TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                 S A L A  C I V I L


Auto Supremo: 38/2017

Sucre: 24 de enero 2017

Expediente: SC-25-16-A

Partes: Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz de la Sierra representado por Percy Fernández Añez c/ Kiko Nikytta Bernal Vallejos y José Mauricio Bernal Villegas.  

Proceso: Oferta de pago y consignación, firma de minuta o Escritura Pública de transferencia forzosa.

Distrito: Santa Cruz.

VISTOS: El recurso de casación en la fondo de fs. 339 a 343 y vta., interpuesto por Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz de la Sierra representado por Percy Fernández Añez contra el Auto de Vista Nº 227/2015 de 18 de septiembre, cursante de fs. 307 a 308 vta., pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso ordinario de Oferta de pago y consignación, firma de minuta o escritura pública de transferencia forzosa seguido por la Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz de la Sierra representado por Percy Fernández Añez contra Kiko Nikytta Bernal Vallejos y José Mauricio Bernal Villegas, la respuesta al recurso de fs. 347 a 349 vta., la concesión de fs. 352, el Auto Supremo de admisión de fs. 362 a 363, los antecedentes del proceso, y:

I. ANTECEDENTES DEL PROCESO:

I.1.- El Juez Primero de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz, pronunció el Auto Interlocutorio Nº 19/2015 de 16 de enero, cursante de fs. 228 a 232 vta., declarando Probada la excepción de incompetencia, e Improbadas las demás excepciones, en consecuencia anula obrados hasta fs. 119 inclusive, ordenando el archivo de obrados.

I.2.- Resolución de instancia que es apelada por la parte actora Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz de la Sierra representado por María Desirée Bravo Monasterios, mediante escrito de fs. 238 a 241, que mereció el Auto de Vista Nº 227/2015 de 18 de septiembre, cursante de fs. 307 a 308 y vta., que en lo relevante argumenta que el recurso de apelación se encuentra carente de expresión de agravios y de fundamentación que exigen los arts. 219 y 227 del Código de Procedimiento Civil, de consiguiente hace constar que no se encuentra abierta la competencia del Tribunal de Apelación; por otra parte en el ámbito que confiere el art. 197 del Código de Procedimiento Civil, señala que la tramitación del proceso ha sido efectuada respetando los principios establecidos en los arts. 178 y 180 de la CPE, y los derechos fundamentales establecidos en los arts. 115 y 117 de la CPE; por lo que en ese antecedente confirma el Auto definitivo impugnado.

I.3.- Resolución de alzada que es recurrida de casación en el fondo por la referida parte demandante, que obtiene el presente análisis.

II. DEL CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN Y SU RESPUESTA:

II.1.- De las denuncias expuestas por la parte recurrente, se extrae en calidad de resumen las siguientes:

II.1.1.- Acusa falta de valoración de las pruebas aportadas al momento de resolver el Auto de Vista; refiere que el A quo declaró probada la excepción de incompetencia, sin reflexionar sobre la documentación que se encuentra adjunta como prueba preconstituída corriente de fs. 3 a 10, pruebas que no fueron valoradas en el Auto de Vista al tenor del art. 1286 del Código Civil referente al proceso administrativo, asimismo Kiko Nikytta Bernal Vallejos (ya siendo heredero de la de cujus Aurora Villegas Michel de Bernal) presentó documentación legal en original que se detalla, que demuestran de forma fehaciente que se ha agotado la vía administrativa, además que se ha esperado 30 días de acuerdo a lo previsto por el artículo 3 de la Ordenanza Municipal Nº 58/2010 y tres días de acuerdo al Of. SAJ Nº 154/2013, para que los demandados presenten la documentación que se extraña, documentación que corre de fs. 7 a 11 y 235 a 237.

II.1.2.- Denuncia errónea interpretación y aplicación mecánica de la ley efectuada por el Tribunal de Alzada por encima de los principios, valores, derechos constitucionales y sin preponderar el interés individual sobre el interés colectivo; manifiesta que los señores Vocales al confirma el Auto impugnado no han tomado en cuenta que se causa daño irreparable al “GAMSCZ” puesto que se ha ponderado el interés individual sobre el colectivo, siendo que hasta el cansancio se ha argumentado expresando y demostrando con prueba documental idónea y pertinente que se ha agotado la vía administrativa, pues se ha esperado 30 días de acuerdo a lo previsto por el artículo 3 de la Ordenanza Municipal Nº 58/2010 y tres días de acuerdo al Of. SAJ Nº 154/2013, para que los demandados presenten la documentación que se extraña, por lo que retrotraer a dicha etapa el presente proceso causa agravio al municipio contraviniendo lo previsto en la SC 0045/2007, además contraviniendo lo previsto por el art. 115 de la CPE respecto al debido proceso, en relación al art. 178.I de la misma norma, en relación al art. 8.I de la Convención Americana de los Derechos Humanos.

Por otro lado, refiere que no es cierto lo expuesto por el Tribunal de Alzada cuando refiere que no se expresó los agravios sufridos por la resolución que declara probada la excepción de incompetencia, puesto que se argumentó que se conculcó lo previsto por la Ley 2028 de Municipalidades (Vigente en la fecha que se promulgó la referida Ordenanza Municipal) y los arts. 639 num. 10 y 706 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, la SC 0045/2007 y el art. 17 de la Ley del Órgano Judicial.

Por todo lo expuesto, solicita casar el Auto de Vista impugnado, y declarar improbada la excepción de incompetencia y se ordene la prosecución del proceso.

II.2.- De la respuesta al recurso de casación:

La parte recurrida contesta de manera negativa, solicitando denegar el recurso de casación extemporáneo, por haber sido presentado fuera de plazo, y se declare la ejecutoría del correcto Auto de Vista.

Por lo que en definitiva rechaza enfáticamente el insólito, infundado y malicioso recurso de casación extemporáneo en todas sus partes. 

III. DOCTRINA APLICABLE AL CASO:

En mérito a la resolución a dictarse en el presente caso de autos, corresponde desarrollar la doctrina aplicable.

III.1.- Sobre lo que corresponde impugnar en casación cuando el Ad quem concluye por la falta de expresión de agravios en el recurso de apelación:

En el Auto Supremo N° 25/2016 de 20 de enero se ha razonado: “En el caso de Autos, de la revisión de la Resolución de Alzada, se conoce que el Ad quem, en los puntos I y II de la parte considerativa se remite al principio de congruencia y pertinencia previsto por el art. 236 en relación al art. 227 del mismo adjetivo civil, y en el acápite III de la parte considerativa del Auto de Vista detalla las acusaciones que fueron fundamento del recurso de Alzada, desarrollando su análisis en relación a dichas acusaciones, remitiéndose de ésta manera a los agravios que fueron fundamento del recurso de apelación; sin embargo, habiendo advertido la falta de expresión de agravios en el recurso de apelación interpuesto por el co-demandante, el Tribunal de Alzada en observancia de la línea jurisprudencial asumida por éste Tribunal ha confirmado la Sentencia, cumplimiento de esta manera con el art. 236 del adjetivo civil y de consiguiente con el principio de congruencia y pertinencia extrañado, no obstante, a efectos de que este Tribunal asuma una decisión anulatoria de obrados le correspondía establecer al ahora impugnante que en su recurso de Alzada si hubo consignado la expresión de agravios y la trascendencia de los mismos, como se hubo referido precedentemente, aspectos que no se evidencian en el recurso en examen, lo que hace infundado su reclamo”.

III.2.- Respecto al principio del “per saltum”:

El per saltum (pasar por alto), es una locución latina que significa pasar por alto las formas regulares de impugnación de las resoluciones judiciales, saltando etapas en las cuales correspondía hacer valer el derecho a la impugnación respectiva, toda vez que los reclamos deben ser acusados en forma vertical, este entendimiento ya fue vertido en varios Autos Supremos que orientan sobre la aplicación del per saltum, así tenemos el A.S. Nº 154/2013 de fecha 08 de abril, el cual estableció que: “Por la característica de demanda de puro derecho a la que se asemeja el recurso de casación, las violaciones que se acusan deben haber sido previamente reclamadas ante el Tribunal de Alzada, a objeto de que estos tomen aprehensión de los mismos y puedan ser resueltos conforme la doble instancia, o sea, el agravio debe ser denunciado oportunamente ante los Tribunales inferiores conforme cita el art. 254 núm. 4) del Código Adjetivo Civil, y de ningún modo realizarlo en el recurso extraordinario de casación, porque no es aceptable el "per saltum", que implica el salto de la o las instancias previas a la intervención del Tribunal de Casación, como es el caso. Toda vez que el Tribunal de Casación, apertura su competencia para juzgar la correcta o incorrecta aplicación o inaplicación de la norma contenida en el pronunciamiento de alzada, respecto precisamente, al o los agravios que oportunamente fueron apelados y sometidos a conocimiento del Ad quem”. 

IV. FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En mérito al recurso de casación interpuesto, corresponde absolver el mismo de la siguiente manera:

IV.1.- La parte recurrente acusa falta de valoración de las pruebas aportadas al momento de resolver el Auto de Vista.

En esta denuncia, de manera preliminar corresponde referir que el recurso de casación se asimila a una demanda nueva de puro derecho, razón por lo que en este medio extraordinario de impugnación lo que corresponde al impugnante es cuestionar los fundamentos y determinaciones asumidas por el Ad quem en el Auto de Vista, empero no así, los asumidos por el A quo en la Sentencia, los mismos que ya han sido objeto del recurso de apelación, aspecto que de inicio es inobservado por la parte ahora recurrente.

Por otra parte, en relación a su denuncia de “falta de valoración de las pruebas en el Auto de Vista”, el impugnante no comprende los fundamentos de dicha resolución, porque el Tribunal de Alzada explana que el recurso de apelación carece de expresión de agravios por lo que no apertura su competencia, es decir que el Ad quem no ha ingresado a considerar el recurso de apelación menos el fondo de la cuestión debatida y peor aún no ha valorado prueba alguna. De consiguiente correspondía al impugnante desvirtuar en la forma del recurso estos fundamentos del Tribunal de segunda instancia y demostrar con certeza que sí hubo consignado la expresión de agravios en los fundamentos de su apelación y la trascendencia de los mismos, y en base a ellos solicitar la nulidad del Auto de Vista a objeto de que el Tribunal de Alzada se pronuncie sobre dichas acusaciones.

De consiguiente, al no haber sido absueltos por el Ad quem los puntos de reclamo de la apelación, este Tribunal se encuentra imposibilitado de ingresar a absolver dichas denuncias y en caso de hacerlo incurriría en “per saltum”. Por lo que su acusación resulta siendo infundada.

VI.2.- En relación a su acusación de errónea interpretación y aplicación mecánica de la Ley efectuada por el Tribunal de Alzada por encima de los principios, valores, derechos constitucionales y sin preponderar el interés individual sobre el interés colectivo. Así como en relación a su denuncia de conculcación de lo previsto por la Ley 2028 de Municipalidades (Vigente en la fecha que se promulgó la referida Ordenanza Municipal) y los arts. 639 num. 10 y 706 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, 8.I de la Convención Americana de los Derechos Humanos, la SC 0045/2007 y el art. 17 de la Ley del Órgano Judicial, respecto a la acción instaurada por el “GAMSCZ”.

Remitiéndonos a los dos últimos párrafos del punto anterior, corresponde concretar que estas denuncias no han sido parte ni fundamento del recurso de apelación, menos han sido absueltas por el Ad quem, porque como se ha referido el Tribunal de Alzada solo ha concretado que el recurso de apelación carece de expresión de agravios por lo que no ha apertura su competencia, sin embargo el impugnante recién pretende introducir en casación estos nuevos fundamentos para su consideración, empero la competencia del Tribunal de casación no puede aperturarse en “per saltum” sin la existencia de pronunciamiento expreso por parte del Ad quem sobre las presuntas infracciones referidas. Lo que hace desacertado lo denunciado, en consecuencia las infracciones acusadas se resumen en impertinentes.

Por lo manifestado, corresponde a este Tribunal emitir fallo en la forma prevista por el art.  220.II del Código Procesal Civil.

Finalmente, en relación a la contestación del demandado, corresponde manifestar que habiendo sido absueltos de manera pertinente las denuncias efectuadas por la parte actora, los demandados deben estarse a los mismos, considerando además la respuesta puntual por el que solicitan el rechazo del recurso de casación interpuesto por el adverso.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I, num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación del art. 220.II del Código Procesal Civil, declara INFUNDADO, recurso de casación en la fondo de fs. 339 a 343 y vta., interpuesto por Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz de la Sierra representado por Percy Fernández Añez contra el Auto de Vista Nº 227/2015 de 18 de septiembre, cursante de fs. 307 a 308 vta., pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz. Sin costas ni costos por tratarse de Entidad estatal.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.