TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                             S A L A  C I V I L 



Auto Supremo: 508/2016

Sucre: 16 de mayo 2016

Expediente: LP-111-15-S

Partes: Natalio Laura Mamani y otra. c/ Gobierno Municipal de La Paz

Proceso: Acción Negatoria

Distrito: La Paz


VISTOS: el recurso de casación de fs. 270 a 275, interpuesto por Natalio Laura Mamani y Quintina Nicolasa Beltrán de Laura contra el Auto de Vista Nº 448/2014 de 23 de diciembre, cursante de fs. 262 a 264, pronunciado por la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz en el proceso de Acción negatoria, seguido por Natalio Laura Mamani y Quintina Nicolasa Beltrán de Laura contra el Gobierno Municipal de La Paz, la respuesta de fs. 280 a 282 y vta., la concesión del recurso de fs. 283; y


I.- ANTECEDENTES DEL PROCESO:


El Juez Cuarto de Partido en lo Civil y Comercial de la Capital - La Paz, mediante Sentencia Nº 02/2014 de 3 de enero, cursante a fs. 232 a 235, declaró: IMPROBADA la demanda interpuesta por Natalio Laura Mamani y Quintina Nicolasa Beltrán de Laura a fs. 27-28 y subsanado a fs. 30 y declaró probada la demanda reconvencional interpuesta por el Gobierno Autónomo Municipal.


Deducidos el recurso de apelación por los demandantes y remitida la misma ante la instancia competente, la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, mediante Auto de Vista Nº 448/2014, confirmo la Sentencia apelada señalando que los demandantes no acreditaron ninguna Resolución municipal por el que su predio este ubicado al final de la calle Landaeta y que se le hubieses asignado numeración oficial, tampoco existiría antecedente  de planimetrías de  la construcción existente, por lo que sería ilegal y el Gobierno Municipal habría acreditado a efectos de su demanda reconvencional de mejor derecho de propiedad, ha justificado que por mandato constitucional desde el Gobierno de 1907 los aires del rio son propiedad municipal.


En conocimiento de la determinación de segunda instancia, el Gobierno Municipal de La Paz interpuso recurso de casación, mismo que se pasa a analizar:


II.- DEL CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN:


Que en el cuarto considerando del Auto de Vista recurrido  con relación al punto uno señala que Natalio Laura y Quintina Beltrán, por Escritura Pública 948 de 23 de marzo de 1995, adquieren un inmueble lote de terreno de 162 m2., situado en la región de alto Tacagua conforme se acredita a fs. 1 al 5, menciona el Tribunal que no acreditaron ninguna Resolución Municipal por la que su predio este ubicado al final de la calle Landaeta Nº 100 y que le hubiere asignado numeración; por lo que estaría demostrado que son propietarios.


Que en la Sentencia se manifestaría que se demostró su derecho propietario y también se demostró que el terreno estaría en el rio, siendo contradicciones muy graves por parte del juzgador que no habría analizado en base a la sana crítica y libre convicción, siendo que su propiedad estaría exactamente ubicada en la calle final Landaeta Nº 100, además de que en esta propiedad el gobierno municipal habría realizado una calle que pasa por su casa como se habría podido evidenciar en la inspección ocular.


Con relación al punto 4 y 5 del considerando V menciona que la ubicación exacta  de su terreno se encuentra en la calle final Landaeta, dirección que estaría definida en los impuestos  de propiedad y en la misma inspección se habría demostrado la ubicación del bien inmueble, con relación al punto tres establece además en relación a estudio pericial de fs. 90 a 113 propuesto por el Gobierno Municipal establece que el predio se encuentra en los aires del río Pajchani, con relación al punto 4 se ha constatado la existencia de una construcción de dos plantas ubicada al final de la calle Landaeta, y el Auto de Vista sería contradictorio por que los vocales señalan que no se habría demostrado la ubicación, siendo que en esta misma parte los vocales  señalarían que en la inspección judicial no se encuentra en la final Landaeta.


Con relación al punto 6 del considerando V, de la Sentencia, el art. 1455 del C.C., señala que el propietario puede demandar a quien afirme tener derecho propietario sobre la cosa y pedir se reconozca la inexistencia de tales derechos, por lo que la propietario le bastaría probar su derecho, que desde su registro seria oponible a terceros, por lo que existe contradicciones en la Sentencia que primero señala  que se ha demostrado que es su terreno.


Que el Auto de Vista habría violado las siguientes disposiciones legales, art. 236 del C.P.C., Auto Supremo de 22 de noviembre de 2005, los arts. 450, 452, 453, 1287, 1289, 1538 del C.C., se habría vulnerado además el art. 115.II de la C.P.E., así como la normativa internacional sobre derechos humanos, como el art. 8.1 de la convención americana sobre Derechos Humanos.


Por lo que Solicita al Tribunal Supremo de Justicia dicte Auto Supremo anulando obrados y se dicte nueva Sentencia declarando probada su pretensión.


De las Respuestas al Recurso de Casación:


Con relación a la respuesta al recurso de casación del Gobierno Municipal de La Paz el mismo señaló:


Los demandantes interponen recurso de casación sin establecer de manera precisa, menos expresar en términos claros, concretos sobre cual ley o leyes violadas se está pronunciando o aplicando erróneamente, limitándose a presentar un recurso ambiguo; pues hace referencia  a agravios sufridos por la Sentencia, no se establece si se interpone recurso de casación en la forma o en el fondo por lo que solicita se declare la improcedencia del mismo o alternativamente se declare infundado ya que el Gobierno Municipal ha demostrado su derecho a través del informe  Nº 316/2007 que demostraría que el supuesto predio que los demandantes alegan que no tiene el GAMLP demostró que el predio se encuentra en los aires del rio Pajchani.


En tales antecedentes diremos que:

III.- DOCTRINA APLICABLE AL CASO:

III.1.- No es viable en casación impugnar lo fundamentado en Sentencia:

Corresponde precisar que conforme a una adecuada técnica procesal recursiva dentro de un proceso ordinario el recurso de casación se interpone contra la Resolución de segunda instancia, es decir, contra el Auto de Vista, conforme orienta lo establecido en el art. 255 en sus incisos del 1) al 4) (con la salvedad de lo establecido en el inciso 5) entonces todos los reclamos incoados en el recurso de casación deben estar orientados a observar aspectos de forma y fondo inherentes a lo dispuesto por el Tribunal de segunda instancia y no así, a lo expresado en primera instancia, como ser la Sentencia, debido a que este Tribunal ha de analizar y resolver declarar infundado o casar en base al análisis de lo fundamentado y motivado por el Auto de Vista y no la Sentencia.

Criterio que ha sido asumido de forma categórica en el Auto Supremo Nº 493/2014 de fecha  04 de septiembre, que al respecto ha orientado que: “Conforme la amplia jurisprudencia emitida en varios Autos Supremos por la Ex Corte Suprema de Justicia  y con la cual este Tribunal comparte criterio, se ha dejado claramente establecido que, el recurso de casación como tal, es considerado como un medio impugnatorio vertical y extraordinario procedente en supuestos estrictamente determinados por ley, dirigido a lograr la revisión y reforma o anulación de las resoluciones expedidas en apelación que infringen las normas del derecho material, las normas que garantizan el derecho al debido proceso o las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales. De esta manera el recurso de casación se equipara a una demanda nueva de puro derecho, que deberá contener los requisitos exigidos en el art. 258 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil, el mismo que puede ser planteado en la forma o en el fondo, o en ambos casos a la vez, conforme lo establece el art. 250 del ya citado código… En ambos casos se debe indicar de manera precisa y concreta las causas que motivan la casación, no siendo suficiente la simple cita de disposiciones legales, sino que se debe demostrar en que consiste la infracción que se acusa… resultando imperativo fundamentar en que consiste la infracción y precisar cual la correcta aplicación de la norma cuya infracción se acusa, ello en cumplimiento de los requisitos exigidos en el art. 258 citado supra. Conforme las características que hacen a uno y otro recurso, la resolución de cada uno, también adopta una forma específica, razón por la cual… es deber del recurrente concretar su pretensión en forma congruente con el recurso que deduce.

En el caso de Autos, se evidencia que el recurso… tampoco se ajusta a los requisitos y condiciones expresamente señalados en el art. 258 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil, toda vez que las recurrentes, en el punto I de su recurso denominado “procedencia del recurso”, señalan que plantean recurso de casación en el fondo con la finalidad que se case y/o anule la resolución de primera instancia, obviando por completo, lo desarrollado en el parágrafo anterior, pues las recurrentes confunden las finalidades que persiguen tanto el recurso de casación en la forma como en el fondo, pues al recurrir en el fondo, debieron solicitar se case el Auto de Vista, empero solicitan que se case y/o anule la resolución de primera instancia, cuando en realidad lo que se pretende con el recurso de casación en el fondo, es casar el Auto de Vista recurrido, mas no la resolución de primera instancia, toda vez que cuando se recurre contra la resolución de primera instancia opera el recurso de apelación mas no de casación.

Seguidamente, las recurrentes en el punto II, denominado “casación en el fondo”, señalan que debido a que la resolución de primera instancia les hubiera ocasionado graves perjuicios plantean el recurso de casación en el fondo, de lo manifestado, una vez más se evidencia que las recurrentes lo que pretenden es que se revise la resolución de primera instancia, siendo que esta, como ya se manifestó anteriormente no es la instancia pertinente para denunciar agravios producidos en la resolución emitida por el Juez A quo.”.

III.2.- De la Valoración de la Prueba:

José Decker Morales en su obra Código de Procedimiento Civil comentarios y concordancia señala que: “…producida la prueba, el juez comienza a examinarla, tratando de encontrar la existencia  del hecho o hechos afirmados por las partes. Finalmente de ese examen puede salir la verdad, cuando encuentre conformidad de los hechos afirmados, con la prueba producida; también puede suceder lo contrario, “todo depende de la eficacia de los elementos  que se hayan utilizado en la investigación”. Este proceso mental Couture- llama “la prueba como convicción”.

Así también, Víctor De Santo, en su obra “La Prueba Judicial” (Teoría y Práctica), indica: Con relación al principio de unidad de la prueba“El conjunto probatorio del proceso forma una unidad y, como tal, debe ser examinado y merituado por el órgano jurisdiccional, confrontando las diversas pruebas (documentos, testimonios, etc.), señalar su concordancia o discordancia y concluir sobre el convencimiento que de ellas globalmente se forme”.

El principio de comunidad de la prueba es“La prueba no pertenece a quien la suministra; por ende, es inadmisible pretender que sólo beneficie al que la allega al proceso. Una vez incorporada legalmente a los autos debe tenérsela en cuenta para determinar la existencia o la inexistencia del hecho sobre el cual versa, sea que resulte favorable a quien la propuso o al adversario, quien bien puede invocarla.

Principios que rigen en materia civil, y orientan a los juzgadores en la labor valorativa del universo probatorio introducido al proceso en el sentido de que toda prueba una vez ofrecida por las partes y admitida por el Juez conforme a procedimiento, se convierte en prueba del proceso y no de una sola de las partes, esto con la finalidad de llegar a la verdad real de los hechos, en cuya valoración simultáneamente también se aplica el principio de unidad o valoración conjunta de la prueba y no de manera aislada, y que el juzgador debe tomar en cuenta, pues está en la obligación de apreciar y valorar las todas las pruebas en su conjunto que deben ser integradas y contrastadas, conforme mandan los arts. 1286 del C.C., y 397 del Código de Procedimiento Civil.   

En este marco este supremo Tribunal a través de diversos fallos entre ellos el Auto Supremo N° 240/2015 a orientado que: “…respecto a la valoración de la prueba, resulta loable destacar que es una facultad privativa de los Jueces de grado, el apreciar la prueba de acuerdo a la valoración que les otorga la ley y cuando ésta no determina otra cosa, podrán hacerlo conforme a su prudente criterio o sana crítica, según dispone el art. 1286 del Código Civil concordante con el art. 397 parágrafo I de su procedimiento.  Ésta Tarea encomendada al Juez es de todo el universo probatorio producido en proceso (principio de unidad de la prueba), siendo obligación del Juez el de valorar en la Sentencia las pruebas esenciales y decisivas, conforme cita el art. 397 parágrafo II del código adjetivo de la materia, ponderando unas por sobre las otras; constituyendo la prueba un instrumento de convicción del Juez, porque él decide los hechos en razón de principios de lógica probatoria, en consideración al interés general por los fines mismos del derecho, como remarca Eduardo Couture”.

IV.- FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En este marco, se tiene que del análisis del recurso de casación los recurrentes acusan cuestiones que atacan de manera extensa y repetitiva el fundamento de la Resolución de primera instancia de fs. 232 a 235, como que en la Sentencia se manifestaría que se demostró su derecho propietario y también se demostró que el terreno estaría en los aires del rio, siendo contradicciones muy graves por parte del juzgador que no habría analizado en base a la sana crítica y libre convicción; que en los puntos 4 y 5 del considerando V menciona que la ubicación exacta de su terreno se encuentra en la calle final Landaeta, dirección que estaría definida en los impuestos de propiedad y en la misma inspección ocular; con relación al punto 3 establece además en relación a estudio pericial de fs. 90 a 113 propuesto por el Gobierno Municipal establece que el predio se encuentra en los aires del río Pajchani; que con relación al punto 4 se ha constatado la existencia de una construcción de dos plantas ubicada al final de la calle Landaeta; y que en relación al punto 6 del considerando V, de la Sentencia, el art. 1455 del C.C., dispondría que al propietario le basta probar su derecho, que desde su registro seria oponible a terceros, por lo que existe contradicciones en la Sentencia que señala  que se ha demostrado que es su terreno.

Reclamos que atacan en lo principal los fundamentos expuestos en el Considerando V de la Sentencia de fs. 232 a 235, siendo evidente que los recurrentes pretenden que se revise en casación la Resolución de primera instancia, siendo que como se fundamentó en el punto III.1 de la doctrina aplicable, el recurso de casación no resulta pertinente para denunciar cuestiones relativas a la Sentencia emitida por el Juez A quo, toda vez que como se señaló supra el recurso de casación es un medio impugnatorio vertical y extraordinario procedente en supuestos estrictamente determinados por ley, dirigido a lograr la revisión y reforma o anulación de las resoluciones emitidas en segunda instancia; razones por la que no amerita realizar mayores consideraciones.

Por otra parte los recurrentes acusan que en el cuarto considerando del Auto de Vista recurrido con relación al punto uno señala que Natalio Laura y Quintina Beltrán, por Escritura Pública Nº 948 de 23 de marzo de 1995, adquieren un inmueble lote de terreno de 162 m2., situado en la región de alto Tacagua conforme se acredita a fs. 1 al 5; por lo que estaría demostrado que son propietarios, Resolución que sería contradictoria por que los vocales señalan que no se habría demostrado la ubicación, siendo que en esta misma parte los vocales señalarían que en la inspección ocular su inmueble se encuentra en la calle final Landaeta.

Al respecto corresponde señalar que del análisis de Auto de Vista recurrido, se tiene que si bien el mismo en los puntos 1 y 2 del cuarto considerando de la Resolución recurrida señala que no se ha acreditado ninguna resolución administrativa por la que se le hubiese asignado número a su vivienda, dichos razonamientos están dirigidos a establecer que el Gobierno Municipal no reconoció el derecho propietario que poseen los recurrentes, al contrario por  la literal de fs. 22 conminan al desalojo de la construcción clandestina para la demolición al estar en un área forestal; por otra parte en cuanto a la supuesta contradicción del Auto de Vista, donde si bien se reconoce el derecho propietario de los recurrentes sobre el bien inmueble en cuestión, se tiene que dicho reconocimiento es vinculado y contrastado con la prueba pericial de fs. 90 a 113 a efectos de la acción reconvencional de mejor derecho de propiedad justificado por el mandato constitucional emergente de la Resolución de 23 de abril de 1907 (fs. 54), determinándose que la propiedad se encuentra dentro los aires del rio Pajchani de propiedad municipal, Derecho Propietario del municipio paceño que data de 1907, razonamiento que no resulta contradictorio (que en esencia se refiere a incongruencia interna), como alega el recurrente, siendo que por el contrario los jueces de instancia han contrastado y valorado la prueba en función a los dispuesto en los arts. 397 del Código de Procedimiento Civil y 1286 del Código Civil (conforme se desarrolla en el punto III.2 de la doctrina aplicable), y si consideraban que dicha valoración era errada tenían que haber acusado dicho aspecto en relación al error de hecho o de derecho que se habría cometido; no siendo evidente lo acusado en este punto.

Finalmente se tiene que acusan que el Auto de Vista habría violado las siguientes disposiciones legales, art. 236 del C.P.C., Auto Supremo de 22 de noviembre de 2005, los arts. 450, 452, 453, 1287, 1289, 1538 del C.C., se habría vulnerado además el art. 115.II de la C.P.E., así como la normativa internacional sobre derechos humanos, como el art. 8.1 de la convención americana sobre Derechos Humanos; al respecto se debe señalar que si bien los recurrentes acusan violación de las disposiciones legales antes citadas transcribiendo las mismas y citando jurisprudencia al respecto, no precisan en que forma dichas disposiciones habrían sido interpretadas en el proceso, cual las vulneraciones que se habrían realizado en la interpretación de dichas disposiciones legales no cumpliendo aunque mínimamente con lo dispuesto en el art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil aplicable al caso; aspecto que impide entrar a realizar un análisis detallado sobre lo acusado en este punto.

Por lo manifestado, corresponde a este Tribunal resolver conforme señala el art. 220.II del Código procesal Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, en aplicación de los arts. 220.II del Código Procesal Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación de fs. 270 a 275, interpuesto por Natalio Laura Mamani y Quintina Nicolasa Beltrán de Laura contra el Auto de Vista Nº 448/2014 de 23 de diciembre, cursante de fs. 262 a 264. Con costas y costos.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Duran