TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                            S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 25/2019

Fecha: 28 de enero de 2019                                                

Expediente: LP-68-18-S                                                                                       

Partes: Heber Javier y Rogers Ramiro ambos Solíz Saavedra c/ Boris Rolando Solíz Saavedra y José Luis Mendoza Saavedra.           

Partes:

Proceso: Nulidad de escritura pública y otros.        

Distrito: La Paz.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 623 a 629, interpuesto por Rogers Ramiro Solíz Saavedra por sí y en representación de Heber Javier Solíz Saavedra, contra el Auto de Vista Nº S-38/2018 de fecha 02 de febrero de fs. 614 a 615, pronunciado por la Sala Civil Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso sobre nulidad de escritura pública y otros, seguido por Heber Javier y Rogers Ramiro ambos Solíz Saavedra en contra de Boris Rolando Soliz Saavedra y José Luis Mendoza Saavedra; las respuestas que cursan en fs. 637 a 642 vta., 657 vta., el Auto de Concesión de fecha 07 de mayo de 2018 de fs. 658; el Auto Supremo de Admisión de fs. 680 a 681 vta.; los demás antecedentes procesales, y;

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO

Que, el Juez Público Civil y Comercial Nº 14 del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, pronunció la Sentencia Nº 35/2017 de fecha 12 de abril, cursante de fs. 540 a 545 vta., declarando PROBADA la demanda principal de fs. 39 a 43, subsanada en fs. 46, e IMPROBADA la demanda reconvencional interpuesta por el co-demandado José Luis Mendoza Saavedra.

Resolución de primera instancia que fue apelada por José Luis Mendoza Saavedra, mediante el escrito que cursa en fs. 548 a 561 vta., a cuyo efecto la Sala Civil Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, mediante el Auto de Vista N° S-38/2018 de fecha 02 de febrero, cursante de fs. 614 a 615 ANULÓ obrados hasta fs. 527 vta., disponiendo que el Juez A-quo regularice procedimiento conforme las consideraciones de dicha resolución, arguyendo que la determinación de la Sentencia Nº 35/2017, resulta ser contradictoria, toda vez que en la pretensión postulada por el demandante expresamente solicita la nulidad de la Escritura Pública Nº 396/2014 de 06 de junio, sin embargo la autoridad de instancia declara la nulidad del acuerdo transaccional contenido en la Escritura Pública Nº 396/2014, aspecto que no es claro y preciso, lo cual conlleva contradicción, y deja al justiciable en total incertidumbre al no encontrar solución razonable a sus intereses.

Resolución que fue impugnada mediante el recurso de casación que cursa de fs. 623 a 629, interpuesto por la Rogers Ramiro Solíz Saavedra y Heber Javier Solíz Saavedra, el cual se analiza.

CONSIDERANDO II:

DEL CONTENIDO DE LOS RECURSOS DE CASACIÓN

1. Aducen que la resolución impugnada es una copia del memorial del recurso de apelación de la parte demandada, y en ese marco indica que es faláz la aseveración concerniente a la carencia de criterio jurídico, fundamentación y motivación del fallo de primera instancia formulado por el Tribunal Ad-quem.

2. Reclama que el Auto de Vista es atentatorio a sus derechos, porque no menciona donde se encuentra la contradicción y/o incongruencia aducida, de tal manera que en su argumentación solo se pretende tergiversar las normas legales vinculadas a la teoría de las nulidades procesales.

3. Sostiene que el Tribunal de Alzada, de forma dilatoria e incluso parcializada, anula obrados, en base a la redacción o sintaxis de la parte resolutiva de la Sentencia, que en el fondo no provoca ninguna confusión y solo refleja la nulidad de la Escritura Pública Nº 396/2014.

4. Denuncia que el Auto de Vista, al momento de anular el fallo de instancia, no precisa cual es la norma jurídica aplicable ante dicha situación, y solamente hace alusión a jurisprudencia, sin señalar descriptivamente cual debió ser la fundamentación correcta de la Sentencia, pues no señala con claridad cual norma legal y especifica es la vulnerada con la decisión del A-quo.

5. Acusa también la errónea aplicación y falta de verificación de los principios procesales para la aplicación de la nulidad procesal, arguyendo que el Auto de Vista no hace referencia a los principios rectores que deben cumplirse para determinar una nulidad, tales como la especificidad, legalidad, trascendencia y conservación, pues ninguna autoridad puede anular o reponer obrados sino se ha producido los defectos trascedentes para tal fin.

6. Finalmente reclama la errónea interpretación del principio de congruencia, señalando que para aplicar este principio en los fallos judiciales, debe existir tres tipos de infracciones, es decir, que la Sentencia sea ultra petita, citra petita o extra petita, empero, en el caso de autos, al no haberse advertido tales extremos se ha desconocido los principios y normas que consagran la Constitución Política del Estado, en sus arts. 24 y 109, así como los principios de celeridad, eficacia y otros reconocidos en el art. 180 de la misma norma suprema

En mérito a lo expuesto solicita se case el Auto de Vista impugnado y fallando en el fondo se confirme la Sentencia de primer grado.

Respuesta al recurso de casación.

Indica que el recurso de casación de la parte contraria no cumple con los requisitos establecidos por el art. 258. 2) del Código de Procedimiento Civil, y 274. 3) del actual Código Procesal Civil, en razón de que constituir una simple expresión de apreciaciones personales de orden estrictamente subjetivos, por lo que corresponde declarar su improcedencia y en caso de ingresar a considerarla, se la debe declarar infundada, y ello porque la jurisprudencia citada no es vinculante, ya que los recurrentes no aclaran de qué modo resultaría aplicable al caso de autos; asimismo los recurrentes no explican en qué forma se hubiera incurrido en error de derecho, ya que no se han tomado la molestia de especificar  y/o citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, mucho menos se toman la molestia de detallar en qué consiste la violación, falsedad o error; presupuestos que de forma automática hacen a su improcedencia.

En base a lo expresado y realizando algunas consideraciones concernientes al fondo de la litis, solicita que se declare la improcedencia del recurso de casación del contrario, o en su caso se la declare infundado, manteniéndose válido y subsistente el Auto de Vista recurrido.

CONSIDERANDO III:

DOCTRINA APLICABLE AL CASO

III.1. De la nulidad en segunda instancia por incongruencia en la Sentencia.

La  congruencia en su sentido restringido, es la correlación existente entre lo demandado y lo resuelto, conforme orientaba el art. 190 del Código de Procedimiento Civil, y actualmente el art. 213.I del Código Procesal Civil,  y en caso de no respetarse este parámetro la resolución a ser emitida peca de ser ultra, extra, infra o citra petita, y en su sentido amplio la congruencia también debe entenderse en la correlación interna que debe existir en la misma resolución y con el proceso en sí.

En tal sentido, ante la existencia de una resolución de primera instancia incongruente, si bien en un primer momento este aspecto puede dar lugar a una nulidad procesal, empero, debe tenerse presente que bajo el nuevo modelo constitucional este instituto procesal resulta aplicable en determinados casos bajo un criterio de juridicidad, siempre y cuando ese acto no pueda ser suplido en la instancia superior, en aplicación del principios de protección de actuados con la finalidad de que el proceso alcance el fin esperado de solución al conflicto jurídico por su calidad de teleológico, bajo esta premisa el Tribunal de apelación en aplicación de sus prerrogativas deberá resolver en el fondo este aspecto,  no resultando viable disponer una nulidad de obrados por este motivo.

Lo expuesto tiene su sustento en la búsqueda del fin principal de la administración de justicia que es la solución del conflicto jurídico y como apoyo normativo la Ley Nº 439 en el art. 218.III que de forma textual determina: “ Si se hubiera otorgado en la sentencia más o menos de lo pedido y hubiere sido reclamado en grado de apelación, el tribunal de alzada deberá fallar en el fondo.”, criterio que ya ha sido exteriorizado en el Auto Supremo Nº 304/2016 de fecha 06 de abril 2016 donde se ha delineado en sentido que: los Tribunales de segunda instancia deberán tener presente que a partir de un nuevo entendimiento procedimental establecido por la Ley 439 la falta de congruencia, no son causales para disponer nulidad alguna, sino que ante la evidente falta de congruencia, deberán fallar en el fondo de la causa, debido a que la norma en su art. 218 (Ley 439) de forma textual expresa: “III Si se hubiere otorgado en la sentencia más o menos de lo pedido y hubiere sido reclamado en grado de apelación, el Tribunal de alzada deberá fallar en el fondo”, norma que reconoce la amplitud y que el Tribunal de apelación al ser otra instancia posee las mismas facultades del Juez de Primera instancia, esto con la finalidad de resolver el conflicto jurídico.” (El resaltado nos pertenece).

CONSIDERANDO IV:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

Expuesta como está la doctrina aplicable al caso, corresponde realizar las siguientes consideraciones:

Del análisis del recurso de casación, se puede colegir que los recurrentes en lo principal cuestionan la ausencia de fundamentación y motivación del fallo impugnado, arguyendo que la anulación de la Sentencia de primer grado ha sido realizada sin que se haya establecido la manera en la que se ha infringido los principios que rigen la nulidad procesal (legalidad, especificidad, trascendencia y convalidación), y en ese entendido no se ha considerado que ninguna autoridad puede anular o reponer obrados sin que se haya producido los defectos trascedentes para tal fin; de ahí que al no haber concurrido esta situación no estaría justificada la nulidad dispuesta, lo que además conllevaría la errónea interpretación del principio de congruencia y el desconocimiento de los principios y normas constitucionales consagrados en la CPE.

Al respecto, revisado que fue el Auto de Vista Nº S-38/2018 que cursa de fs. 614 a 615, se tiene que el Tribunal de Alzada, asumió una decisión anulatoria de obrados, señalando que el decisum de la Sentencia Nº 35/2017, es incongruente,  toda vez que en la pretensión postulada por los demandantes expresamente se habría solicitado la nulidad de la Escritura Publica Nº 396/2014 de 06 de junio, sin embargo la autoridad a-quo, habría declarado la nulidad del acuerdo transaccional contenido en dicha escritura pública, aspecto que no sería claro ni preciso, pues ello importaría contradicción en el fallo de grado, y depone al justiciable en total incertidumbre al no encontrar solución razonable a sus intereses.

Sobre este particular, conviene acudir a los criterios doctrinales esbozados en el fundamento del punto III.1 de la doctrina aplicable, donde se ha establecido que la falta de congruencia en la Sentencia, no es considerada una causal de nulidad, ya que por expresa determinación del art. 218.III de la Ley Nº 439 es obligación del Tribunal de apelación fallar en el fondo de esa incongruencia, puesto que las normas citadas, conforme a una interpretación sistemática desde y conforme a la Constitución Política del Estado, tienen por esencia que el proceso por su carácter teleológico alcance el fin esperado que es la solución del conflicto jurídico, máxime cuando el Tribunal de apelación al ser otra instancia y poseer las mismas facultades y prerrogativas que el Juez de la causa, puede resolver en el fondo, sin necesidad de acudir a la nulidad procesal que es una medida de ultima ratio.

De ahí que en el sub judice, se puede concluir, que la decisión de anular la Sentencia por incongruencia, asumida en segunda instancia no responde a los principios procesales de legalidad, dirección, concentración, congruencia, celeridad, igualdad procesal y probidad, que orientan la actual forma de administrar justicia, en cuyo entendido, el Ad quem fuera de actuar bajo un criterio de juridicidad, ha obrado en desconocimiento del marco normativo contenido en los art. 105 a 109, 218 y 265 del Código Procesal Civil, cuando al tratarse de otra instancia en aplicación de las citadas normativas debió resolver en defecto del Juez A-quo y fallar en el fondo de lo debatido y no actuar de forma ritualista, porque al asumir esa decisión anulatoria se ha desconocido normas procesales en desmedro de los justiciables, quienes están en búsqueda de una solución al conflicto jurídico suscitado, correspondiendo en consecuencia anular el Auto de Vista para que resuelva los agravios invocados en los recursos de apelación conforme al art. 265.I de la Ley Nº 439. 

Por lo expuesto, corresponde emitir resolución conforme faculta el art. 106 y art. 220.III del Código Procesal Civil, es decir anulando el Auto de Vista recurrido.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 106 y 220.III del Código de Procesal Civil, ANULA el Auto de Vista Nº S-38/2018 de fecha 02 de febrero, cursante de fs. 614 a 615, pronunciado por la Sala Civil Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, y en consecuencia se dispone que sin espera de turno y previo sorteo, el referido Tribunal de Alzada emita nuevo Auto de Vista dentro del marco de lo establecido por el art. 265.I de la Ley Nº 439 y de acuerdo a lo delineado en la presente resolución.

Siendo excusable el error en que han incurrido los Vocales del Tribunal de segunda instancia signatarios del Auto de Vista impugnado, no se les impone multa.

De conformidad a lo previsto en el art. 17.IV de la Ley Nº 025, comuníquese la presente resolución al Consejo de la Magistratura.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Juan Carlos Berrios Albizú.