TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                   S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 1203/2016                                                                 Sucre: 24 de octubre 2016                                                         Expediente: LP-1-16 -S                                        

Partes: Ricela Quintana Eyzaguirre c/ Berna Rosario Vargas Eyzaguirre y otra.

Proceso: Declaración de Contención en proceso Voluntario.

Distrito: La Paz.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 117 a 118 vta., interpuesto por Ricela Quintana Eyzaguirre, contra el Auto de Vista  Nº  S-255/2015 de  21 de agosto de 2015, cursante de fs. 112 a 113, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso ordinario de Declaratoria de contención  en proceso voluntario, seguido  por  Ricela Quintana Eyzaguirre contra Berna Rosario Vargas Eyzaguirre y Maria Enriqueta Vargas de Vidangos, la concesión de fs. 121, los antecedentes procesales; y:

I.- ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Décimo Segundo de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de La Paz, pronunció la Sentencia Nº 219/2014 de 25 de septiembre, cursante de fs. 84 a 87, declarando PROBADA la oposición formulada por Berna Rosario Vargas Eyzaguirre y Maria Enriqueta Vargas Eyzagurre de Vidangos de fs. 16 y vta., reiterada a fs. 25 y vta.,  por Acción de Declaración Judicial de Desheredación; y en su mérito dispone la Exclusión de Ricela Quintana Eyzaguirre de la sucesión abierta al fallecimiento de su madre Enriqueta Eyzaguirre Vda. de Vargas.

Resolución contra la que se solicitó complementación y enmienda por escrito de fs. 93 y vta., resuelta por Auto de 6 de octubre de 2014 (fs. 94 y vta.) que enmendó  aspectos de forma que no desvirtuó  ni modificaron la Sentencia.

Sentencia que mereció recurso de apelación interpuesta por Ricela Quintana Eyzaguirre por memorial de fs.  97 a 98.

En mérito a esos antecedentes, la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, emitió el Auto de Vista Nº  S-255/2015 de  21 de agosto, cursante de fs. 112 a 113, que confirmó la Sentencia apelada, argumentando  que la oposición deducida por las hermanas Berna Rosario y María Enriqueta Vargas Eyzaguirre tiene como antecedente la existencia de la Escritura Publica Nº 0180/2009 sobre “Testamento Abierto y Desheredación” promovido por Enriqueta Eyzaguirre Vda de Vargas involucrando en tal determinación a Martha Juana Vargas Eyzaguirre y Ricela Quintana Eyzaguirre, quienes por decisión de la testadora quedaron fuera del acervo hereditario de la causante, por lo que, la Juez abordó las condiciones y causales de admisibilidad del instituto de la desheredación previstas por los arts. 1173 y 1176 del Código Civil.

Por otra parte, con relación a la causa petendi de la reconvención señaló que la Juez  acogió de forma correcta las razones justificadas para la Desheredación contenida  en la escritura Publica Nº 0180/2009 sin que la parte demandante rebatió su contenido, otorgándole el valor estimativo para el caso.

Resolución de Alzada que es recurrida de casación en el fondo por parte  de Ricela Quintana Eyzaguirre.

II.- CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN:

1.- Acusa interpretación errónea y aplicación indebida de la Ley con el argumento de que el art. 1173 del Código Civil  señala que son motivos de desheredación los contenidos en los casos 1 y 3 del art. 1009 de la citada norma legal, toda vez que el caso 4) de indignidad (no de la ascendencia) no es causal de desheredación.

2.- Acusa error en la apreciación de la prueba señalando que la prueba preconstituida ratificada durante el periodo de prueba no demuestra ninguna de las causales de desheredación previstas en el Código Civil menos abandono de su parte.

A su vez, arguye que no se ofreció testigos ni ningún elemento de hecho que permita demostrar la declaración unilateral de desheredación contenida en la Escritura Publica Nº 0180/2009 de 27 de abril de 2009.

Por lo anterior, refiere plantear recurso de casación en el fondo en previsión del art. 253 num. 1) y 3) del Código de Procedimiento Civil, pidiendo se emita Auto Supremo casando el Auto de Vista y deliberando en el fondo se le declare por no excluida de la sucesión hereditaria de su madre.

CONTESTACIÓN AL RECURSO DE CASACIÓN.-

En el caso de autos, Julio Enrique Vidangos Ramírez en representación de Berna Rosario y María Enriqueta Vargas Eyzaguirre no formula contestación alguna al recurso de casación en el fondo, mas al contrario por escrito de fs. 120 y vta., solicita se dé por ejecutoriado la Resolución S-255/2015 con el fundamento que a las recurrentes les corrió el término tácitamente para poder presentar su recurso.

III.- DOCTRINA APLICABLE AL CASO:

III.1.- Sobre las reglas formales de los Testamentos  y la característica de los Testamentos Abiertos.

La doctrina señala que: “El testamento es un acto cuya validez se vincula estrechamente  a la estricta observancia de las formalidades prevenidas en el Cc. El quebrantamiento de los preceptos relativos a los diversos requisitos formales de cada testamento tiene, en principio, una sola y extrema sanción: la nulidad absoluta (…) El notario es hábil si se halla en ejercicio de su cargo y lo ejerce dentro su distrito notaria, pues fuera de él carece de fe pública (…).

A su vez los Testamentos llamados  abiertos” se caracterizan porque el autorizante, en su caso y los testigos, en el supuesto de que intervengan, conocen el contenido de la última voluntad (…) Es capaz de otorgar testamento abierto cualquier persona que tenga pleno uso de sus facultades, aun cuando no sepa leer (…) el testamento abierto deberá ser otorgado  ante notario hábil para actuar en el lugar del otorgamiento.” (Derecho de Sucesiones, Quinta Edición, José María Bosch Editor S.A.-Barcelona 1193).

III. 2.- Sobre la Desheredación

La jurisprudencia de la ex Corte Suprema de Justicia ha orientado en el Auto Supremo Nº 381/2010 de 5 de noviembre, que….corresponde establecer que la desheredación es el acto por el cual el causante mediante su testamento excluye de su sucesión a un heredero forzoso que ha incurrido en una causal prevista por ley. De ello se extraen los siguientes requisitos: a) sólo el causante puede desheredar; b) debe hacerlo en su testamento; c) se deshereda únicamente a uno o más herederos forzosos; d) debe fundarse en una o más causales expresamente previstas por ley; finalmente, no es suficiente que el testador exprese en su testamento su voluntad de desheredar a uno o más de sus herederos forzosos, señalando la causal en que se apoya, sino que es preciso, además, para que ésta surta válidamente sus efectos, que se tramite la acción de desheredación que derive en una Sentencia declarativa.

Que, en ese marco, ingresando a resolver el recurso conforme los agravios expuestos en relación a los antecedentes del proceso, se establece que no es evidente que el Tribunal de alzada hubiere establecido que para que proceda la desheredación es suficiente la voluntad del testador, en efecto, de la lectura del pronunciamiento recurrido se establece que el Tribunal Ad Quem concluyó que en el caso sub lite, "fue debidamente demostrado el primer hecho a probar fijado por el Auto de 23 de marzo de 2001, o sea la disposición de última voluntad del causante cursante de fojas 4 a 7 vuelta (…) “

Este Tribunal mediante Auto Supremo Nº 263/2013 de 23 de mayo, sobre la desheredación ha señalado lo siguiente: “Por su parte, la desheredación, es un instituto que se encuentra incorporado en el Libro cuarto del Código Civil, de las Sucesiones por causa de muerte, así el art. 1000 de esa norma señala: “La sucesión de una persona se abre con su muerte real o presunta.”, entendiéndose que para la procedencia de la acción de desheredación, debe procederse conforme a lo dispuesto por los arts., 1176 y 1177 de la norma sustantiva, en ese entendido, la desheredación, es la manifestación de la voluntad dispuesta de manera expresa en Testamento, por la persona que pretende la misma respecto de su heredero, nombrándolo de manera específica en el Testamento, e indicando además los motivos o causales debidamente fundadas, además de los datos de referencia que han dado lugar a su decisión. Así, abierta la sucesión, conforme al art. 1000 del Código Sustantivo, los otros herederos o el albacea, tramitarán la desheredación ante autoridad competente, con la presentación del Testamento en el que el de cujus manifiesta su voluntad de excluir de su sucesión a uno o más de sus herederos, para que la misma sea declarada judicialmente, de no procederse así la misma carece de todo valor, pues no basta la simple existencia del Testamentosino que la misma sea declarada judicialmente.

De lo anterior, se infiere que la desheredación, la declaración de indignidad y la revocación de adopción, esta última inexistente en la nueva normativa que regula el instituto de la adopción, son tres institutos diferentes pero que sin embargo, comparten causales para su procedencia y tienen un fin común que es la exclusión de la sucesión de uno o más herederos “.

IV.-FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

1.- Sobre la interpretación errónea y aplicación indebida del art. 1173 del Código Civil, con el argumento de que el abandono o dejadez no constituye causal de desheredación. Corresponde referir que el Tribunal Ad quem y el A-quo, en principio establecieron la existencia de un testamento abierto con el cumplimiento de las formalidades expuestas en el punto III.1 de la doctrina aplicable (fs. 11 a 15) a través del cual la testadora expresó su última voluntad referida a la desheredación o exclusión de sus hijas Ricela Quintana Eyzaguirre y Martha Juana Vargas Eyzaguirre, que tal voluntad fue expresada en la Cláusula Cuarta de la Escritura Pública de un Testamento Abierto y Desheredación Nº 0180/2009 de  27 de abril de 2009, con el siguiente tenor: “…a través del presente testamento he decidido en el uso pleno de todas mis facultades mentales, DESHEREDAR A MIS HIJAS RICELA QUINTANA EYZAGUIRRE y MARTHA JUANA VARGAS EYZAGUIRRE (…) tales actos se adecuan exactamente a la previsión contenida en el art. 1174 inc. 1) del Código Civil(…) Porque al actuar de esa manera las nombradas anteriormente me injurian e infaman gravemente, incumpliendo el deber impuesto por el art. 175 inc. 1) del Código de Familia…”, de ello se colige que la norma jurídica sustento de la desheredación efectuada por la testadora es el art. 1174 inc. 1) del Código Civil impetrando que el actuar de las desheredadas constituyen una ofensa muy grave a su honra ante injurias e infamaciones en su contra.

Al respeto la doctrina a través de José Luis Lacruz Berdejo, Francisco de Asis Sancho Rebullida, Agustín Luna Serrano, Jesús Delgado Echeverria, Francisco Rivero Hernandez y Joaquin Rams Albesa, señalan: “Es desheredación la declaración expresa de un testador, de privar al legitimario de participar en su herencia, especificando que lo hace por haber incurrido éste en alguna de las causas taxativamente previstas por la Ley; todas ellas, infracciones graves contra la esfera moral o física (…) con repercusión en el orden o el honor…”. (Derecho de Sucesiones, Quinta Edición, José María Bosch Editor S.A.-Barcelona 1993, pág. 444); conforme este criterio vertido por la doctrina se tiene que aquellas conductas que de forma directa e indirecta afectan a la moral y honra de la causante a través de injurias e infamaciones también constituyen causales para la Desheredación, causal que se encuentra prevista en el numeral 1) del art. 1174 del Código Civil, con el siguiente tenor: “ OTROS MOTIVOS PARA DESHEREDAR A LOS DESCENDIENTES) Los motivos justos por los cuales se puede desheredar a los descendientes son, además: 1) Injuriar o infamar al padre o a la madre, gravemente, o haberles puesto manos violentas”, extremos que conllevaron -a la Juez- a la convicción de que el Testamento Abierto acompañado en calidad de prueba preconstituida a  la pretensión de Oposición y Acción de Declaración Judicial de Desheredación formulada a fs. 16 y vta, reiterada a fs. 25 y vta. demostró que la desheredación de Ricela Quintana Eyzaguirre se halla fundada en una causal expresamente prevista por Ley.

Lo anterior conduce que la pretensión de la recurrente no tiene asidero legal, al impetrar que los de instancia fundaron su fallo en el art. 1173 del Código Civil, toda vez que si bien el tribunal Ad quem hizo referencia a la referida norma sustantiva, fue en mérito a que el A-quo abordó la misma en la Sentencia de fs. 84 a 87, solo con el fin de establecer en que consiste el instituto de la desheredación y dejar en claro que la desheredación debe fundarse en una de las causales señalas en Ley, indicando: “… que la desheredación es una Institución de derecho civil, sucesiones; mediante la que el testador adquiere la facultad de excluir de la sucesión hereditaria a los descendientes, ascendientes, cónyuge o conviviente, ya sea por indignidad o por negar sin motivo legitimo la asistencia familiar a favor del testador; conforme prevé el art. 1173 del Cdgo. Civil, o también por la concurrencia de otros motivos como el injuriar o infamar al padre o a la madre, gravemente, o haberles puesto manos violentas (…) conforme prevé el art. 1174 del Código. Civil (…) En cuanto al segundo requisito, que atiende las previsiones de los arts. 1173, 1174 y 1175 del Código Civil, toda vez que la desheredación debe fundarse en una de las causas señaladas por Ley” , de esta argumentación se denota que el Tribunal de Alzada en ningún momento sostuvo que el art. 1173 del Código Civil sea sustento de la Sentencia, cuando expresamente concluyó que  la desheredación en el caso de autos se funda en el art. 1174 inc. 1) del Sustantivo Civil conforme se halla expresado en el Testamento Abierto y Desheredación suscrito por la causante Enriqueta Eyzaguirre Vda. de Vargas, hecho que implica el cumplimiento de lo dispuesto por el art. 1176 de dicha norma legal, que señala: “La desheredación se hará precisamente en Testamento nombrando claramente al desheredado y exponiendo el motivo justo con todos los datos que le apoyen”.

Lo expuesto precedentemente, conlleva que la Resolución de Alzada confirmó la Sentencia impugnada, fundando esa determinación en el hecho de haberse probado la Acción de Declaración Judicial de Exclusión Sucesoria de fs. 25 y vta., interpuesta por Berna Rosario Vargas Eyzaguirre y Maria Enriqueta Vargas Eyzaguirre de Vidangos, más aun cuando se colige de antecedentes procesales que Ricela Quintana Eyzaguirre no rebatió la misma con ningún medio de prueba, por lo que la pretensión de la recurrente deviene en infundado.

2.- Con relación a la denuncia de error de apreciación de la prueba, por no haberse demostrado ninguna de las causales de Desheredación previstas en el Código Civil. Al respecto corresponde referir que conforme se señaló en el anterior punto de la presente resolución y en el punto III.2 de la Doctrina aplicable, en el caso de autos concurrieron los requisitos para la procedencia de la Desheredación: a) Sólo el causante puede desheredar; b) Debe hacerlo en su testamento; c) Se deshereda únicamente a uno o más herederos forzosos; d) Debe fundarse en una o más causales expresamente previstas por Ley; requisitos sustentados para su eficacia con la interposición de la Acción de  Declaración Judicial de Exclusión Sucesoria de fs. 25 y vta., surtiendo válidamente los efectos de la desheredación ante la  existencia del Testimonio Nº 0180/2009 relativo a una Escritura Pública de un Testamento Abierto y Desheredación, al cual el juzgador A quo le otorgó conforme se tiene en su lectura, la eficacia que la Ley le asigna en previsión de los arts. 1287 y 1289 del Código Civil, por lo que la recurrente mal podría impetrar que la misma sea un “negocio jurídico unilateral”, ya que una vez opuesta la Contención al proceso voluntario de Declaratoria de Herederos  e incoada  la Acción de Declaración Judicial de Exclusión Sucesoria  por Berna Rosario Vargas Eyzaguirre y María Enriqueta Vargas Eyzaguirre de Vidangos, la recurrente debió debatirla con medios probatorios tal acción y el contenido del Testimonio Nº 0180/2009,  más al contrario de datos del proceso se denota que una vez contestada a la acción, la recurrente simplemente impetró prueba testifical (no producida), presentando de la misma forma el referido Testimonio, ratificada por escrito de fs. 61 y vta. con el argumento que la carga de la prueba corresponde al actor; hecho que implica que la recurrente no desvirtuó los puntos de hecho a probar fijados por la A quo en el Auto de 10 de febrero de 2014 (fs. 52), lo cual condujo al Tribunal de Alzada a señalar: “La dinámica del proceso de conocimiento, permite justificar la necesaria contención o contradicción de posiciones, contando las partes con la posibilidad de demostrar la certeza alegada mediante la acreditación de pruebas (onus probandi) que no representa solo una facultad sino una carga procesal (….)  las razones justificadas mediante Escritura Publica Nº 018072009 han sido correctamente acogidas por la Juzgadora, sin que la parte demandante hubiese rebatido su contenido, otorgándole por ello el valor estimativo que el caso ha exigido para resolver la litis”, concurriendo los efectos de la Desheredación que radica en que el desheredado con justa causa queda privado de toda participación, no solo en los derechos legitimarios, sino en la sucesión intestada, hecho acontecido en el caso de autos en observancia del art. 1176 del Código Civil; resultando sin fundamento el reclamo esgrimido en casación.

Correspondiendo dictar Resolución conforme determina el art. 220.II del Código Procesal Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, ejerciendo la facultad conferida por el artículo 42.I num. 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial en aplicación del art. 220.II del Código Procesal Civil declara INFUNDADO, el recurso de casación de fs. 117 a 118 vta., interpuesto por Ricela Quintana Eyzaguirre, contra el Auto de Vista signado con Resolución Nº S-255/15 de 21 de agosto de 2015, cursante de fs. 112 a 113, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz. Con costas y costos en favor de Berna Rosario y María Vargas Eyzaguirre; regulándose honorario del abogado en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.