TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                              S A L A  C I V I L


Auto Supremo: 368/2016

Sucre: 19 de abril 2016

Expediente: LP-104-15-S

Partes: Ernesto Acosta Guzmán c/ Victoria Betty Paredes Gutiérrez

Proceso: Divorcio

Distrito: La Paz


VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 409 a 413, interpuesto por Victoria Betty Paredes Gutiérrez contra el Auto de Vista Resolución Nº 129/2014 de 11 de abril, cursante de fs. 405 a 406 pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso ordinario de divorcio seguido por Ernesto Acosta Guzmán contra Victoria Betty Paredes Gutiérrez; la concesión de fs. 416, los antecedentes del proceso, y;

I.- ANTECEDENTES DEL PROCESO:

La Juez Cuarto de Partido de Familia de la ciudad del Alto, dictó la Sentencia Resolución Nº 326/2013 de fecha 10 de junio, cursante de fs. 348 a 349 y vta., declarando PROBADA la demanda de fs. 9, por la causal prevista en el art. 131 del Código de Familia e IMPROBADA la demanda reconvencional de fs. 21 y 22, en consecuencia disuelto el vínculo matrimonial de los esposos Ernesto Acosta Guzmán y Victoria Betty Paredes Gutiérrez, ordenando que en ejecución de Sentencia se proceda a la cancelación de la partida matrimonial; asimismo se homologa la Resolución Nº 080/12 de fecha 09 de octubre de 2012, cursante a fs. 300 a 301 respecto de las medidas provisionales, con la única modificación de que se deja sin efecto la asistencia familiar en favor de Victoria Betty Paredes Gutiérrez.

Resolución de primera instancia que es apelada por la parte demandada, mediante escrito de fs. 354 a 356 y vta., que mereció el Auto de Vista Resolución Nº 129/2014 de 11 de abril, cursante de fs. 405 a 406, que en lo relevante fundamenta que en el caso que Autos, la demandada a tiempo de contestar la demanda, respondió en forma afirmativa a la demanda en lo que respecta a la separación de más de dos años señalado por su esposo; por lo que el Tribunal de Alzada considero aplicar el art. 347 del Código de Familia señalando que: “..si el demandado confesare clara y positivamente la demanda, el juez pronunciará sentencia sin necesidad de otra prueba en trámite. Si confesare una parte, solo en esta se tendrá por probada, debiendo proseguir el proceso sobre los demás puntos demandados”, y además teniendo en cuenta que la separación de hecho debe ser creada y determinada por la exclusiva voluntad de ambos cónyuges que resuelven poner término a la vida en común y vivir separados, misma que debe ser libremente consentida y continuada por ambos cónyuges durante el tiempo que marque la ley, por lo que se debe acreditar la duración y continuidad de la separación, sin ser necesario el motivo que produjo la separación ni la culpabilidad de uno y otro cónyuge, pues al haber sido declarada probada la demanda principal corresponde también declarar probada la reconvencional, por ser ambas pretensiones las mismas; por lo que REVOCA en parte la Sentencia Nº 326/2013 de fecha 10 de junio, cursante a fs. 348-349 vta., en consecuencia se declara probada la demanda reconvencional de fs. 21-22, y se confirma respecto a todo los demás. Sin costas.

Resolución de Alzada que es recurrida de casación en el fondo por la parte demandada, que obtiene el presente análisis.

II.- DEL CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN:

De las infracciones acusadas en el recurso de fondo, se extrae lo siguiente:

Denuncia mala valoración de la prueba presentada por el demandante, cuestionando las declaraciones testificales de Sonia Calle Choque, Zulema Chambi Ríos y José Luis Luna Pantoja, señalando que los testigos declararon no conocerla, por consiguiente no sería prueba idónea que demuestre la separación pública, libre, continuada y consentida por más de dos años.

Acusa mala interpretación y errónea aplicación de la ley, refiriendo que durante la sustanciación del proceso hubo reconciliación de la pareja en el mes de julio del año 2012, hecho que hace inviable la aplicación del art. 131 del Código de Familia, vulnerando su derecho a la familia y su calidad de esposa ante la sociedad.

Acusa de incongruente la fundamentación del Auto de Vista, ya que no refiere en lo mínimo los términos apelados, más aun cuestiona que su persona no hubiera alegado se declare probada su demanda reconvencional, más al contrario fue impetrado se declare improbada la demanda reconvencional por el acto de reconciliación.

Por lo expuesto, amparada en los arts. 250, 253 num. 1), 2) y 3), 255, 257, 258 y 260 del Código de Procedimiento Civil interpone recurso de casación en el fondo, solicitando al Tribunal Superior en grado revoque en su totalidad y dictándose Auto Supremo declare fundado el recurso y a tal efecto improbada la demanda principal y reconvencional.

Sin respuesta al recurso.

III.- DE LA DOCTRINA APLICABLE AL CASO:

III.1. Del art. 131 del Código de Familia como causal de divorcio.-

El Auto Supremo Nº 445/2015 de 15 de agosto, ha señalado que: “…Entendido doctrinalmente el divorcio como “la facultad o poder jurídico  que tiene cualesquiera de los cónyuges de acudir ante el órgano jurisdiccional competente, para  demandar la disolución  de su vínculo matrimonial, fundando su acción en alguna de las causales prescritas en la ley.”, se infiere que, cualquiera de los cónyuges por previsión específica legal, puede interponer demanda de divorcio ante el Juez de Partido de Familia, al amparo de cualquiera de las causales  dispuestas en los artículos 130 y 131 del Código de Familia.

Así, cuando la acción de divorcio se plantea por la causal dispuesta en el art. 131 de Código de Familia, vale decir  la separación de  hecho, libremente consentida y continuada por más de dos años, independientemente de los motivos que hubieran dado lugar a la misma, la prueba debe limitarse a demostrar la duración y continuidad de la separación, por el lapso dispuesto por ley, vale decir dos años, entendiéndose que en ese tiempo, ha desaparecido el afecto que mantenía unida a la pareja y los objetivos comunes que sostienen a este instituto, máxime cuando no existe ninguna intención de continuar una vida en común, hecho que se demuestra a  través de todos los medios de prueba dispuestos en el Código de Procedimiento Civil, de los que las partes pueden valerse pero de manera especial con la prueba testifical, interesando únicamente que el Juez a momento de emitir resolución, llegue al convencimiento de que  los esposos se encuentran separados por más de dos años.

A lo que se debe añadir que conforme dispone el art. 1 del Código de Procedimiento Civil:

“I. Los jueces y tribunales de justicia sustanciarán y resolverán, de acuerdo a las leyes de la República, las demandas sometidas a su jurisdicción.

II. No podrán excusarse de fallar bajo pretexto de falta, oscuridad o insuficiencia de la ley, en las causas sometidas a su juzgamiento, debiendo pronunciar sentencia según la equidad que hace de las leyes, conforme a las disposiciones que comprenden casos semejantes al hecho particular que ocurriere.”

Por su parte el art. 193 de la misma norma dice:

“El Juez no podrá dejar de fallar en el fondo de las causas sometidas a su juzgamiento, bajo pretexto de falta, oscuridad o insuficiencia de la ley, ni salvar los derechos de los litigantes para otro proceso. Deberá fundar su sentencia en los principios generales del Derecho, las leyes análogas o la equidad que nace del ordenamiento jurídico del Estado.”

IV. FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Del análisis del recurso de casación interpuesto por la demandada, se advierte que el mismo está orientado a cuestionar la decisión asumida por los Tribunales de instancia, al haber declarado probada tanto la demanda principal como la demanda reconvencional interpuesta ambas por la misma causal (art. 131 del C.F.); reflejando su disconformidad con los mismos.


Con relación a los puntos impugnados en el recurso de casación en el fondo, resulta necesario realizar las siguientes consideraciones:


La recurrente acusa que se habría violado el art. 131 del Código de Familia porque en los hechos y conforme el cuaderno procesal no se habría demostrado la causal invocada, es decir la separación por más de dos años; al respecto se debe señalar que el art. 397 del C.P.C., dispone que: “I. Las pruebas producidas en la causa serán apreciadas por el juez de acuerdo a la valoración que les otorgare la ley; pero si ésta no determinare otra cosa, podrá apreciarlas conforme a su prudente criterio o sana crítica. II. El juez tendrá obligación de valorar en la sentencia las pruebas esenciales y decisivas.”, precepto normativo que en relación al art. 1286 del C.C., establece una amplia e irrestricta libertad al juzgador para apreciar las pruebas conforme a su prudente criterio o sana critica, en caso de que éstas no estuviesen tasadas, atribución o facultad que resulta privativa y exclusiva de los jueces y Tribunales de grado, y que se materializa en el análisis crítico e integral del conjunto de los elementos de convicción reunidos e introducidos en el proceso, esto conlleva el deber de valorar los elementos probatorios en conjunto y no en forma aislada, es decir confrontarlos e integrarlos unos con otros.


En el caso de Autos, del análisis de las resoluciones emitidas por los de instancia, se tiene que el Juez A quo apoyo su razonamiento y que fue confirmado en parte por el Tribunal Ad quem, para declarar probada la demanda principal de divorcio y revocar en parte, declarando probada la reconvencional por separación de hecho invocada por ambas partes como causal de divorcio en la prueba testifical cursante a fs. 321 a 323 donde los testigos Sonia Calle Choque, Zulema Chambi Ríos y José Luis Luna Pantoja, quienes señalaron en forma uniforme que los esposos Acosta Paredes se encuentran separado por más de dos años, deposiciones que fueron corroboradas con la confesión espontanea hecha por la parte actora en su demanda y por la demandada en su memorial de respuesta a la demanda afirmando y confirmando su separación con su esposo por más de dos años, valor probatorio asignado por los arts. 403 y 404 del Código de Procedimiento Civil, de ello se infiere no ser evidente que no se hubiera demostrado la causal establecida en al art. 131 del C.F.


En relación a la supuesta mala valoración de la prueba nos remitimos a la respuesta otorgada en el punto precedente, donde se tiene manifestado la correcta valoración efectuada por los tribunales de instancia.


En este antecedente, si bien la recurrente acusa mala valoración de la prueba, traducida en error de hecho y de derecho como se tiene dicho líneas arriba, solo se limita a realizar una afirmación personal que solo denota su disconformidad con las resoluciones de instancia respecto a que los testigos no conocerían nada sobre su persona, aspecto que hace inviable que este Supremo Tribunal realice una nueva valorización de la prueba testifical, ya que no se encuentra en su acusación fundamento alguno que denote la existencia de error de hecho o de derecho, razón por lo que no amerita realizar mayores consideraciones.


En cuanto a que existiría incongruencia en el Auto de Vista, bajo el argumento de que la recurrente no habría solicitado se declare probada su demanda reconvencional, más al contario habría impetrado se declare improbada la demanda principal y reconvencional por el acto de reconciliación.


Del contexto del recurso se tiene que la recurrente lo que pretende es desconocer haber admitido que hubo separación de más de dos años según el memorial de respuesta a la demanda (fs. 21-22), misma que se habría producido el año 2004; pretendiendo de esta forma desconocer la causal invocada por ambas partes, con al argumento de haberse reconciliado la pareja por un tiempo, aspecto que fue  rechazado por el demandante; quien en todo el proceso ha señalado y probado haber constituido un nuevo hogar y procreado otros hijos con su conviviente actual; cabe aclarar que lo aseverado por la recurrente respecto de la reconciliación, la misma no ha sido demostrada en el curso del proceso. No siendo evidente lo acusado en este punto.


Por lo manifestado corresponde resolver el recurso de casación en la forma prevista por el art. 220.II del Código Procesal Civil.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42.I num. 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en el art. 220.II del Código Procesal Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 409 a 413, interpuesto por Victoria Betty Paredes Gutiérrez contra el Auto de Vista Resolución Nº 129/2014 de 11 de abril, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz. Sin costas ni costos, por no haber respuesta al recurso.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Duran.