TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                        S A L A  C I V I L




Auto Supremo: 140 /2016-RI

Sucre: 24 de febrero de 2016

Expediente: LP - 19 - 16 S

Demandante: Aida Marcelina Cuba Quispe.

Demandada: Martha Bárbara Mamani Paxi.

Proceso: Usucapión quinquenal.

Distrito: La Paz.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 186 a 187 vta., interpuesto por Aida Marcelina Cuba Quispe contra del Auto de Vista Nº 399/2015 de 27 de octubre de 2015 cursante de fs. 89 a 90 vta., pronunciado por la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso de usucapión quinquenal seguido por la recurrente en contra de Martha Bárbara Mamani Paxi, la concesión de fs. 190 los antecedentes del proceso;

I. ANTECEDENTES DEL PROCESO:

De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:

En base a la demanda de usucapión quinquenal de fs. 23 a 24 vta., aclarada a fs. 31 y vta., y 43 y vta., se inicia el proceso ordinario, que es contestada a fs. 47 y vta., se sustancia el proceso hasta pronunciarse la Sentencia signada con Resolución Nº 260/2015 de 18 de mayo de 2015 que cursa de fs. 68 a 70, que declara improbada la demanda.

Resolución de primera instancia que fue impugnado mediante recurso de apelación por la parte actora conforme al escrito de fs. 72 a 75, que fue resuelto por Auto de Vista de fs. 89 a 90 vta., que confirma la Sentencia recurrida, refiriendo doctrina respecto a la figura jurídica de la prescripción y la usucapión quinquenal cuyo requisito exige la inscripción del título, requisito no demostrado en la causa presente, refiriendo que el plazo de los 5 años para el cómputo de la usucapión correría desde la fecha de la inscripción del título que no se ha efectuado como exige el art. 134 del Código Civil; asimismo la Resolución de segunda instancia señaló de acuerdo a la prueba adjuntada no se evidenciaría la posesión por cinco años que alega la demandante, observando que la posesión carece del requisito de publicidad; fallo de segunda instancia que fue recurrido de casación de acuerdo al escrito de fs. 186 a 187 vta.

II. REQUISITOS DE ADMISIBILIDAD DEL RECURSO DE CASACIÓN:

Conforme a lo previsto en el art. 180 parágrafo II de la Constitución Política del Estado que garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales y ante la vigencia del Código Procesal Civil (Ley Nº 439), en cuya parte disposición transitoria sexta señala que a la vigencia plena de la mencionada ley se aplicarán lo dispuesto en la referida Ley Nº 439, conforme determina el art. 277 del Código Procesal Civil, se pasa a considerar los requisitos de admisibilidad previstos en el art. 274 de la mencionada norma procesal, conforme a lo siguientes puntos:

1. Emitido el Auto de Vista de fs. 89 a 90 vta., se notifica a la recurrente en fecha 27 de noviembre de 2015, habiendo presentado el recurso fecha 1 de diciembre de 2015 (cargo de fs. 189 vta.), esto dentro del plazo previsto en el art. 257 del Código de Procedimiento Civil -vigente en ese entonces-, recurso en el cual también se advierte que la recurrente identifica la resolución impugnada; asimismo corresponde señalar que luego de la emisión de la Sentencia la recurrente impugna la mencionada resolución de primera instancia, y ante la emisión del Auto de Vista que confirma el fallo impugnado recurre de casación, que resulta ser permisible, conforme al sistema de impugnación vertical.

2.- También corresponde señalar que en el recurso de fs. 186 a 187 vta. describe los siguientes argumentos para fundar su recurso de casación en el fondo:

a.- Acusa que el Tribunal de alzada desconoció las pruebas presentadas en primera instancia que no solo acreditan la propiedad sino la posesión, la confesión del vendedor, refiriendo que el inmueble no cuenta con superficies coincidentes para proceder a su división.

b.- Acusa que el A quo refirió, que al no haberse generado la prueba de inspección no se puede verificar la posesión del inmueble, sin embargo de ello existen otros medios de prueba como el de la confesión.

c.- Señala que los “imputados presentados” no coinciden con la superficie del folio real, desconociendo el hecho fáctico que anteriormente el inmueble se hacía bajo división, sin realizar ningún trámite ante el Gobierno Municipal.

d.- La Sala pretende, que el título se encuentre inscrito, que genera el cómputo para la usucapión, aspecto errado pues una usucapión entiende que no tiene inscripción.

e.- La jurisprudencia señalada no atinge al caso y menos es pertinente a la prueba presentada, dañando el derecho de propiedad, concluyendo que no se ha hecho observación correcta de la normativa  y que en el caos de autos de ha violado principios teleológicos de la usucapión.

Para peticionar que se case el Auto de Vista o en su caso se revoque el mismo.

2.1.- Corresponde señalar que el art. 274.I num. 3) del Código Procesal Civil, al igual que su similar art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil con el que fue formulado el recurso, exigen que el recurrente debe cumplir en expresar con claridad y precisión la norma acusada de infringida, vulnerada o aplicada erróneamente, especificar en qué consiste la infracción vulneración o falsedad o error.

La norma referida precedentemente obedece, a la tesis de que el recurso de casación es asimilable a una demanda de puro derecho, lo que quiere decir que en el recurso debe identificarse en qué medida el Tribunal de apelación hubiera errado y como debe sanearse el yerro que se hubiera generado, de esa manera, se cumple tanto con la exigencia del art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, cuya similitud contiene la norma descrita en el art. 274.I num. 3) del Código Procesal Civil.

La exigencia descrita precedentemente tiene estrecha relación con la identificación de los recursos sea en el fondo o en la forma; también en ambos cuerpos procesales se permite al recurrente acusar que en la apreciación de las pruebas se ha incurrido en error de hecho o en error de derecho, caso en el cual debe identificarse el error incurrido y la forma de su comisión, si se trata del “error de derecho” tiene que ver con el valor probatorio, en cambio si se trata del “error de hecho”, tiene que ver que en el cotejo (confrontación) de la descripción efectuada por el juzgador respecto al medio de prueba y evidenciar el yerro (suposición, cercenamiento o confusión) que se hubiera generado al momento de absorber el contenido del medio de prueba para trasladarlo en la resolución impugnada.

2.2.- Análisis del recurso de casación.-

En el inc. a) se señala que no se hubiera tomado en cuanta la confesión, sin embargo de referirse al medio de prueba, no especifica si el error incurrido fuera una relativa al “error de hecho” o “error de derecho”, no menciona si el valor probatorio o el contenido del medio de prueba pudiera cambiar la decisión de los jueces de grado, y cual el error cometido respecto al medio de prueba; en lo demás hace referencia de forma genérica de no haberse considerado los medios de prueba, cayendo la misma en una acusación vaga.

En el inc. b) refiere que existen medios de prueba que suplen al inspección judicial, sin embargo de ello, tampoco mencionan dichos medios de prueba que hubieran sido equivocados por el Tribunal de alzada, alegando solo a la prueba de confesión que ya fue analizada en el punto anterior.

En el inc. c) refiere que “los imputados presentados”, no coincidirían con la superficie del folio real, alegando que anteriormente las transferencias se realizaban sin trámite del Municipio; argumento ajeno al objeto del litigio que versa sobre usucapión quinquenal.

En el inc. d) refiere que la observación de la falta de inscripción de su título, refuta que la causa resulta ser de usucapión y por lo tanto no existe inscripción; en ese argumento no enfoca si la misma quiere hacerla valer como error de hecho o de derecho en la apreciación de la prueba, o acusar alguna norma de infringida, vulnerada o aplicada indebidamente al caso de autos, en la forma que se encuentra descrita el argumento cae en la ambigüedad.

Finalmente en el inc. e) refiere que la cita de la jurisprudencia resulta ser pertinente; argumento que no especifica el yerro incurrido por el Tribunal de alzada; en lo demás acusa daño a su derecho de propiedad alegando que no se ha efectuado correctamente la normativa, sin explicar la norma específica, siendo estas aseveraciones sin contenido jurídico ni especifico que permita efectuar un análisis sobre el fondo de la controversia.

Por lo que se deduce que la recurrente no ha cumplido con el art. 274.I num. 3) del Código Procesal Civil, que resulta ser análogo al requisito descrito en el num. 2) del art. 258 del Código de Procedimiento Civil, norma con la que fue planteado el recurso de casación.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 42.I num. 1) de la ley N° 025 concordante con el art. 277.I del Código Procesal Civil, y en aplicación de los arts. 220.I num. 4) del mismo cuerpo legal, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 186 a 187 vta., interpuesto por Aida Marcelina Cuba Quispe contra del Auto de Vista Nº 399/2015 de 27 de octubre de 2015 cursante de fs. 89 a 90 vta., pronunciado por la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz. Sin costas al no existir contención.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.