TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                        S A L A  C I V I L 





Auto Supremo: 382/2016

Sucre: 19 de abril 2016

Expediente: LP-109-15-S

Partes: Hospital Agromont. c/ Empresa Constructora Concordia S.A.

Proceso: Cumplimiento de Obligación.

Distrito: La Paz.


VISTOS: El recurso de casación cursante de fs. 308 a 309 de obrados, interpuesto por  Concordia S.A. Empresa Constructora, representada por Maricruz Medrano Strelli y/o Sergio Javier Jiménez Terrazas, contra el Auto de Vista Nº 99/2015,  de fecha 24 de marzo de 2015, cursante de fs. 303 a 304, pronunciado por la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso de Cumplimiento de Obligación, seguido a instancia del Directorio del Hospital Agromont, representado por Fortino Jaime Agromont Botello contra la Empresa Constructora Concordia S.A., la respuesta del recurso de fs. 315 a 317 vta., la concesión del recurso de fs. 318, los antecedentes del proceso; y:

I.- ANTECEDENTES DEL PROCESO:


Tramitado el proceso, el Juez Décimo Cuarto de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de La Paz, pronunció sentencia Nº 562 /2014, de fecha 25 d septiembre de 2014,  de fs. 285 a 286 vta., por la cual  declaró: PROBADA la demanda de cumplimiento de obligación interpuesta por Fortino Jaime Agromont en representación legal del “Hospital Agromont” contra la Empresa Constructora Concordia S.A. representada legalmente por Edwin Saavedra Toledo, en su condición de Presidente ejecutivo, debiendo pagar a la empresa demandante la suma de Ciento treinta y dos mil ciento veintinueve 10/100 Bolivianos (Bs. 132.129.10) dentro del tercero día de la notificación, salvándose los recursos que las partes interpongan.


Contra la referida Sentencia Fortino Jaime Agromont Botello en representación de Agromot solicita complementación y enmienda  el mismo que no ha lugar por Auto de fecha 22 de Octubre de 2014. Asimismo la parte demandada Concordia S.A. Empresa Constructora,  interpuso recurso de apelación cursante de fs. 291 a 292 de obrados,  en conocimiento del mencionado recurso la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia pronuncio Auto de Vista No 99/2015, de fecha 24 de enero de 2015,  por el confirmó la Sentencia No 562/2014 y el auto complementario de fs. 289, con costas.


En conocimiento de la Resolución de Alzada, Concordia S.A. Empresa Constructora, interpuso recurso de Casación, cursante de fs. 308 a 309, el mismo que se pasa a analizar:


II.- DEL CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN:


1.-  La empresa recurrente acusa que el Hospital Agromont pretende cobrar gastos exagerados por concepto de farmacia, servicios complementarios, hotelería y honorarios, suma de dinero que no fueron disgregadas ni conciliadas,  refiere que estando el paciente en terapia intensiva se le cobra también por el servicio de hotelería, al respecto cita el art. 291 Parágrafo I del Código Civil, referente a que el deudor tiene el deber de proporcionar el cumplimiento exacto de la prestación debida y el art. 294 del mismo cuerpo legal.


2.- Acusa que el Hospital Agromant pretende cobrar por servicios médicos prestados por otros profesionales que fueron contratados por el Hospital, siendo que se entiende que el Hospital cuenta con todo el personal y equipo profesional adecuado.


3.- Cuestiona el valor que tuviera cada ítem al valor del mercado de cada época porque de un producto difiere a otro de la calidad de los materiales utilizados, asimismo indica que los montos por los conceptos de farmacia y servicios complementarios nunca fueron explicados y menos justificados, lo cual impide honrar esa deuda.


De la Respuesta al Recurso de Casación.-


El Hospital Agromot en la respuesta refiere que el recurso de casación es una demanda nueva de puro derecho `pudiendo presentarse en el fondo y en la forma o en ambos, debiendo contener los requisitos del art. 258 del Código de Procedimiento Civil, sin embargo el recurrente con cumplió con especificar cuáles serían agravios incurridos por la Sentencia y el Auto de Vista, y tampoco fundamentó los mismos, así como no cumplió con los requisitos por el art. 258 del Código de Procedimiento Civil,  en ese sentido el recurso de casación solo tiene como objetivo el pretender dilatar el presente proceso. Asimismo refiere que todos los servicios médicos prestados por el Hospital fueron de conocimiento de la Empresa Concordia a través de las proformas de atención médico quirúrgicas autorizados por la referida empresa, así como el listado de medicamentos y servicios de laboratorios utilizados que no los observó oportunamente. Asimismo refiere que durante el término probatorio presentó toda la prueba documental respaldatoria como los informes médicos, detallando cronológicamente y minuciosamente todas las atenciones brindadas al paciente Max Ávila Mollinedo, desde su internación y que dicho informe fue recepcionado en oficinas de Concordia S.A, junto con las facturas, así como ofreció en calidad de pruebas documentales  en las que se detalla por fechas todos los servicios médicos quirúrgicos prestados, los servicios complementarios, de laboratorio, radiografías y medicamentos.

III.- DOCTRINA APLICABLE AL CASO.

III.1. De la carga de la Prueba:

Previamente a ingresar a considerar la carga de la prueba, nos referiremos a lo que debe entenderse por prueba, para dicha finalidad citaremos a Carlos Morales Guillen  quien en su obra titulada Código Civil Concordado y anotado, citando a Messineo, señala: “Prueba es la representación de un hecho y, por consiguiente es la demostración de la realidad (o de la irrealidad) del mismo. Si el hecho no se prueba, según las reglas dadas al efecto por la ley, es como si no existiese. La finalidad de la prueba es afirmar los hechos jurídicos, entendido este término en su más amplia acepción, hechos  naturales, hechos humanos y actos y negocios jurídicos…”.

Ahora bien, dicho autor, sobre la carga de la prueba inmersa en el art. 1283 del Código Civil, señala: “…..el peso de la prueba recae en quien demanda una determinada pretensión frente otro, que debe probar los hechos en los cuales fundamenta su demanda. El demandado puede limitarse a negarla, dejando toda la carga de la prueba al demandante (ei incumbit ptrobatio qui dicit,  nom qui negat). Mas si el demandado alega hechos diversos de los deducidos por el actor que, sin negarlos necesariamente, sean incompatibles con éstos y les quiten eficacia, ya porque tengan carácter extintivo (v. gr. Pago), impeditivo (v. gr. Vigencia de plazo pactado) o modificativo (v. gr. Excesiva onerosidad sobrevenida) está obligado a probar su excepción conforme  a la segunda parte del axioma citado supra”.

En relación a dichas consideraciones, este Tribunal Supremo de Justicia emitió varios Autos Supremos, entre ellos el Nº 162/2015 de fecha 10 de marzo de 2015,  que sobre este punto señala: “Respecto a la carga de la prueba, acusada en el recurso de casación, se debe considerar que, la prueba es un medio de verificación de las proposiciones incorporadas por los litigantes en el proceso con la finalidad de crear en el juzgador pleno convencimiento con relación a los hechos del proceso para cuya finalidad, las pruebas deben ser apreciadas de acuerdo a la valoración que les otorga la ley, conforme al sistema de apreciación legal de la prueba y el valor probatorio que les asigna la Ley o de acuerdo a las reglas de la sana crítica en previsión del art. 1286 del Código Civil concordante con el art. 397 del Código de Procedimiento Civil….”

IV.- FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Con relación a los reclamos expuestos en el recurso de casación, tienen como eje central el cobro  de gastos exagerados por el Hospital Agromont, al respecto daremos respuesta a los mismos en los siguientes términos.

1.-La parte recurrente acusa que el Hospital Agromont estuviera efectuando cobros exagerados por concepto de servicios médicos prestados, entre los que se encuentran los gastos de farmacia, servicios complementarios y honorarios profesionales los cuales no fueron disgregados ni conciliados.

Al respecto diremos que en el proceso se persigue el cumplimiento de la obligación de cancelación total de servicios médicos prestados por el Hospital “Agromont” a Max Ávila Mollinedo, quien sufrió accidente de trabajo y fue intervenido quirúrgicamente, con su fallecimiento posterior, asumiendo la empresa Concordia S.A. Constructora, empresa para la cual trabajaba el fallecido, el compromiso de pago del total de la deuda. Sobre lo reclamado consta oficios en los que la empresa demandada se comprometió a la cancelación total de los gastos médicos y quirúrgicos, asumiendo la obligación de cancelar dichos gastos en 3 cuotas mensuales por oficio de fs. 3 de obrados, documentos que fueron presentados como prueba preconsituida por la parte demandante, habiendo contestado la misma, observando solo un pago de 700 dólares que la empresa demandada hubiera realizado. Asimismo  todos los servicios prestados y el detalle fue de conocimiento de la empresa recurrente por las proformas 7053, cursante a fs. 239 a 240, 7556 cursante a fs. 241, 7728 a fs. 242,  así como el informe de contabilidad cursante a fs. 243, donde se detalla las facturas emitidas y los montos, así como los pagos a cuenta que ascienden al monto total de 13.746 Bs., los cuales han sido descontados, arrojando el monto a ser cancelado  Bs. 132.129,  documentos que han sido de conocimiento de la empresa recurrente  por notificaciones que cursan a fs. 250 y a pesar que la empresa recurrente observo la conciliación de cuentas por memorial de fs. 253, sin embargo no ofreció pruebas para desvirtuar las cuentas observadas, siendo su obligación la carga de la prueba conforme la doctrina aplicable en el punto III.1 ofrecer todos los medios probatorios que estén a su alcance para restarle eficacia a los montos establecidos por el Hospital Agromont, desvirtuando esas cuentas con las cuales discrepaba, sin embargo no existe prueba que alguna que la parte haya ofrecido, para desvirtuar los montos a cobrarse por el Hospital Agromont,  no siendo evidente lo reclamado en este punto.

2.- Cuestiona que el Hospital Agromont estuviera cobrando por servicios médicos profesionales, los cuales fueron contratados por el Hospital, cuando se supone que el Hospital cuenta con todos los profesionales. Al respecto, debemos decir que los costos cobrados por el Hospital Agromot, incluyen honorarios profesionales médicos, conforme se desprende de las proformas referidas en el punto anterior, siendo claro que los servicios prestados por los profesionales médicos son del Hospital Agromot, conforme se evidencia de las facturas y proformas, no existiendo prueba alguna que demuestre lo contrario, razón por la cual lo denunciado no tiene sustento legal, deviniendo su reclamo en infundado.

3.- Cuestiona el valor que tuviese cada ítem, con relación al valor correspondiente en el mercado de aquella época porque de un producto a otro difiere en calidad, asimismo indica que los montos por los conceptos de farmacia y servicios complementarios nunca fueron explicados y menos justificados.

Al respecto diremos que conforme se acredito en las proformas presentadas como prueba documental por el Hospital Agromont, cursante de fs. 239 a 240, 241 y 242, las mismas especifican los itemes y valores correspondientes,  así como los montos por  farmacia y servicios complementarios, debiendo la empresa recurrente si tenía observaciones  respecto a los itemes, debió ofrecer prueba documental que demuestre lo contrario, para desvirtuar los supuestos errores, en mérito que conforme a lo establecido ya en el punto anterior la carga de la prueba le correspondía al demandado con el objeto de desvirtuar la pretensión del demandante, y conforme al punto III.1 de la doctrina aplicable, no habiendo la parte recurrente cumplir con su obligación, dejando precluir su derecho a reclamar este aspecto.

Por lo expuesto corresponde a este Tribunal resolver conforme señala el art. 220.II del Código Procesal Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación del art. 220.II del Código Procesal Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación cursante de fs. 308 a 309 de obrados, interpuesto por  Concordia S.A. Empresa Constructora, representada por Maricruz Medrano Strelli y/o Sergio Javier Jiménez Terrazas, contra el Auto de Vista Nº 99/2015,  de fecha 24 de marzo de 2015,  pronunciado por la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz. Con costas y costos por existir respuesta al recurso de casación.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Dra. Rita Susana Nava Duran.