TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                                                                        S A L A  C I V I L                        

Auto Supremo: 1087/2016                                                                            Sucre: 19 de septiembre 2016                                                           Expediente: O 60 15 S                                                                             Partes: Briseida Gabriel Chila c/ Eliodoro Gabriel. H. y otros.                                Proceso: Usucapión                                                                                   Distrito: Oruro


VISTOS: El recurso de casación de fs. 196 a 198 y vta., interpuesto por Briseida Gabriel Chila, en contra del Auto de Vista Nº 172/2015 de 28 de octubre, que cursa de fs. 189 a 192, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, en el proceso de usucapión seguido por la recurrente en contra de herederos de Eliodoro Gabriel H. y otros., la concesión de fs. 213, los antecedentes del proceso, y:

I. ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Mixto de Partido y Sentencia de Challapata, dicta la Sentencia Nº 10/2015 de 19 de mayo, que cursa de fs. 150 a 152, declarando improbada la demanda de usucapión extraordinaria.

Resolución de primera instancia que fue recurrida de apelación por la actora que fue resuelta por Auto de Vista de fs. 189 a 192, que confirma la Sentencia apelada, argumentando su Resolución con la trascripción del criterio del Juez respecto a la prueba testifical en inspección de fs. 142, deduciendo que el A quo tomó en cuenta las pruebas testificales de cargo, que fue contrastada con la prueba objetiva y esencial como la inspección de visu; refiere que si bien las pruebas testificales de fs. 132 a 134 y de fs. 140 y vta., describirían datos sobre la posesión de manera pacífica y continuada por 10 años, empero la inspección llegó a entender que los diez años no fueron cumplidos, empero no existen vestigios de los enseres y menos una convivencia por parte de los presuntos propietarios, y que en la audiencia existió oposición, refiriendo haberse generado la valoración integral conforme y cita los arts. 1330 el Código Civil y 476 de su procedimiento. Refiere que, la prueba de inspección es una prueba que permite apreciar la objetividad los hechos como el caso de la actora, no se demostró la posesión continua, pacífica y de buena fe por 10 años, en consideración a que en la inspección se hubiera presentado el colindante Mario Quiñonez Gabriel efectuando oposición e indicando que el inmueble sería objeto de división y que son tres hermanos que tienen el patio común, en base a ello considera que la usucapión se considera incierta; asimismo describe que, respecto a la valoración de las pruebas, describió la preponderancia sobre la prueba de inspección sobre la prueba testifical citando el Auto Supremo Nº 136, de 16 de abril de 2002, deduciendo que al reclamo sobre la apreciación de la prueba testifical resulta ser intrascendente pues en estos procesos se debe demostrar el corpus y animus así como el transcurso de tiempo, y la posesión pacífica. También refiere, respecto al agravio de haberse considerado indebidamente el argumento de que el bien se encontraría en lo pro indiviso, reitera el argumento que en inspección se hubiera formulado oposición en el predio aclarando que el bien fuera producto de un proceso de división hereditaria y que son tres hermanos los que tiene un patio común, en base a dicho argumento describe que no fuera viable el proceso de usucapión, sobre una pretensión de usucapión de acciones y derechos de un bien en lo proindiviso, sin que exista una delimitación sobre su fraccionamiento, al efecto cita el Auto Supremo Nº 334/2012 de 6 de diciembre, en base al cual sostiene que mientras no exista división no es posible usucapir bienes en lo proindiviso, siendo necesaria su división previa debidamente registrado en Derechos Reales. Finalmente refiere que no corresponde anular la Sentencia porque no se cumple con el presupuesto establecido en el art. 16 de la Ley Nº 025.

II.- CONTENIDO DEL RECURSO DE CASACIÓN:

Acusa violación del art. 1330 del Código Civil, describiendo los hechos probados y no probados que el Juez asumió en Sentencia, exponiendo que no se refirió a la prueba testifical, y la ley y jurisprudencia refiere que las pruebas testificales deben ser analizadas  de acuerdo a norma, y su incumplimiento implica vulneración del art. 1330 del Código Civil y 397 de su procedimiento, infracción que fue confirmada por el Ad quem, al referirse que sí se tomó en cuenta dichos medios de prueba y las contrastó con la prueba de inspección, quien alegó no haberse demostrado la posesión pacífica y continua por 10 años.

Describe que de acuerdo a la inspección del inmueble efectuado el 3 de marzo de 2015, se estableció la superficie de 97,37 m2., encontrando productos alimenticios, enseres domésticos, ropa y herramientas de trabajo, verificó la construcción de un muro de 2 mts., de alto al lado norte, que faltaba terminar a los lados este y oeste, asimismo se encontró un baño, pileta de agua potable e instalación eléctrica, el cambio del techo por calamina empero el Juez en audiencia dedujo que la casa no es habitable, es depósito y las ollas no tienen uso, la casa no tiene tumbado y no tiene muralla perimetral. Asimismo, refirió que Mario Quiñonez Gabriel apareció luego de la inspección, y refirió que es hijo de Carmen y es colindante del norte y este, refiriendo que le molesta la pared, el patio es común cuestiona la división que fue efectuada en su ausencia y solo está reclamando el patio lo demás no le interesa, asimismo describió que el patio es compartido de propiedad de Eliodoro Gabriel, Presentación Gabriel y Carmen Gabriel y aparece con pared, alega que la actora “vivía debajo” de la Prefectura, que vive en ese lugar desde 1989, y describe la versión de la actora en audiencia de inspección en sentido de que reconoce la calidad de común el predio.

Describe que en Sentencia y Auto de Vista, no se ha tomado en cuenta, refiere que la casa se utiliza para guardar la cosecha de quinua, su cuño y ahí mismo está la cama de la madre, la abuela y de sus hijos, es despensa y al mismo tiempo es cocina, se desconoció la idiosincrasia y el modo de vida. Refiere que Mario Quiñones no ha formulado ninguna oposición al trámite, solo le molesta la pared divisoria, quien reconoce que la actora vive desde 20 años, arguyendo que el Ad quem falseó la verdad; asimismo sostiene que al amparo del art. 167 del Código Civil y 671 de su procedimiento, refiere haberse demandado la división y partición en base al testamento otorgado por Pablo Mamani y la E.P. N° 8 por la que Eliodoro Gabriel transfiere el derecho de propiedad a Pedro Gabriel, en el que se procedió con la división del predio que resulta ser irreclamable, refiere que la división es anterior al proceso de usucapión, describiendo que el Auto de la división es de 21 de febrero de 2014 y la demanda de usucapión de 16 de septiembre de 2014, acusando falta de valoración de las literales de fs. 45 a 73.

Acusa error de hecho en la apreciación de las pruebas, deduciendo que se ignora el Auto de fs. 55 a 57 que define una distribución igualitaria a los copropietarios; asimismo acusa error de derecho en la apreciación de las pruebas, se infringe el art. 1286 del Código civil y 397 de su procedimiento al afirmarse que la actora no estaría en posesión del bien inmueble a usucapir, sin embargo el Juez no valoró todo lo sucedido en dicha inspección.

Por lo que solicita casar el Auto de Vista y se declare probada la demanda de usucapión decenal.

III.- DOCTRINA LEGAL APLICABLE:

III.1.- Sobre la usucapión entre copropietarios:

La viabilidad de la usucapión ente copropietarios ha sido establecido en el Auto Supremo Nº 567/2014 donde se estableció que: “…es posible la usucapión entre coherederos o comuneros, pero para que opere esa prescripción por posesión exclusiva está condicionada a intervertir su situación de coposeedor a único poseedor, surgiendo la especial necesidad de precisar cuándo realmente los restantes comuneros o coherederos han sido excluidos, como para considerar que el único que quedo en posesión del bien, puede llegar a adquirir por usucapión la integridad de la cosa poseída…”

III.2.- Sobre los elementos de la posesión:

Asimismo corresponde citar que, respecto a los elementos de la posesión sobre el corpus y el animus, la extinta Corte Suprema de Justicia de la Nación ha pronunciado diferentes fallos que han sido asumidos por este Tribunal, así se puede citar el Auto Supremo Nº 80 de 04 de noviembre de 2004 pronunciado por Sala Civil Segunda, señaló que: “En efecto, el solo hecho de tener título de propiedad, otorga al propietario el corpus y ánimus sobre la cosa, ejerciendo el uso, goce y disposición sobre aquélla, facultándole además, el derecho de reivindicar la cosa de manos de un tercero, así el demandante no hubiere estado en posesión material de la cosa en litigio. Así el derecho de propiedad se diferencia de las acciones posesorias, pues, en estas últimas, sí es preciso la posesión física o corporal por parte de quien la invoca, lo que no sucede con el primero…"; criterio jurisprudencial compartido por éste Tribunal Supremo de Justicia que en repetidos fallos advirtió que “…la acción reivindicatoria, es la existencia de un derecho de propiedad sobre la cosa cuya reivindicación se demanda. Sólo aquél que demuestra ostentar derecho propietario puede reivindicar la cosa de quien la posea o detente. Derecho propietario, el cual por su naturaleza, conlleva la posesión emergente del derecho mismo, consiguientemente, no necesariamente debe estar en posesión corporal o natural del bien, habida cuenta de que tiene la "posesión civil" que está integrada por sus elementos corpus y ánimus…"

III.3.- Sobre la renuncia a la prescripción:

Asimismo corresponde señalar el carácter de la renuncia a la prescripción conforme al art. 1496 del Código Civil, en dicho texto se señala lo siguiente: “(Renuncia de la prescripción) I. Sólo se puede renunciar a la prescripción cuando ella se ha cumplido y se tiene capacidad para disponer válidamente del derecho.

II. La renuncia puede también resultar de un hecho incompatible con la voluntad de hacer valer la prescripción”

Esta figura jurídica se aplica cuando la prescripción ya ha sido operada, y pese del tiempo transcurrido, la persona que podría hacer valer la prescripción y la última parte del articulado refiere que la renuncia también puede resultar de una hecho incompatible con la voluntad de hacer valer la prescripción, como un reconocimiento del derecho de en favor de la persona a la que pudiera oponerse la prescripción.

IV.- FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

La recurrente considera que el contenido de la inspección judicial, fue distorsionado en cuanto a su apreciación; asimismo acusa haberse infringido el art. 1330 del Código Civil, respecto a las atestaciones de cargo, asimismo describe elementos percibidos en la audiencia de inspección de visu, alegando la postura de Mario Quiñonez de no estar opuesto a la pretensión sino al muro construido, desconociéndose la idiosincrasia de la recurrente, estos reclamos están orientados a revertir las decisiones de los de instancia, asimismo acusa no haberse dado valor a las literales del proceso de división y partición que se hubiera tramitado y que ya existiría una decisión al respecto; sin embargo de ello deberá tomarse en cuenta los puntos siguientes:

La regla contenida en el art. 136 del Código Civil contiene el texto siguiente: “(Aplicabilidad de las reglas sobre prescripción) Las disposiciones del Libro V sobre cómputo de causas y términos que suspenden e interrumpen la prescripción se observan en cuanto sean aplicables a la usucapión...”, estas reglas son las relativas a la suspensión, interrupción de la prescripción y la renuncia a la prescripción que contiene el título IV del Libro V del Código Civil, ahora de la revisión de los antecedentes que acusa el recurrente de fs. 45 a 73, se tiene que son piezas de un proceso voluntario de división y partición interpuesto por Lucía Chila vda. De Gabriel (madre de la actual recurrente) que dirige la pretensión en contra de Presentación Mamani Gabriel y Carmen Mamani Gabriel, respecto a la sucesión hereditaria de testamento de Pablo Mamani, quien hubiera otorgado un testamento en favor de sus descendientes y que hubiera adquirido el predio de uno de ellos; en dicho proceso cursa el Auto de 21 de febrero de 2014 (fs. 55 a 58) en cuya parte dispositiva, se asigna en favor de Lucía Chila vda. de Gabriel la superficie de 86,31 m2., describiendo que el área común (patio y puerta) fuera de 38,71 m2., en dichos actuados cursa el memorial de 25 de noviembre de 2013 (fs. 72), suscrito por Briseida Gabriel Chila, quien se apersona al proceso y expone lo siguiente: “en mérito al testimonio de la declaratoria de herederas adjuntada en el caso de autos voluntarios, donde figura mi nombre, tengo a bien APERSONARME dentro de este proceso voluntario de división y partición de un patio y puerta de calle COMÚN iniciado por mi madre LUCIA CHILA Vda. de GABRIEL Y Dando por bien hecho todo lo tramitado por ella al presente…” esta descripción de dar por bien hecho lo efectuado por su progenitora, relativo a considerar la existencia de una comunidad de bienes sucesorios en los que se ha efectuado la división y partición de la sucesión de Pablo Mamani, de la cual deviene la superficie de terreno que ahora se pretende usucapir, es una postura que en caso de haberse acreditado la posesión por 10 años- importa la renuncia a la prescripción, o sea que al reconocer el derecho de propiedad de los actores en el proceso voluntario de división y partición, efectúa un reconocimiento del derecho de propiedad a los litigantes de aquel proceso civil, ese es un acto incompatible con la voluntad de hacer valer la prescripción adquisitiva, pues uno de los elementos de la posesión es el “animus”, que significa la voluntad de considerarse propietario de la cosa que se pretende usucapir, y al reconocer el derecho de propiedad en un proceso de división y partición litigado por terceros, sustrae el carácter del “animus”, por lo que la posesión no tiene ambos elementos, pese del tiempo transcurrido, la recurrente efectúa dicha versión en fecha 25 de noviembre de 2013, antes de presentar la demanda de usucapión de 10 de septiembre de 2014; también debe constar que el reconocimiento del proceso de división y partición y su carácter inalterable fue reconocido por la recurrente en su recurso en la foja 198.

Por lo que al existir renuncia de la prescripción adquisitiva conforme al art. 1496 del Código civil, no puede considerarse el resto de los elementos de prueba que fueron acusados en el recurso de casación, en cuanto a la errónea valoración de los medios de prueba.

Por lo expuesto, corresponde emitir Resolución en la forma prevista en el art. 220.II del Código Procesal Civil.

POR TANTO.- La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y art. 220.II del Código Procesal Civil declara INFUNDADO, el recurso de casación de fs. 196 a 198 y vta., interpuesto por Briseida Gabriel Chila, en contra del Auto de Vista Nº 172/2015 de 28 de octubre, que cursa de fs. 189 a 192, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro. Con costas y costos.

Se regula honorario del abogado de la entidad demandante en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.