TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                         S A L A  C I V I L





Auto Supremo: 616/2016-RA

Sucre: 09 de junio /2016

Expediente: LP-77-16-A

Partes Julia Victoria Valenzuela Lima. c/ Gualberto Romero Valenzuela Escobar.

Proceso: Nulidad de Escrituras.

Distrito: La Paz.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 166 a 167, formulado por Julia Victoria Valenzuela Lima, a través de su apoderado legal Daniel Ezequiel Calatayud Muñoz contra el Auto de Vista Nº 88/2015 de fecha 02 de abril de 2015, de fs. 161 a 163, pronunciado por el Juez Décimo de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de La Paz, en el proceso de Nulidad de Escrituras seguido por Julia Victoria Valenzuela Lima en contra de Gualberto Romero Valenzuela Escobar; la contestación de fs. 173 a 174, la concesión de fs. 177, el Auto de remisión de fs. 182, los antecedentes del proceso, y:

I. ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Cuarto de Instrucción Civil de la ciudad de La Paz, pronunció Auto de fecha 12 de agosto de 2014, resolución por el cual dispone, la citación con los actuados pertinentes del presente proceso a María Luisa Castaños Calle, en su calidad de adjudicataria judicial del inmueble ubicado en Villa Victoria Nº. 26, Manzano 59 y a Edmundo Valenzuela Vargas en su calidad de acreedor hipotecario y sea con todas las formalidades de rigor.

Fallo que es recurrido de apelación por Edmundo Valenzuela Vargas, por memorial de fs. 135 a 136 vta., que mereció el Auto de Vista Nº 88/2015 de fecha 02 de abril de 2015, de fs. 161 a 163, que, Anula obrados; fallo que a su vez es recurrido de casación por Julia Victoria Valenzuela Lima.

II. REQUISITOS DE ADMISIBILIDAD DEL RECURSO DE CASACIÓN:

Conforme a la vigencia del Código Procesal Civil (Ley Nº 439), en cuya Disposición Transitoria Sexta señala que a la vigencia plena de la mencionada Ley se aplicarán lo dispuesto en la referida Ley Nº 439, en atención a ello y conforme determina el art. 277 del Código Procesal Civil, se pasa a considerar los requisitos de admisibilidad previstos en el art. 274 de la mencionada norma procesal, conforme a lo siguientes puntos:

II.1.- Del plazo de presentación y de la resolución recurrible.

Emitido el Auto de Vista Nº 88/2015 de fecha 02 de abril de 2015, de fs. 161 a 163, se notifica a Julia Victoria Valenzuela Lima, a través de su apoderado legal Daniel Ezequiel Calatayud Muñoz, en fecha 22 de abril de 2015 (ver fs. 164), habiendo presentado su recurso de casación en fecha 30 de abril del mismo año (según cargo de presentación de fs.167), esto dentro del plazo previsto en el art. 257 del Código de Procedimiento Civil (vigente en ese entonces); de cuyo contenido se evidencia que el recurrente identifica la resolución impugnada.

Por otra parte, corresponde analizar la Resolución recurrida si resulta ser una que admita recurso de casación; consiguientemente se dirá que de acuerdo al análisis de lo establecido en el art. 518 del Código de Procedimiento Civil (vigente al momento de plantearse el recurso), es claro cuando dispone que: “Las Resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia podrán ser apeladas sólo en el efecto devolutivo, sin recurso ulterior; (las negrillas son nuestras) es decir la propia legislación es la que restringe expresamente la posibilidad de la procedencia del recurso de casación en Resoluciones emitidas en ejecución de Sentencia, aspecto que además se corrobora por lo dispuesto en el art. 250 del adjetivo civil, cuando señala que el recurso de casación o nulidad se concederá para invalidar una Sentencia o Auto definitivo en los casos expresamente señalados por ley y de otra parte el art. 252 de la misma norma procedimental refiere un catálogo de Resoluciones adoptadas por el Juez de primera instancia así como de los Tribunales de alzada que pueden ser recurridas de casación, no encontrándose en ninguna de ellas que las Resoluciones en ejecución de Sentencia puedan ser impugnadas ante el Tribunal Supremo de Justicia. Al respecto también habrá que manifestar que la jurisprudencia emitida por este Alto Tribunal Supremo de Justicia a través del Auto Supremo Nº 280/2014 de 06 de junio 2014, sobre la improcedencia del recurso de casación contra las Resoluciones dictados en ejecución de Sentencia, en virtud a lo previsto en el art. 213 parágrafo II, 262, 518 del Código de Procedimiento Civil y 26 de la Ley de Abreviación Procesal Civil y de Asistencia Familiar, señaló que: “Por este ordenamiento legal, dicha decisión es impugnable en apelación sin recurso ulterior como expresa en forma imperativa el art. 518 del Código mencionado (se refiere al Código de Procedimiento Civil), cuya aplicación es imperativa por ser de orden público, como expresa y manda el art. 90 del mismo cuerpo legal. El art. 213 parágrafo II del mismo Código Procedimiento Civil, claramente dispone que el Tribunal ante quien se recurre puede negar el examen del recurso cuando la ley declara irrecurrible una Resolución. Ello quiere decir que no tiene competencia el Tribunal de casación cuando el recurso que lo abre es improcedente, tanto es así, que el Tribunal de segundo grado queda Autorizado para denegar un recurso extraordinario improcedente en los casos taxativos que señala la ley, pues, el art. 262 del Código de Procedimiento Civil, ampliado por el art. 26 de la L. N° 1760 de 28 de febrero de 1997, así lo disponen. Bajo pretexto alguno el Tribunal Supremo puede ingresar vía casación a revisar procesos. De hacerlo incurre en nulidad por falta de competencia vulnerando los arts. 31 y 228 de la Constitución política de Estado y 30 de la L.O.J. así como la regulación procesal del sistema de impugnaciones, siendo inatinente acudir a la facultad conferida por los arts. 15 de la L.O.J. y 252 del Código de Procedimiento Civil”. De otro lado el Tribunal Constitucional a través de la Sentencia Constitucional como la signada con el No. 1300/2010-R en el que refirió que: "Las Resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia podrán ser apeladas sólo en el efecto devolutivo, sin recurso ulterior..." "...Debemos tener presente que las normas jurídicas -en cuanto se refiere a la tramitación de las causas y los recursos- son de orden público y de cumplimiento obligatorio, pues los litigantes no pueden crear su propio procedimiento o sus propios mecanismos de impugnación o pretender calificar un recurso de Alzada en el efecto que les convenga, como acontece en el caso analizado; las Autoridades demandadas quieren dar a la apelación concedida, un efecto que no le corresponde, cuando dicho aspecto no está a disposición de los sujetos procesales, pues la procedencia del recurso, en sus diferentes efectos, emana de la ley y no de la voluntad de las partes ni de los juzgadores: Los justiciables saben de los hechos y los juzgadores el derecho, conforme al principio "Iuranovit curia...", es decir elimina toda posibilidad de procedencia del recurso de casación en los casos aludidos por ese precepto. Aquí, como se puede apreciar, es la ley la que cierra la posibilidad de conocer un asunto en casación y, derivado de ello, el órgano jurisdiccional en cuestión no puede revisar el recurso planteado y, en consecuencia, tampoco podrá revisar de oficio la actuación de los Tribunales inferiores. Y es que, en este sistema de recursos, la competencia no nace de una decisión discrecional del órgano sino de lo expresamente señalado en la ley.

De lo señalado se verifica que el Auto de fecha 12 de agosto de 2014, fue impugnado en ejecución de Sentencia, consecuentemente la apelación de fs. 135 a 136, planteada contra el merituado fallo estaba sujeto a lo dispuesto por el art. 518 del Código de Procedimiento Civil, quedando claramente establecido que toda apelación promovida contra resoluciones emitidas en ejecución de Sentencia, debe ser concedida únicamente en el efecto devolutivo sin recurso ulterior, en consecuencia un Auto de Vista que resuelve una apelación en ejecución de Sentencia no es recurrible en casación conforme a la norma citada. Consecuentemente le correspondía al Ad qu em negar su concesión.

Finalmente, el art. 277 de la Ley 439 refiere, que el Tribunal Supremo de Justicia examinará si se cumplieron con los requisitos establecidos por el art. 274 de la misma norma legal, verificado dicho extremo, se establece que el Auto de Vista no es una Resolución que pueda ser recurrida de casación, en consecuencia corresponde declarar la improcedencia del recurso.

Por lo que corresponde emitir resolución en la forma prevista por el art. 277.I del Código Procesal Civil.

POR TANTO La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 42.I num. 1) de la Ley Nº 025 y el art. 277 parágrafo I en relación al art. 220.I num. 3) del Código Procesal Civil (Ley Nº 439), declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 166 a 167, formulado por Julia Victoria Valenzuela Lima, a través de su apoderado legal Daniel Ezequiel Calatayud Muñoz contra el Auto de Vista Nº 88/2015 de fecha 02 de abril de 2015, de fs. 161 a 163, pronunciado por el Juez Décimo de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de La Paz. Con costas y costos.

Se regula honorario del abogado en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.