimiento de la parte demandante.

En forma posterior, mediante Auto de 13 de octubre de 2015, cursante a fs. 624 vta., se providenció los otrosíes del memorial de fs. 570 a 571 vta., que corresponde María Eliana Medinaceli de Paz, que en lo que respecta a la demanda reconvencional de prescripción adquisitiva quinquenal (Otrosí 1º) se manifestó que con carácter previo cumpla a cabalidad con el art. 327 num. 4, 5, 6, 7, 9, del Código de Procedimiento Civil, se adjunte toda la prueba de la que intenta valerse en 48 horas bajo alternativa de tenerse por no presentada  la demanda.

En el mismo sentido respecto a las demandas reconvencionales de María del Carmen Medinaceli Vda. de Zerain y de Carlos Eduardo Medinaceli Muñoz, fueron proveídas por la juez que previamente cumplan con requisitos formales del art. 327 del Código de Procedimiento Civil y se adjunte prueba necesaria, en el plazo de 48 horas, bajo alternativa de tenerse por no presentadas.

María Eliana Medinaceli de Paz presentó memorial de fs. 629 vta., que cumple con las observaciones del Auto de fs. 624 vta., a lo que por providencia de 11 de noviembre de 2015, de fs. 630, se le manifestó que con carácter previo acredite documentalmente el valor catastral del inmueble objeto de la reconvencional con lo que se establecería competencia del juzgado en relación a la cuantía.

Posteriormente, por memorial de fs. 640 y vta., María del Carmen Medinaceli Vda. de Zerain y Carlos Eduardo Medinaceli Muñoz, subsanan las observaciones del Auto de fs. 624 y vta., que merece providencia de 11 de noviembre de 2015, de fs. 641, que admite la demanda reconvencional de prescripción de derechos patrimoniales y dispone traslado a René Mercado Mendoza.

También, a fs. 646 y vta., René Mercado Mendoza presenta memorial que responde a las excepciones  planteadas, cuya providencia de 25 de noviembre de 2015 de fs. 647 señala: “Con la respuesta que antecede se tendrá presente a momento de dictar resolución, asimismo constatándose que hasta la fecha no fue cumplida la observación referida a la demanda reconvencional se tiene por no presentada de conformidad con el art. 333 del Código de Procedimiento Civil”.

Luego, René Mercado Mendoza, por memorial de fs. 649 a 650, se da por notificado y responde la demanda reconvencional respecto a María del Carmen Medinaceli Vda. de Zerain y Carlos Eduardo Medinaceli Muñoz, que ameritó providencia de 04 de diciembre de 2015 que indica: “Por respondida reconvención de fs. 570 a 571 planteada a fs. María Eliana Medinaceli de Paz y de fs. 573 a 574 por María del Carmen Medinaceli Vda. de Zerain en la forma expuesta y en conocimiento de parte contraria”.

En función a los antecedentes descritos debemos establecer si ciertamente, conforme se denunció en el recurso de casación, la demanda reconvencional de prescripción adquisitiva quinquenal interpuesta por María Eliana Medinaceli de Paz, mediante memorial de fs. 570 a 571 vta., fue indebidamente soslayada en su resolución y omitido el reclamo en el Auto de Vista

De los antecedentes se aprecia que María Eliana Medinaceli de Paz presentó demanda reconvencional de prescripción adquisitiva quinquenal en el Otrosí 1º del memorial cursante a fs. 570 a 571 vta., que en su consideración fue diferida conforme providencia de 02 de junio de 2015 (fs. 572). Recién por Auto de 13 de octubre de 2015, que cursa a fs. 624 y vta., se providenció al otrosí 1º del memorial de fs. 570 a 571 vta., que contenía la demanda reconvencional, en la que se manifestó que con carácter previo cumpla a cabalidad con el art. 327 num. 4, 5, 6, 7, 9, del Código de Procedimiento Civil, se adjunte toda la prueba que intenta valerse en 48 horas bajo alternativa de tenerse por no presentada  la demanda; por lo que en esta providencia no se admitió aquella demanda reconvencional sino que, María Eliana Medinaceli de Paz, debía cumplir el requerimiento formal mencionado.

Mediante memorial de fs. 629 y vta., María Eliana Medinaceli de Paz, pretendió cumplir con aquel requerimiento formal que ordenó el auto de fs. 624 y vta., sin embargo por providencia de 11 de noviembre de 2015, de fs. 630, se le manifestó que con carácter previo acredite documentalmente el valor catastral del inmueble objeto de la reconvención, con lo que se establecería competencia del juzgado en relación a la cuantía; por lo que no existió admisión de la demanda reconvencional por la observación relativa al valor catastral del inmueble.

Posterior a la observación del valor catastral, no se evidencia que hubiera existido memorial, por parte de María Eliana Medinaceli de Paz que subsane aquella observación y permita la admisión de la demanda reconvencional, pues solo se advierte que, ante la subsanación de forma, se admitió la demanda reconvencional de prescripción de derechos patrimoniales que correspondía a María del Carmen Medinaceli Vda. de Zerain y Carlos Eduardo Medinaceli Muñoz por providencia de 11 de noviembre de 2015 de fs. 641.  

Ahora bien, habiéndose admitido las demandas reconvencionales de María del Carmen Medinaceli Vda. de Zerain y Carlos Eduardo Medinaceli Muñoz, la única demanda reconvencional pendiente era la de María Eliana Medinaceli, por ello se comprende que la providencia de 25 de noviembre de 2015 de fs. 647 estaba dirigida a conducir la situación jurídica de ese postulado reconvencional, por ello, se refirió en primer término al memorial de René Mercado Mendoza y posteriormente manifestó que: “…asimismo constatándose que hasta la fecha no fue cumplida la observación referida a la demanda reconvencional se tiene por no presentada de conformidad con el art. 333 del Código de Procedimiento Civil”. En tal circunstancia aquel pronunciamiento judicial declaró, sin lugar a equivocación, el tenerse por no presentada la demanda reconvencional de María Eliana Medinaceli de Paz, que era la única demanda reconvencional pendiente en su admisión; por lo que ante esa decisión definitiva que no mereció impugnación alguna, no podía reactivarse su procedimiento o, más aún, su  consideración en Sentencia; pues con esa determinación quedó establecida la relación jurídica procesal de las partes  que por efecto del art. 353 del Código de Procedimiento Civil, vigente entonces, no podía ser modificada posteriormente, es decir, al establecer la relación jurídica procesal quedaron fijados los sujetos en la relación procesal (demandante y demandados) y, también, quedaron fijadas las cuestiones sometidas al pronunciamiento del juez, donde no se encontraba la pretensión reconvencional de prescripción adquisitiva quinquenal.

Si bien pudo existir equivocaciones por parte del juez al mencionar por respondida la reconvención de fs. 570 a 571 vta., de María Eliana Medinaceli de Paz, conforme providencia de 04 de diciembre de 2018, cuando el actor no respondió  esa reconvención  sino la de los otros codemandados, o hacer alusión a la posesión del inmueble, empero, tales actos en absoluto varían la determinación de tenerse por no presentada aquella reconvención  y la relación jurídica procesal que es inmodificable. 

El razonamiento vertido nace de la apreciación del principio de preclusión que, conforme el apartado III.2 de la doctrina legal aplicable, establece que el proceso consta de una serie de fases o etapas en las cuales han de realizarse determinados actos, por lo que una vez concluida la fase procesal, las partes no pueden realizar dichos actos y de realizarlos carecerán de eficacia, surgiendo así una consecuencia negativa traducida en la pérdida o extinción del poder procesal involucrado, pues se entenderá que el principio de preclusión opera para todas las partes, además por aplicación del art. 16 de la Ley Nº 025 que establece, que los operados de justicia deberán proseguir con el desarrollo del proceso, sin retrotraer a las etapas concluidas, excepto cuando existiera irregularidad procesal reclamada oportunamente y que viole su derecho a la defensa conforme a ley. En ese margen, establecida la relación procesal de las partes, quedó  concluida y cerrada esa etapa de postulación y se ingresó a una etapa probatoria, que de ningún  modo podría haber recuperado un acto procesal tenido por no presentado.

Se debe precisar que los recurrentes expresaron en el recurso de apelación esa aparente falta de pronunciamiento de la demanda reconvencional, la cual fue respondida en el Auto de Vista cuando, al manifestarse del rechazo de la reconvención, fundamentó respecto a la preclusión y la imposibilidad de retrotraer etapas  e indicó que las partes tienen la oportunidad  procesal de plantear los recursos impugnatorios reconocidos por nuestra normativa jurídica para restablecer las supuestas vulneraciones,  lo cual no se advirtió en la causa; señalando además que no existió indefensión porque la reconvención fue declarada por no presentada (fs. 647).  Por ello no es evidente que no se hubiera pronunciado el Auto de Vista respecto a la reconvencional de fs. 570 a 571 vta., pues señaló su criterio al respecto y que, además, fue explicado en forma pormenorizada en la presente resolución. La explicación brindada también allana el cuarto agravio  planteado en el recurso de casación.

2. Respecto a que el Auto de Vista no fundamentó en el punto 2.2 con relación a los medios de prueba y solo señaló el art. 1286 del Código Civil y que de ninguna manera justifica la falta de valoración de la prueba en sentencia. En este agravio debemos indicar que los recurrentes en su recurso de apelación de fs. 785 a 791 en el acápite “expresión de agravios” en el punto 2, al referirse a la prueba, toda su carga argumentativa fue relativa a la posesión adquisitiva quinquenal de María Eliana Medinaceli de Paz, pues manifestaron cuestionamiento por su omisión en su consideración en sentencia y además describió los medios de prueba aportados que probarían esa pretensión; por lo que ese agravio era insustancial en consideración a que no existía formalmente la pretensión de prescripción adquisitiva quinquenal porque, conforme se manifestó supra, fue declarada por no presentada en proceso, por ello el discutir sobre la prueba sobre una pretensión que se tuvo por no presentada, aquello resulta irrelevante. No obstante lo manifestado, el Auto de Vista, en suma, otorgó una respuesta sobre la prueba descrita indicándole que por el principio de unidad de prueba se advirtió una correcta valoración de la prueba  y que las libretas presentadas no ofrecen certeza sobre el objeto de la presente causa, respuesta que satisface el principio de congruencia por haberse otorgado una respuesta al agravio expresado.

3. Respecto a la acusación de que en apelación no mencionaron la vulneración de su derecho a la defensa, sino de los herederos de Mario Ignacio Medinaceli La Serna a los que se les designó defensor de oficio que fue notificado al concluir el proceso, por lo que estaban en indefensión. Se debe manifestar que, conforme a los datos, la impugnación de cualquier orden debe ser activada por la persona agraviada, por lo que los recurrentes no están legitimados para reclamar por la supuesta indefensión que hubieren sufrido los presuntos herederos de Mario Ignacio Medinaceli La Serna. De otro lado, se debe precisar que si bien se notificó al último defensor de oficio previo a la culminación del proceso, empero, en su apersonamiento de fs. 766 y vta., no manifestó indefensión alguna de sus defendidos, tarea de defensa que corresponde a este último por determinación del art. 78.III y IV del Código Procesal Civil, debiendo desestimarse la denuncia al respecto.

Conforme lo explicado anteriormente, no se encuentra agravios de forma que puedan generar la nulidad de la Sentencia o el Auto  de Vista útilmente emitidos.

Por lo manifestado corresponde emitir resolución en la forma prevista por el art. 220.II del Código Procesal Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, ejerciendo la facultad conferida por los arts. 41 y 42.I num. 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial en aplicación del art. 220.II del Código Procesal Civil, declara INFUNDADO el  recurso de casación en la forma de fs. 824 a 828 vta., interpuesto por María del Carmen Medinaceli Vda. de Zerain, María Eliana Medinaceli de Paz y Carlos Eduardo Medinaceli Muñoz contra el Auto de Vista Nº 25/2018 de 26 de enero, pronunciado por la Sala Civil Quinta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz. Con costos y costas a los recurrentes.

Se regula el honorario del abogado de la parte demandante en la suma de Bs. 1000. 

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Marco Ernesto Jaimes Molina.