TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                           S A L A  C I V I L        


Auto Supremo: 841/2016

Sucre: 19 de julio 2016

Expediente: CH-12-16-S

Partes: Pablo Calancha Ramos c/ Benedicto Calancha, Víctor Calancha Miranda,

            Marcelino Calancha Ramos, Sacarias Miranda Calancha. Eusebio

            Miranda Calancha, Emiliano Miranda Calancha, Rosa Miranda

            Calancha  y el Gobierno Autónomo Municipal de Sucre.         

Proceso: Usucapión Decenal

Distrito: Chuquisaca

VISTOS: El recurso de casación de fs. 235 a 236, interpuesto por Pablo Calancha Ramos, contra el Auto de Vista N° SCCFI-004/2016 de fecha 11 de enero, cursante a fs. 223 y vta., pronunciado por la Sala Civil y Familiar Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, dentro del proceso ordinario de usucapión decenal o extraordinaria, seguido por el recurrente contra Benedicto Calancha, Víctor Calancha Miranda, Marcelino Calancha Ramos, Sacarias Miranda Calancha. Eusebio Miranda Calancha, Emiliano Miranda Calancha, Rosa Miranda Calancha  y el Gobierno Autónomo Municipal de Sucre; el Auto de concesión del recurso de fs. 247; los antecedentes del proceso; y:

I.- ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido Quinto en materia Civil y Comercial de la Ciudad de Sucre, emitió la Sentencia N° 18/2015 de fecha 29 de abril, cursante de fs. 153 a 155 y vta., declarando IMPROBADA la demanda de usucapión decenal o extraordinaria interpuesta por Pablo Calancha Ramos cursante a fs. 43 a 44 vta., subsanada a fs. 73 a 74 y 82, consecuentemente declaró no haber lugar a la adquisición del derecho propietario por prescripción adquisitiva.

Resolución que puesta en conocimiento de las partes, dio lugar a que Pablo Calancha Ramos, mediante memorial cursante de fs. 162 a 164 y vta., interpusiera Recurso de Apelación, que mereció el Auto de Vista Nº SCCFI-393/2015 de fecha 4 de agosto, cursante de fs. 187 a 188, resolución que ANULO obrados con reposición hasta fs. 156 inclusive, disponiendo la notificación con la sentencia a los co demandados declarados rebeldes.

En ese entendido, el Juez de primera instancia, mediante decreto de fecha 24 de agosto de 2015 cursante a fs. 194 vta., ordenó dar cumplimiento a lo dispuesto en el Auto de Vista citado supra, y posteriormente emitió el Auto  de Concesión de fecha 28 de septiembre de 2015 cursante a fs. 201. 

En merito a esos antecedentes, la Sala Civil y de Familia Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, emitió el Auto de Vista N° SCCFI-004/2016  de fecha 11 de enero de 2016, cursante a fs. 223 y vta., que con el fundamento de que el Juez de la causa al proceder a conceder una apelación previamente deducida, que se encontraba inmersa en la nulidad procesal repositoria dispuesta en un anterior Auto de Vista, habría obrado de oficio sin que exista una voluntad impugnatoria de parte expresamente formulada, quebrantando así el principio dispositivo, por lo que consideró que el acto de concesión de la apelación afectaría el orden público, por lo que ANULÓ el Auto de concesión de fs. 201.

Asimismo, se advierte que el ´Presidente de la Sala Civil Primera Dr. Natalio Tarifa Herrera, en su calidad de primer relator, fue de voto disidente y estuvo por la revocatoria total de la sentencia.

Resolución que dio lugar al Recurso de Casación interpuesto por Pablo Calancha Ramos, el que se pasa a considerar y resolver.

II.- DEL CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN:

Entre los fundamentos del recurso de casación, el recurrente acusa que la nueva nulidad dispuesta por el Auto de Vista recurrido es contraria a los principios que rigen las nulidades procesales, pues el primer Auto de Vista habría anulado obrados observando una falta de notificación con la sentencia en forma personal o en domicilio real de los demandados, desconociendo que por mandato del art. 101 del Código de Procedimiento Civil y art. 82-I) de la ley 439, por lo que considera que la nulidad dispuesta en el primer Auto de Vista solo fue a efectos de subsanar la notificación con la Sentencia a los declarados rebeldes; por lo que considera que el Juez A quo una vez subsanada la observación del Tribunal de Apelación, concedió correctamente el recurso de apelación que interpuso.

De igual forma refiere que el art. 105 y siguientes de la Ley 439 establecen la improcedencia de una nulidad por la nulidad, por lo que considera que el Auto de Vista recurrido desconoce los principios de convalidación, trascendencia, legalidad y especificidad, por lo que considera que debieron ingresar a considerar el fondo de la pretensión del memorial de apelación.

Finalmente considera que el primer Auto de Vista dispuso la nulidad de obrados sin que exista vicio alguno, por lo que el segundo Auto de Vista caería dentro del excesivo rigorismo llegando a una nulidad por nulidad.

Por lo expuesto pide se anule el Auto de Vista Nº 004/2016.

De la respuesta al recurso de casación:

De la revisión de obrados se advierte que pese a la legal notificación con el recurso de casación citado anteriormente, los demandados no contestaron a la misma.

III.- DOCTRINA APLICABLE AL CASO:

III.1.- Del efecto de la nulidad de los actos procesales:

Lino Enrique Palacio en su obra titulada Manual de Derecho Procesal Civil, tomo I, Décima Edición Actualizada,  señala que: “La nulidad procesal es la privación de efectos imputada a los actos del proceso que adolecen de algún vicio, en sus elementos esenciales y que, por ello, carecen de aptitud para cumplir el fin al que se hallen destinados

Sobre el tema se puede citar la Sentencia Constitucional 0962/2011-R de fecha 22 de junio, la cual expresa: “efecto de la nulidad de actos procesales:
Al respecto, la SC 2026/2010-R de 9 de noviembre, precisó:“ Con referencia a la nulidad procesal, este Tribunal a través de la SC 1644/2004-R de 11 de octubre, estableció que: 'Según la doctrina, la nulidad consiste en la ineficacia de los actos procesales que se han realizado con violación de los requisitos, formas o procedimientos que la Ley procesal ha previsto para la validez de los mismos; a través de la nulidad se controla la regularidad de la actuación procesal y se asegura a las partes el derecho constitucional al debido proceso'. Bajo ese razonamiento, la declaratoria de nulidad de un acto procesal, incumbe la ineficacia del mismo y el desarrollo del proceso dentro del marco del debido proceso que conlleva el respeto de derechos fundamentales y garantías constitucionales.”(Las negrillas nos pertenecen).

III.2.- Del principio dispositivo:

Respecto a este principio, el autor Eduardo Carlos Centellas Ramos en su libro Nuevo Código Procesal Civil, señala que: “toda pretensión que quiera hacerse valer mediante resolución judicial firme, debe ser promovida por la parte interesada desde su inicio, siendo menester cumplir, con sus obligaciones y cargas procesales, ejercitar correctamente y oportunamente sus derechos para el normal y correcto desarrollo del proceso”.

De igual forma el autor Armando Córdova Saavedra, en su libro Manuel Práctico del Nuevo Código Procesal Civil, señala que entre las aplicaciones que tiene dicho principio se encuentra: “e) El principio de disponibilidad; dictada una sentencia, necesita de la actividad y presentación de las partes para que el negocio o asunto del recurso de apelación, o para que sea revisado en casación. Si las partes no usan de estos recursos, el asunto queda ejecutoriado, es decir concluido el proceso.”

Concordante con lo expuesto, este Tribunal emitió entre otros, el Auto Supremo Nº 516/2014 de 08 de septiembre, que sobre este principio ha razonado que: “…el principio dispositivo es reconocido por la doctrina como un principio básico e informador del proceso civil estrechamente ligado a la naturaleza privada de los derechos subjetivos que se controvierten en él. Así, si el Estado reconoce a los ciudadanos un derecho subjetivo de libre disponibilidad, es evidente que sólo al titular de ese derecho subjetivo le compete discernir y decidir si desea instar la tutela jurisdiccional de tal derecho dando inicio a un proceso; definir el contenido y alcance de la tutela que solicita y; disponer del derecho poniendo fin al proceso.

En ese sentido, puede decirse que el principio dispositivo está integrado esencialmente por los siguientes elementos: 1) el poder de disposición que se reconoce a la persona para la iniciación del proceso, en virtud al cual la actividad jurisdiccional sólo puede iniciarse ante la petición del interesado, manifestación recogida por el art. 86 del Código de Procedimiento Civil; 2) el poder de definir el contenido y alcance de la pretensión cuya satisfacción intenta, en virtud al cual los límites del objeto del proceso son dados por las partes, careciendo el Juez de la facultad de modificarlos, debiendo resolverse la controversia en el marco de la debida congruencia con los límites impuestos por la pretensión y la defensa, manifestación consagrada en el art. 190 del adjetivo civil; y 3) el poder de disponer libremente del derecho subjetivo cuya protección pretenden, en mérito al cual, si las partes son las únicas que pueden incoar la actividad jurisdiccional también son las únicas que pueden ponerle término en cualquier instante.

Dicho de otra manera, el contenido del principio dispositivo reconoce a las partes el derecho de iniciar el proceso, de determinar el objeto litigioso y de concluir el mismo por acto de parte”. 

IV.- FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En virtud al análisis de los reclamos expuestos en el recurso de casación, se advierte que los mismos se encuentran orientados a cuestionar la nulidad dispuesta por el Tribunal de Alzada, toda vez que dicho Tribunal ya habría emitido un anterior Auto de Vista que anuló obrados observando la notificación con la Sentencia a los demandados declarados rebeldes, razón por la cual consideran que los jueces de Alzada debieron ingresar a considerar el fondo de su recurso de apelación

En ese entendido, y conforme a los fundamentos expuestos en la doctrina aplicable, corresponde a continuación realizar las siguientes consideraciones:

Mediante sentencia Nº 18/2015 de fecha 29 de abril, cursante de fs. 153 a 155 y vta., el Juez de primera instancia declaró improbada la demanda de usucapión decenal interpuesta por Pablo Calancha Ramos.

El Tribunal de Alzada, ante la interposición del recurso de apelación por el actor principal, emitió el Auto de Vista Nº SCCFI-393/2015 de 4 de agosto, cursante de fs. 187 a 188, disponiendo la notificación con la sentencia a los codemandados declarados rebeldes, por lo que determinó la nulidad de obrados hasta fs. 156 inclusive.

Resolución que al haber sido puesta en conocimiento del recurrente en fecha 05 de agosto de 2015, tal como se observa de la papeleta de notificación de fs. 189, y toda vez que este no interpuso recurso de casación observando la determinación asumida por el Tribunal de Apelación, el proceso volvió a radicar en el juzgado de primera instancia, donde el Juez A quo en cumplimiento del Auto de Vista citado supra, mediante decreto de fecha 24 de agosto de 2015 cursante a fs. 194 vta., determinó que al haber sido anulado obrados hasta fs. 156 inclusive, se proceda a la notificación de las partes nuevamente con la sentencia y en lo que respecta a los codemandados declarados rebeldes, dispuso su notificación en forma personal o mediante cédula en su domicilio real.

De esta manera, tal como se observa de fs. 195 a 200, fueron notificados con la sentencia de primera instancia, no solo los codemandados que fueron declarados rebeldes, sino también el actor principal (fs. 195).

Asimismo, de la revisión de obrados se tiene que el Juez de la causa, una vez notificadas a las partes procesales con la Sentencia de primera instancia, mediante Auto de fecha 28 de septiembre de 2015 cursante a fs. 201, concedió el recurso de apelación de fs. 162 a 164 que fue interpuesto por el actor principal, arguyendo que el mismo habría sido interpuesto dentro del plazo establecido por ley. 

Ante la emisión del Auto de concesión de Alzada, el Tribunal Ad quem, pronunció el Auto de Vista, que es objeto del presente recurso de casación, en virtud a no haber sido previamente deducido un nuevo recurso de apelación o mediado al menos ratificación de la que fue anulada, puesto que la apelación cursante de fs. 162 a 164 y vta., se encontraba inmerso en la nulidad dispuesta por el anterior Auto de Vista, determinó la nulidad del Auto de concesión de fs. 201.

En virtud a estos antecedentes, que hacen al presente recurso de casación, se infiere que si bien resulta evidente que el actor principal interpuso recurso de apelación dentro del plazo establecido por ley, tal como se observa de fs. 162 a 164 y vta., empero también resulta evidente que radicada la causa en segunda instancia, el Tribunal de Apelación emitió Auto de Vista disponiendo la notificación con la Sentencia a los codemandados declarados rebeldes en la forma extrañada en dicha Resolución, razón por la cual, anuló obrados hasta fs. 156 inclusive, por lo que se infiere que el recurso de apelación que fue interpuesto por el recurrente, también se encontraba inmerso dentro de la nulidad dispuesta por el Tribunal Ad quem, por lo que era deber del recurrente, volver a interponer recurso de apelación o ratificarse en el que fue anulado, máxime si la nulidad de obrados hasta fs. 156, afectaba no solo su recurso de apelación, si no también todos los actuados procesales que se encontraban posterior a dicha foja, entre ellos la notificación con la Sentencia al ahora recurrente.

Es así que, el Juez de la causa, ante la nulidad dispuesta por los jueces de Alzada, ordenó se proceda a una nueva notificación con la Sentencia a las partes (demandante y demandados), consiguientemente y toda vez que en obrados existe papeleta de notificación (fs. 195), donde se tiene constancia que el recurrente fue notificado nuevamente con la Sentencia en fecha 28 de agosto de 2015, se infiere que el plazo para que este interponga recurso de apelación, corría a partir del día siguiente hábil a dicha notificación, sin embargo en obrados no cursa memorial posterior a dicha notificación, donde el recurrente haya interpuesto dicho recurso o en su defecto se haya ratificado en el memorial que fue anulado, por lo que el Juez A quo al conceder en Alzada un recurso de apelación que se encontraba inmerso entre los actuados que fueron anulados y que ya generó un anterior Auto de Vista, no actuó conforme a derecho, pues si bien el art. 109 del Código Procesal Civil, que se encontraba en vigencia anticipada en ese entonces, señala que la autoridad judicial que determine la nulidad procesal, debe especificar si la nulidad declarada de un acto procesal afecta o no a otros actos posteriores o anteriores al acto nulo, extremo que en Autos no aconteció, se advierte que la nulidad dispuesta hasta fs. 156 se extendió a todos los demás actuados procesales posteriores a esa foja, como ya se señaló anteriormente, pues los actos procesales que resultaren afectados con la declaración de nulidad, de oficio serán declarados nulos, razón por la cual no podía considerarse como interpuesto dentro del plazo legal un recurso de apelación, que reiteramos, ya generó un anterior Auto de Vista (fs. 187 a 188), por lo que el mismo no puede ser considerado, resultando en ese sentido correcto el fundamento expuesto en el Auto de Vista recurrido.

Al margen de lo expuesto, corresponde señalar que si el recurrente consideró que la nulidad dispuesta en el primer Auto de Vista, debió ser declarado únicamente con la finalidad de enmendar el vicio procesal advertido, y no así todos los actuados procesales hasta fs. 156 inclusive, debió impugnar dicha determinación, empero como no hizo uso de dicho derecho, se entiende que estaba de acuerdo con lo dispuesto en el primer Auto de Vista, precluyendo así su derecho a reclamar sobre cuestiones referidas a dicha Resolución.

Consiguientemente y toda vez que la nulidad dispuesta en el primer Auto de Vista se extendió hasta fs. 156, afectando de esta manera entre otros actuados procesales, al recurso de apelación que cursa de fs. 162 a 164 y vta., se concluye que la decisión asumida por el Auto de Vista recurrido resulta ser correcta, pues de conformidad al principio dispositivo que otorga a las partes el estímulo de la función judicial,  máxime si se trata de cuestiones referidas a reclamos o impugnaciones que se encuentran a la voluntad irrestricta de las partes, el recurrente debió interponer recurso de apelación para ser considerado en segunda instancia.

Por las razones expuestas, corresponde emitir fallo conforme lo prevé el art. 220.II del Código Procesal Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación del art. 220.II del Código de Procesal Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación de fs. 235 a 236, interpuesto por Pablo Calancha Ramos, contra el Auto de Vista N° SCCFI-004/2016 de fecha 11 de enero, cursante a fs. 223 y vta., pronunciado por la Sala Civil y Familiar Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca. Sin costas ni costos por no existir respuesta al recurso de casación.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán