TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                                                                          S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 09/2019

Fecha: 14 de enero de 2019

Partes: Jorge Atilo Chajtur Irady por sí y en representación de FUTURE PROPERTY BUSINESS S.A. c/ Los Vocales de la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz.

Expediente: SC-1-19-Com.

Distrito: Santa Cruz

VISTOS: El recurso de compulsa de fs. 29 vta., (del testimonio) interpuesto por Jorge Atilo Chajtur Irady por sí y en representación FUTURE PROPERTY BUSINESS S.A. contra el Auto N° 84/2018 de 13 de noviembre cursante a fs. 22 vta., testimonio, pronunciado por Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso ordinario seguido por el compulsante contra Teresa Fátima Chajtur de Rivas, los antecedentes del testimonio y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL TESTIMONIO DE COMPULSA

La Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, por Auto de Vista de 20 de septiembre de 2018, de conformidad a lo dispuesto en el art. 218.II num 2) del Código Procesal Civil, determinó CONFIRMAR los Autos de 29 de mayo y 23 de marzo de 2018.

Decisión Judicial que fue recurrida en casación, cuya concesión fue negada por auto de 13 de noviembre de 2018, conforme establece el art. 274.II num. 2), del Código Procesal Civil, con el fundamento que el Auto de Vista confirmó la Resolución de 23 de marzo de 2018, y el Auto complementario, de 27 de abril de 2018, los cuales determinaron el saneamiento procesal de la presente acción anulando obrados hasta el auto de admisión, entendiéndose que dichas resoluciones no causan efecto al no ser decisiones definitivas.

En mérito a la resolución de segunda instancia, Jorge Atilo Chajtur Irady por sí y en representación de FUTURE PROPERTY BUSINESS S.A., interpone el recurso de compulsa que se analiza.

CONSIDERANDO II:

CONTENIDO DEL RECURSO DE COMPULSA

Manifestó que el Ad quem, de manera infundada e indebida rechazó su recurso de casación, el mismo que se resuelve vulnerando derechos, normas y principios y preceptos jurídicos.

Solicitando en definitiva se declare la legalidad de la compulsa ordenando la concesión del recurso de casación.

CONSIDERANDO III:

DOCTRINA APLICABLE AL CASO

III.1. Del recurso de compulsa y sus alcances.

Conforme con la previsión contenida en el art. 279 del Código Procesal Civil, “El recurso de compulsa procede por negativa indebida del recurso de apelación o del de casación, o por concesión errónea del recurso de apelación en efecto que no corresponda, a fin de que el superior declare la legalidad o ilegalidad de la resolución objeto del recurso”.

En ese contexto, los alcances y la competencia del Tribunal que conoce la compulsa, se circunscribe únicamente a verificar si la negativa de la concesión del recurso es legítima o no, para ello deberá tomar en cuenta la regulación que prevé la ley procesal en función de la naturaleza del proceso, las resoluciones pronunciadas dentro del mismo y otros aspectos de carácter estrictamente procesal que hacen al régimen de las impugnaciones; el Tribunal que conoce de un recurso de compulsa no tiene atribuciones para tomar determinaciones sobre aspectos de carácter sustancial o de fondo de las resoluciones contra las cuales se denegó la concesión del recurso, u otras cuestiones que no sean la negativa indebida.

III.2. De las resoluciones que pueden ser objeto de recurso de casación.

Sobre el tema en cuestión, preliminarmente corresponde señalar que, si bien el principio de impugnación se configura como principio regulador para los recursos consagrados por las leyes procesales con la finalidad de corregir, modificar, revocar o anular los actos y resoluciones judiciales que ocasionen agravios a alguna de las partes y, por principio constitucional, todo acto jurisdiccional es impugnable, no es menos evidente que ese principio no es absoluto para todos los procesos e instancias, debido a que se encuentra limitado por la misma ley, ya sea, por el tipo de proceso, por la clase o naturaleza de la resolución, y tomando en cuenta la trascendencia de la decisión, sin que ello implique afectar el derecho de las partes, sino de la búsqueda de una mayor celeridad en las causas que se tramitan.

El art. 250.I del Código Procesal Civil, señala: “I.- Las resoluciones judiciales son impugnables salvo, disposición expresa en contrario” norma que otorga un criterio generalizado, orientando en sentido de que las resoluciones judiciales son impugnables salvo que la norma lo prohíba en contrario. En consonancia con lo referido, tratándose del recurso de casación el art. 270.I del Código Procesal Civil es claro al establecer que: “El recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista dictados en procesos ordinarios y en los casos expresamente señalados por ley”; es decir: 1.- Contra Autos de Vista dictados en procesos ordinarios y 2.- En los casos expresamente establecidos por ley.

Se debe entender que cuando el legislador ha establecido la procedencia del recurso de casación contra Autos de Vista dictados en procesos ordinarios, su intención fue que este Máximo Tribunal de Justicia uniforme jurisprudencia de acuerdo a las atribuciones establecidas en el art. 42 núm. 3) de la Ley del Órgano Judicial; es decir, específicamente para aquellos casos de trascendencia a nivel Nacional, entonces bajo esa directriz, el recurso de casación únicamente procederá contra Autos de Vista que resolvieren un Auto definitivo, Autos de Vista que resolvieren sentencias y en los casos expresamente establecidos por ley, siendo viable únicamente dentro de un proceso ordinario y no así para otros casos.

A efectos de tener un entendimiento certero se debe aclarar que se entiende por Auto de definitivo, sobre la definición de este tipo de resolución la SC 0092/2010-R ha orientado: “La distinción entre autos interlocutorios simples o propiamente dichos y autos interlocutorios definitivos (Canedo, Couture), radica principalmente en que “los últimos difieren de los primeros en que, teniendo la forma interlocutoria, cortan todo procedimiento ulterior del juicio, haciendo imposible, de hecho y de derecho, la prosecución del proceso. Causan estado, como se dice en el estilo forense, tal cual las sentencias” y conforme orienta el art. 211 de la Ley Nº 439 -son aquellos que ponen fin al proceso-, de lo que se puede inferir que el Auto definitivo es aquella resolución que corta todo procedimiento ulterior, impidiendo la prosecución de la causa y haciendo que el juzgador pierda competencia, concluyéndose que para una resolución como ser Auto interlocutorio sea catalogado como definitivo, debe contener uno de esos presupuestos, entonces se deberá analizar la naturaleza de la resolución.

Valga aclarar que lo expuesto no resulta una regla absoluta, en el entendido que el legislador ha establecido prohibiciones expresamente establecidas por ley, para la inviabilidad o improcedencia de los recursos de casación.

CONSIDERANDO IV:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN

Los medios de impugnación previstos en el Código Procesal Civil, responden a un sistema recursivo cuya regulación es de orden público, no pudiendo las partes litigantes ni los juzgadores alterar lo normado por ley.

El parágrafo II del art. 180 de la Constitución Política del Estado, garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, sin embargo, el ejercicio de ese derecho no debe concebirse como una potestad absoluta o ilimitada que faculte al litigante la posibilidad de impugnar cuanta resolución considere ser gravosa a sus intereses, o hacerlo a través de cualquier medio de impugnación o en tiempo y forma, por el contrario ese derecho reconocido a nivel constitucional debe ser ejercido conforme a los requisitos condiciones y previsiones previamente normadas por la ley procesal.

En ese sentido, el art. 250.I del Código Procesal Civil, regula como regla general lo siguiente: “I. Las resoluciones judiciales son impugnables, salvo disposición expresa en contrario”.

Por su parte el art. 270 del mismo compilado adjetivo civil, en cuanto al recurso de casación propiamente dicho, preceptúa lo siguiente: “I. El recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista dictados en procesos ordinarios y en los casos expresamente señalados por ley.

En el caso de Autos, se tiene que el Auto de 13 de noviembre de 2018 el cual niega la concesión del recurso de casación planteado contra el Auto de Vista de 20 de septiembre de 2018, que resolvió confirmar el Auto de 29 de mayo de 2018 y Auto de 23 de marzo de 2018 y su Auto complementario, los mismos devienen de un rechazo a un incidente de nulidad por lo que se trataría de un Auto interlocutorio; y remitiéndonos a lo citado en la doctrina aplicable tópico II que considera que el recurso de casación resulta inviable contra este tipo de resoluciones, conforme orienta el 270 del Código Procesal Civil (Ley Nº 439).

En consecuencia, se concluye que el Tribunal de Alzada al haber denegado la comisión del recurso de casación actuó correctamente, por lo que, corresponde declarar ilegal el recurso de compulsa.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, en ejercicio de la atribución conferida por el art. 42.I num. 4) de la  Ley del Órgano Judicial, declara ILEGAL, el recurso de compulsa interpuesto por Jorge Atilo Chajtur Irady por sí y en representación de FUTURE PROPERTY BUSINESS S.A., contra el Auto de 13 de noviembre de 2018 cursante a fs. 22 del testimonio, pronunciado por Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz.

De conformidad al art. 5.3 del Reglamento de Multas Procesales, se impone multa a la entidad compulsante que se gradúa en el equivalente a tres días de haber del Juez ante quien se tramita la causa, cuyo monto mandará hacer efectivo el Juez A-quo, en favor del Tesoro Judicial.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.