TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                             S A L A  C I V I L



Auto Supremo: 594/2016

Sucre: 07 de junio 2016

Expediente: LP-141-15-S

Partes: Juan Rafael Torrez Valdivia c/ Jenny Quisbert Aguilera y Rosse Mary

           Aguilera de Quisberth

Proceso: Cumplimiento de Obligación

Distrito: La Paz

VISTOS: El recurso extraordinario de casación interpuesto por el Juan Rafael Torrez Valdivia, de fs. 227 a 229 y vta., impugnando el Auto de Vista Nº 171/2015 de fecha 12 de mayo, pronunciado por la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso de Cumplimiento de Obligación, seguido por el recurrente en contra Jenny Quisberth Aguilera y Rosse Mary Aguilera de Quisberth, la contestación de fs. 233 a 236, la concesión de fs. 237, los antecedentes del proceso y:

I.- ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez Primero de Partido en lo Civil y Comercial, mediante Sentencia Nº 102/2014 de fecha 21 de marzo, cursante de fs. 186 a 193 y vta., declaró: IMPROBADA la demanda principal planteada a fs. 13-15 subsanada a fs. 17 de obrados por parte de Juan Rafael Torrez Valdivia, e IMPROBADA la demanda reconvencional de fs. 79 a 85 e IMPROBADA las excepciones perentorias opuestas por memorial de fs. 79 a 85, sin costas por ser juicio doble.

Contra dicha Resolución, la parte demandada al igual que la parte actora interpusieron recursos de apelación, motivo por el cual se emitió el Auto de Vista Nº 171/2015.

Auto de Vista:

La Resolución de Alzada resolvió las apelaciones diferidas de las partes del proceso de los decretos de fs. 135, 142 y 149 y vta. Por otro lado también entró a considerar las apelaciones a la Sentencia indicando respecto a la apelación de Juan Rafael Torrez Valdivia que, el recurrente funda su observación en el informe D.A.G. UBI Nº 266/08 emitido por la Honorable Alcaldía Municipal cursante de fs. 5, mismo que acreditaría que el terreno objeto del contrato, es área forestal, es decir propiedad municipal, prueba que a criterio del Tribunal de Alzada incumple con lo establecido en el art. 1311 y 1296 del C.C., por carecer de fuerza probatoria para ser considerado y por no tener la firma de quien lo emite y estar impreso en papel simple.  Concluyendo que no se adjuntó probanza alguna que acredite que el registro catastral le fue imposible al demandante, o en su caso que se certifique que el bien inmueble transferido no existe.

Respecto al recurso de apelación de Blasida Rossemary Aguilera por sí y en representación de Rose Mary Jenny Quisberth Aguilera, se estableció que, la pretensión principal se sustenta en la Escritura Pública Nº 342/2007 y no sobre la Escritura Pública 466/2000 de 20/07/2000, existiendo divergencia en el objeto de ambas causas, por lo cual no era procedente las excepciones perentorias de Cosa Juzgada y de desistimiento de la acción y del derecho.

Respecto a la demanda reconvencional sobre daños y perjuicios se indicó que el recurrente no fundamentó en su escrito de reconvención como en el de apelación, que hecho ilícito antijurídico- del accionar del demandante le causó daño, puesto que el accionar demandas judiciales no pueden ser reputadas como ilícitas, por lo que cual tal pretensión carece de sustento legal.

Por lo tanto confirmó las providencias de 15/05/2013 de fs. 135, la providencia de 06/06/2013 de fs. 142 y el Auto de 26/07/2013 de fs. 149 y vta., al igual que la Sentencia Nº 102/2014.

Resolución que fue notificada a las partes y recurrida en casación solamente por la parte demandante mediante recurso de casación que se analiza.

II.- DEL CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN:

El recurrente luego de realizar una breve relación de antecedentes a manera de preámbulo acusa la violación del art. 1283 del Código Civil y 378 del Código de Procedimiento Civil, objetando el rechazo de su prueba, señalando que se menoscaba su derecho a proponer y producir prueba consagrado y respaldado en los artículos mencionados que imponen al Juez  Aquo como director del proceso el deber de ordenar aún fuera de término de prueba y hasta antes de emitirse Sentencia, admitir las declaraciones testificales, inspección ocular y prueba pericial , todo ello a efectos que se forme convicción en su decisión final.

En otro punto acusa la errónea aplicación del art. 1286 del Código Civil, señalando que el Auto de Vista se limita a considerar una sola prueba (informe D.A.G. UBI 266/08) sin pronunciarse sobre el resto de la prueba pre constituida que es determinante a efectos de demostrar la pretensión de la demanda.  Concluyendo que la apreciación de la prueba de parte del Tribunal de Alzada presenta errores palmarios fundamentales y decisivos que evidencian una contradicción entre las circunstancias de la causa y el Auto de Vista, constituyéndose en una segunda Sentencia arbitraria.

En conclusión solamente solicita que sea admitido el recurso de casación y se conceda el mismo remitiendo obrados al Tribunal Supremo de Justicia.

Respuesta al Recurso de casación:

La parte demandada responde al recurso de casación, indicando la improcedencia manifiesta del recurso de casación el cual no se sabe si es en el fondo en la forma, señalando jurisprudencia emitida por la Corte Suprema de Justicia, peticionando que conforme a lo argumentado en su recurso se declare IMPROCEDENTE el recurso de casación de la parte contraria.

III.- DOCTRINA APLICABLE AL CASO:

Para el caso de Autos se deberá tener presente lo dispuesto en el Auto Supremo Nº 94/2013 de fecha 07 de marzo, la que establece: “1.- Señalar que el recurso de casación, se constituye en un extraordinario medio de impugnación que se apertura, bajo el cumplimiento de ciertos requisitos tanto de forma como de fondo, cuyo incumplimiento deviene en Resolución que declara su improcedencia. Es en ese entendido que debemos señalar, que este medio de impugnación tiene por finalidad que el máximo Tribunal de Justicia, tome conocimiento del asunto para que a través de la decisión que vaya a asumir, se restablezca no solo la ley, sino y por sobre todo los derechos de aquellos ciudadanos que han acudido a los Tribunales para encontrar justicia, es decir que se revisen y/o se reparen los vicios con los que han sido tramitadas las causas y se restituya el ordenamiento jurídico, en aquellos casos en los que las normas han sido vulneradas por los Jueces y/o Tribunales de instancia o en muchos casos por las partes, he ahí la razón de porqué el recurso de casación, no es procedente cuando no se han agotado todos los recursos ordinarios que la ley franquea a las partes para la defensa de sus derechos.

La casación es un instituto jurídico que se convierte en garante de la correcta interpretación y aplicación de las normas legales, instancia rectora del control y en la aplicación y cumplimiento de los principios constitucionales dirigidos al logro de la transversalización de la justicia y la búsqueda de la verdad material, novísimo principio establecido en la Constitución Política del Estado como principio elemental del sistema judicial en la aplicación de la ley.

El recurso de casación deviene en dos formas: Recurso de casación en el fondo, conforme al art. 253 del Código de Procedimiento Civil, que se interpone, cuando se advierte que existen errores de fondo, debiendo para su interposición, ajustarse a la causal establecida en el art. 253 del Código de Procedimiento Civil cuya Resolución, si resultan ser ciertas y evidentes las infracciones acusadas en el recurso, casa, el Auto de Vista, dictando nueva Sentencia que resuelve el fondo del litigio, en base a una correcta valoración de la prueba y la aplicación o interpretación de la de la ley.

La casación puede también ser de forma, según previene el art. 254 del Código de Procedimiento Civil, cuando los errores por los que se recurre, afectan el procedimiento, es decir, cuando hubiera existido vulneración de las normas esenciales que afecten el debido proceso, siendo su finalidad la anulación de la Resolución recurrida o del proceso en caso de evidenciarse la violación de las normas procedimentales acusadas.

El recurso de casación puede ser planteado en el fondo, en la forma o en ambos a la vez, debiendo en todos los casos, cumplir con lo dispuesto por el art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, entendiéndose que uno y otro son distintos porque atacan errores o vicios totalmente diferentes.

IV.- FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En el caso de Autos, la parte recurrente trae a consideración un “recurso extraordinario de casación”, en el cual no se señala si corresponde a un recurso de casación en la forma o en el fondo, es más su derecho o argumentación legal no se encuentra respaldado bajo ninguna normativa legal aplicable al caso de Autos como lo son los arts. 253 y 254 en sus distintos numerales, ambos del Código de Procedimiento Civil, solamente en la parte de la conclusión del “recurso extraordinario de casación” se indica el art. 252 del Adjetivo Civil, que sin duda genera incongruencia en lo argumentado en el contenido del recurso, donde se objeta la violación del art. 1283 del Código Civil y 378 del Código de Procedimiento Civil y errónea aplicación del art. 1286 del Sustantivo Civil, acusando una supuesta mala valoración de la prueba incurrida por el Juez A quo y el Tribunal de Alzada.

Al respecto como se tiene expuesto en el punto III de la presente Resolución, el recurso de casación se constituye en un extraordinario medio de impugnación que se apertura, bajo el cumplimiento de ciertos requisitos tanto de forma como de fondo, cuyo incumplimiento deviene en Resolución que declara su improcedencia y este recurso puede ser planteado tanto en la forma como en el fondo conforme a las reglas establecidas en los arts. 253, 254 y 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil,  aspectos que no fueron tomados en cuenta por el recurrente, quien mediante un “recurso extraordinario de casación” de manera general pretende abrir la competencia de este Tribunal sin citar en términos claros, concretos y precisos las leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, sin especificar en qué consiste la violación, falsedad o error.

En ese entendido la denuncia de  violación del art. 1283 del Código Civil y 378 del Código de Procedimiento Civil y  errónea aplicación del art. 1286 del Sustantivo Civil, expuestas en el recurso de casación que se analiza no posibilita el análisis del fondo de la controversia, debido a que no se señala cual la infracción concreta, teniendo presente que la valoración de la prueba en incensurable en casación, a no ser que se acuse error de hecho o de derecho en la consideración de la misma, situación que no acontece en el caso de Autos; es más el recurso no cuenta con un petitorio especifico, carece de petición coherente, solamente se limita a solicitar que se conceda el recurso, aspectos técnicos del que adolece el recurso que no pueden ser subsanados o pasados por alto por el Tribunal Supremo de Justicia.

Por dichos motivos,  corresponde emitir la presente Resolución en consideración a lo establecido en el art. 220.I en relación a lo determinado en el art. 274 num. 3), ambos de la Ley Nº 439.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación del Art. 220.I en relación a lo determinado en el art. 274 num. 3) del Código Procesal Civil (Ley Nº 439), declara: IMPROCEDENTE el recurso extraordinario de casación interpuesto por el Juan Rafael Torrez Valdivia, de fs. 227 a 229 y vta., impugnando el Auto de Vista Nº 171/2015 de fecha 12 de mayo, pronunciado por la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.